Terrorismo de Estado versus Terrorismo Pemón: Más Noticias de Nuestra Guerra Civil

12
311

556308_10151506899966214_162157582_n
Es realmente preocupante lo acontecido con la fuerza militar y los pemones.
Peor aún es la mala lectura sobre el caso, ofrecida por las mentes progresistas de lado y lado, siempre con una actitud paternalista y condescendiente hacia las “tribus originarias”, como si fuesen unas pobres víctimas o los héroes condenados por los villanos de la película.
Yo estoy lejos de comprar una interpretación así de básica y maniquea.
Primero, es una locura aceptar el chantaje político de negociar sobre la base de un ajuste de cuentas y de un secuestro, más allá de las causas y orígenes del conflicto. Hablando claro y raspado, el gobierno es alcahueta con uniformados y descendientes de aborígenes.
A unos les permite tomar la ley por su propia mano. Mismo patrón permisivo instalado para el trato con los malandros y los violentos de las FARC.
A los otros, los sueltan como perros de guerra para amendrentar y coaccionar a los integrantes del pueblo, sin distingo de raza y cosmovisión. Ambas partes lucen equivocadas y erradas en su proceder.
El país no puede aceptarle a los pemones explotar y traficar indiscriminadamente con la minería ilegal y pirata, generando un impacto demoledor sobre el medio ambiente.
A su vez, los agentes del orden carecen de la formación para resolver el asunto como se debe, evitando incurrir en abusos de poder.
Por defecto, les salió el tiro por la culata a los esbirros de Cliver Alcalá, quien hizo el perfecto ridículo en toda esta historia de tintes neocoloniales y etnocéntricos.
Atrás queda la imagen idílica de aquellos buenos salvajes y dulces pemones, reconciliados con la naturaleza y dispuestos a llevar una vida sana en comunión con la selva.
Hoy tenemos el resultado de la corrupción instaurada como oficio en las regiones olvidadas por el centro.
La degradación humana de las culturas ancestrales, reconvertidas en mafias rapaces de los recursos ajenos.
En resumen, el incidente engloba las luchas intestinas del proceso bolivariano, con sus etnias rivales enfrentadas por el dominio de nuestros minerales preciosos.
En dicha batalla, sucede lo contemplado por la secuela de “Alien versus Depredador”. Gane quien gane, nosotros perderemos. Nuevo capítulo del reality show de Uribana.
El retrato de una nación, de un territorio enemistado con la ley, sojuzgado por grupos irregulares.
Pranes, pemones codiciosos, guerrilleros de frontera, autoridades incompetentes y carteles de tres soles, son caimanes del mismo caño.
No te confundas.
El socialismo del siglo XXI es una fase superior del capitalismo depredador.
Aquí existe un germen fascista empeñado en celebrar bochornos como los revelados por la foto de abajo.
No voy pendiente de justificarlo.

12 Comentarios

  1. Coincido. La permisividad con los aborígenes ha degenerado en el caso de los bachaqueros en Zulia y los mineros ilegales. Delitos, donde se pongan. Que han costado vidas, incluso. De los verdes, ni hablar. El ridículo lo hace por ellos…

  2. “La degradación humana de las culturas ancestrales, reconvertidas en mafias rapaces de los recursos ajenos.”

    Como mencionó Zb, caso de los bachaqueros en el Zulia, y aquí mismo, son las etnias quienes han instaurado el contrabando de alimentos. Ellos hacen las colas desde temprano en los supermercados, se llevan a la familia entera para sacar más cantidad, y revenden en el centro o en la frontera. Ellos acaban con los productos muchísmo más rápido de lo que debieran acabarse, y la situación ha llegado al punto en que hay supermercados que no los dejan entrar, arriesgándose a que el gobierno anti-sector-privado y supuestamente “pro-etnias” los cierre por ello.

  3. La modernidad ha “degenerado” o mejor dicho transformado en forma alienante la forma de vida de las comunidades indígenas del país. Digamos, que todo eso que vemos es el otro lado de la moneda de la política indigenista que implementa el Estado venezolano en esas poblaciones desde 1930.

