Aerosmith CCS 2010:Estacionados entre el Poliedro,Las Vegas,Hollywood,Guitar Hero y Disneylandia

12
114


Llegamos tarde, a las ocho, pero salimos de primero,como a las doce.Con el tiempo,uno ya le va cogiendo la caída y la maña a los conciertos del Poliedro y la Rinconada,pésimamente organizados por Solid Show.El fanático se prepara para la contingencia, y al final, lleva con resignación la peor parte del castigo.Al respecto,les recomendamos leer la reseña del colega “Pec” en la revista panfletonegro.com, donde describe, con pelos y señales,las penurias sufridas por él al padecer el concierto desde la sección general.

Nosotros, por fortuna, pudimos pasar a una de las zonas VIP,gracias a nuestros carnets de prensa,después de sortear no menos de tres aduanas y puestos de vigilancia,a la forma de cierto país sitiado y acordonado del medio oriente,cuya sola mención despierta gritos de indignación y llamados a la censura.Póngale ustedes el nombre porque, en realidad, hay tres casos para escoger en el mismo territorio.
De cualquier modo,los conciertos en Venezuela siguen siendo una afrenta a la condición humana,y un irrespeto a la autoestima del consumidor.
No en balde, nos sentimos en una suerte de “apartheid” cultural, donde resurgen desfasadas clasificaciones binarias,dicotómicas y maniqueas,para distribuir al público según su capacidad de compra.
Así,los de atrás pagarán caro por su insolvencia económica,al obtener a cambio de su dinero, un sonido y una visual de proyección televisiva al aire libre.Mejor quedarse en la casa y verlo en pantalla plana.
Mientras tanto,los de adelante disfrutarán de sus privilegios anacrónicos, como una pequeña élite de república bananera,negada a morir y conformada por patiquines de ciudad,esnobistas,recién llegados,nuevos ricos,boliburgueses,modernillos y famosos de la caja boba.Todos gozando por igual en un cambalache de banalidad,materialismo histérico,frivolidad y aires de superioridad moral.El contexto los engaña y ellos se dejan embaucar felizmente,entre rejas, policías armados hasta los dientes y sistemas antimotín, como si la democracia fuese una extensión del mercado, y sólo debería funcionar para unos en detrimento de otros.Los de afuera recibirán palo y agua por el simple delito de pasar por ahí o querer compartir la velada,de gratis. Los de adentro callaremos y nos morderemos la lengua,con un alto grado de autocensura,complejo de culpa, insensibilidad y egocentrismo individualista.Los más idiotas pensarán en voz alta: las reglas son así, yo merezco entrar,y los demás me importan un bledo. De tal manera,insisto, vamos perdiendo calidad de vida y sentido de solidaridad. En consecuencia, la idea de hacer un evento de masas, para integrar en vez de disociar,se desvanece y se diluye al calor de las condiciones del entorno hostil.

En cuanto al toque de la banda de los antaños del estadio de Boston,pudimos experimentar una gama de emociones encontradas, del éxtasis al deja vu.Pero nunca, nunca jamás superó nuestras expectativas.En principio, porque la espera de casi un año para verlos,no fue retribuida con la promesa del cantante de la banda,Steve Tyler,de ofrecer un show de tres horas de duración.Si acaso,llegaron a las dos horas, con falsas retiradas, descansos y demás.Vayan sacando la cuenta.
Por ende, los chicos malos nos volvieron a hacer trampa con el reloj. Al principio,abrieron con energía y fuelle.
Poco a poco, se empezaron a desinflar como globos y muñecos de goma,al extremo de culminar con un cierre de puro trámite, sin orgullo, pasión y gloria.De lo más frío, calculador,burocrático,mecánico y replicante de la temporada.
Remataron por lo bajo y apresuradamente, como si los estuvieran aguardando con las maletas en Maiquetía,para subir al avión y marcharse del país.
Por decir algo,su epílogo no rebasó el límite de las amables despedidas de Metallica y Megadeth.El vocalista terminó su última canción y se largo con unas escuetas palabras de Terminator. Casi dijo:”Hasta la Vista Baby” o “I’ll be back”.

