Filven 2011:¿Gloria al Bravo Pueblo?

1
298


Acabo de estacionarme al lado de la Plaza de los Museos.Alrededor hay un despliegue de la Guardia.En realidad la ciudad se acaba de militarizar bajo la excusa de la desactivación de las bandas de la PM. Claro pote de humo para justificar la vigilancia,el castigo y el control social de la población.
Salvando las distancias, el panorama es similar al de Irak,cuando la junta de invasión tomó la mala decisión de desarticular al partido Baaz.
Cerca de 200 mil funcionarios terminaron en la calle y pasaron a engrosar las filas de la resistencia, así como de los grupos irregulares de la zona,dedicados a la extorsión,el tráfico de armas y el negocio de la guerra. Por ende, el remedio no mejoró la enfermedad,sino la empeoró.
Ahora aquí sucede lo mismo tras la formación de la Policía Nacional y la desmembración del cuerpo de los supuestos “héroes de azul”,hoy devenidos en azotes con uniforme y licencia para matar. Hace poco irrumpieron en su propia sede para robar armamento y surtir a sus clientes del hampa seria,entre la capital y Vargas. Actualmente siguen por la libre en la pirámide de la mafia caraqueña del Secuestro Express en el este y el chantaje económico de los pequeños comerciantes del oeste. No comen coba, hablan claro y actúan deprisa. En Las Palmas fui víctima de ellos en tres oportunidades,donde me detuvieron en alcabalas improvisadas y me obligaron a pagarles 350 bolívares para soltarme por cada vez. Se montaba conmigo en el carro,escogían la música de mi radio, los llevaba para un cajero automático, les pagaba y los regresaba a su lugar de encuentro. Así de fácil y sencillo.Pipí,pipo y ya.
Por ende, mi paranoia al llegar a los predios del FILVEN,no es normal,porque tampoco se puede confiar en los acomplejados y mal encarados soldaditos rasos del disfraz verde oliva. Encima me siento un pelo expuesto por haber colgado la crítica virtual contra Farruco,y parte de mí considera una temeridad asistir al último evento organizado por él junto con sus doce apóstoles,quienes no faltaran a la cita.
Estoy dentro del carro escuchando Megadeth y pensando en desistir.Me reclamo por no avisarle a nadie y por no llamar a un [email protected] para venir.
De repente escucho a lo lejos la voz del amo supremo,del Discurso del Rey, a través de unos altoparlantes. Enciendo la radio y también me lo consigo. Apago el aire acondicionado,me miro al espejo como Travis Bickle y por cuestiones de instinto lo imito al pegarme un tiro con el dedo índice. Me río nerviosamente como siempre, tomo un caramelo de la guantera y salgo por acto reflejo. En adelante no hay vuelta atrás. El llamado de la aventura me invoca.
Camino en cámara lenta entre la multitud roja rojita y con mi franela de color gris me siento como un personaje de Alan Moore, tipo Watchmen y V de Vendetta.Soy toda una caricatura de Wikileaks en tiempos de Julian Assange.
Al cabo de dos minutos, voy entrando en calor y perdiendo el miedo,la inseguridad,gracias a la cantidad de personas reunidas. Nadie repara en mí, a nadie le intereso y puedo respirar tranquilo. Enciendo mis sentidos y digo mentalmente al cruzar la puerta de la Feria: “okey Evenpro,vamos a divertirnos”.En mi cabeza suena Paramore con Ninah Mars,pero la voz del comandante invade mi concierto y lo interrumpe con su arenga absurda: “miren,es importante señores, debemos hacer un esfuerzo sobrehumano por combatir la burocracia. En esta revolución estamos combatiendo la burocracia”.Vaya chiste involuntario de la Tigresa del Oriente.
De hecho, mi primera parada es frente al stand de la “Editorial de la Presidencia”,ubicado al lado de la antigua sala del teatro del Ateneo,absorbida por las fauces de Ministerio de Cultura. Pobre Anna Julia Rojas.
En efecto, mi comandante, su “Editorial” es el colmo de la burocracia. Se la describo en una frase:hay más parásitos que libros.Me explico.Cinco reposeros atienden y solo exponen dos ejemplares:un folleto con una alocución suya y otro con una de Fidel. Mientras tanto reparten afiches del bicentenario con la cara de Bolívar. Un señor gritón me regala uno y continúa en su plan arrogante de Mario Silva, discurriendo sobre socialismo y demás hierbas de la Hojilla. Su conducta afrentosa y soberbia será una de las constantes del recorrido por los tarantines patrocinados por el estado. Se creen bolcheviques y alardean como un barbudo de retorno de la Sierra Maestra,aunque ni siquiera conocen nuestro cerro “El Bachiller”. De broma subieron al Waraira Repano por el teleférico expropiado a Ávila Mágica.
A tres metros, descubro la próxima incongruencia de forma y fondo. Veo el anuncio de una dizque editorial alternativa y adentro solo encuentro una oferta de glorificación oficial,con biografías parcializadas a favor del heroísmo del viejo santuario comunista. Para mayor disparate, al lado venden pacotilla infantil y de autoayuda,a precios ridículos. Por consiguiente, la autocensura se ilustra e impone con una mezcla de chalatanería new age, corrección política, demagogia de zurda conducta y populismo para niños.Fórmula perfecta para adormecer conciencias y lavar cerebros.
La exclusión de títulos,fondos y textos nacionales e internacionales,es inmensa.Resultado de años de trabajo mancomunado con asesores cubanos al servicio de la depuración ideológica,la cacería de brujas,la discriminación y la atomización de la disidencia.
Por razones de fuerza bruta,la oposición criolla, ganadora de las elecciones pasadas, carece de la menor presencia.Sencillamente la borraron del mapa como en la feria del libro de la Habana. No existe y la condenan al exilio,en su mismo país,como a Reynaldo Arenas,Cabrera Infante y Yoani Sánchez.
Por desgracia,sí los incluyeron en la lista negra de no invitados a la fiesta,al estilo de Vargas Llosa en Buenos Aires.Corren aires de oscurantismo en América Latina. Luego se preguntan por qué los quieren tumbar y derrocar en Libia, Yemen, Irán, Egipto y Túnez.
Concluyo el paseo por la extinta sede del Ateneo y procedo a descender al infierno retroprogresista y sandalista del Teresa Carreño,según lo dicho por Jean Nicotine en sus crónicas malandras sobre el Foro Social.
Precisamente, el estimado Rodolfo Rico me presentó a Nicotine en el barcito del Ateneo,al calor de unas birras de medianoche. Yo era una firma anónima de panfletonegro;ellos,dos reputados cronistas de la resistencia virtual.
La sensibilidad y la perspicacia de Nicotine, ejercerían notable influencia en la manera de escribir de nuestra generación de bloggers. Por tal motivo, lo citamos y lo evocamos.
En el trayecto, se me pega un loco de franela roja a cantarme el himno al oído:“Gloria al bravo pueblo,que el yugo lanzo,la ley respetando, la virtud y honor, abajo cadenas,abajo cadenas,gritaba el señor,gritaba el señor,el pobre en su choza, Libertad pidió”.
Yo apuro el trote y lo relevo: “y si el despotismo levanta la voz, seguid el ejemplo que Caracas dio”. El loco se sorprende al principio,pero después se lo toma con soda y me deja en paz.
Bajando por las escaleras del teatro, sufro un ataque de pánico al divisar a la claque de Farruco Sesto en la orilla de un pabellón enorme,ostentoso,hipermoderno y derrochador,tutelado y auspiciado por Ministerio de la Cultura,a la usanza de Hollywood.
Cerca de él,alcanzó a distinguir el único rostro familiar para mí en la marea de partidarios del PSUV:Michelle Roche Rodríguez,la acuciosa periodista de “El Nacional”.Somos “Friends” de Facebook,pero como no hemos tenido la ocasión de conocernos formalmente,pues nos pasamos de largo.A propósito,recomiendo la lectura de su reseña de hoy.Rescato para ustedes un par de pasajes afortunados:

