La maldición de los Moais

3
74

tumblr_m8q5g17t7s1r72mnco1_500

Jared Diamond es uno de los divulgadores científicos que más aprecio. Sin entrar en el ateísmo fanático de un Richard Dawkins ni en las elucubraciones indemostrables (empíricamente) de un Hawking, los libros de Jared tienen un gran impacto en la mente porque si bien miran en el pasado remoto, las consecuencias de lo que nos devela se sienten como una bofetada en el presente.

“Guns, Germs and Steel” es un libro fantástico porque demuestra dos cosas fundamentales a mi parecer, la primera es que el éxito o no de las civilizaciones no tiene nada que ver con la raza o la etnicidad. Para algunos esto sonará obvio pero por ahí afuera todavía hay mucho racista con pretensiones científicas y esta mezcla de ciencia y raza ha causado enorme daño a la humanidad como quien conozca un poco de la historia europea del primer tercio del siglo pasado estará de acuerdo. Lo segundo que demuestra vía desmonte epistemológico de lo anterior es que sí hay determinismo geográfico, no solo a nivel de latitud sino de altitud, cuando de explicar la suerte de las civilizaciones se trata.

Empiezo hablando de este señor no porque quiera resaltar lo jodido que lo tenemos para salir de este subdesarrollo dadas nuestras coordenadas geográficas, sino mas bien por los paralelismos que he encontrado entre la Isla de Pascua y Venezuela.

Jared ha empleado parte de su carrera estudiando pueblos ancestrales como los de Nueva Guinea pero también otras culturas como la de los Rapa Nui quienes supuestamente fueron los primeros pobladores de esta Isla.

Es bien conocida y documentada la historia de estas gentes. Polinesios en su origen tenían una estructura de clases rígida con su cacique llamado ariki que dominaba a otros clanes con sus respectivos jefes. Su mayor manifestación cultural y que es lo que ha sobrevivido hasta estos días son los famosos Moais para los cuales no escatimaron ni esfuerzos ni recursos en erigirlos. Jared sugiere que hasta el canibalismo surgió en la isla después del periodo Moai debido a la degradación ambiental y la extrema deforestación que sufrieron. Recordemos que para transportar a estas moles de vanidad se requerían cientos de troncos que solo podían venir de los bosques de esta isla. Sin árboles no podían construir botes para pescar. Sin pesca no comían. El resto es historia. Hoy en día es una isla totalmente árida lo cual resulta paradójico considerando que la mayor palma del mundo para la época, la Paschalococos, prosperaba en la isla.

Lo anterior es una historia muy larga hecha corta. Más allá del daño infligido al medio ambiente los que peor lo pasaron fueron los humanos. La población decreció vertiginosamente luego de hambrunas, explosiones sociales y guerras. Los Moais en si mismo eran como especies de tótems de la guerra, tal cual como las marchas que de uno u otro lado asolan estas calles. En 1888 Chile se anexa la isla.

Lo que sucedió en esas islas fue un cataclismo ecológico. Un apocalipsis contenido cuyos únicos testigos fueron estas moles de piedras que ante tanto horror hasta los ojos perdieron.

¿Y que con Venezuela? Si bien de esta isla se pueden extraer lecciones para el mundo que tenemos en general, es Venezuela lo que me atañe. Aquí acabamos de terminar de esculpir uno, el más grande de un tiempo hacia acá y en donde empleamos todos los recursos y todas las energías habidas y por haber. Nos quedo bien chévere, tanto que han venido caciques de todos los rincones a verlo. Pero hay Moais mas viejos y que por lo mismo se han enterrados más en la mente de los habitantes de este territorio por lo cual pasan desapercibidos. Porque solo se les ve una parte creemos que son pequeños pero en verdad son gigantescos. La gasolina gratis es un Moai del tamaño de un iceberg. La pretensión de que Venezuela debe ser una potencia a juro es otra. La igualdad ante todo (igualdad no es lo mismo que justicia) es otro más. Pudiera seguir pero el punto es que muchos recursos y tiempo se llevan perdiendo en cosas que no son sostenibles y que no aportan nada. De Moais no vive el hombre.

Es cierto que en la Isla de Pascua habían ciertos desequilibrios ecológicos mucho antes de que sus habitantes empezaran con los Moais. Al fin y al cabo era (es) una isla en el medio de la nada y sin duda que los Moais fueron la estocada final para esta pobre isla. Traigo a relucir esto para los que piensan que “Venezuela aguanta que jode. Es un país muy rico y noble”. Si no nos incluimos bien, de seguro habrá Tepuyes cuando el último humano haya dado el último suspiro en este rincón del Universo, pero si nos incluimos como parte del medio ambiente, como parte de la ecología de este territorio, como debe ser en verdad, entonces no estoy seguro que “Venezuela aguante que jode”. Estamos en un punto de inflexión, tenemos grandes desequilibrios como sociedad a pesar de 14 años de Socialismo del s. XXI y quizás ya cierto daño sea irreversible. Vivo en un país lleno de Moais y lo que menos quisiera es tener que acostumbrarme al sabor de la carne humana.

