Por qué decidí bloquear a José Ovaldía

19
338


Estimados, no confundamos las cosas. Un asunto es la crítica como género y fenómeno, siempre necesaria por su ataque al poder. Otra muy distinta es el simple y mezquino ataque personal, del guapo de teclado, favorecido por su condición de anónimo. La diferencia es el del cielo a la tierra. La primera ciertamente construye y destruye desde un espacio de legitimidad teórica y cultural.
La segunda confunde las peras con las manzanas, al dedicarse en exclusiva al recurso estéril de la falacia ad homimen, tipo inquisición maniquea de Mario Silva en La Hojilla.
Por tal motivo, es válido entender la posición de los afectados y acusados por Ovaldía. Ellos tienen todo el derecho moral de proteger su dignidad y su vida íntima del escarno público. A nadie se le puede exigir el hecho de soportar una campaña de descrédito en su muro de Facebook. Si se tratase de una discusión centrada en la obra, sería distinto. Pero no es el caso.
Llevo tiempo cultivando y defendiendo la bandera de la crítica, junto a muchos colegas de la red social, desde antes de la salida de Ovaldía. Por ende, él no me va a enseñar ahora cómo proceder o cuál decisión ética debo tomar. Conozco el camino con claridad.
Por tanto, si él quiere discutir en serio o en broma sobre el problema de la literatura venezolana, pues adelante. En panfletonegro llevamos tiempo impulsando dicho debate, insisto.
En cambio, si su interés es mancillar la integrad de tal o cual escritor, no me interesa.
¿Cuál es el punto importante demostrado por Ovaldía? ¿Todos los escritores son vanidosos y no les gusta ser ofendidos con mensajes dizque irónicos? Gran cosa. Ya lo sabía, colegas.
Pasemos entonces a otro nivel y no nos quedemos en la glorificación superficial del supuesto paladín de la nueva crítica viral. Así lo veo.
En efecto, me recuerda demasiado al experimento ombliguista, fallido y contraproducente de Dieter Perdomo(Xluis dixit).
Saludos y abrazos.
Espero por sus respuestas.
P.D: por último comparto lo publicado en mi muro de Facebook a propósito de la entrevista con el “protagonista” de la jornada.
No soy particularmente fanático de José Ovaldía. Lo acepté una vez en Facebook, comenzó a fastidiarme por el muro durante la cobertura de San Sebastián y decidí bloquearlo sin remordimiento. Igual hicieron varios colegas conocidos. Desde entonces, su fama creció como la espuma hasta devenir en uno de los trolles más temidos de la web. Se hace pasar por un escritor de ambiente, para hacer chistes de doble sentido con sus víctimas del mundo de las letras. En lo personal, no estoy de acuerdo con su estrategia y me resulta contraproducente. Sin embargo, lo consideran un “bully” de altura, y por ende, cuenta con un notable grupo de fanáticos. Entre sus blancos selectos figuran desde Rodrigo Calderón hasta Leo Felipe Campos, pasando por Fedosy Santaella. Por tal motivo, el consejo de redacción de panfletonegro decidió entrevistarlo para seguirle el juego. Me invitaron a participar del cuestionario y del montaje del careo con él, pero me abstuve por razones personales. No me agrada el tono de homofobia implícito en su ironía. Podría golpear o cuestionar apelando a otro recurso. Al final termina pareciendo un potencial guionista de “Cheverísimo”. En cualquier caso, mis colegas quisieron desnudarlo, con el objetivo claro de comprender mejor el sentido de su discurso. A continuación el resultado, donde a mi entender, el hombre acaba por repetirse, reafirmarse, esconderse y demostrar la limitación de su prédica. En suma, puro alimento publicitario para su ego. No se logró desenmáscararlo, ni menos confrontarlo. Apenas darle mayor visibilidad. En suma, todo un efecto boomerang. Lo dicho: lo dejo por aquí, aunque no lo comparto. Quizás la buena noticia radica en la posibilidad de exorcizarlo, conjurarlo y discutirlo a partir de ahora en redes sociales. Ahí sí le compro la idea a mis amigos de la página.

