El Ajedrez del Gobierno y la Oposición

10
9

jaque_mate
La estrategia del comando del PSUV es simple. El gobierno busca correr la arruga y acostumbrar a su militancia al hecho sobrevenido. En dos platos, prepararlos para la noticia de la ausencia absoluta.
Para ello, ocultarán información hasta cuando les sea posible. Mientras tanto, usurpan el poder y arrancan con su campaña presidencial, lanzando a su nuevo candidato al agua.
Nicolás Maduro hizo su presentación oficial ante la prensa el día diez de enero.
De tal modo, cuando toque anunciar elecciones, ellos piensan llevarnos una gran ventaja.
Ya la gente en teoría, según sus planes, se habrá identificado con el relevista y no tendrá inconveniente en brindarle respaldo a través del voto.
Sin embargo, el presente y el futuro son caminos inciertos para el proceso, entre sus luchas internas y disputas a muerte por el control del coroto.
Hay un sector instrumentalizado por Cuba y otro con ganas de romper las amarras con la Habana, encabezado por Diosdado, a quien no le gusta ser el muchacho de mandado de los Castro.
Por su parte, la oposición mira los toros desde la barrera y espera por el acto de implosión, para asumir una directriz. El escenario político en Venezuela es como un tablero de ajedrez.
¿La actitud Zen y pasiva le permitirá a la MUD dar el jaque mate y ganar la partida? ¿Los alfiles y peones de la revolución se quedarán con el juego?
Hagan sus apuestas en el foro de comentarios.

GD Star Rating
loading...
El Ajedrez del Gobierno y la Oposición, 4.7 out of 5 based on 7 ratings

10 Comentarios

  1. Yo si creo que la estrategia de esperar de Capriles (que no de toda la oposición, hay algunos que están presionando por elecciones ya) es la adecuada.

    El peor escenario para la oposición sería una elección en el corto plazo, que, por increíble que parezca, perderíamos contra alguien tan mediocre como Maduro…

    ResponderResponder
  2. De acuerdo con Gibarian. La mejor estrategia es la de Capriles. Esperar, porque el barranco se les va a caer solito. En lo que pase el tiempo y la gente se de cuenta de que Maduro no es Chávez, y de que además, no pueden resolver los más mínimos problemas, vendrá el desencanto.

    Lo que me pregunto es, si ahora que claramente el chavismo ha trascendido el plano político para convertirse en un culto religioso; si éste logrará mantenerse en el tiempo como pasó con el Peronismo en la Argentina; o si desaparecerá en algunas décadas y será sólo recordado como la historia de una dictadura más.

    ResponderResponder
  3. Si esto fuese ajedrez entonces la oposición no ganaría ni que tuviera titulo de gran maestro ya que el gobierno solo agarra las piezas y las tira al piso. Falta ver si la audiencia se queda sin hacer nada al respecto..

    ResponderResponder
  4. La caída del postchavismo es una inevitabilidad psicohistórica, así que tal vez haga bien el Capriles al no hacer nada, en el mejor estilo de Salvor Hardin, mutatis mutandi.

    ResponderResponder
  5. Hay una variable que muchos no consideran, y que personalmente es lo que realmente me aterra de todo este lío: ¿y si el post-chavismo inmediato no piensa llamar a elecciones? Esa parte final de la infame “ponencia” del TSJ que decía que Chávez contaba con todo el tiempo del mundo para convocar a elecciones me hace temer que en realidad esta gente pretende, y son capaces, ocultar la muerte de Chávez todo el tiempo necesario.

    A fin de cuentas, si no sabemos casi nada sobre la enfermedad de Chávez, ¿ustedes creen que no serán capaces de ocultarnos su muerte por al menos dos años? Esa es la auténtica clave de todo este desafío.

    Sentarse a esperar por ahora es una buena idea… siempre y cuando mantengas tu as oculto como la manga, como hiciera precisamente Salvor Hardin, o para poner otro ejemplo asimoviano aunque no relacionado con la psicohistoria, Elijah Baley.

    Un gusto ver que no soy el único asimoviano en PN :D.

    ResponderResponder
  6. @Pablo Ortega: El post-chavismo ya ha echado por tierra la Constitucion, y la voluntad de Hugo Chavez (que resulto al final ser menos violador de la Bicha que ellos). Y no es que sujetos como Maduro y Cabello sean muy queridos. Y no es que las naciones de Latinoamerica (con excepciones ahi donde la petrochequera sea determinante, Cuba ni cuenta es una dictadura parasita aunque sea el principal conspirador) seguiran y permitiran esta mascarada demasiado tiempo.
    Puede que les de la gana de no llamar elecciones mientras no sea necesario mostrar el cuerpo. Pero la oposicion si tiene trabajo. Es asegurar que no construyan su propio culto de personalidad ese par, o el que gane su deathmatch a dos. Ah, y asegurar que entren en deathmatch.

    ResponderResponder
  7. @loroferoz: de América Latina no tengo muchas esperanzas, honestamente. No creo realmente que hagan algo considerando que a prácticamente todos les conviene que Venezuela siga como está ahora, sobre todo Brasil, que sabe bastante bien que Venezuela aún puede resurgir y convertirse en su rival a mediano plazo por el control de América Latina si un líder capaz como Capriles llega a Miraflores. ¿O es que creen que el apoyo brasileño a Venezuela es de a gratis? Un apoyo que empezó en tiempos de Cardoso, que no se les olvide.

    El mismo principio vale para Colombia, Uruguay y tal vez Perú y México, y creo que nuestras últimas esperanzas deberían estar en Chile, Centroamérica, y esperar que Perú, México, la Unión Europea y Estados Unidos abran los ojos.

    Ese es el verdadero trabajo de la oposición. Sencilla y llanamente porque Maduro y Diosdado son personajes tan grises y corruptos que lo tendrán demasiado díficil para poder construir su propio culto a la personalidad. No vayamos a sobreestimarlos ahora… la auténtica clave es evitar que logren mantener al chavismo unido en plan “no volverán”.

    Nuestro otro trabajo consiste en presentarnos como una alternativa sólida y firme que sea capaz de vencer por paliza a los seudo-delfines en la elección que debemos forzar en primer lugar, porque como dije, no me sorprendería en lo más mínimo que América Latina se quedara sentada mientras el cadáver de Chávez sigue enfriándose en La Habana mientras siga la petrochequera abierta.

    ResponderResponder
  8. Haciendo la analogía del ajedrez, la estrategia es “mantenerse”, esperando que el adversario cometa un error, y ahí sí atacar sin piedad. El contrario tiene ahora muy bien puestas las piezas, no se puede perder la paciencia porque se perdería la partida.

    ResponderResponder
  9. Ah, una pequeña aclaratoria con la frase “¿La actitud Zen y pasiva le permitirá a la MUD dar el jaque mate y ganar la partida?”

    Es un error decir que el Zen es pasivo, el Zen es equilibrado, la acción y la quietud se equilibran, sólo que la visión occidental errónea que se tiene del Zen es que es pasivo. Ya para muestra un boton: los samurái practicaban Zen.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here