http://patanium.wordpress.com

GD Star Rating
loading...
La maldición de los Moais, 5.0 out of 5 based on 14 ratings
Artículo anteriorJuventud a merced de la politiquería
Artículo siguienteChávez.
Clásico ejemplo de una personalidad INTJ. Escribir, para mí, me acerca a mis emociones pero sobre todo me resulta de terapia para darme cuenta de que no todo en este mundo está sujeto a interpretarse. Escribir es descubrir y una de las cosas que he descubierto es que sobre lo que no escribo, porque simplemente no puedo hacerlo, es infinitamente más importante y relevante que sobre lo que puedo escribir, es decir, sobre lo que puedo interpretar. http://patanium.wordpress.com/

3 Comentarios

  1. He leido mucho a Diamod, pero el tambien ha obviado algunos datos para demostrar su tesis, por lo menos obvio la evidencia que la mayoria de las semillas de las palmas encontradas tenian signos de haber sido comida por roedores.
    Los polinesios cuando realizaban sus grandes viajes, no tenian nevera para conservar la comida y por eso llevaban ratas. Las ratas eran alimentadas con la basura y los desechos solidos de los que iban en la canoa, y cuando se les acababa la comida optaban por ella, como ultimo recurso y se las comian, cuando llegaron a Rapa Nui aun habian ratas vivas y estas optaron por comer las semillas de la palma.
    Estos roedores llegaron a todas partes en Nueva zelanda fueron los causantes de la extincion de los Moas, ya que se comian sus huevos, ya que no tenian proteccion contra un mamifero moderno.
    naturalmente esas palmas eran de crecimiento lento, y no podian soportar una sobreexplotacion, pero lo que termino con todo fueron las ratas, que no permitieron la renovacion de las plantas
    Es cierto que la destruccion del medio ambiente fue una causa del declive d ela poblacion, pero mas importante fue la densidad de poblacion que alcanzo la isla. Que termino efectivamente en hambre y canibalismo. la densidad de poblacion cuando llega a un determinando punto sucede lo mismo, sin importar la especie que se estudie, aun con comida en exceso, siempre termina de la misma manera.
    Y se ha calculado que en esas islas llegaron a sobrepasar las 20,000 personas
    Para mover los Moais no eran necesarios una gran cantidad de troncos, apenas dos, esto lo demostraron el año pasado cuando movieron un Moai como decia la tradicion oral de la isla; caminando, no arrastrado.
    Pero si quitamos esa pequeña parte estoy de acuerdo en tus concluciones este pais se va al carajo

    ResponderResponder
  2. @xluis gracias por tus puntos. Es cierto que había desequilibrios en la isla antes de los Moais y que como bien pongo arriba estos representaron la estocada final. Ni siquiera estoy seguro de que los transportaban con el tronco de esta palma en particular. Había otras especies en la isla para el momento quizás más idóneas para esta tarea. El punto es que el ecosistema como un todo se vio afectado parte por sobrepoblación, parte por cataclismos naturales, parte por los Moais.

    Toda civilización con un excedente alimenticio no solo tiende a crecer demográficamente sino que además es capaz de generar cultura. Solo cuando la productividad de un solo agricultor (o pescador) da para alimentar a una docena es que se empiezan a tener artesanos, filósofos, astrólogos, diseñadores de Moais y políticos. Mantenidos pues. Claramente esta civilización fue exitosa hasta que se despeño por el precipicio. Pero como en todo tiene que haber un límite. La consecución ciega de un objetivo, los Moais en este caso, el absolutismo y la sin razón de esta tarea los llevo a su propia extinción cuando quizás, solo quizás, pudieron haber revertido este triste final.

    El chavismo fue un Moai gigantesco. ¿Nos lo pudimos costear? Es muy temprano para saberlo. Time will tell. De que lo que sí estoy claro es que *no* era una necesidad histórica. Para saber si algo es una necesidad histórica habría que tener varios simuladores históricos y ver si todos llegan a lo mismo así que eso de “necesidad histórica” es más un recurso literario en el que todos caemos. Las cosas siempre pudieron haber sido distintas.

    Hoy en día en países más avanzados los excedentes de riqueza se invierten en fondos soberanos (que a la final lo que hacen es especular), en ciencia y tecnología y como no también en guerras de conquista. Lo bueno es que hay opciones y demás está decirte que por lo único que me inclino es por la ciencia. La única que quizás podrá resolver algún día el inmenso desafío de tener una población siempre creciente y con necesidades humanas que pareciera que no tienen límites con unos recursos que son limitados, cada vez mas. Prefiero ese Moai a cualquier otro.

    ResponderResponder
  3. Aunque hayan sido las ratas, la analogía persiste, aquí también todo se lo comen las ratas, y juraría que a mas de uno le comieron los huevos.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here