19 Comentarios

  1. Ya me parecía. En todo caso toda tu post data me resulta tranquilizante. Ahora entiendo un poco más que su tono es como bien tú dices, irónico. A mí me pareció las respuestas de su cuestionario un tanto inestable. Un niño bomba, pero no cualquier bomba, sino una que adentro contiene confetis.

    Y como bien al principio citas sobre la delgada línea de la crítica. Yo digo en cuanto a un autor novel. Si no puedes leer su libro a tiempo, lee su entrevista.

    Y si éste autor novel sabe controlar su ego, sabe revelar su admiración por otros y sabe ponerse a sí mismo de manifiesto, con hermosa tinta y prosa, entonces será un héroe. No un héroe para quien aspira ser otro, y tener las banas experiencias de éste otro. Porque ya a muchos he leído a raíz de esta entrevista, envidiar la “fama” la “fortuna” y el “goce” que según lleva.

    Cheverísimo de verdad es algo que te apoyo en la misiva.

    Saludos!

  2. (Copio y pego para continuar la discusión por aquí)

    De alguna manera, Ovaldía denuncia es enorme carencia de crítica que nos caracteriza como sociedad y lo bueno que sería para que nuestra literatura gane en calidad. Claro, él es un troll y no está obligado a escribir reseñas de libros. Lo que hace es fastidiar egos. Pero a mi lo que me parece más interesante de todo el asunto de José Ovaldía es la complejidad de su troleo.

    En panfletonegro han habido y hay troles, pero son muy básicos y pocos imaginativos, aburridos, etc. Pero Ovaldía a construido personajes y ha construido una vida de ficción, y desde ese punto de vista es un troll poco convencional e interesante. Además, a mi me causa fascinación todo el asunto de la tecnologia y las redes sociales, y con todo eso, vienen también está forma de saboteo, que puede mutar en criaturas como Ovaldía.

    Lo del humor que utiliza me parece relativo, yo sí me reí leyendo la entrevista, a quién voy a engañar, el sexo es utilizado por la mayoría de los humoristas del mundo, buenos y malos. Hay gente que se vacila a Ovaldía, a quienes no, en fin. Esta entrevista no es, de ninguna manera, un ataque a los escritores venezolanos. Se la pedimos y nos la dio, así de simple.

    Y no sólo están los escritores que no soportan la crítica o la sátira, en este caso especifico, están los escritores (quienes todavía lo tienen en su facebook) que se tripean y vacilan a Ovaldía. Ven este troleo desde otro punto de vista, y de eso se trata realmente, opino yo. En lo de la crítica estamos de acuerdo, en ningún momento este tipo ha sustituido o suplantado la crítica, su troleo tampoco es tan exquisito o profundo para eso.

    ¿Cuál es el propósito de Ovaldía? Joder, en el fondo Ovaldía es un gran jodedor. Como dije, el busca fastidiar egos, se burla de la solemnidad, el divismo, la pretensión de creerse los escritores consagrados, la falta de humildad, la seriedad con la que se toman algunos (lo cual no quiere decir que esos escritores que él nombra lo sean) simplemente es un troll que sabe usar el punto y coma, construyó un personaje políticamente incorrecto (por donde se mire) y la agarró con los escritores venezolanos. Por supuesto, (no faltaba más) cada quien está en su derecho de bloquearlo, leerlo, criticarlo o felicitarlo.

    El tipo nos vaciló a todos, panfletoengro incluido. Y ahorita se frota las manos complacido. También tiene derecho, de alguna manera, se lo ganó ;)

  3. Si muy bueno Adriana, tenés razón. Su trolleo no es tan exquisito. Suma detalles en algunas cosas pero obvia otras y por ende flaquea en aspecto. Que siga construyendo su personaje políticamente incorrecto.

