Esto se salió de las manos

0
50

Bhg3s-DIAAAJDr7

Estoy viviendo en la, supongo, segunda ciudad donde han sido más fuertes las protestas, después de San Cristóbal, y creo que más intensas que en Caracas.

Acá las barricadas están actualmente en básicamente tres zonas, todas aledañas, en las que vive una población con tendencia a la clase media, eso es, a grosso modo, un 20% o 30% de la ciudad, el resto, que se puede decir zonas populares, en que los intentos de poner barricadas no pasaron de dos o tres días, incluso hay zonas en donde no han existido barricadas, es decir, en la mayoría de la ciudad. Creo que ha sido así en las demás ciudades. Entiendo que las barricadas están para protegerse de los motorizados encapuchados afectos al gobierno, a quienes se dice son tupamaros, que disparan contra los edificios una vez que una barricada es movida.

El fin de semana pasado murieron dos personas y una está herida por intentar mover una barricada, disparadas por desconocidos, presumiblemente afectos a la oposición.

Actualmente hay un paro de transporte en toda la ciudad desde el lunes, porque varias personas, presumiblemente estudiantes, secuestraron dos microbuses bajo amenaza de ser quemadas si no se sumaban al paro.

A mi modo de ver esta situación se salió de control, ni el gobierno ni los líderes de oposición pueden manejarla. Si Capriles fue abucheado cuando sugirió que se desmantelaran las barricadas, quiere decir que esto se sobrepasó.

Soy uno de los principales afectados, no tengo sueldo fijo, vivo de lo que hago a diario, y desde hace un mes aproximadamente mis números están en rojo, y nadie, ni gobierno ni oposición, ni los encapuchados, ni las señoras que salen con sus cacerolas, me ayudarán.

Desde las elecciones presidenciales del año pasado me di cuenta que este gobierno no sale con votos, ya que existe todo un mecanismo bien orquestado para impedir perder elecciones presidenciales. Sospecho que el gobierno saldrá de un modo poco ortodoxo, dudo mucho que por renuncia, no sé si por golpe de estado, creo que no están dadas las condiciones, creo que ningún militar se haga cargo de algo así, aunque quizá el alto mando militar pueda “obligar” a renunciar a Maduro, aunque también lo veo improbable, no lo sé, sólo son especulaciones.

Lo que percibo es que se trancó el serrucho, las barricadas no tumbarán al gobierno, y creo que el gobierno ha tomado la estrategia efectiva de reprimir, amedrentar y esperar el desgaste de quienes protestan, y sobre todo esperar la reacción de quienes están “presos” en las zonas con barricadas, que han sido afectados directamente, y no creo que los transportistas se aguanten más de tres días de paro.

Quizá sea pesimista, pero contrastando la época de abril del 2002 diciembre del 2002 y enero de 2003 con esta época, del modo como van las cosas, el gobierno saldrá victorioso de todo esto, a menos que suceda algo extraordinario, por no decir milagroso.

GD Star Rating
loading...
Esto se salió de las manos, 4.9 out of 5 based on 9 ratings
Artículo anteriorUn país es un trabajo de todos.
Artículo siguientePresidente presidente
Mido un metro setenta y cinco. Tengo una docena de libros. En mi cuarto hay un altarcito con un Buda. Me gusta el color azul. A veces me despierto alunado. Prefiero los gatos a los perros, porque no existen gatos policías. Soy de acuario, pelo negro. No colecciono nada, guardo la ropa ordenada. Me aburro en las fiestas y soy de pocos amigos. Tengo los ojos color café tostao. Dicen que soy bueno, aunque no sea bautizado, y aún no me llevan las brujas. Nací a las siete y media de la mañana. No creo en ovnis ni en zombies (pero de que vuelan, vuelan). Uso prendas talla "m". Prefiero quedarme en silencio. Duermo del lado derecho y con franela si hace frío. De la vida yo me río, porque no saldré vivo de ella. No uso saco ni corbata, ni me gusta el protocolo. Estoy en buena compañía, pero sé cuidarme solo. No me complico mucho, no me estanco, el que quiera celeste, que mezcle azul y blanco. No tengo adicciones, mas que de leer y estar solo. Antes creía que no tenía miedos, hasta que vi la muerte a milímetros. No me creo ningún macho y soy abstemio, aunque si hay una buena compañía y un vinito se me olvida esto último. Prefiero más a los animales que a la gente. No tengo abolengo y dudo mucho que tendré herencia. Tengo una rodilla que a veces me fastidia. Tengo cosquillas, no las diré hasta que las descubras. No traiciono a mis principios, que son cinco. Me gusta ser muy sincero, por eso no hablo mucho. (Inspirado en una canción del Cuarteto de Nos)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here