The Social Network:el Arte de la Piratería Corporativa

10
457


Hollywood le declara la guerra a Facebook. Ya antes lo había hecho con los afroamericanos, los apaches, las mujeres y los jóvenes.Tradicional fobia a la diferencia,a los mutantes y a los supuestos bárbaros(terroristas)al ataque.Luego los terminará por cooptar,contratar y deglutir.

Ahora el enemigo número uno es la red social, el nuevo mal encarnado sobre la tierra. Después irán por Julian Assange en la película de espionaje, “Wikileaks The Movie”, la historia personal del ascenso y la caída del último pirata informático de la red, bajo la inspiración de los clásicos arquetipos de la maldad para la meca, según el manual de la mitología postjungiana de Jospeh Campbell, versión Aaron Sorkin inspirado el libro “The Accidental Billionaires”, donde el morbo y el oportunismo editorial definen la agenda de la biografía sensacionalista al uso.

Así, Mark Zuckerberg es el candidato perfecto para convertir en el chivo expiatorio de la semana, a través de una película tan maniquea como moralista, cuya virtud es contar en la dirección con la figura de David Fincher, suerte de alumno aventajado de la generación “consparanoica” de los setenta, desde la perspectiva posmoderna de un revisionista de los géneros canónicos.

Hasta el momento, rinde sus mejores frutos en el seno de la tragedia griega neonoir, al estilo videoclipero y contestatario de “Seven” y “Club de la Pelea”, porque de resto despierta sospechas en el melodrama épico y el film académico.

Aunque poco a poco, su visión apocalíptica tiende a ser integrada e instrumentalizada por los estudios, para calar en el mercado de la resistencia, la desconfianza y el descontento. No en balde, él es un caso emblemático de la contracultura como negocio y la rebeldía en venta.

De hecho, “The Social Network” es su película más contenida y la menos arriesgada en lo formal, salvo por algunos destellos de locura con la fotografía y el montaje, ubicados en segmentos estratégicos del metraje.

Lo demás es plano, rutinario y predecible como la estética de un comedia teenager en fraternidad(censurada).

Incluso, hay mayor vuelo creativo en el empaque de la también conservadora, “500 Days of Summer”. Ni hablar de las comparaciones con el Van Sant de “Elephant”, “Last Days”,”Paranoid Park” y “Gerry”, cintas modélicas y vanguardistas en la representación de la soledad, el hastío y el vacío existencial de la adolescencia americana.

Por ello, el perfil del protagonista de “The Social Network”,me resulta unidimensional, binario y esquemático. Es un resumen de los complejos del manual de Freud para Dummies de la industria: sufre por abandono edípico, por rechazo del ser amado, por exclusión de su entorno, por carecer de afecto, por envidia, por sentirse como una cucaracha en baile de gallina, por tener problemas para ligar, por despecho,por combinar delirios megalómanos con síntomas de patología narcisista.

En consecuencia, busca compensación por su sentimiento de inferioridad congénita y la encontrará al descubrir la clave del invento del siglo XXI, Facebook. Allí descubrirá la formula del éxito y la llave para entrar al selecto grupo de los ricos y famosos, al costo de perder a sus verdaderas amistades.Fin del cuento, de la fábula, de la ficción.

¿Cuál es el escándalo, cuál es la diferencia, cuál es la revelación? Todavía no lo entiendo.

En cualquier caso, por tratarse de un pieza del autor de “The Game”, la película se presta al juego de la libre interpretación.

Por un lado, la apreciamos como una metáfora de la deshumanización colectiva, producto de la emergencia de las plataformas mediáticas en boga, capaces de alentar la fiebre por la comunicación global,al precio de desconectarnos y aislarnos del entorno inmediato.

Tesis vieja, por cierto, y perteneciente a la caduca visión del tópico por parte de la escuela de Frankfurt.El maestro Adorno celebraría el guión de pie.Ergo, seguimos creyendo en la amenaza del poder alienante de la caverna de Platón.

Ahí se cae el tono edificante de Fincher,pues peca de aleccionador, pacato, puritano, reduccionista, simplificador y reaccionario. Umberto Eco no le daría la menor importancia a su mensaje pesimista,alarmista y satanizador, tipo el asesino de “Zodiac” conoce y controla a la net. ¿Se entiende el arcaísmo,el anacronismo?

Por el otro, consideramos oportuno el aporte de analizar los alcances y las limitaciones de la educación superior, en la era de esplendor del capitalismo de crisis y el darwinismo de sálvense quien pueda. Aquí la lectura del realizador oscila entre lo ambiguo y lo redundante, al concentrar y sublimar su crítica en un personaje de la superestructura.

Con todo, la denuncia acaba por salpicar al estado, a la burocracia estudiantil, a la élite de los bobos en el paraíso, a la realidad del surgimiento de los pioneros empresariales del tercer milenio, a quienes se desnuda y se exhibe en paños menores, al margen de concesiones.

Los contemplamos en su miseria,en su hundimiento, en su falta de escrúpulos, en su misantropía, en su machismo, en su hipocresía,en su sexismo, en su misoginia, en su manera de cosificar al semejante al extremo de robarle su identidad.En suma, un brutal espejo de nosotros mismos,de nuestro autismo virtual.