  4. Gracias Sergio, me aclarastes algunas cosas. Creo que adriana es muy condescendiente, con algo que en mi opinion no vale la pena.
    No se si lo saben, pero nos vamos a morir. Es de verdad. No es joda, y no creo que valga la pena gastar el tiempo que tenemos con masturbaciones literarias, por muy bien hecha que sean. Y voy a parafrasear una frase “si luchas durante tiempo con los monstruos. Terminas convertido en uno de ellos” La podemos cambiar un poquito “si luchas durante tiempo con los Troles. Terminas convertido en uno de ellos”

  5. Hola Sergio,

    Gracias por el contexto. Me parece que lo más lamentable es haya gente que se enganche. Como comenté en la entrevista, el personaje me parece una copia barata de Boris Izaguirre (con el perdón de Boris Izaguirre). De pana pensé que era joda. Hay que ser muy desubicado y, a la vez, muy necesitado de reconocimiento para ponerse en esas (ah, y no tener oficio porque, definitivamente, trollear bien requiere tiempo y conexión banda ancha). Así que lo mejor que puede decirse del personaje es que juega bien su papel de Troll. De hecho, pueden notar que sólo responde a aquellos que van a caer en su juego.

    Es como ese episodio de Halloween de Los Simpsons, donde la publicidad toma vida. Si le prestas atención es una pesadilla, cuyo único responsable es la supuesta víctima.

    Mal por aquellos que se lo toman en serio y le dan energía. Son como Frodo con el anillo puesto.

    Saludos.

  6. Lo interesante de personajes como este Ovaldía es que para ellos es ganancia que se hable de ellos, bien o mal. Todos los hacemos un comentario sobre él nos hacemos parte de su juego.

    Incluido tú Sergio.

  7. Gracias a todos por comentar.
    Muy interesantes sus consideraciones.
    Con respecto a tu punto, Warholio, igual no me voy a abstener de criticarlo.
    Me parece importante ofrecerle alguna respuesta a su juego, más allá de ignorarlo de plano.
    Abrazos.

  8. Hay que concederle algo: nos sacó del tema anterior que se estaba poniendo fastidioso. Se acabaron aquellos 15 minutos de fama, para comenzar otros 15. No puedo negar que supo manejarse y captar la atención; si es un autor en busca de publicidad creo que logró su cometido. Y si es un simple troll, como que también.

  9. Yo creo que, en ese sentido. Mirco ya habló por mí.
    A Ovaldía se le da DEMASIADA IMPORTANCIA. Y a pesar de la complaciencia de Adriana, el tipo NO ES ORIGINAL NI NADA DE ESO. Es más, ese discursito “humoristico” de hacerse pasar por marico para “escandalizar” la muy moralista atmosfera de la literatura venezolana, no es mas que la transpolación del tipico sketch “Charly Mateano” de Radio Rochela.

    Nada nuevo, puras ganas de llamar la atención.

  10. Escritores, periodistas, críticos, poetas, ciberactivistas, políticos de computadora, filósofos, psicólogos, y “sociólogos” le dan vida a panfletonegro, “pero” también esta pagina vive por los escándalos, la polémica, y los Troll.

    Si no fuera por todos estos ingredientes, la mayoría de los que viene a panfletonegro se irían a ver cualquier otro blog soporífero.

  11. Pues si, siempre es necesario algo de trolleo en la vida, que si no uno se puede volver loco.

  12. Estoy seguro de que esto no hace falta para muchos, pero como mucha gente come cuento y se cree cualquier pendejada que aparece en la web, o cualquier pendejada que aparezca sobre un papel, valga poner aquí un enlace a las páginas de Anagrama y su listado de los autores cuyos nombres empiezan por O, donde no hay ningún Ovaldía:
    http://www.anagrama-ed.es/autores/o

    Estoy con xluis, toditos nos vamos a morir tarde o temprano, muchas estupideces nos quieren llamar la atención y robarnos tiempo, pero hay muchas cosas provechosas o placenteras o importantes en las cuales invertir el tiempo como para perderlo en tonterías.

