Hablando con el enemigo (o el día que me pusieron a elegir)

13
466

Caso: Es Dicembre. Es Juangriego-Margarita. Es mi abuelo.

El señor Mengano de los Palotes.

Caso: Son dos horas de cola bajo un sol inclemente, en el Mercal que está a media cuadra de la que, por escasos veinte dias, es mi casa. Donde mi abuelo, Mengano de Tal, compra. Son dos horas por tres pollos, dos harinas, una lata de sardinas y un aceite.

Es mi abuelo, terco y porfiado, que se niega a que le haga un mercado fastuoso de centro comercial con el dinero que me dio mi mamá antes de irme de viaje.

Caso: Soy yo, llorando, con una crisis nerviosa. Soy yo, con la rabia por dentro.

Soy una persona histérica a la que le han hablado mal. Punto.

estamos cerca de la playa y llega el olor a salitre.

Habíamos estado haciendo cola por dos horas. Nos atienden y compramos. Aún en ese puesto había racionamiento. El punto no es ese.  Recuerdo, que yo muy imprudentemente, había dicho que cuando mi mamá y yo íbamos a un CADA o a un Unicasa, al menos veíamos mas cosas y había aire acondicionado.

Mi abuelo, sólo me miró. Fue por breves minutos, no mas de dos. Pero fueron dos minutos en los que me sentí examinada y observada.

Me pregunta: ¿No te agradan las ayudas del gobierno?

Le contesto: 1) Lo considero un gobierno castrante 2) Lo considero arbitrario 3) que no maneja bien las crisis 4) que  no se plantea buenas políticas para empleo. Que pone un bozal de arepa, pues.Esta vez, mi abuelo ni siquiera me miró. Dándome la espalda, se limitó a contestarme dos cosas: 1) Que me formara un criterio propio, mas allá de las “necedades” que mi mamá (su hija) decía.2) Que él esperaba mas de mí, que era una clasista. Que el socialismo, era lo mejor que le había ocurrido a Venezuela, que con ese comentario, sólo respondía a un profundo orgullo, casi tan evidente como el de “querer creerte mas a traves de los estudios” . Que hay gente que, por no reconocer los beneficios del gobierno, ni siquiera merece que se les ayude.

Finalmente, por debajo y en voz baja, pero lo suficientemente alta como para que yo lo oyese, dijo: “que decepcion”

Si hubiese sido algo así, oido de un extraño, no le habría parado bolas.

Me habría limitado a decir “Bah” y posteriormente, olvidarlo.

Acá era diferente. Y sigue siendo diferente.

Era mi abuelo, y me estaba poniendo a escoger.

Era mi opinión a cambio de su aprobación.

Los dos días siguientes, fueron una fría ley de hielo y un cortés tratamiento al llegar a la casa.

Los dos sabíamos que algo, una cosa allí, se había muerto.

Que había un punto de quiebre irreconciliable. Una disposicion fiera a respaldar un ideal, sin importar qué o cómo. Ni quien. Sólo estaba una conviccion.

En ese momento, lo vi. Era una persona sola, amargada. Un hombre que impone su opinion. Fuerte, pero tambien con todo el peso de una vida a cuestas, que se aferraba a una ideología politica como última razón de ser en el mundo. Como la última cosa verdadera en el mundo.

Por primera vez, el hombre que mas amo, me veía (porque lo leí, lo sentí en su forma de mirarme) como una enemiga. Como alguien a quien se debe convencer, adoctrinar. Veía en mí, la imagen (errada) del rico-prepotente-sifrino que vive en mayami-flórida. En resumen, una amenaza a su ideología política.

Es por eso, que tuve que hacer el ejercicio de recordar el pasado. De imaginarlo otra vez, hace veintitantos años llevandome al colegio, amarrándome los zapatos. Leyéndome pedacitos de La Odisea para dormirme. Inventándome cuentos, haciéndome comida. Abrazándome cada vez que me sentía mal o triste.

Porque para mi, ese si es Mengano de Tal. Mi abuelo. El hombre que mas amo en el mundo.