De lo destacable y sobresaliente, rescatamos el jamming de blues del intermedio de la función, encabezado por la guitarra de Perry,la armónica del cantante,y la batería de Krammer,a pesar de los achaques propios de su edad.Imposible compararlo con los increíbles solos de Mike Portnoy para Dream Theater en su reciente presentación del CCT.

Del repertorio clásico y del set list,celebramos la ejecución al pelo de los hits de la formación, con un líder derrochando físico,buena vibra y sentido del humor con el micrófono. Sin embargo, las cuerdas vocales no lo acompañaron del todo, durante el desarrollo de la jornada. Para muchos, el impacto del arranque, lo afecto. Para los críticos, sembró dudas de cara a su futuro en el tour.Para la audiencia,sonó ronco y medio desafinado.

De resto, lo de siempre. Aerosmith no sale de su estado de confort y de su programa cronometrado en laboratorio,al conformarse con repetir su dosis de costumbre y brindar la ilusión de la persistencia de su legado, a sus hinchas de la nostalgia,también bloqueados ante la exigencia de crecer y tomar un rumbo diferente.

Por tanto, la locación del Poliedro representa una metáfora acertada para el instante y el momento de la banda en la actualidad. De hecho, lucen estacionados, con su escudería de lujo,en el puesto número uno de un aparcamiento de automóviles usados y remodelados para la ocasión, a base de cirugías,retoques de pintura y cambios de aceite a lo “Enchúlame la Máquina”.

Huelen a pasado, nos remiten a un imaginario desplazado y nos impiden evolucionar,quemar etapas y madurar.

Ellos mismos son el ejemplo de las contradicciones de vivir de las rentas del ayer, de las herencias cosechadas en los ochenta y noventa, y de los problemas de cargar con un fardo tan pesado en sus espaldas.

En conclusión, Aerosmith vino a Venezuela a demostrar por qué son considerados y explotados como una atracción de un parque temático de Disney,entre rosa,conservadora,ligera e inofensiva. Algo así como una exposición de figuras de cera, como un paseo por una sede del Hard Rock Café, como un recorrido por un “Lost World” de dinosaurios y especies jurásicas en extinción.

Es el pop en su mayor nivel de procesamiento,edulcoramiento y decantación,al gusto de las baladas sensibleras de Hollywood.Música suavecita y cursilona para dedicarle al novio o a la novia en el día de los enamorados.La perfecta banda sonora de una película cotufera como “Armagedón”.La integración y el empaquetamiento de la contracultura, con objetivos netamente comerciales. Después de Kiss,Aerosmith nos visita con otro espectáculo mainstream al estilo de Las Vegas o a la usanza de un holograma virtual de Guitar Hero.

En resumen, todo un Casino con las cartas y los dados cargados(de azúcar y melcocha).
Si los meses pasados serán recordados por reunir a lo mejor del trash en Venezuela,los subsiguientes definirán una tendencia regresiva hacia la apología y la exaltación de la dieta “sugar free” como fórmula de plastificación y cosificación colectiva.
A nosotros nos quedará la tarea de apostar por caminos alternativos y distintos en el ámbito del metal y los géneros eclécticos en boga.

Aguante, aguante la movida indie!!!

