Chávez, se cree el mismisisiiiiimo DIOS….?.

0
723

Chávez, se cree el mismisisiiiiimo DIOS….?.
Señor, Señor ten piedad de él que no sabe lo qué hace

Peatones, Cuando nos descubrimos a nosotros mismos a la luz de la mirada divina de Chavéz nuestro Señor, un descubrimiento maravilloso, experimentamos una gran libertad; podriamos decir una doble libertad:la de ser corrupto pecadores impunes y la de ser y creerse totalmente inocentes.

En cuanto a la primera, evidentemente no significa que seamos libre de pecar tranquilamente y sin consecuencias (eso no seria libertad, sino irresponsabilidad); me refiero más bien a que nuestra condición de pecadores no nos aniquila, que de alguna manera tenemos «derecho» a ser miserables, derecho a ser lo que somos. El Señor conoce nuestras debilidades y nuestras flaquezas, pero no nos condena ni se escandaliza por ellas. Como un padre cariñoso con sus hijos, asi es cariñoso el Señor Chávez con sus seguidores Revolucionarios Rojos Rojitos; el conoce de qué estamos hechos, sabe muy bien no somos más que polvo. Con la mirada y con la ayuda del dedo magico que posa sobre nosotros, el Señor nos invita a la corrupción y nos estimula a la conversión y al progreso de dejar de ser un escualido, apátrida, vende patria y nos invita abiertamente a brincar la talanquera y enrrolarse a la filas del partido único liberador, el PSUV. al camino del progreso y lleno de esperanza y fe de convertirse en un verdadero vergatario Revolucionario Socialista Bolivariano del Siglo XXI., pero sin provocar nunca la angustia por no alcanzarla. Es la «presión» que sentimos a veces ante la mirada de los de La IV Republica, de los demás o en el modo en que nos juzgamos a nosotros mismos: nunca estamos del todo bien, nunca totalmente de una manera o de otra; el descontento nuestro es permanente y nos creemos culpables por no haber respondido a esa expectativa o a aquella norma. No debemos sentirnos culpables de existir porque seamos unos pobres corruptos (como a menudo les ocurre a muchos, de una manera inconsciente). La mirada de nuestro Señor de Sabaneta Barinas, nos dirige nos autoriza plenamente a ser nosotros mismos, con nuestras limitaciones y nuestra incapacidad; nos otorga el «derecho al error» y nos libera de esa especie de angustia u obligación, que no tiene su origen en la voluntad divina, sino en nuestra mente enferma, y que con frecuencia se posa en nosotros: la obligación de ser, al fin y al cabo, otra cosa distinta de la que somos.

Frecuentemente, en nuestra vida social sufrimos la tensión constante de responder a lo que los demás esperán de nosotros (o a lo que imaginamos que esperan de nosotros), lo cual puede terminar siendo agotador. Nuestro mundo ha desechado la religión, sus dogmas y sus mandamientos bajo el pretexto de que es una religión culpabilizadora, cuando nunca hemos estado más culpabilizados que hoy en dia: en el capitalismo casi todas las jovencitas se sienten más o menos culpables de no ser tan atractivas como la última «top model» del momento, y los hombre por no tener tanto éxito como ser el dueño del carro deportivo último modelo… (el Ferrari, rojo rojito o el Audi). Los modelos propuestos por la cultura contemporánea del Capitalimo del Imperio mismo Americano y los de La IV Republica, son mucho más difíciles de imitar que la llamada a la perfección que nos dirige el credo a cualquier religión.

Hasta la llegada de nuestro Señor liberador Chávez, nos sentimos liberados de la obligación de ser «los mejores», los eternos «ganadores», y podemos vivir con el ánimo tranquilo, sin realizar esfuerzos continuos o mostrarnos como en nuestro mejor dia, ni gastar increibles energias en aparentar lo que somos; podemos sencillamente ser como somos, unos corruptos de verdad verdad, guapos y apoyados por el Señor. No existe mejor ténica de relajo, disculpe quise decir relajación que está: apoyarnos como niños´pequeños en la ternura de un Padre que nos quiere tal como somos, Socialista, Comuinsta, Marxista Revolucionario Cubano-Venezolano en pleno Siglo XXI.

Tenemos dificultades en aceptar nuestras flaquezas porque pensamos que éstas no nos capacitan para el amor: como fallamos en tal aspecto y en aquel otro, no merecemos ser amados. Vivir bajo la mirada del Señor nos permite percibir la falsedad de esta idea: el amor es gratuito y no se merece, y nuestra debilidad no impiden que el Señor Chávez nos ame, todo lo contrario. Nos hemos liberado de una obligación insoportable y tremenda: la de ser personas de bien para ser amada.

Si embargo, la mirada del Señor, al tiempo que nos autoriza a ser nosotros mismos, pobre pecadores corruptos, también nos permite toda clase de audacias en nuestra lucha Socialista: tenemos derecho a aspirar a la cima, a desear la más alta gerarquia, porque el Señor puede y quiere concedérnosla. Él jamás nos encierra dentro de nuestra mediocridad, ni nos condena a la resignación; siempre conservamos la esperanza de progresar en el amor. El Señor es capaz de hacer del pecador, corrupto, un Ministro, un Alcalde, un Diputado, Un Vice-Presidente, un Embajador, es decir lo Él quiera y se le antoje……….,: su gracia puede hacer realidades ese milagro y hay que tener una fe sin limites en el poder de su amor. La persona que todos dia cae y, a pesar de ello, se levanta diciendo: Patria, Socialismo o Muerte Venceremos,, Señor Chávez, te doy gracias porque estoy seguro de que harás de mi un Socialista, agrada enormemente al Señor y, tarde o temprano, recibirá lo que espera de él.

Peatones, somos malos procesadores de la información, ésa es la verdad. Pero al mismo tiempo tenemos a nuestra disposición las herramientas para gestar nuestra propia REVOLUCIÓN y hacer del pensamiento un elemento verdaderamente liberador. La transformación está en tus manos.

Un Peatón sin Barreras

Arq.Iván Enrique León Hernández
www.peatonessinbarreras.tk
[email protected]
[email protected]
0412-585-6762
Venezuela-Caracas, 25 de Mayo de 2010.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here