¿Quieres saber por qué nunca dejaremos de ser un país rentístico?

17
1285

Piñata petrolera

No, no quieres saberlo, pero igual te lo voy a decir.

Nunca dejaremos de ser un país que vive de la renta petrolera porque a ninguno de los partidos, movimientos u organizaciones con chance de ganar elecciones le interesa. Así de simple. (Es más, a ninguno de los partidos, movimientos u organizaciones sin ningún chance de ganar, tampoco le interesa.)

Porque la política (con «p» o con «P», da igual) en este país no tiene la menor idea de cómo manejarlo sin contar con la renta petrolera. Ningún plan de gobierno tiene la menor oportunidad de «funcionar» sin el dinero del petróleo. Agarren cualquier plan de gobierno de los últimos 60 años, de cualquier tendencia política, y encontrarán, inexorablemente las palabras «impulsaremos, generaremos, desarrollaremos». ¿Y quien impulsará, generará, desarrollará? El gobierno, y lo hará a punta de billetes negros.

Incluso las políticas que supuestamente están destinadas a «liberarnos» de la dependencia de la renta petrolera están planificadas para ejecutarse con dinero de la renta petrolera. Más circular y sería más que vicioso, pervertido.

Esta mentalidad de que gobernar es igual a administrar la renta petrolera está tan metida en los huesos de cualquier venezolano, independientemente de su «ubicación en el espectro político» o ideológico, que ante la mención de que la solución pasa por quitarle el monopolio, ya sea productivo o distributivo, al Estado la respuesta inevitable es «pero, chico, ¿tú estas loco». Esta respuesta intuitiva ante tamaño tabú luego podrá ser revestida por cualquier tipo de racionalización (no razonamiento): que si el venezolano se gastará la plata en caña, o los capitalistas se adueñarán de toda la industria; toda una ristra de malas excusas mediante la cual todo el espectro político-ideológico deja a un lado sus diferencias, se dan la mano, se abrazan y se empiernan para combatir tal propuesta contranatura.

Aquí nadie sabe gobernar sin renta petrolera. Conquistar el poder significa tener acceso a ingentes cantidades de dinero (para beneficio personal o para beneficio del pueblo, da igual). Cuando llegar al poder no signifique ganarse la lotería, podremos hablar del fin del modelo rentístico. Pero quitarle la piñata a los políticos significa quitarle la capacidad de poder decidir sobre el destino de la renta petrolera que, como vimos, nadie está interesado en hacer. Tanto elegidos como electores están de acuerdo en que el gobierno de turno haga y deshaga con la renta petrolera.

Sí, debemos acabar con la mentalidad rentística, pero eso pasa por acabar con el poder que tiene el Estado de manejar esa renta.

_________________________________
PD: Acabar con «el poder que tiene el Estado de manejar esa renta», es solo un paso, porque si las políticas (y los políticos) no pueden financiarse a través del petróleo lo harán mediante inflación, devaluación, impuestos y endeudamiento (lo que está pasando actualmente). Es decir, que hay que cambiar toda una serie de cosas que tienen simpatizantes tanto en el gobierno como en la oposición, EEUU o Europa, socialdemócratas o comunistas, premios Nobel y pare usted de contar.

17 Comentarios

  1. Déjame ver si entendí bien tu punto sin hacer ningún antejuicio, cuando dices: Acabar “el poder que tiene el Estado de manejar esa renta” ¿quieres decir que habría que PDVSA para eliminar la dependencia del Estado a los petrodólares?

  2. » Incluso las políticas que supuestamente están destinadas a “liberarnos” de la dependencia de la renta petrolera están planificadas para ejecutarse con dinero de la renta petrolera. Más circular y sería más que vicioso, pervertido. »

    Considerando que hoy en día (y ayer) no tenemos gran producción de otra cosa, lamentablemente es la única fuente posible de recursos para sustentar la liberación.

    Especialmente con el estado general del aparato productivo del país.

    En una realidad paralela de un mundo utópico, cuales serian los pasos a seguir? …Tu programa de gobierno?

