UN “PROGRE” NO ES UN PROGRESISTA

Un “progre” no es un progresista. Por el contrario, es un condenado al fracaso, y no  me refiero al fracaso personal ya que actualmente pueden verse muchos personajes de este sesgo que han tenido unos éxitos personales “descomunales”. Me refiero al fracaso de lo que alguna vez dijeron sostener con convicciones, con “compromiso” y… con todas esas palabras al viejo uso.

Un “progre” es un tipo con complejos varios, el más grande de ellos es una muy alta autoestima. De ahí su duro sufrimiento interior pues no busca ni se conforma con alcanzar en la vida la felicidad, la máxima aspiración de cualquier hombre en general. En lugar de eso el “progre” busca el reconocimiento de los demás, pero a un grado que le confirme esa sensación interior de ser distinto a los hombres comunes, es decir, a la mayoría del género humano, ya que cree tener ciertos caracteres que por eso mismo lo tornarían un ser especial.

Este tipo de reconocimiento se expresa, para él, en alcanzarla gloria. Laglorificación es un pasaje que lo hará vivir en una dimensión superior a la del común de los mortales. Luego, la gloria se encarnará en su nombre, y éste se volverá emblemático como ocurrió con sus admirados ídolos. Fuera de esto, nada le importaría, llegado el  caso, que luego no tuviera qué comer y tuviera que subsistir de la caridad pública ya que el “progre” sólo necesita alimentar su ego. Como es un ególatra su yo es más grande que su persona, por eso siempre está insatisfecho con sus merecimientos.

Como está ávido de figuración va dejando deliberadamente sus pequeños detritus en el camino, para armarse una trayectoria y una historia. De ahí que con frecuencia deje por escrito, o flotando en los círculos que frecuenta, su “pensamiento vivo” para que el día de mañana otros recienvenidos del mismo tipo lo rescaten y procedan a “llevar su nombre hasta la victoria siempre”.

Bueno, tampoco es para tanto. Si bien lo máximo sería alcanzar en vida la apoteosis, él sabe que para eso hay que romper los moldes, por eso va rumiando toda su vida el rencor que le brinda el saber en carne propia que para ser héroe no se estudia ni alcanza con disfrazarse. Por eso, íntimamente se conforma con un poco de fama, con ver alguna vez su nombre en letras de molde en algún lugarcito del improbable relato escrito de las luchas por la emancipación que él asume haber integrado.

El progresista, en cambio, piensa, calcula, razona, mide los obstáculos y llama, convoca, pregunta, escucha y organiza cuanto le es posible los empeños de otras personas pues sabe que la empresa es larga y es de todos. Éste es el verdadero progresista, lo mismo que los que lo siguen, por más que sus aportes puedan ser modestos o que no lleguen a la abnegación, o a la ofrenda de sus vidas. Y gracias a Dios que no hacen esto último pues para el verdadero progresista lo más importante es llevar al triunfo su propósito, y no el de convertirse en íconos ni símbolos de ninguna clase.

De modo que los progresistas son auténticamente solidarios respecto a alcanzar entre todos el progreso de la condición humana y de las condiciones de existencia de los humanos. Dicho de otro modo, el progresista piensa en la sustentabilidad del progreso, en su continuidad, en su alcance evolutivamente.

Un “progre”, en cambio, no piensa en el desarrollo a futuro de su causa sino en su propia instalación como referente histórico dela misma. Esdecir, quedar en la historia, aunque haya fracasado en sus luchas.

El “progre” es un falso humanista pues su verdadero rostro es el de un egoísta que sueña con su cuarto de hora de fama, con el registro de su cara y sus palabras en el archivo de las vanidades románticas aunque todo lo demás se venga abajo y se descalabre pues el “progre” no ama, sino que “se ama”.

Todo “progre” es un narcisista. Llegó a serlo a partir de admirar a otros en sus ideas y en su estética, y de  soñar ser y parecerse a ellos.

El “progre” siente que su ídolo es ante todo un artista, pero no un artista en cualquier campo sino un artista  del mito de la Revolución, por eso  lee las vidas de santos de aquellos héroes-poetas y los admira y sueña con ser una nueva versión local para estos tiempos. Así fue como él se convirtió en una persona ilustrada o relativamente cultivada que recordará y repetirá los versos, las estrofas o los pensamientos de aquellos contribuyendo inconscientemente a la reedición de sus obras, inicialmente  escritas para otras realidades lejanas, pero ocurre que el “progre” cree saber tocar los botones de la sensibilidad universal… por lo menos así suele justificarse.