    Con la asimilación a la nación venezolana, ellos han adquirido lo bueno y lo malo de la cultura nacional.

  4. Lo realmente relevante y patético de este incidente es el nuevo récord bananero que hemos alcanzado los venezolanos: un general capturado por unos indígenas a punta de arcos, flechas, y algún fusil guardado por allí.

  5. Desde hace 20 años algunas etnias pemones, que no todas, han forjado una compleja red de mafia y corrupción en el sur del estado Bolívar, desde mototres fuera de borda, diesel, hasta harina pan y leche, todo pasa por la vacuna y acechanza de grupo de origen étnico, pero que bajo ningún aspecto representan los procederes de etnias originarias.

    Es bueno leer en este artículo y en algunos comentarios que la gente vea la pérdida del sentido del Estado moderno, para convertirno en algo alejado totalmente de la palabra sociedad. Ahora conformamos las tribus del norte y del sur y del este, etc. Las tribus citadinas viven de los productos importados, las tribus de tierras viven de destruirla para sacar oro y hacer del suelo una pasta muerta.

    La minería pemón utiliza motobombas para socavar y mercurio para separa el oro. A su vez se ha creado una red de suministros en la zona que cobra hasta 500% del precio de cualquier producto.

    Y en todo este berenjenal la FAN no representa el orden y al Estado, sino a otra tribu armada y permisada que quiere monopolizar la mafia de oro e insumos creada por los pemones.

    Concuerdo con @Sergio M que hubo una lucha entre tribus. El Estado en esa zona dejó de existir y las tribus del norte se arreglan de nuevo porque ante la devaluación voltean al sur a ver si hay oportunidades.

    Peligroso el jueguito del gobierno de desaparecer el Estado para generar estas tribus armadas, no vayan a ser tiempos de los caudillos del interior como el infame (y ahora celebrado) Zamora.

    El episodio del lepe a Clíver Alcalá es simplemente alegría de tísicos, porque los jefes pemones no son ningunos garantes de la justicia, son simplemente los rivales del mafioso, y siempre ambos son malo.

    Bueno, ahora a correr al banco pa’ el cupo Cadivi, y así aprovechar la movida de las tribus del norte!

  6. Pido disculpas por todos los errores de escritura, este teclado de hoy es muy pequeño!

  7. Hace 20 años, estando en la Gran Sabana, los pemones casi nos dejan morir durante una lluvia torrencial y crecida del aponwao. Como suele suceder, fueron las mujeres pemonas quienes nos socorrieron cuando estábamos a punto de caer por el salto más grande después del Churún Merú. Al llegar a la “tribu” todos los pemones estaban rascados, en una situación de marginalidad terrible. Dentro de este cuadro del horror, sacaron un chuzo y decían que querían que les entregáramos a mi hermana y a otra señora que estaba haciendo el mismo “paseo” con nosotros. Una vez más las mujeres lograron contenerlos, (se caían de la pea) pero fue un episodio sumamente triste y doloroso.

    Entre la variopinta lista de organizaciones criminales y delincuentes, te faltaron los garimpeiros, Sergio. Mosca, no todos son brasileros y bastante GNB tiene su guiso ahí. Saludos.

  8. Vinz estados unidos tambien dijo que Saddam Husseim era un peligro para el Free world porque tenia armas de destruccion masiva (WMD), si recuerdas? You rememba? Y mira lo que paso…

  9. Tengo un amigo irakí que no sabes cuánto agradeció que sacaran a Saddam, el pobre tenía más de quince años viendo a ese carajo hacer y deshacer. Cosas que pasan cuando no hay alternancia en el poder.

    Son super evidentes las conexiones de los militares venezolanos con el narcotráfico. Sobre todo la relación “Cartel de Los Soles” con banda de los enanos. El otro que yo investigaría seria el Gordo Barreto y su tal partido REDES (de narco). Durante su gobierno en la Alcaldía de Caracas se duplicaron los consumidores de crack, y muchos jóvenes se hicieron adictos a drogas duras en Ávila TV. De hecho, un amigo murió el año pasado por sobredosis de heroína, una adicción que contrajo en el fulano canal de Barreto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here