  3. El plan de gobierno puede ser parecido al de Noruega, en Noruega los politicos no pueden usar el dinero del petroleo sino que lo guardan y lo invierten para no endeudar el estado con gastos que siempre crecen como son las pensiones, ver Fondo Petrolero Noruego aca: http://www.bcentral.cl/estudios/revista-economia/2006/abr/Vol9N1abr2006pp71_78.pdf
    Si mal no recuerdo solo pueden usar 4% de las ganancias por petroleo, es un monto insignificante si lo comparas con el total, lo cual evita brotes de populismo cuando el precio sube.

    Otro ejemplo de como quitarle el poder petrolero a los politicos es el sistema que tiene alaska, es un fondo que se invierte en la bolsa pero este fondo a diferencia del de Noruega le da a sus ciudadanos dividendos todos los años, ver Alaska Permanent Fund: http://es.wikipedia.org/wiki/Alaska_Permanent_Fund

    El problema en Venezuela es muy simple durante mucho tiempo el poder politico y economico esta unido en el gobierno.

  4. Tranquilos igual ya le dimos esa vaina a los chinos, lo que falta es que vengan a cobrar. Denle unos diez añitos más a estos.

  5. Coño si ahora PDVSA son hasta garimpeiros (Leido ayer en el Universal)
    La idea es bonita y se mezcla con el articulo de Hector y la orientación que tomaron los comentarios.

    Pero primero tendría que haber un verdadero gobierno que sepa lo que esta haciendo, que lo haga bien para que el pueblo se lo aguante, (la tetica del populismo no va a poder desaparecer de la noche a la mañana en Banana-zuela), despues poner en marcha un plan a largo plazo y que si recobramos la alternabilidad uno de estos días exista pacto que respete esta iniciativa…

    Y eso solo enumera mas o menos lo que se requiere para que se pueda dar… despues el plan tiene que tener pies y cabeza…

    Si empezamos mañana en unos 20 a 30 años veríamos resultados…

    Puestos a utopizar, a mi me parece mejor que como PDVSA y Venezuela ahora es de todos, que tengamos el derecho de vender nuestra acción e invertir en lo que nosotros tengamos confianza.

  6. Venezuela hubiera sido un país mucho mejor y su gente hubiera sido más de pinga, productiva y feliz, si esa maldita mierda del diablo nunca se hubiera descubierto en ella.

    Yo creo que hasta le pagaría a los gringos pa que se llevaran esa mierda.

  7. Estoy de acuerdo con el artículo.
    El problema es que con lo que queda de iniciativa privada, apartando los vendidos, no se puede hacer mucho.
    Es decir, necesitaríamos una industria amplia y diversa, que produjera lo que da el petroleo o mas, en puro valor agregado, para que mas o menos se pueda decir algo como: Nosotros, ciudadanos emprendedores, creamos el valor agregado del que viene el dinero y lo administramos, y tu, estado, eres nuestro empleado, trabajas para nosotros, vivirás nada mas de los impuestos y rendirás cuentas, con facturas y recibos en mano! Ja, ja, al menos por los próximos 100 años eso es utopía pura. – Lamentablemente –

  8. @Napo: Creo que a tu comentario le faltó una palabra. ¿Preguntabas si habría que privatizar PDVSA? Hablando de tabúes ése es otro que tenemos incrustado en la médula de los huesos. Pero a la hora de ser prácticos no es necesario privatizarla, en el artículo hablo de privatizar los ingresos, es decir, entregarle a cada venezolano su cuotaparte.

    (Claro, tal como están las cosas, ese ingreso sería pechado con un impuesto del 100% y regresaría íntegro al gobierno. El ciudadano solo tendría idea de cuánto le quitaron, como lo expresó HectorPal en su artículo.)

  9. @el Coronel: Es que precisamente ése es el problema, el Estado no tiene ni prostituta idea de dónde invertir, y si la tiene no es idea suya y terminará diluyendo el dinero de inversión en burocracia para «impulsar». Que cada quien reciba su dinero y lo invierta donde mejor crea que puede rendirle.

