Toma de Posesión con Cabeza Gacha

7
86

417784_10151627408001214_885882179_n
Llegan los invitados internacionales con cara de supuesta alegría.
Nos brinda respaldo moral el Presidente de Irán, un descarado robador de elecciones, sin ningún respeto por los derechos humanos.
El mentado apoyo extranjero de la investidura de Nicolás es tan paradójico como la facha de Don Pepe con lentes de sol en plena faena. La cacareada arenga ante la Asamblea no puede comenzar peor, para los rojos rojitos.
El simpático “Yendri” vulnera los anillos de seguridad, Diosdado da palazos de ciego en el intento de detenerlo y el usurpador pasa su primer trago amargo delante de las cámaras.
Él quiere convertirlo en una película de Hollywood, al estilo de los melodramas de magnicidio de Eastwood y Spielberg.
La realidad banal supera la ficción.
El pobre muchacho, en busca de atención, evidencia las fisuras del protocolo, los conflictos internos, los temores latentes y las obvias distancias entre el poder y el electorado de a pie.
El muchacho es detenido y puesto a las órdenes de la justicia. Un tipo inteligente y sensanto lo deja en libertad y le sigue la corriente. Pero no el bigote agresivo, un hombre asolado por los fantasmas de la culpa, el complejo de inferioridad y la depresión.
Escuchamos con atención cada una de sus palabras huecas y descubrimos a leguas los síntomas del paciente, quien desnuda de manera inconsciente rasgos preocupantes de bipolaridad.
Se contradice en vivo, miente descaradamente con la tragedia de los CDI quemados, vuelve a contar la fastidiosa historia de su ascenso meteórico, repite el relato de su cierre de campaña, denuncia la conspiración de la derecha, no sale de un guión populista, confunde términos, luce desbordado por la situación, habla para atrás y adelante.
Recuerda una y mil veces al Padre, al Supremo. El Edipo le nubla la mirada y el discernimiento.
Demora en reconocer el fraude y el fracaso del sistema implantado por el CNE. Apela a un arsenal de mentiras frescas para justificar su victoria chucuta, mediocre y abultada.
Se sabe perdedor y el líder de una cruzada desastrosa, donde dilapidó dinero público para nada. Con menos recursos, Henrique le viró la tortilla. Sin embargo, no invita a la oposición a compartir su dominio sobre el estado. Se profundiza el mito de “dentro de la revolución todo, fuera de ella, nada”.
El tiempo es otro. Por enredo e ignoracia, acaba por glorificar a Stalin, cuyo parecio con él es razonable, si consideramos a Hugo un Lenin tropical embalsamado. Salvando las distancias, el Koba inicia su mandato con una purga salvaje, destinada a hundirlo aún más.
Escurre el bulto y apenas dedica un instante para asomar las líneas de su plan maestro. Asegura integrar a la cultura y permitirle el desarrollo a las artes, siempre y cuando comulgen con el credo oficial. Maduro organiza el programa sectario de su política de censura disfrazada de obra de caridad, de demagogia dulce.
Sueña con desinfectar y curar la enfermedad de la oligarquía. Debería preocuparse por encontrarle un santo remedio a su crisis de mediana edad.
Siembra la duda, describe un signo de interrogación en su cabeza y se despide con la inseguridad del gendarme despreciado por su entorno. Se lo calan por puro trámite burocrático.
La farsa expande su manto a lo largo del pavimento de los próceres. Somos testigos de un remake de “Tiempos de Dictadura” en cadena. La música transmite sentimientos encontrados de celebración, pavosidad, cursilería y vana opulencia épica.
Todos marchan disfrazados de mansas ovejas al servicio del lobo mayor. Lo saludan y reverencia como al tirano de Corea del Norte. La pantalla despliega un desfile de máscaras, doble y parodias forzadas de Miranda, Manuela y Simón. Así nos encantaría uniformar el dueño de la batuta, del pan y del circo.
La noche cae y el show declina por la puerta trasera, en busca de una magia extraviada. Las caceloras y la salsa retumban en la inmesidad del crepúsculo de los ídolos de papel lustrillo. Inicia un período sumido en la inconformidad de la masas, la adversidad económica y la auditoría del árbitro. El futuro es incierto para el último inquilino de Miraflores. ¿Cuánto durará su capricho? ¿Un mes, dos años? ¿Culminará su gestión? Por lo visto, no existe un cierre de consenso.
La experiencia obliga a esperar con suma cautela.
La patria herida se despierta en una hamaca roída, difícil de mantener erguida.
Los enchufados piden taima y aspiran a perpetuarse como Fidel.
Les costará consumar su golpe a la constitución. Venezuela no es la misma.

