La puta, la gran puta: la oscurantista del siglo XXI… a propósito de la encíclica Spe Salvi

6
355

Estos días estuve leyendo la encíclica Spe Salvi, presentada, en su momento, por la jerarquía católica como un importante documento sobre la esperanza y un valioso material pastoral, pero en mi opinión, un texto anti racionalista, anti libertad, anti progreso, anti científico, que nos permite entender un poco como la iglesia católica se empeña en defender posturas que solo traen sufrimiento y dolor a millones de personas y que muestra un intento, del señor Benedicto, de mostrar que es necesario dios para la felicidad, desconociendo que en el mundo hay 1000 millones de ateos que demuestran que se puede vivir perfectamente sin dios… en resumen un texto que permite vislumbrar que la iglesia católica no ha superado la concepción oscurantista que tanto daño le hizo a la humanidad en la edad media.

Entre tanto escribía esto me preguntaba ¿cuantos católicos han leído la encíclica? Y con una sonrisa en el rostro me decía a mi mismo “estoy seguro que ni el 5% lo han hecho… pues estos creyentes como siempre se quedan con lo que el  cura de turno les diga en la misa, si es que asisten a ella”

Escribo el presente texto por curiosidad y porqué el señor Benedicto acusa, de la forma más cínica, al ateísmo como causante de los mayores sufrimientos de la modernidad.

¿Será que algún fanatiquillo le cree el cuento? Bueno, nada de raro tendría, si hay fanáticos que matan a sus hijos, que encierran a quienes no son de su secta, que impiden que sus familias accedan a servicios de salud o a educación.

Pero siendo realistas, incluso los religiosos no fanáticos, aceptan que basta con ver lo que sucede en el mundo para comprobar que muchas atrocidades se están cometiendo en nombre de las religiones,  no en nombre del ateísmo: guerras santas, lapidación de mujeres, encarcelamiento de intelectuales, asesinato de niños, persecución a minorías y la lista sigue

Pues  bien en la mencionada encíclica se da un recorrido por el nuevo testamento, se mencionan algunos santos y se retoma a santo Tomas  de Aquino y a san Agustín, entre otros,  para en ultima hablar y desarrollar el concepto de esperanza ligado a la fe y llegar a la cuestión de “La transformación de la fe-esperanza cristiana en el tiempo moderno” y de allí en adelante apuntar su artillería contra los conceptos de razón y de libertad, en medio de un florido lenguaje ideologizado y como de costumbre autorreferencial y carente de argumentos.

Si bien, considero que la validez de la encíclica es tan grande como la de cualquier texto que surja de un grupúsculo de fanáticos que pretenden que su visión de la realidad es la única y que citarse a si mismos o a sus consectarios es un argumento legitimo, me he divertido observando las vueltas retoricas que se dan en el texto y mas aun me he divertido preguntándole a varios católicos que me expliquen lo que la encíclica dice…. Y chanfle, ninguno la ha leído y la inmensa mayoría ni sabían que existía (ni siquiera un profesor catolico de religión), pese a que es un texto que ya lleva varios años de existencia.

Pues bien, abordare a continuación algunos  puntos que me han llamado la atención:

En el apartado 16 y 17 se menciona que en la modernidad se ha establecido una nueva relación entre ciencia y praxis… que el hombre ¡oh horror¡  pretende dominar a la naturaleza y con eso recupera el dominio de la naturaleza perdido, según ellos, por el pecado original y en consecuencia, acusa el señor Benedicto, el hombre se aleja de la esperanza de redención en Jesucristo.

Se empieza a ver como el talante antiracional, contario al progreso y a la libertad es cimiento de la encíclica y, claro esta,  de la iglesia católica.

-Como se le ocurre a la humanidad, pensar que puede estar mejor gracias a sus propio esfuerzo, y no esperando que un ser imaginario la salve –

Escandaloso esto para el señor Benedicto, que arremete contra la idea de progreso, propia de la modernidad, en esta encíclica. Al parecer para el y para su iglesia, entre mas postrado este el ser humano, mas sufra, mas hundido en la pobreza y la ignorancia este el hombre mejor… ahí voy entendiendo por que se empeñan en difundir mensajes en África, por ejemplo, que hunden a la población cada vez mas en la pobreza y en la epidemia de sida.

Luego la retorica del texto avanza y arremete contra la idea de libertad: progresar es irse alejando de las diversas dependencias y eso lleva a la libertad…. Y claro, si el ser humano es cada vez mas libre, menos podrán los mitos y supercherías atarlo y eso, para el señor Benedicto y su iglesia, es grave,  pues como van a poder seguir dominando mentes y ejerciendo un cierto poder en nombre del amigo imaginario.

