VFA: una pequeña historia de grandes egos

5
34

Voy a contar la historia de la única manera que puedo, la que me sé. Me anima a hacerlo el considerar que se está cometiendo un atropello en contra de un colectivo que con la única intención de compartir una afición, concretamente el amor hacia la fotografía antigua de Venezuela, se dio a la tarea de recopilar innumerables fotografías y videos, así como de comentar dicho material, y ahora se le está negando el acceso al mismo. Pero vamos desde el principio.

Una de mis grandes aficiones es indagar sobre la historia menuda de Caracas. Sobre todo lo referente a mi parroquia de origen, El Recreo. La web me abrió un mar de posibilidades, en el cual me sumergí sin salvavidas, sin saber nadar en ese caótico océano. Buscando a ciegas llegué a una página denominada Viejas Fotos Actuales, y allí me sentí como muchacho en dulcería: centenares de imágenes de la Caracas vieja estaban a mi disposición. El proyecto era original del señor Ernesto León , pero la mayoría de los aportes pertenecía a una comunidad de amantes de la fotografía. Me enteré que además de la página existía un grupo en MSN, en el cual me inscribí y puedo decir que fue una experiencia muy gratificante. Me atrevo a afirmar que de allí salió material suficiente como para editar un libro sobre la pequeña historia de la ciudad. Hubo algunas polémicas, como en toda comunidad, pero siempre se resolvieron de la mejor manera. Vale destacar que la política siempre estuvo fuera de la mesa, el interés era otro. Recuerdo un par de investigaciones interesantísimas, una sobre la ubicación del hipódromo de Sabana Grande y otra sobre la localidad desde donde fue tomada una fotografía de una merienda campestre, que resultó todo un tratado topográfico.

Tanta dicha no podía durar, y MSN anunció el cierre de los grupos. Eso obligó a migrar todo el material hacia otro sitio, y el escogido fue Multiply. Allí se perdió la dinámica, ya que esa plataforma es muy poco amigable y la migración no fue exitosa del todo (gran parte del material no se puede visualizar). Eso fue antes de que Facebook empezara a tener el auge del que goza actualmente, y allí quedó la prehistoria de VFA.

Las cosas empezaron a cambiar cuando se montó en Facebook un grupo denominado precisamente Viejas fotos actuales, fundado por el mismo señor León. Esta tercera etapa empezó a funcionar de maravilla, dada la familiaridad de la gente con la plataforma. El sitio comenzó a ganar adeptos, y en la actualidad va por los 3.000 miembros inscritos. De alguna manera se rescató el ambiente original, y se montaron unas muy agradables tertulias como en las viejas épocas. Hasta que la guerrilla comunicacional posó sus ojos sobre el grupo.

Un par de saboteadores de oficio entró a sembrar la discordia entre los miembros de VFA, colgando fotos con comentarios tendenciosos. El colectivo no tardó en reaccionar, protestando airadamente y cayendo en polémicas encendidas. La administración del grupo no reaccionó a tiempo, y la situación se le fue de las manos: el sitio se convirtió en un ring de boxeo, desvirtuando el objetivo inicial. Yo traté de abstenerme de participar en esas polémicas, limitándome a hacer un llamado al administrador para que moderara el grupo o que le cambiara el objetivo.

Intempestivamente el señor León, sintiéndose amo y señor de VFA, decide que va a cerrarlo, según él porque estaba siendo víctima de un saboteo y aparentemente no de parte de los guerrilleros comunicacionales, sino de los miembros que embistieron contra los trapos rojos. Está conminando a los miembros a darse de baja del mismo, como si de un ejército se tratara.

Entonces allí viene mi incomodidad y mi protesta: tal vez él haya fundado el grupo, pero no tiene derecho sobre todo el material allí depositado, y menos sobre las horas y horas invertidas por los centenares de miembros activos en comentar y hacer aportes. Es una arbitrariedad y un abuso. Una especie de mini sopa, caribeña y aderezada desde Houston. En todo caso, que ceda el espacio a quienes de verdad le quieren dar continuidad, o establezca reglas claras de participación con una moderación eficiente. Pero que deje la soberbia a un lado, que para pequeños napoleoncitos nos basta con los que ya conocemos.

GD Star Rating
loading...
VFA: una pequeña historia de grandes egos, 4.2 out of 5 based on 5 ratings

5 Comentarios

  1. Hay algo que me está poniendo suspicaz. ¿Por qué joder a un grupo de gente que su único interés es histórico/nostálgico? Veo ahí un deseo orweliano de abolir la memoria.

    ResponderResponder
  2. No creo que haya alguna intención ulterior en las acciones sobre VFA, me parece que se trata de una decisión irreflexiva y apresurada, tomada al calor del momento sin sopesar bien los efectos de la misma sobre la comunidad usuaria del grupo.

    ResponderResponder
  3. Me refería a “la guerrilla comunicacional” que empezó todo el lío, don Mirco. Sobre la decisión del señor León, también me parece completamente injustificada y arbitraria.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here