La Barbería Gómez

A veces, la ciudad te puede sorprender con hallazgos inesperados, que te retrotraen a épocas felices. Por lo menos así me pasó a mí, al tropezarme con la barbería en la que me cortaba el pelo en mi infancia, la primera de la que tengo memoria: la Barbería Gómez, en la calle Baldó de Bello Monte (para que se ubiquen, es la calle que sube desde la Casanova hacia el Boulevar, y que tenía a Bazar Bolívar – hoy Traki, me parece- en una esquina). Es notable que, en una ciudad tan cambiante, un negocio por el estilo se haya mantenido durante todo este tiempo (según mis cálculos más conservadores, debe tener alrededor de 45 años, por lo menos desde que yo empecé a frecuentarla).
Lastimosamente la barbería estaba cerrada, por lo que no pude observar su interior. Pero estoy casi seguro de que sigue igual, con sus dos sillas de barbero, sus lavamanos al frente , el enorme espejo, un sofacito para aguardar el turno, y la caja registradora. Dificulto que los dueños sean los mismos de antaño, pero quisiera creer que es así, o que por lo menos sean sus descendientes. De lo que tengo absoluta certeza es que el letrero en la vidriera es el mismo, retocado a lo largo de todos estos años: esa “Z” volteada es inolvidable.
Al verla, muchos detalles afloraron a mi memoria: el amplio delantal con el que me cubrían la ropa (de un blanco inmaculado), el contacto de la tijera con mi cabello, el sonido de la máquina de rasurar, el olor a colonia mentolada con la que me refrescaban el cuello una vez terminado el trabajo, la conversación del barbero (¿Sería el señor Gómez?). Y un recuerdo, pecaminoso para la época pero que hoy me hace sonreir: mi primer contacto con la figura femenina ligera de ropas, gracias a una pila de revistas vagamente pornográficas que estaban en la mesita de centro, y que pude ojear con muchísima curiosidad pero con muchísima pena, al mismo tiempo. Recuerdo haber comentado el hecho en casa, y que en mi siguiente visita (esta vez ansiada) ya las revistas habían desaparecido, tal vez por recomendación de mis padres.
Puede sonar banal e intrascendente, pero esa barbería simboliza un hecho importante en mi vida: la primera salida a la calle, solo, a hacer una diligencia. Y además la toma de decisones: en ese lugar solicité que no me cortaran el pelo con el corte militar al que estaba acostumbrado, sino que me dejaran un atisbo de melena, tal cual se empezaba a usar en esos años de cambios, los sesenta. Y según recuerdo, así fue.
Me alegra mucho haberme tropezado con ese trozo de mi vida que estaba enterrado en la memoria, antes de que la ciudad, en su voracidad constante, se lo tragara. Aunque más nunca vaya a entrar en ese lugar, se que está todavía allí. Por ahora.


GD Star Rating
loading...
La Barbería Gómez, 4.7 out of 5 based on 6 ratings

mirco ferri sette

Narrador y cronista urbano por vocación, consultor/desarrollador de herramientas informáticas por profesión

Más posts - Website


Twitter

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo

11 Comentarios

  1. Adriana Pérez Bonilla dijo:

    Extrañamente, las barberías parecieran estar blindadas del afán destructor de la memoria histórica que nos caracteriza, abajo, en la florida también hay una así, atendida por señores centenarios. Sería bueno investigar este fenómeno…

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  2. mirco ferri sette dijo:

    Tengo una muy buena amiga, de esas amistades que comienzan en Facebook pero luego se consolidan, cuyo padre es barbero de esa clase, con su negocio montado desde hace décadas y todavía activo. Creo que se establece un vínculo especial entre el barbero y sus clientes, que trasciende del mero hecho de afeitarse. Es una especie de ritual, de encuentro periódico dedicado a la conversa mediante el espejo. Es más, acabo de tener una epifanía: “nos vemos en el espejo” cobra especial significado en esos encuentros en la barbería.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Gyubari dijo:

    Que raro, en Valencia están de moda. Por lo menos por donde yo vivo hay como tres, no son para nada viejas y se la pasan llenas. Bueno los hombres tienen que ir a todas las semanas a la peluquería-yo también pero por pura vanidad. Supongo que se cansaron de esperar horas a que a alguien le sacaran el pelo y le pusieran extensiones.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  4. revelado y rebelado dijo:

    Las nostalgias… Esa barbería que no cae bajo el peso de un mall, el liceo en donde estudiamos que sigue idéntico como si se hubiera detenido el tiempo desde que éramos adolescentes, esa esquina donde dimos el primer beso, y que aún huele a orines como aquella vez… Puede que el concreto, el plástico, las luces estridentes y el reguetón acallen o derrumben recuerdos, pero afortunadamente existen bastiones para las añoranzas.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  5. xluis dijo:

    Mirco, yo puedo sentir nostalgias por muchas cosas,¡pero por una barberia! cuando por fin cerraron la barberia que me llevaban de niño, hasta me senti feliz, mi papa y los barberos me tenian que agarrar y yo lloraba y pataleaba, como un endemoniado en presencia de un exorcista.
    Eso era cada dos meses. Mi infancia fue una mierda y las barberias ayudaron mucho a ese resultado

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  6. mirco ferri sette dijo:

    Coño, Luis, me van a botar del trabajo si me vuelvo a reír así…

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  7. The Goddamn Devil dijo:

    bueno, digan lo que digan las barberias por mas que o quieran no desapareceran nunca.. todavia hy mucha gente que quiere que su cabello sea tratado por las manos de un barbero como manda la tradicion…
    y bueno Mirco, a veces la vida van tan chola y uno no se da cuenta que cuando agarra un sitio de esos que te toca el coco, los recuerdos se despertan solos y bueno pues… son unos buenos segundos de nostalgia sabrosona, yo por lo menos tengo ya unos dias asì… hay si me estoy poniendo viejo jajajajajajajajajaj sorry
    saludos muy bueno…

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  8. mirco ferri sette dijo:

    Sobre todo en Caracas, cada vez es más difícil tropezar con sitios que se hayan mantenido más o menos estables, o por lo menos como los recordamos desde la infancia (claro que en mi caso han pasado algunitos años desde entonces). Así que descubrir uno de ellos pega fuerte.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  9. JAVIER GOMEZ P dijo:

    Saludos! Infinitas gracias por tan hermosa publicación!! Mi padre te la agradece de corazón, como escribes, la barbería aún funciona con sólo muy leves cambios de lo que mencionas, casi igual que al principio, aun esta “Gomez” cortando cabello, ya con más de 60 años en el lugar, con sus antiguos y nuevos clientes, recuerdos y muchas nostalgias! Duro a sus ochenta años aun sigue con su arte de cortar cabello a lo antiguo.
    Te esperamos cuando gustes a visitar el negocio y nuevamente cortarte el cabello con tu barbero de infancia! Nuevamente, infinitas gracias por dedicar este espacio a la antigua Barbería Gomez.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  10. JAVIER GOMEZ P dijo:

    Olvidaba mencionar que sólo se abre de 7:00am a 12:00m, solo mediodia pues ya el día completo le es muy forzado por su edad!.
    Saludos!

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top