Por desgracia, la película le sirve a Hollywood para lavarse la cara,desviar la atención y demonizar a la competencia, robándole su audiencia cautiva.

De tal manera, “The Social Network” constituye un acto de piratería,de venganza y de pillaje intelectual.

El mensaje entre líneas es obvio: cuídate Mark Zuckerberg, no te metas con nosotros. Te tenemos vigilado,conocemos tu vida y de paso la hacemos pública en una película, como tu haces con cada uno de tus millones de clientes.

Mientras tanto,el expendiente negro de los señores de las sombras, permanece oculto en los archivos, tras robar,plagiar y usufructuar derechos ajenos de propiedad,durante décadas.

Los dueños de las majors son intocables. David Fincher lo comprende y lo asume con resignación. Por eso firma con su puño y letra, “The Social Network”.

¿Se lo imaginan haciendo lo propio con los jerarcas de Sony,Viacom,Time-Warner y Disney? Negativo el procedimiento. Guste o no, le corresponde ser un títere de una operación corporativa y lucrativa de un trabajo de “Inception” comercial.

Una transfusión de sangre para un monopolio en terapia intensiva, en vías de decadencia.

La recompensa del Oscar viene pronto.

¿Es la Ciudadano Kane del 2010?Olvídenlo.Figura por detrás de una cola de títulos.

Por decir lo básico,la “Network” de Sidney Lumet le proporciona una soberana paliza.

10 Comentarios

  1. Mediocre, sergio tú sabías que la fuente aparte del libro para hacer “the social network” fue el mismo mark zuckerberg?; Porque hayas leído un artículo de lo que pasa en Wikileaks esta semana no significa que ahora buscan a todos los individuos del planeta como en “Enemy of the State (1998)”. De verdad que trasfondo tan vacío el que dejas en esta crítica.

  2. Y entonces?Cuál es la diferencia? Es la obvia la inspiración en la vida de tal Mark.Pero igual, el tratamiento del guión es plano,superfluo. Lo de mediocre, como siempre, está de más.

  3. Mediocre a mi parecer, la crítica. Es una simple y superflua biografía, lo raro es que sea tan pronto a cuando ocurrieron los hechos. Un guión de un personaje que hizo un único hecho (hacerse billonario en un año) no merece mucha densidad. Igualmente lo que me parece que está mal en la crítica es el enfoque político; Dudo que haya trasfondo político ya que nadie está en contra de dar sus datos en Facebook (tú incluido) y ni el mismo Mark. Asi que tal cual como dices en tu comentario “Plano, superfluo”, no hay mas para donde agarrar.

    ¿No crees?

  4. No, interpretas mal. Yo hablo del doble rasero. Hacer la película contra Mark Z,desde la perspectiva de la meca,mientras no se haría lo propio con los dueños de la industria. Es todo. Muy fácil dedicarle la película al enemigo,y encima,para robarle mercado.Saludos.

  5. No creo.De hecho,no tengo idea de quien eres tu.
    Todavía hay poder en el hecho de ocultarse.¿O no?

  6. Tengo entendido que Mark Z. no colaboró para la realización de la película. Está basada en un libro no autorizado( The Accidental Billionaires: The Founding of Facebook: A Tale of Sex, Money, Genius and Betrayal) donde se cuenta una versión no autorizada de la creación del bendito Facebook. De hecho, hace varias semanas leí una declaración de Mark Z. donde decía que lo único que había pegado David Fincher había sido su vestuario.

    Por otro lado, Facebook guarda bastante relación con Wikileaks… más de lo que se podría pensar. Las dos son aristas de un mismo fenómeno que está naciendo y que a estas alturas resulta imposible calificar de bueno o malo… Me refiero a la tesis del fin de la privacidad.

    Resulta evidente que Hollywood con la película trata de vengarse de Mark y de todo lo que el representa: un mundo virtual en donde no hay leyes, está llena de torrents, en donde la gente consigue la película que se le venga en gana y gratis. Es por ello que ahora quieren aprovechar la popularidad de la red social para llenar las salas de cine y de paso jugarle una mala pasada al chamo este, que ojo, no es que sea mi santo de devoción.

    Pienso que las películas, y todo en esta vida debe leerse entre líneas. Y esto es lo que hace esta crítica. “Piensa mal y acertarás”

    Muy buen review!!

  7. CIUDADANO NERD

    Me sorprendió el éxito de una película de cabezas parlantes. La vi pirateada en DVD y tenía que usar la pausa para poder leer los diálogos. Pudo haber sido una buena miniserie pero le funcionó a Hollywood como película. Me pareció interesante a pesar de los conservador del tratamieno.Como la historia sucede principalmente en Harvard tiene el estilo medio aburrido y pretencioso de Harvard. No puedo creer que un nerd semiautista haya llegado a hacerse billonario dejando que los demás se pelearan a su alrededor como en la película. Zuckerberg ha pasado a la historia del cine para convivir con personajes muy parecidos a él, como Rain Man y Forrest Gump…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here