Todos somos babuinos

4
281

Al macho dominante de la manada no le gusta ver a los demás comer frutas enteras, si los sumisos lo hacen el dominante les envía a sus seguidores cercanos a que lo ataquen.

Los animales tienen jerarquías claras y complejas en sus interacciones, los sumisos sólo pueden comer las sobras y sólo pueden tener encuentros ocasionales con las hembras a escondidas.

El macho alfa come las frutas delante de todos y se aparea con las hembras en frente de todos para alardear de su poder.

Un macho sumiso puede cansarse de comer sobras y de pegarse a las hembras detrás de una piedra y puede revelarse contra el macho alfa, si lo derrota en la pelea ganará los privilegios y un cambio de gobierno sucederá, todos respetarán y concederán los privilegios al nuevo líder.

Las hembras también tienen una estructura, el macho posee varias hembras, pero entre ellas hay jerarquización.

Las hembras de menor rango ganan los favores de las superiores acicalándolas y sacándoles los piojos.

Al inicio me parecía estar viendo un reality show de la cárcel del Rodeo, donde los cambios de gobiernos entre  presos se producen a punta de fusiles del más alto calibre que se cuelan en las cárceles gracias a la Guardia Nacional.

También sentía que Venezuela en general esta pasando a ser gobernada por machos alfa, no sólo por el principal o pran mayor que tanta bulla hace, sino también por los malandros de barrio que negocian descaradamente con los militares y diputados y se adueñan de parcelas de negocios políticos, inmobiliarios, sindicatos y demás.

Pero lo interesante surgió cuando se me ocurrió pensar que nuestra sociedad en general es el paso siguiente, la evolución darwiniana natural, de la jerarquización de los primates.

Me explico.

Mi perro entiende que no debe comer mi comida, incluso espera pacientemente que yo termine de comer para husmear dentro de las sobras que le doy o que se me caen.

El también entiende que no debe sentarse en las sillas de la casa, pero lo entiende como una prioridad en la jerarquía y no cómo una propiedad que me pertenece a mí y a nadie más. El espera pacientemente que todos se vayan de la casa o se vayan a dormir y entonces hace uso de las sillas que nadie esta usando.

Mi perro es incapaz de comprender que no puede sentarse en esa silla porque “no es de él”

Nosotros, primates evolucionados, añadimos un componente adicional a la jerarquización: la propiedad privada.

Si me compro un terreno con matas de mango, si yo no me los como se caerán al piso y se pudrirán. Nadie tiene el derecho de comérselos porque están dentro de mi propiedad.

Cuando me voy de la casa -muy en teoría- mi mujer “no debe” ofrecer favores sexuales a otro macho, igualmente yo “no debo” encaramarme a ninguna hembra, aun cuando ni mi esposa, ni esa hembra, estén siendo utilizadas por macho alguno.

La propiedad privada de la mano de la monogamia son conceptos superiores que un babuino no podría entender.

Organizamos nuestra sociedad creyéndonos superiores a los babuinos, pero a mi parecer la propiedad privada es un concepto mucho más agresivo que el dejar sobras a los sumisos para que las coman.

Los grandes machos alfa de nuestra sociedad muchas veces consideran que están dando demasiadas sobras a los sumisos.

La violencia de la propiedad privada es la evolución absolutista de la territorialidad del macho dominante.

Pero también por otro lado las visiones de la utopía, del comunismo, de la espiritualidad y el hippismo son la evolución absolutista del ser sumiso (“vivamos todos de las sobras”, “reciclemos”, “inclusión”, “hagamos de este un mundo mejor”).

https://i1.wp.com/3.bp.blogspot.com/-Ss7IZBQ9uRo/UJ_CxmhoyxI/AAAAAAAAAG0/8YeSKcFI7K8/s400/shop2.jpg?w=696
Los gobiernos y las grandes corporaciones son los dueños del planeta y le permiten a la clase media comer de sus sobras en forma de salarios, beneficios, cuotas a 30 años para pagar el derecho a ser parte de la manada, les construyen enormes centros comerciales donde pueden comprar todo tipo de sobras.