Pero en la realidad el “progre”  no es nadie, es un simple imitador, un fan, un repetidor, ¡un cacatúa que sueña con la pinta de Carlos Gardel! (metafóricamente hablando). Por cierto, ya no recurre a la biaba de gomina, al traje,  al chambergo,  al pañuelo al cuello o  al bigotito en espinel pues tiene otros modelos actualmente, pero todos incluyen cabelleras y pilosidades faciales diferencialmente tratadas y combinadas que exigen su mantenimiento con  shampoo especial, recorte, marcado, cepillado, peinado, modelado y hasta teñido para el registro fotográfico  inminente o eventual; o bien  el estilo negligee (cuidadosamente descuidado) para connotar su condición de “superado”, de tipo que está más allá de las frivolidades mundanas tan comunes a la mayoría de los hombres comunes.

Ocurre que el “progre” sabe, y lo sabe por experiencia, que lo suyo es una cuestión de apetencia de identidad, pero de identidad externa, de imagen. Por eso también se mira de soslayo en las vidrieras -¡con mucho disimulo, por cierto-!, ensayando torvas miradas y sonrisas melifluas para destinatarios y ocasiones diversos mientras se mide imaginariamente con los  referentes que venera o adora en los ámbitos propios de su tarea cotidiana o en los de los sueños más íntimos, pero no para ser original o independiente, ¡sino para parecérseles!

El “progre” abunda entre los llamados “pequeños burgueses”, categoría que él desprecia para no ser tenido por tal y para exorcizar su conciencia culposa de complicidad con la burguesía a la cual transitivamente sirve según sus meditadas lecturas.

Esto marca una gran diferencia con el obrero que lucha por sus reivindicaciones laborales en torno al sindicato buscando un cambio concreto  en sus condiciones presentes. El futuro, para el obrero que lucha, no es una abstracción egocéntrica pues incluye a sus hermanos, sus amigos, sus hijos, y a la  lucha que  es inminente:la próxima. Poreso mismo, no sólo no busca ni tiene figuración sino que toda su militancia es básicamente anónima al no tener apetencias de gloria, ni soñar con quedar en la memoria de los demás.

Precisamente por eso los militantes “progres” de cualquier ámbito han subestimado siempre las luchas obreras argumentando su falta de estrategia, sus obstáculos intelectuales, étnicos o religiosos, etc. En cambio, ellos sí creían poseer un  pensamiento, el mejor pensamiento para la lucha, el único pensamiento para ello, alcanzado tras largo training intelectual en la agrupación correspondiente y en el hogar leyendo los evangelios  canónicos del Partido, de la Corriente o dela Tendencia Talo Cual. Por lo tanto, ellos se consideraban “cuadros políticos”, que es lo mismo que decir -en sus inflamadas jerigonzas autocomplacientes-: mojones en el desierto, hitos en la frontera, puntales para enmarcar el camino, faroles para despejar las tinieblas,  etc, etc, etc.

Últimamente, como pequeño burgueses que son y por aquello de que la cabra al monte tira, estos “progres” y “luchadores” llenos de resentimiento cada vez que se miden en sus ídolos (o en sus competidores) se cotizan y le ponen precio a su presencia, a su referencia, a su encarnación.

Ellos ofrecen su “mercancía”. ¡Y siempre hay interesados en comprar mierda!… sobre todo cuando la plata que usan para esos fines no es la de ellos.

Lo que más asco da es que cada vez lo hacen más cínicamente, sin que ni por casualidad se les caiga la cara de vergüenza.

oOo   oOo   oOo

 

 

GD Star Rating
loading...
UN "PROGRE" NO ES UN PROGRESISTA, 5.0 out of 5 based on 10 ratings

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo
Autores

Un comentario

  1. MDV dijo:

    Por un momento reconocí conductas del “progre” en mí y me asuste, si bien me he encontrado con pocos de estos personajes de verdad puedo decir que son molestos, aunque con los pocos que he tenido “el placer” de interactuar conservo la esperanza de que solo están encandilados con ideologías o creencias que consideran panaceas para la vida y que con un poco de reflexión y experiencia pueden ser un verdadero aporte para el proceso creativo de cualquier índole… o eso quiero creer xD

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top