  13. “Y voy a parafrasear una frase “si luchas durante tiempo con los monstruos. Terminas convertido en uno de ellos” La podemos cambiar un poquito “si luchas durante tiempo con los Troles. Terminas convertido en uno de ellos””

    Jooooder! y uno que lleva tanto tiempo luchando contra chávez.

  14. Yo me siento como en el colegio cuando echaban un chiste y yo no alcanzaba a escucharlo, luego todos reían y yo me quedaba preguntando ¿qué? ¿qué? No entiendo nada, no se quién es el individuo en cuestión. En fin.

  15. Hola Sergio. Quiero darte las gracias por todo tu apoyo. Ayer dije unas cosas feas en Facebook de las que me arrepiento. Pero ni modo, todos cometemos errores y no las voy a negar. En todo caso, me encantaría que me dejaras participar en la conversación que citas sobre mi en Facebook. Eso de que hablen de uno sin incluirlo no es correcto. Prometo comportarme y si quieres me puedes retirar la amistad apenas termine el foro. Derecho a réplica ?Vale?

    En cuanto a todos aquellos que me preguntan por el libro. Jorge está preparando un lanzamiento grandísimo, internacional, pero no han resuelto como hacerlo en Venezuela por una cosa que llaman CADIVI. Rico.

  16. Pero no sé qué dicen los otros. No puedo responder a ataques que no conozco. Me siento como San Sebastián, atado, flechado, con el torso hermoso, pero muerto. La réplica, en derecho, implica igualdad de espacio y plataformas. Lo que pido es justo. Entiendo que estés molesto por esa babosada que escribí. Ya te pedí disculpas publicamente. Pero, vale, no somos perfectos. En todo caso, si bien aquí puedo defenderme, no es lo mismo, sobre todo cuándo no sé de qué me estoy defendiendo. Dirás que se trata de una conversación privada. Te diré que al hacerla pública en este espacio, ya no lo es. Y que no es nada bonito hablar de otros sin permitirles responder. Besos.

  17. Me parece que es fundamental la crítica, mientras se esté dispuesto a recibir respuestas… A establecer diálogo y llegar a acuerdos y conclusiones. Así, la humanidad avanza pasito a pasito. Bien vale la pena, para una humilde espectadora de estos conflictos, como yo, y como muchísimos otros, leerles. Mientras dejen abierta la puerta de la defensa y cierren para siempre la de la censura.
    Cada uno tiene lo suyo, lo que es auténtico y necesario. Lógico es que, al calor del dolor de un acontecimiento como la muerte temprana de un ser querido, la gente se vuelva más emotiva que otra cosa. También, que quien se sienta atacado o sienta que se ataca a un ser querido, se defienda. Pero que acepte respuestas. Ayer, en la publicación de Ovaldia, una mujer defendió su punto de vista, pero mandando a todo el mundo cual referí y además, diciendo que no iba a leer respuesta alguna. Eso es absurdo.
    En muchos aspectos, la discusión se tornó personal. Pero he visto que hay quienes no ponen cuidado al criticar a los demás, y al lector le acaba pareciendo que, en realidad, se miran al espejo.
    Lo de los 15 minutos de fama, uy! Me parece estar oyendo al reycillo nuevo español. Dios nos salve de las monarquía, pero también de las posturas de superioridad de nosotros, los, a mucha honra, vulgares plebeyos.
    Y bueno, se respetan opiniones, pero siempre hay cosas que aprender de los demás, bloquear no es una opción para mí. Claro que yo no soy quién para imponer criterios y humildemente, no quiero serlo.
    No paren de escribir. Ninguno. Sus aportes son necesarios y en la calma después de las tormentas, servirán de base para estudios más profundos. Gracias por estar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here