Cuando el Hambre Parece Ajena. Por Omar López Simoza

3
51

Hoy he querido detenerme en un tema un tanto mas serio, preocupante y triste, además un tanto “ajeno” hasta que ciertas imágenes se cruzan en nuestro camino para tocar nuestra fibra, fibra del corazón, fibra de la conciencia, la que nos hace tragar amargo, la reflexiva, la humildad.

Una de las premisas que debe mover nuestra fibra humana, nuestra alma, si es que algunos la tienen, es el hecho de reconocer nuestra condición transitoria por esta existencia, pues en esta vida estamos de paso, sólo de paso.

El hambre es una de las condiciones más inhumanas que afecta a muchos seres en esta existencia. Hoy me toco desayunar con una de las imágenes más increíblemente demoledoras y desoladoras que he visto y es el ver a una madre enterrar a su bebe vencido por el hambre, la verdad no pude sino llorar.

En mi vida humana, ahora entendida también como inhumana, he vivido muchas situaciones interesantes por decir lo mínimo, pero hoy he querido detenerme en una muy particular que me llena de reflexión entorno a mi mismo y es la llamada INDIFERENCIA.

La indiferencia, es uno de los males más terribles que pueden aquejar nuestras vidas, en muchas oportunidades mi vida profesional ha estado rodeada de un mundo un tanto bastante fantasioso por decir lo mínimo, sin ánimo de descalificar a nadie. Es muy frecuente en mi vida profesional, el asistir a cocktails o recepciones organizadas por la suntuosa sociedad política, eclesiástica, cultural, diplomática y hasta la más plástica de todas, la fashion look , donde todas tienen algo en común, se caracterizan en mirar de arriba a abajo la plasticidad del otro. Mundos del buen degustar, de la buena bocanada gourmet, del exquisito cavernet-malbec o el möet bien etiquetado para que se vea lo que es.

Muchos son los “discursos” que mis oídos han escuchado acerca del desarrollo, acerca de los tesoros del planeta, el petroleo, el oro y hasta algunos más osados he visto sostener una copa de champagne hablando de la pobreza.

No menos impresionante para mi ha sido ha sido ver muchos desfiles de vehículos elegantemente blindados, trasladando a gente bella e importante en representación de sus pueblos, de los ricos, de los pobres, la verdad algunos de estos personeros hasta me perecen representantes de otros planetas, ¿será?.

Todo lo anterior, responde a una reflexión por demás muy humilde de mi parte, pues menciono los discursos, los vehículos blindados y a los personeros por una razón, ustedes tiene la responsabilidad y el deber de hacer algo, ustedes tienen más posibilidades de hacer algo, por eso la vida les dio la oportunidad de representar a muchos.

Pero allá cada cual con su conciencia, lo cada cual haga por ayudar sincera y verdaderamente a su prójimo y cuando hablo de prójimo hablo de ayudar a quien lo necesite, sin importar su nacionalidad, color de piel y sin mirar a quien, pues lo más importante y hasta mágico es vencer la indiferencia, hasta con un simple gesto humilde y cariñoso de nuestra parte, podemos alimentar a un alma triste y hambrienta.

Todo lo anterior, no es dedicado a alguien en especial, sino a nuestras conciencias, pues llegará el día en que verdaderamente entendamos que estamos en esta vida, sólo de paso y que nada nos pertenece, nada nos llevamos una vez que no toca partir, y que lo que dejamos, lo dejamos para otro, pero lo único que nos hará trascender más allá son nuestras buenas acciones, lo que hoy podamos hacer para ayudar al otro, verdaderamente e indefectiblemente la humildad nos hará libres.

¡Ayudemos como sea, a quien sea que nos necesite!

Omar López Simoza

GD Star Rating
loading...
Cuando el Hambre Parece Ajena. Por Omar López Simoza, 5.0 out of 5 based on 1 rating

3 Comentarios

  1. Buenas amigo Omar, primero que nada quisiera darle la razón en cuanto a la actitud de indiferencia del ser humano en general ante muchos aspectos de la vida, tiene que ver también con la dejades y el pensamiento de “eso no es mi problema” o “alguien más ya lo hará”, yo creo que un discurso o una reflexión, para que sea contundente, debe ir acompañada de una acción, y no de cualquier acción, sino de una acción oportuna y eficaz, mucho y a muchos hemos oído hablar acerca de la pobreza, pero en general hasta allí se queda, en el discurso y cuando mucho en la reflexión.
    Yo digo que es como cuando por ejemplo algunas personas ven un gato hambriento o desvalido en la calle, y en su casa tienen uno bien alimentado y ciudado o sin tenerlo siente afecto por estos animales, entonces eso les entristece, les preocupa, les deprime y hasta les causa llanto, pero no hacen nada para ayudar de manera efectiva y definitiva al animal, y lo que digo, es que despues de toda esa tristeza, preocupación, depresión y llanto, que son todos muy validos y de valor, debe necesariamente seguir una reflexión e inmediatamente una acción oportuna y eficaz como ya dije, y es allí donde se encuantra lo contundente, estariamos reaccionando, pensando, reflexionando y actuando, todo en conjunto es lo que aporta la solución.
    Quizá usted luego de está reflexión igual seguirá en su vida de cocteles, flashes, poses y champang y la tristeza y la preocupación se le pasarán, y lo que seguirá quedando, será el hambriento con su hambre, de manera que más allá del preocuparse, hay que ocuparse, de otra manera, lo más probable es que la preocupación lo que habrá logrado es preocupar a los demás y crear una transitoria angustia y luego todo el mundo a seguir con sus vidas.

    ResponderResponder
  2. Estimado Alfonso, gracias por tu comentario, la verdad tienes razón pero veo que apuntas tus armas hacia mi y esa no es la idea, pues lo que escribí tiene que ver más con los gastos suntuosos que nuestros y muchos gobiernos hacen en agasajos, vida social etc. Tu no debes juzgarme si ni siquiera sabes si yo voy o no a esos lugares, lo importante acá es la indiferencia que uno nota en quienes manejan los recursos para esa gente, mas no en el sándwich que tu o yo podamos darle a un hambriento, aunque es muy valido e importante, pero el núcleo acá moverle el piso a quienes deben y pueden hacer y para eso se les paga además. la crítica es en contra de los que han sido escogidos para ayudar ante algunas organizaciones y se convierten en burócratas, de manos blancas y buen vino hablando de pobreza, para no apuntar a nadie me apunte a mi. De allí este autorretrato, que no lo es tanto. Y tu ya hicistes algo?

    ResponderResponder
  3. Estimado Omar, mi intención está lejos de apuntar ningún arma hacia ti, mi intención va más hacia hacernos reflexionar de lo que decimos, por el hecho de que, muchas veces hablamos, decimos, criticamos, nos quejamos, pero a la final nos quedamos sin hacer nada.
    Yo ejerzo mi poder como ciudadano, entendiendo que si bien el papel principal y preponderante lo tienen los gobiernos y los que más tienen, no por eso mi pensamiento es el de “eso no es mi problema” o “ya habrá quien lo haga”, ante una situación tengo una reacción y ante esa reacción entiendo que debo asumir una postura, mi postura es hacer algo o no hacer algo, si decido no hacer algo hasta allí llega mi reaccionar, pero si decido hacer algo entonces lo hago hasta lograr un propósito, y busco que ese propósito vaya más allá de una reflexión en este sitio web, por ejemplo.
    Por cierto, creo que una solución tampoco está en dar un pan al mendigo, y en ese sentido me gusta mucho aquel dicho que reza lo de “no le des un pescado al hambriento, enseñalo a pescar”.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here