  10. @ManuelSB: Esos ejemplos son buenísimos, pero dependen de que los políticos se auto-limiten y se abstengan de repartirse la piñata. ¿Qué partido, movimiento u organización con chance de ganar elecciones (o no) en Venezuela está proponiendo eso?

  11. @Hector Palacios: Respuesta simple, directa y desgarradora: No podemos.

    Dime con la mano en el corazón, de llegar tú al poder, ¿renunciarías a administrar todo ese realero para lograr las metas con que consideras que el país saldría adelante? Recuerda, con la mano en el corazón.

  12. @el Coronel: «Puestos a utopizar, a mi me parece mejor que como PDVSA y Venezuela ahora es de todos, que tengamos el derecho de vender nuestra acción e invertir en lo que nosotros tengamos confianza». Eso no es utopia, es peor, es TABÚ.

  13. @Corbu:
    Con la mano en el corazón aunque la pregunta no fue para mí.
    El problema general es que la riqueza nunca parece ser suficiente, la historia y la literatura están llenas de ejemplos.

    Y todos parecemos pensar que si no me lo robo yo, viene otro que se lo robara.

    Con esto quiero decir que si salimos del modelo económico de crecer mucho y muy rápido para que la competencia no nos pueda destruir, seremos capaces de apreciar la riqueza acumulada y mirar al horizonte desde otro punto de vista.

    Ese es el primer paso para no querer meter las manos en ese rialero y querer «impulsar» con él, nuestro ideal de soluciones.

    También necesitamos la seguridad de que la alternabilidad no va a destruir lo que se construyo previamente que fue uno de los más grandes problemas de la cuarta (A mi parecer lo que la llevo a su destrucción en manos del rojísimo) .

    Para responder a la pregunta que NO me haces; una anécdota:

    A nivel profesional, cuando yo llegue al punto donde tenía todo lo que necesitaba y quería, mis prioridades pasaron a ser otras; como el luchar, no por mi sueldo, si no por el bienestar de mis equipos humanos, todo esto sin tener injerencia alguna sobre el presupuesto ni la planificación estratégica.

    Chamo parece increíble… ¡PERO funciona!
    Mis equipos tienen mayor motivación, están más comprometidos con su trabajo y los niveles de productividad aumentaron tanto que la gerencia que me puteaba por andar de “Che Guevara” de mis obreros está tratando de implementar mi modelo de gestión (QUE NO LES CUESTA UN CENTAVO).

    Yo creo que a esa carrera desenfrenada de querer manejar todo es que se refiere la frase: y el vil egoísmo, que otra vez triunfo.

    Yo creo que no existe una respuesta única, ni una solución única. Tiene que ser una amalgama de buenas ideas individuales puestas en marcha sin intereses velados (de allí mi alusión a una utopía).

    Ya tú lo mencionabas eso en tu respuesta a ManuelSB.

    No necesitamos mejores líderes, ni mejores economistas, ni mejores planes económicos, necesitamos mejores seres Humanos, con Hache mayúscula.

  14. @el Coronel: La anécdota que me cuentas, además de darme oportunidad de felicitarte, me sirve para reforzar mi punto.

    TÚ tuviste la idea, TÚ la implementaste y, después que se demostró su utilidad y efectividad, fue adoptada por tus superiores. Quizá pudo haberse dado de arriba-abajo, pero se dió al revés y fue adoptado finalmente. En la administración pública, donde las renovaciones se dan siempre de arriba-abajo (Vielma Mora en el Seniat; quienquieraquesea en el Saime), esos impulsos mueren cuando el renovador sale y es sustituido por el compañero de partido.

    Si los gobiernos venezolanos dependieran, por ejemplo, únicamente de multas para financiar todo el aparto estatal tal vez tuviesen un incentivo inmenso para innovar (y aceptar innovaciones de cualquier parte), pero no es el caso. Tenemos petróleo; si no alcanza tenemos impuestos (que es matar la gallinita de los huevos de oro); y, si no alcanza, devaluación e inflación inducidas desde el gobierno.

    Gracias por compartir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here