Lo pensaba hace algunos días

0
563

Hoy me preguntaba cuántas tazas de café puedo tomarme en el día sin haber probado nada.

Me lo preguntaba mientras escuchaba a Nilce, ella no es amiga, la acabo de conocer, decir unas cuantas cosas que no tenían sentido y otras pocas que sí. “¿Toman café?”, la respuesta es reflexiva. “Sí”. Tercera taza del día. Sin desayuno, nada. Lo de tercera taza es una forma de decirlo porque mi primera taza del día en realidad son tres. Pero el café no es el tema.

Me acordaba de esto mientras intentaba escuchar a Nilce que se queja, como todos, del gobierno. Pero igual va y vota por el Gobierno. Es una desgracia infinita vivir en un país cuyos mejores hombres nunca nacieron, o se fueron o simplemente prefirieron que las decisiones las tomen otros. Nilce desconfía, con razón de las decisiones que toman en nombre de Chávez, pero está segura que la devaluación es buena. Los conceptos de economía se nos escapan a la gente común. Pero que todo sea el doble de caro y yo gane la mitad de lo que ganaba, eso sí se entiende.

Estamos en un país esquizofrénico. A Giordani, mente maestra de la economía venezolana, sólo se le ocurre con todos sus conocimientos y experiencia que la devaluación es la única salida para que la economía ande otro poquito sin implotar. Tan revolucionaria esa idea que a Luis Herrera se le ocurrió hace casi treinta años.

Pero así lo aplauden. Así lo aplaude Nilce que en el fondo sabe que ella es chavista por conveniencia. Si sus intereses también son los de la comunidad, por qué no sacar provecho de eso. Sabe que sin Chávez todo esto se va a acabar y ya no habrá quien amarre a los militares y los devuelva a los cuarteles. Hay gente para echar todo esto para atrás pero seguro que tipos como Diego Arria o María Corina no son los que lo van a sacar del chavismo para ir a votar por ellos.

Si es que esto se va resolver por elecciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here