Los excluidos por otro lado, los que están fuera de la manada deben acoplarse a las reglas sociales de los machos alfa abstractos personalizados en presidentes, reyes, primeros ministros, empresarios exitosos, “gente de mundo”.

Si los excluidos logran estudiar, adaptarse, someterse entonces podrán ser sumisos privilegiados de comerse los desechos sociales.

Por otro lado los sumisos evolucionados imaginan la figura de un macho alfa supremo, en la mayoría de los casos personificado por un dios único, al cuál rinden tributo, respeto y sumisión. Esa figura abstracta les sirve de imaginario para visualizar un mundo donde todos somos sumisos ante el macho alfa universal.

Pero esta falacia se desmonta cuando al sumiso absolutista se le da una cuota de poder (aunque sea mínima o simbólica), en ese caso su estructura mental, emocional y social se transforma en la de un dominante cualquiera, ya sea un obispo, un alcalde, un jefe de peaje, un líder carcelario o un presidente de la república.

¿Quién soy entonces?

Un sumiso, obediente, bien educado que disfruta de los beneficios de un buen centro comercial donde me sirven, de manera diversa y colorida, carbohidratos, pollo procesado y agua dulce carbonatada de mil y una formas posibles.

Me hastían de entretenimiento para sentirme acicalado.

Y no me atrevo a rebelarme contra esta jerarquización, soy alérgico al gas lacrimógeno, aunque admiro a quienes lo hacen desde la ingenua superioridad de quién esta bajo la protección de un macho alfa absoluto e imaginario, aunque tenga que sacar el estiercol antes de comerme las sobras.

Para colmo llevo a mis hijos al colegio para que les enseñen como limpiar las sobras, seleccionarlas y comérselas sin chistar, obedeciendo, todos calladitos se ven mas bonitos.

 

4 Comentarios

  1. Cristo bendito. WTF? Antes de la revolución industrial y de la aparición de la propiedad privada de los medios de producción existía una cosa llamada Feudalismo. Ahí si que tenias que bailar pegao con la Iglesia y con el Rey. Y si no dabas tu vida como empeño ante esos dos monstruos si que te tocaba ser acicalador de por vida. A menos que todo sea una conspiración de historiadores alfa que nos ocultan la verdad del maravilloso paraíso en que vivían los Picapiedras.

    Aunque es verdad que el Capitalismo es la continuación de la vida en la jungla por otros medios (mas pacificos)… tampoco es falso que sin propiedad privada todos los que leemos esta pagina ahora no existiríamos porque nuestros antepasados habrían caído a punta de chuzo peleando por el pan. Y no aprendiendo sobre ciencia y tecnología. Que es lo que nos tiene vivos en este momento. Un poco de respeto por el señor que invento los telares mecánicos, Adam Smith y Charles Babbage.

  2. Ey Hunter, estoy de acuerdo con tu primer párrafo, evidentemente siempre ha habido grandes machos alfa desde que los reyes les daba por poner banderitas en los continentes…

    En cuanto al segundo párrago creo que Adam Smith fue superado con creces y se quedó en pañales. Con las plutocracias actuales el capitalismo dejó de ser lo que plantaba Adam Smith y pasó a ser otra cosa…

    Saludos.

  3. Como que hay que desempolvar a Así hablaba Zatatustra. Ahora que los templos son los centros comerciales, y el opio es la TV y el fútbol, para tenernos calladitos, y más si le tenemos alergia a las lacrimógenas.

  4. Concordo com todo seu texto, e me chamou esniaeclmepte a atene7e3o a parte o consumidor passa a ser agente ativo da informae7e3o, como um “problema da comunicae7e3o, ou de marketing”. Encara-se como um problema menor tecnolf3gico e ne3o cultural .c9 um fato.E o pior e9 que as empresas querem manter essa situae7e3o, combatem o problema , tratando e subestimando o consumidor como criane7as, repetindo, com alguma me1 vontade, os mesmos slogans, os mesmos dogmas que ja ne3o convencem. Ruim para uns, bons para outros, principalmente as empresas que entenderam mais re1oido que as mudane7as chegaram para ficar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here