Pero la cosa no queda allí, como la idea de progreso y su búsqueda se ha desarrollado por el hombre en un ambiente social donde, a lo largo de los últimos siglos, se han visto varias revoluciones que rompen el statu quo, que tanto le era cómodo a la iglesia, arremete la encíclica contra la posibilidad de las sociedades de organizarse y tratar de que el progreso de la ciencia y de la libertad se constituya en parte del orden social; así es como la artillería del pequeño nacional socialista, apunta a las revoluciones europeas del siglo XVIII en adelante…  ¡COMO SE LE OCURRIO A LA HUMANIDAD LA LOCA IDEA DE TRATAR D EESTABLECER UN ORDEN SOCIAL MAS JUSTO¡  parece escuchársele gritar al seños Benedicto.

Esta primera temática, la cierra el autor, con un intento de cristianizar la razón, intento absurdo por definición pues en el avance de la razón la idea de encerrarla en una construcción mítica como lo son las religiones genera una contradicción que las hace excluyentes.

A partir del numeral 24 se aborda “La verdadera fisonomía de la esperanza cristiana” tema que no tratare pues evidentemente es totalmente autorreferencial, aunque me sorprendió lo ingenuo de este pasaje de la encíclica al tocar varios lugares comunes y mostrar un uso de afirmaciones de cajón…  – yo esperaba mas del señor Benedicto, pero mejor así-  Destaca, además, el tono anticientífico en los mencionados numerales.

En resumen, la única esperanza que el señor Benedicto y su iglesia considera importante es dios, todo otro anhelo, ilusión, pretensión humana es pordebajeada sutilmente en el texto, según lo cual, se puede deducir que rechaza la iglesia , o por lo menos ve con sospecha, cualquier pretensión de la humanidad de avanzar en dirección a un mayor conocimiento del universo, una mejor relación con los demás seres humanos, la constitución de un orden social mas justo, pues estos son precisamente, esperanzas de la humanidad basadas en la idea de progreso… de igual manera se puede inferir que a nivel individual desprecia la iglesia el impulso de la persona por ser mejor, por querer ver a los suyos avanzando en la vida, por simplemente lograr alguna pretensión material o un sueño determinado, o en ultima instancia, por desarrollar su propio proyecto de vida;  todo es vano, fútil, estéril, según el señor Benedicto pues la única esperanza es dios.

A partir del numeral 32 se trata de mostrar que esa esperanza cristina se aprende  – ya les es un poco mas difícil imponerla como en los tiempos de la inquisición- con la oración, pero sobre todo con el sufrimiento;  parece el señor Benedicto, con su cantaleta anticientífica y anti progreso, empeñado en mantener a millones de personas sumidas en el sufrimiento… pues al parecer así cree, estas se  “salvaran” mas fácil, pero mmm las altas jerarquías no las veo sufrir… que se mueran de hambre, que se mueran de sida, que el machismo las condene a una vida indigna… que sufran para agrado de dios, pero eso si, que sean otros los que sufran no nosotros no los padres de la iglesia, y si en todo caso logras vivir y no sufrir te espera el juicio final parece escuchársele decir a este señor.

Por ahí también meten a “la virgen maría”  y otras cositas medio alucinantes pero con mencionarlas ya es mucho.

En ultima la encíclica esta, no es otra cosa que una perorata anticientífica, anti racional y anti progreso, que trata tácitamente de culpar de los problemas y sufrimientos de la humanidad a la falta de fe, al ateísmo y al naturalismo, pero no menciona cuanto sufrimiento , a lo largo de la historia, ha traído la iglesia y las religiones en general a la humanidad… o acaso se pueden obviar los siglos del oscurantismo, y las actuales atrocidades que por el mundo se comenten en nombre de la religion.

 

 

6 Comentarios

  1. Creo que caben dos opciones:

    -1. No entendiste nada.
    -2. Estás usando el hecho de que casi nadie se lea la encíclica para engañar a tus lectores, dándole un significado falso, y de hecho prácticamente opuesto a lo que realmente se dice en ella.

    Espero que la primera opción sea la correcta. Si es así, me gustaría empezar por decirte que en las partes 16 y 17 el papa no dice lo que tú afirmas. Por el contrario, cita el pensamiento de Bacon en cuanto al “reestablecimiento” del dominio del hombre sobre la naturaleza Y LO CRITICA. De hecho, en la parte 18 se critica que los conceptos de razón y libertad sean considerados contrapuestos a la fe. En el capítulo 23 afirma que el triunfo de la razón sobre la irracionalidad es una de las metas de la vida cristiana.

    Si de verdad te interesa el tema, deberías volver a leer el asunto ese con la mente abierta y sin las gríngolas del fanatismo.

    Ahora, si lo que quieres es engañar, allá la gente que se deje.

    Lo único peor que un fanático religioso en un fanático ateo!

  2. Me alegra que alguien que ya leyó la encíclica plantee su punto de vista, si su lectura es contraria a la mía pues tanto mejor, pues así no termina esto en un soliloquio de cosectarios lanzando ideas autocomplacientes.