GD Star Rating
loading...
Toma de Posesión con Cabeza Gacha, 5.0 out of 5 based on 12 ratings

7 Comentarios

  1. Gano una eleccion ajustada y pretende gobernar como si tuviera todo el pais detras suyo y unanimidad. Ya que es obvio que nunca se va a ubicar, lo mejor es que dure lo menos posible. Y menos durara cuanto mas loco se muestre.

    Y hay dudas sobre por cuan pocos votos, o si la gano, de eso se encargaron el y el resto de la Banda Autista Revolucionaria, en vez de disipar las dudas pusieron la torta con sus negativas y con esa prisa indecente.

    En fin, Toripollo, comportate como un animal herido, que eso es lo que eres ahora.

    ResponderResponder
  2. Nunka rekonosieron al pueblo Chavizta ni a Chavez, no lo rekonosieron cuando ganaba por millones de votos. Y no lo rekonoseran jamas, asi ganemos por 10 millones o por 1000 votos.. Los que le queda es descargar la frustracion con las cacerolas o ir a reclamar a la White House, para que sigan manteniendo a la oposicion, “Hello President Obama, we almost did it. But we need more money, you know. The next election we swear that win the elections. And of course, we chop the pig”

    ResponderResponder
  3. “Nosotros en ningún momento hemos dicho que el candidato Henrique Capriles ganó, lo que hemos pedido es auditar porque creemos, y lo digo con responsabilidad, que el proceso del domingo, sino hubiese existido todas las irregularidades que hemos mostrado con pruebas, el resultado hubiera sido otro totalmente distinto. Si hubo irregularidades que afectaron el resultado, entonces el proceso no fue del todo transparente. Esto lo hemos denunciado en paz y sin violencia”, reiteró.

    http://www.eluniversal.com/nacional-y-politica/elecciones-2013/130420/ocariz-sera-larga-lucha-para-impugnar-proceso-electoral

    WTF!!!

    ResponderResponder
  4. El problema es que este impostor ni siquiera es divertido. Por lo demás, a estás alturas no extraña que el PSUV escuche cosas como “desinfectar a la oposición”, y le parezca de lo más democrático y pacífico.
    Pero lo que más me gusta de Nico son sus contradicciones. Me encanta que acuse a la oposición de “Nazis” y “diablos”, y luego agregue, de lo más campante, ¡estamos dispuestos a trabajar con ustedes!
    Más o menos cuando le dices a una jeva, “¡eres rolo de puta! Pero bueno, igual estoy dispuesto a salir contigo. ¿Por qué te ofendes?”.
    A ese nivel está el discurso político nacional.

    ResponderResponder
  5. @vinz: Mientras menos moderacion muestre y mientras mas loco, mejor. Que le muestre al pais que talla de locura usan.

    ResponderResponder
  6. @loroferoz: Yo he tenido discusiones con chavistas que son completamente histéricas. He escuchado, de primera mano, el argumento ese del platillo volador gringo que hizo que lloviera en La Guaira, la máquina que produce terremotos a lo “Storm” de X-Men y los cuentos chinos sobre reuniones de banqueros, mafiosos y el Papa en algún castillo de Transilvania para repartirse el mundo. En fin, no sé si más locura haga que la gente se convenza de nada. Si la gente todavía cree que quemaron un CDI que no quemaron, ¿qué podemos discutir en el plano ideológico? Ni siquiera podemos ponernos de acuerdo sobre si el edificio enfrente existe o no.
    ¡Saludos!

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here