Y no está solo*

3
163

diosdado-cabelloÉl es de una especie irreverente,
que detesta la solidaridad.
Le gusta estremecerse en esa ciencia,
de darse todo, en contra de los demás.
Carga un gesto promedio,
entre rudo y cordial,
simula ser hombre de mundo,
para humillar de local.
Se hamaca, esquiva el centro,
pendula por la extremidad,
y, en cuanto se queda quieto,
se empieza a incomodar.
Cualquier indicio de brillo
él cree que es superstición,
con tal de no conectarse
esquiva cualquier emoción.
Y no está solo, no está solo,
no está solito.
Buscando una ropa, una capa,
una armadura celestial,
o algo que lo recubra,
lo distinga de los demás.
Siempre y cuando lo esconda
de la mirada fatal:
¡No vaya a ser cosa que sepan
que te puede llegar a engañar!
Camina entre cardos y espinas,
en hielo, o hirviente carbón
y duerme en cama de clavos,
disfruta de cualquier dolor.
Piquetes de ojo,
rencores de toda la sociedad;
sospecha que todo conspira
en contra de su vanidad.
Y no está solo, no está solo,
no está solito.
Tiene muchos… tiene muchos amiguitos.
Trata de mimetizarse
con gente de otro color,
se acerca a hormigas obreras
para probar su cañón.
Cuando se arrima a ellos,
humilde, como para ayudar,
los mira como desde lejos,
como si fueran de otro lugar.
De qué vale su intransigencia,
de qué le vale pelear
contra las injusticias del mundo,
contra toda la inseguridad.
De qué le valen sus armas,
la sugestión de su voz,
si todos sabemos que esconden
un pobre y débil corazón.
Y no está solo, no está solo,
no está solito.
Tiene muchos… tiene muchos soldaditos.
Por eso detesta el arte,
delata otra realidad;
el caos, el dolor inmundo,
que trae ilegalidad.
El corazón en la mano,
o la lengua en la piel,
o una conciencia transparente,
que lo haga quererse querer.
Si al fin pudiera enjuiciarlo,
lo haría con severidad,
que se cargue encima, para siempre,
como yo, su pena capital.
Pero, un día, un viejo sabio
lo vio escondido en mi sombra
y, aunque no tiene perdón,
si lo mato a él, me muero yo
si lo mato a él, me muero yo
si lo mato a él, me muero yo
Y no estoy solo, no estoy solo,
no estoy solito.
Tengo muchos… tengo muchos amiguitos.

http://www.youtube.com/watch?v=Odl1pviQd5Y

Artículo anteriorPedro Carreño no es Serio
Artículo siguienteLOS LIBROS E HISTORIETAS DE EDUCACIÓN Y EL SILENCIO DE RADIO
Periodista y docente venezolano/mexicano. Cursó estudios de maestría en Lenguas Extranjeras y Literaturas Comparadas en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Trabajó en diversos periódicos en Venezuela y fue coordinador editorial de la revista Exceso. Ha colaborado en medios internacionales como el diario El Espectador (Colombia); NewsWeek (Venezuela) ViceVersa (Estados Unidos) y SinEmbargo (México). Fue docente de la cátedra de Géneros periodísticos en la Universidad Monteávila en Venezuela e Innovación y estructura periodística en la Universidad Anáhuac Cancún. Reside en Ciudad de México donde está al frente del área de comunicación y redes de Kybernus, Asociación Civil, dedicada a captar y potenciar liderazgos en todo el país.

3 Comentarios

  1. I hardly leave comments, however i did a few searching and wound up here Y no está solo* –
    panfletonegro. Andd I do have a couple of questons for you if it’s allright.
    Is it just me or does it appear like a feww of these remarks appear like written by
    brain dead people? :-P And, if you are posting on additional places, I would like to keep up with everything new you habe too post.
    Would you list of eery one of your pubic pages like your linkedin profile, Facebook page
    orr twitter feed?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here