“Hay alrededor de 126 stands,distribuidos en 4 zonas,pero no todos son editoriales;hay algunos distribuidores pequeños,vendedores de libros usados,consejos comunales dedicados a la edición de revistas y libros(en fotocopias) y hasta un puesto del Centro Nacional Electoral”.
“Unos minutos después de que terminará el acto de bienvenida comenzó a sonar la voz de Hugo Chávez por los altoparlantes del Teatro Teresa Carreño.El presidente había comenzado una cadena nacional desde los Magallanes de Catia.El lenguaje y las ideas no eran distintas a las de los libros que abundan en Filven, porque más de la mitad de los stands pertenece a instituciones del estado”.

Verbigracia, el suceso es punta de lanza del proceso en su campaña para la reelección del comandante en el 2012, a costa de los dineros del erario público. Una danza de los millones tirada al tacho de la basura, en vista del nulo alcance de la propuesta, cuya esterilidad conceptual no justifica el monto de la inversión. Si acaso beneficiará a los explotadores de la propaganda y la publicidad colateral de la marca del jefe de Miraflores. En lo personal, dudo de la eficacia de la movida en términos de ampliación de la demanda cautiva y del rebaño disciplinado.
Sea como sea, rematé la faena admirando el deja vú y la repetición del signo agotado. En las postrimerías de la función, me decidí finalmente a comprar un libro,bastante caro por demás. Pagué la suma capitalista de 100 bolívares por adquirir una copia de “La Juventud Domesticada”,pieza de “Editorial Popular” y “encuadernación rústica”. Data del año 2007 y la firma David Montesinos Martínez, arquetipo de la doble moral del Filven. Irónicamente nos despedimos con sus palabras santas.Imprímanlas en el epitafio de Lina Ron y sus camaradas en la celebración del Bicentenario de la Independencia:
La juventud de nuestro tiempo ha sido domesticada. Domesticar significa desproveer al salvaje de su espontaneidad, capacidad creativa y sensatez para distinguir entre el engaño y la realidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here