2 Comentarios

  1. Excelente artículo, aunque quizás demasiado técnico como para llegar a los oídos que debería llegar. A mi modo de ver, faltan ejemplos concretos que sirvan para hacer ver de lado y lado dónde estas palabras los delatan. Porque con cátedras como esta, tan teóricas, es muy fácil hacer apología de lo propio y crítica de lo ajeno.

    Es decir, es muy fácil que una persona que realiza guarimbas y grita “Sí a las guarimbas. No al diálogo” diga al leer esto “Cierto. Uno no puede dialogar con alguien que no acepta que hagas guarimbas. De modo que es culpa de ellos”. Y que uno que está del lado del gobierno y dice “No dialogamos con la violencia” agregue al leer esto “Cierto. Uno no puede dialogar con alguien que te violenta antes de decirte lo que piensa. Es culpa de ellos”.

    Igual, si tu objetivo era solo presentar de esta forma tan purista el concepto de diálogo, creo que el resultado ha sido perfecto.

  2. @Víctor Mosqueda Allegri: B, en realidad, mi intención no era dirigirme a las partes que tienen o apoyan el poder o mostrarme equidistante e imparcial en una dinámica mostrando a ambas partes en qué fallan, si no reivindicar, de alguna forma, la protesta en sí misma. Son demasiados los indicadores que hacen pensar que quienes protestan tienen una concepción distinta de lo que de verdad es ese valioso derecho constitucional. Y ese es un tema que me parece muy grave, porque una protesta mal entendida, lleva por ejemplo a distorsiones como quemar basura o trancar una calle, actividades que son de muy poco o ningún provecho y en lo único que ayuda es a estigmatizar la idea inicial de protesta, así como sus causas. Por otro lado, en la prensa impresa salió un sonrojante manifiesto estudiantil que, curiosamente, no ha sido reproducido en la edición digital de ese mismo periódico (ni en ningún otro) y sospecho que se puede deber a que la primera de las declaraciones era tan atrevida que difundirla, era un acto que lejos de favorecer el movimiento lo que iba era a perjudicarlo y tenía que ver, entre otras cosas, con el rechazo al diálogo. He allí mi interés en dirigirme a un solo bando (quizá al que me siento más cercana). A mi parecer, tener lideres que no tengan claro el concepto de protesta, es similar a no tener ningún líder en absoluto y la protesta se vuelve estéril, porque se convierte en un movimiento desorganizado con objetivos difusos y difícilmente realizables. En fin, aunque aunque dudo mucho que mi texto pueda contribuir a nada, que por decirlo no quede. :D (En el blog hay un enlace al manifiesto que menciono, pero transcrito por alguien porque como te digo, no está en ningún periódico). ¡Y gracias por leer! (: (:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here