Gobierno cierra salas de Cine por Tres Días

7
51


A través de la Patilla nos acabamos de enterar de una noticia preocupante.La Cadena Cinex fue clausurada y cerrada por el Seniat,desde el jueves hasta el sábado.
Más allá de las razones y las causas,nos parece una sanción exagerada,propia del sistema punitivo del gobierno de cara a la propiedad privada y los medios de comunicación.
No vemos semejante celeridad a la hora de ponerle coto a la inseguridad y a la impunidad de la corrupción burocrática.Por ejemplo,caso PDVAL.
Curiosamente,la medida se toma a pocos días de la discusión del tema del boleto único,cuando advertimos de la posibilidad de intervención del estado sobre las empresas encargadas de la distribución y exhibición de las películas.
Ahora la sospecha se convierte en realidad.
Por supuesto,el principal afectado no será el dueño del negocio,sino el espectador común y corriente.Yo soy asiduo cliente de Cinex y no tendré la facilidad de ir mañana a la sala y al mutiplex más cercano de mi casa.
Desconocemos los motivos,pero nos solidarizamos con las víctimas del problema.Es decir,ustedes y nosotros,los cinéfilos de a pie.
Es jueves 12 de mayo.
Un día de censura para el cine nacional.
De hecho,el viernes 13 coincidían dos títulos nacionales en la cartelera:”Samuel” y “El Último Cuerpo”.
Mal síntoma de los tiempos.
Esperamos por la opinión de los gremios y de los colegas.

GD Star Rating
loading...
Gobierno cierra salas de Cine por Tres Días, 5.0 out of 5 based on 1 rating

7 Comentarios

  1. Amplie la foto y parece ser la corresponde al caso cinex ya que las fechas son similares y dice “cerrado por ilicito formal tributario”
    de eso no tengo ni puta idea que significa a la mayoria de las personas no consideran que ese tipo de sancion sea inpuesta, deberia ser una multa y dejarlos que sigan funcionando, de cualquier manera las multas son en unidades tributarias y suelen ser muy altas, y para coilmo se le impiden que puedan recaudar el dinero para pagar la multa, solo se cerrarian los negocios en casos graves, pero segun mary que es contadora (y muy buena si nesecitas a una, ya sabes) la mayoria de los cierres de los negocios son por causas menores, un simple error en los libros, o que falto un solo comprobante de poca monta.
    Ahora bien hace como un mes cerraron el supermercado del centro plaza, por “oferta engañosa” estabamos ahi y las personas mientras lo cerraban les gritaban que trancaran miraflores por “ofertas engañosa” e insultos similares. Ya el abuso no se puede permitir y tiene un efecto contrario a lo que el gobierna espera en la poblacion

    ResponderResponder
  2. Sergio, esto es muy peligroso, el gobierno puede tener en la mira las distribuidoras cinematográficas para “expropiarlas” con la excusa de la “guerra ideológica”. Si controlan los cines es posible que quieran controlar las películas norteamericanas. Creo en la necesidad de ampliar el espectro de lo que se proyecta en Venezuela, creo que la gente que le gusta el cine debe estar expuesta a la variedad de discursos cinematográficos que se producen en el mundo y no “naturalizar” y acostumbrarse a un tipo de cine muy convencional.

    Pero de este gobierno no espero nada que indique pluralidad, todo lo contrario, obligarnos a ver un cine “comprometido” y extremadamente ideologizado. Tú más que nadie sabes que uno no condena el cine por ideologizado sino por malo y pirata. En fin, para la discusión.

    ResponderResponder
  3. Muy buen comentario,estimado.
    Totalmente de acuerdo.
    Muchos saludos!

    ResponderResponder
  4. Aclaro lo que significa un ilícito formal desde el punto de vista del Derecho Tributario:
    Según el artículo 80 del Código Orgánico Tributario (en lo sucesivo COT), constituye ilícito tributario “toda acción u omisión violatoria de las normas tributarias”.
    En el caso específico de los ilícitos formales, enunciados en el numeral 1 del señalado artículo 80 COT, y luego regulados ampliamente desde los artículos 99 al 107 del COT; corresponden a incumplimiento de normas tributarias relativas exclusivamente a los requisitos de forma que deben cumplir los sujetos de la relación tributaria, por ejemplo, llevar libros de compras, tener exhibida la información tributaria (rif, declaración de ISLR e IVA, etc.) en la sede de la empresa, que sus documentos fiscales (facturas, notas de crédito y débito, etcétera) se ajusten a las disposiciones establecidas por el SENIAT y demás.

    Lo anterior significa que cuando el ente tributario hace una fiscalización sobre el cumplimiento de los deberes formales, solamente procederá a revisar la forma de estos, no el fondo; es decir, se revisa -por ejemplo- que se haya cumplido con el deber de declarar y pagar IVA, sin entrar a estudiar si se hizo adecuadamente.

    Ahora bien, de la lista de deberes formales, los únicos incumplimientos que pudiesen ser sancionados con cierre del establecimiento son los regulados en los artículos 101 y 102 COT. La lista es relativamente larga así que dejo para quienes quieran indagar más en el asunto la tarea de leer los artículos aquí: http://bit.ly/mj6dLN

    De cualquier manera, la sanción de cierre de establecimientos, aunque no es potestativa por parte de la Administración Tributaria (esto significa que el SENIAT está obligado por Ley a clausurar en estos casos), no deja de ser exorbitante; al menos en lo que respecta al cumplimiento de deberes formales, máxime en un país en el que la inseguridad jurídica desde el punto de vista tributario es tan delicada como en Venezuela, en el que la Administración Aduanera tiene facultades regulatorias a través de Providencias y normas técnicas que hacen en la práctica bastante difícil -por no decir imposible- el perfecto acatamiento de los deberes formales.

    Disculpen la ladilla leguleya.

    ResponderResponder
  5. Fe de erratas: En el último párrafo de mi comentario anterior donde se lee Administración Aduanera debe decir Administración Tributaria.

    ResponderResponder
  6. La presión tributaria (por no llamarla directamente expolio) cumple dos funciones básicas para cualquer gobierno ilimitado: Una, recaudar dinero para pagar el gasto que genera el mismo gobierno; y dos como medida de presión política o ideológica. En la actulaidad se cumplen ambas, el petróleo no alcanza para el ritmo de gasto que hay y se apela a cualquier forma de recaudación fiscal posible, incluyendo el usar tecnicismos para “cumplir” metas de recaudación.

    Cualquiera que tenga un amigo con un negocio no necesariamente grande ni famoso, tiene que haber oído algún cuento de cómo son las visitas del SENIAT, en particular me tocó escuchar la siguiente anécdota de un conocido que tiene una peluquería en el centro: Después de una minuciosa revisión le dijo el funcionario “Todos los papeles están en regla, ciudadano, así que solo lo vamos a cerrar (y multar) por dos días“. Eso da idea de las arbitrariedades que pueden darse bajo la ley respectiva para cobrar lo mas posible.

    Por otro lado, como dices muy bien en el artículo, está la presión contra la esfera privada de la sociedad, para tenerla con la cabuya corta y asustada: “Te pusimos una multica y te cerramos por unos díitas, agradece que no te confisquemos de una”.

    ResponderResponder
  7. Ustedes perdónenme, pero aquí no hay discusión que valga. En eso coincido por completo con Krisis, que más de una vez ha dicho que no podemos sentarnos a “debatir” con el totalitarismo, pues la renuncia a nuestros derechos no es negociable ni debatible.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here