‘LLORANDO’ ESPERO AL HOMBRE QUE YO QUIERO

0
212

image

-Estragón: Vamonos.
-Vladimir: No podemos.
-Estragón: ¿Por qué?
-Vladimir: Esperamos a Godot.
-Estragón: Es cierto.
Extracto de “Esperando a Godot” de Samuel Beckett.

Tengo 40 años, recuerdo la emoción que me invadió, la primera vez que fui a votar en unas presidenciales. Voté por Alvarez Paz, porque me pareció el menos malo, pudo haber influído que tuve la oportunidad de conocerlo y me pareció un tipo lógico. Ganó Caldera. No me gusta perder, me sentí frustrado.

Mi segunda oportunidad fue aún más frustrante, la verdad no me veía reflejado, ni en Chávez, ni en Salas Römer, cuantimenos en Irene Sáez: un golpista, un oligarca y una ex-reina de belleza -pensaba rascándome la cabeza. Decidí votar, a duras penas por el menos malo, el oligarca, no sin antes cuestionarme sí votar o no votar por Chávez, cuyo discurso me convencía, pero sus acciones anteriores lo condenaban, al menos ante mis ojos.

En mi tercera ocasión, las elecciones del 2000, ante la alternativa en contra Chávez: Francisco Arias Cárdenas, decidí votar por el menos malo: Claudio Fermín. Sí, yo fui una de las seis personas que votamos por él.

En mi cuarta ocasión 2006, no pude votar. Ya estaba viviendo en NY y por una argucia burocrática, fui silenciado. De haberlo hecho, hubiese votado por Rosales, de nuevo, considerando que era el menos malo.

En las elecciones del 2012, vote por Capriles. Con un poco más de experiencia y criterio, sabía que era cuesta arriba, sabía que ningún chavista serio se iba a sumar a su propuesta. En mi cabeza algo estaba muy claro: el próximo líder unificador del país, va a venir del chavismo. Pero ese líder aún no se manifestaba, así que voté por el menos malo.

En el 2013 ante Maduro y Capriles, voté, de nuevo, por el menos malo.

Me entristece que no llegue el bueno y parafraseando la canción popularizada por Sarita Montiel… “Llorando espero al hombre que yo quiero” jamás pensé que me iba a autodedicar ésta canción, pero así me siento.

Ahora no estamos en elecciones, lo que nos estamos jugando es la Salvación Nacional. Sin embargo para avanzar debemos tomar una postura. Con eso en mente y en estos días de polarización, te invito a que te preguntes, ¿quiénes son los menos malos ahora? No soy fan de la MUD, en lo absoluto, pero, como ha sido una constante en mi historia personal, en esta crisis, voy a decidir estar del lado de los menos malos.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here