    Lo que se presenta en el texto es mi particular lectura de la mencionada encíclica, la cual presento de forma abierta al debate, pues, a diferencia del señor Benedicto, mis palabras no tienen el respaldo del dogma y los cientos de años de adoctrinamiento, mis palabras son solo eso, palabras de un ser humano sobre lo que escribió otro ser humano, así como las tuyas, Santiago, son ideas sobre lo que consideras correcto o incorrecto de lo que yo he escrito y por tanto, para mi, dignas de ser respetadas, así yo no comparta tu posición… mi texto no tiene la función de explicar ni de convencer solo de opinar.

    En el texto crítico (no defiendo) el hecho de que el papa cuestione el restablecimiento del dominio de la naturaleza por parte del hombre, pues esa es una posición anticientífica que nunca podría yo defender. Ahora bien, habría que tomar como punto de partida que el hombre nunca tuvo el dominio de la naturaleza, nunca existió un momento pre-pecado-original, eso es solo una fabula (que algunos se lo crean ya es otra cosa), el hombre poco a poco y con mucho esfuerzo ha ido entendiendo el mundo que lo rodea a punta de ciencia y pensamiento, ha cometido muchos errores en el proceso, pero el progreso de la razón es para mi la única forma de que el hombre, en tanto humanidad, se construya un futuro mejor, de ahí que una posición anticientífica como la de Benedicto me parezca una barbaridad.

    Sabes, en parte este texto surge por unas conversaciones con algunos colegas que se dedican de forma profesional a la enseñanza Religiosa, uno de ellos no se había leído la encíclica, y en parte el texto trata de retarlo a responder; el otro si la ha leído y fue quien me animo a leerla, ya que sustentaba en ella unas posiciones muy conservadoras frente ala ciencia y la idea moderna de progreso.
    Aprovecho y les dejo el link para los que no la conocen y se interesen en leerla, pues, peor que un fanático religioso o ateo es un fanático religioso o ateo que no se informa de lo que habla.

    http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/encyclicals/documents/hf_ben-xvi_enc_20071130_spe-salvi_sp.html

  3. Con respecto a ese apartado 23 (en donde se dice que “la victoria de la razón sobre la irracionalidad es también un objetivo de la fe cristiana”) hay que estar claros en que el hecho de que las palabras “razón” y “racionalidad” estén escritas en toda la encíclica no significa que sea pro-racionalismo: por supuesto que un texto dogmático nunca diría “estamos en contra de la razón etc etc”, una mínima apariencia de contemporaneidad tiene que tener. Imagino que Jesús llegó a la conclusión de que es antirracionalista por el contexto de esa retórica, por ejemplo en el mismo apartado se dice: “Digámoslo ahora de manera muy sencilla: el hombre necesita a Dios, de lo contrario queda sin esperanza”, uno de esos argumentos autorreferenciales que carecen de cualquier fundamento que parece decir que antes y después de su Dios no existe esperanza.

  4. ¿Y qué esperaban? Se trata de un documento emitido por un papa y dirigido a los obispos, sacerdotes y laicos. Sería estúpido (mil perdones si alguien se siente aludido) pretender que dijera algo diferente de lo que dice.

    ¿No le gusta? Sencillo, no lo lea. Al final, las opiniones del Sr. Benedicto XVI no deberían tener para usted(es) la menor importancia.

    Dicho esto, he estado leyendo el documento, todavía me falta para terminarlo, pero no sé qué fue lo que leyó el Sr. Villa Giraldo. Yo leí una carta donde se dice varias veces que un mundo sin libertad no es bueno, pero el señor Villa me dice que es un texto anti-libertad. ¿Amanecí más bruto que de costumbre, o yerra el Licenciado Villa?

  5. “uno de esos argumentos autorreferenciales que carecen de cualquier fundamento”

    Animus: sin animus de ofenderus ni de ser polemicus…

    Es una carta, escrita por el Papa y dirigida a la Iglesia (clero y laicos). No es un paper para una revista científica. No es una carta para convencerte a ti (ni a nadie). Es una carta dirigida a personas que creen en la Escritura y la Tradición Apostólica (esto es, en la Biblia y el magisterio de La Iglesia) como fuentes de conocimiento sobre Dios y su relación con el hombre.

    Para ti no tiene ningún valor, eso es seguro. Tampoco para el licenciado Villa. Prácticamente nada tiene valor alguno fuera de su contexto.

    Por otra parte la frase aludida no es un “argumento”, es una afirmación prácticamente axiomática (en teología los axiomas se llaman “dogmas”, pero esa palabra tiene muy mala prensa).

    Un poquito de por favor.

  6. Ya es hora de acabar de una vez por todas con todas las religiones. No más cristianismo (ni católico, ni protestante, ni oriental), no más islam, no más budismo, ni hinduismo, ni nueva era. Todas y cada una de las religiones, cultos y sectas se basan en la ignorancia, en la explotación y el embrutecimiento de las masas.

    Por una ética laica y atea,

    [email protected]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here