Es por eso, que elegí hacer lo que no mucha gente hace: Hacer “agua pasada” y olvidar esa crítica destructiva, la desvalorización de opiniones.

Solo olvidar. Y ya. Es mi abuelo. Ninguna ideología o gobierno va a quitármelo.

Hoy en día, sigue diciéndome que debo “corregir” el defecto de “querer llegar tan lejos y ser superior”

-Hay que ser iguales, y nunca lo lograras, si solo estas pendiente de apuntar pa arriba.

Eso me lo dijo antes de irme. Aun ignoro  que significan esas palabras

 

Pd: Gracias por permitirme compartir esto

pd 2: lamento si hay errores ortograficos. Disculpas de antemano.

13 Comentarios

  1. Es curioso: quiere que te formes tu propia opinión, siempre que sea la que a él le va. Extraña manera de pedir independencia de pensamiento. En los chavistas que conozco hay un aspecto común: son personas solas, con algún tipo de resentimiento, que creen que el mundo les debe algo y por fin lo están cobrando.

  2. No comentaré sobre el tema de fondo que es la relación con tu abuelo y que tan sentida y claramente describes en tu relato.

    Pero ya que describiste los argumentos que usaste en la discusión permíteme recomendarte uno conciso y que él no podrá negar: Cualquier cosa que tu abuelo perciba como algo que le está “dando” el gobierno no es tal cosa, cualquier cosa que reciba el gobierno se lo quitó primero en forma de impuesto a la renta petrolera. Todo lo que a tu abuelo le corresponde de su cuotaparte por ingresos petroleros el gobierno se lo quitó en un 100% (¿qué país capitalista salvaje cobra 100% de impuestos?). Pero además, de ese 100% el gobierno no le regresa el 100%, sino que una buena parte se va en pagar a quienes “administran” el cobro y repartición de ese impuesto. En definitiva, que tu abuelo está pasando trabajo para que unos burócratas puedan vivir a costillas de él, cuando podrían perfectamente depositarle su cuota petrolera directamente en su cuenta de ahorros.

    (Las últimas palabras de tu abuelo que citas, no me atrevo a comentarlas, porque tal como las entiendo son demasiado tristes para mí.)

  3. El mayor daño que a hecho el régimen al país, es la división que ha creado. La xenofobia y la confrontación social son el pan de cada día en la “Patria Bonita”.

  4. Tratalo siempre bien…

    Recuerda, que la cosa mas odiosa que han hecho las ideologias y las religiones, los partidos y todo lo que divide a los seres humanos, es poner a familia contra familia y amigos contra amigos.

    Yo, considero que la libertad, el respeto de los derechos ajenos y la tolerancia en general son un antidoto contra el fanatismo, y aun asi… Cuando la discusion se calienta, prefiero dejar las cosas hasta ese punto con mis amigos, solo porque puedo hacerlo, porque continuamos viviendo y tenemos que aguantarnos mutuamente, a nuestra familia y amigos, si los queremos vale decirlo…

  5. Segunda vez que te quejas de algo que dijo algun familiar tuyo. Tú odias a tu familia verdad? Bienvenida al club! Todo parece indicar que tu vida es perfecta hasta algun pariente te hace un comentario impertinente. Será que algun día dejas de quejarte y te independizas de una vez? Si no fuera un comentario ideológico y político sería tan solo una necedad doméstica de las que no le interesan a más nadie sino a los involucrados. La próxima vez que alguno de tus familiares te haga algún comentario incidioso, antes de venir a lloriquear a PN, sacúdetelo con la mayor miseria humana de la que seas capaz y santo remedio! Funciona y es para siempre, te lo digo por experiencia! ;P

  6. “Pero ya que describiste los argumentos que usaste en la discusión permíteme recomendarte uno conciso y que él no podrá negar: Cualquier cosa que tu abuelo perciba como algo que le está “dando” el gobierno no es tal cosa, cualquier cosa que reciba el gobierno se lo quitó primero en forma de impuesto a la renta petrolera. Todo lo que a tu abuelo le corresponde de su cuotaparte por ingresos petroleros el gobierno se lo quitó en un 100% (¿qué país capitalista salvaje cobra 100% de impuestos?). Pero además, de ese 100% el gobierno no le regresa el 100%, sino que una buena parte se va en pagar a quienes “administran” el cobro y repartición de ese impuesto. En definitiva, que tu abuelo está pasando trabajo para que unos burócratas puedan vivir a costillas de él, cuando podrían perfectamente depositarle su cuota petrolera directamente en su cuenta de ahorros.”

    Eh, no.

  7. @Andreina:
    Sí, sé que funciona lo de sacudirselo con la mayor miseria humana. Lamentablemente, el karma existe. Y la familia es algo que, para bien o para mal, llevas al lado tuyo para siempre. Algo así como los matrimonios arreglados de antes. Realmente prefiero hacer punto de quiebre diplomático y “pasarme el suiche” y no pararle. De un tiempo para acá, es y ha sido lo mas sano. Mas aun con politica, religión o filosofía de por medio
    Realmente, esto es un ejercicio narrativo. Paso en verdad, pero solo buscaba ilustrar un punto que es frecuente. Pro desgracia, no solo en mi familia, sino a otros niveles, y en todos los circulos.
    Gracias por comentar.

  8. @mirco ferri sette: Las convcciones es tema serio. pueden fundamentarse, pueden defenderse. Incluso, transmitirse.

    Creo que el problema en sí, es cuando te lo personalizas tanto, que ya te es imposible dejar las diferencias a un lado. eso sí es triste y chimbo, y es lo que al 99,99.9% de la poblacion le falta, sea chavista o escuálido, por que los dos caen en el mismo saco y los dos se ponen con las mismas idioteces. Unos por fanáticos y otros por que se le sale el “Histerismo vieja cafetalense”

    De pana, te hace extrañar la epoca en que las unicas peleas verbales, eran cuando habian los juegos “Caracas-Magallanes” y aun asi los dos equipos se caian a curda.

  9. “De pana, te hace extrañar la epoca en que las unicas peleas verbales, eran cuando habian los juegos “Caracas-Magallanes” y aun asi los dos equipos se caian a curda.”

    Tiemblo de pensar que volvamos a esa epoca. Que asco de posmodernismo. La verdad es que habria que hacer un estudio sobre el por que a la gente le gusta tanto la indiferencia y no ver la realidad.

  10. @Chorizo: Cuestión de opiniones. particularmente yo no lo veo así. ni me atrevería a calificarlo tan arbitrariamente de “posmodernismo”. Preo ya que lo dices así, prefiero una actitud posmodernista, y hasta cierto punto tolerante, que una realidad donde no puedes pensar diferente porque te caen a cayapa o peor aún, actuan de una manera reaccionaria y a la defensiva. Al menos funcionaría para mi, pero eso es harina de otro costal.
    Gracias por comentar.

  11. Si bien considero la nostalgia como un fenómeno que (la mayor parte de las veces) conduce al engaño auto-inducido, y al añoro de cosas que estuvieron lejos de ser buenas (caso de la Ostalgie, o añoranza de los alemanes del Este por la DDR), resulta cuando menos cómico el intento del chavismo de vendernos el período previo a 1998 como algo absolutamente espantoso, digno del infierno en la tierra.

    Recuerdo haber visto una vez uno de esos “super” documentales de Telesur (o VIVE TV, o AvilaTV) donde uno de los entrevistados hablaba acerca del “oscuro y tenebroso” período de “la cuarta”, y decía que “mientras la gente paseaba en los los centros comerciales, nosotros luchábamos por la revolución”… No pude menos que reírme al momento de escuchar semejante afirmación…

    Al parecer, ese lugar, tiempo y momento donde familiares, amigos, vecinos y/o compañeros de trabajo no estaban divididos como enemigos a muerte por razones ideológicas era algo menos que ideal…

  12. @Chorizo:
    La culpa es de la televisión chamo! Refugiate en tu casa y ve en Directv series cool y todo estará bien en tu vida, Yupiiii!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here