GD Star Rating
loading...
Aerosmith CCS 2010:Estacionados entre el Poliedro,Las Vegas,Hollywood,Guitar Hero y Disneylandia, 3.0 out of 5 based on 7 ratings

12 Comentarios

  1. Hola, no se tu nombre, pero quiero que sepas que me resulta estupenda la manera como escribes, te hago seguimiento desde hace algún tiempo, esto que reflejas aqui es una copia al carbón de la mente de los que pensamos y apreciamos la música en su contexto completo.Nuestra página web sldra de nuevo en poco tiempo, nos encantaria contar con este articulo y con cualquiera con los que deses colaborar, si me envias un correo con tu teléfono recibirás nuestra llamada, sigue aelante pana…tienes un talento enorme, saludos…

    Plinio Valles
    Melomaniac Report
    Venezuela

    ResponderResponder
  2. Claro Plinio, adelante.Puedes pinchar o replicar el artículo donde quieras.Después te paso el teléfono por tu email.Muchos saludos y gracias por el feed back.

    ResponderResponder
  3. uhm sabes desde hace un rato he estado pensando que todo ese poco de artistas que nos han venido a visitar a pesar que nos alegren la vida aunque sea por venir y poder verlos en vivo no es otra cosa que parte del entramado que controla el entretenimiento le saca la mayor cantidad de ganancias y lo hace bastante exclusivo para solo los que puedan pagar porque sino sencillamente se joden pues, como por ejemplo el concierto de sting, que no importa que sea a beneficio de los simpaticos muchachitos andinos, ese precio y lo demas fue un abuso, proque uno hace cuentas y si lo haces mas accesible los numeros dan mas alto… pero como que da mas cache hacer las vainas exclusivas
    es por eso que uno se esta dando como cuenta que ya muchos artistas estan aferrandose al pasado, ya sea por sequia cretaiva flojera y demas, para sacar mas dinero y hacer giras mas grandes y mas beneficios y que ademas cuando tu te llevas esas vainas a publicos que no te han visto el efecto es como que a un hambriento le pongas una parrilla enfrente, yo por lo menos disfrute mucho el toque de megadeth, pero mas de una vez al pensar le olia a proposito ese regustillo de usar la nostalgia para sacar mas dinero y tener mas atencion por lo menos el concierto me agrado mucho y bueno todo lo demas…
    cuando estaba oyendo la radio, y dijeron que el concierto habia empezado con un poco de gente que faltaba por entrar, solo pude pensar, es solid show, no deberiamos extrañarnos, los conciertos y espectaculo publicos ya se han vuelto vainas donde quien menos tiene la razon es el que paga, es el que lleva mas palo, pasa mas trabajo y sencillamente que se lo cale pues y sencillamente mucho nos lo calamos por la emocion… solo me pongo a pensar, tu crees que la gente se aguanta callada las vainas que pasaron por ejemplo en metallica, megadeth y kiss si estos artistas vinieran por una segunda y tercera vez????
    si, es una vaina arrecha, pero como dicen por alli… ESTO ES VENEZUELA
    y bueno hablamos de Aerosmith y los rolling??? ellos hacen rato que hacen lo mismo, incluso ya dejaron de hacer nuevos discos, gira y mas gira, ya se dieron cuenta y van por lo seguro, es malo???? yo no lo creo mientras te des cuenta, que es lo que muchos no hacen y se dejan joder como carajitos al quitarle su golosina…
    ya mucha paja…
    saludos men muy bueno

    ResponderResponder
  4. Buena reseña Sergio.

    Apartando lo musical (soy fan de “Aerohits” y KISS) ciertamente la organización de Solid Show fue decepcionante, discriminatoria y digno reflejo del “ese es TU peo, no el mio, yo traje la banda.” y “el que venga atrás qeu arree” que caracteriza a mucha gente.

    Todo lo comentado por Pec es cierto. Especulación, corrupción, perdigonazos… y Atkinson. Nada contra los panas, pero parafraseando a los que usan twitter fue un #fail.

    ResponderResponder
  5. Igual tu, mi pana.Estupenda reflexión como siempre.Gracias por apoyar y por comentar.

    ResponderResponder
  6. jejejejeje…Buen punto,Alejandro.Gracias por el feed back,mi pana.

    ResponderResponder
  7. Me hubiese encantado escuchar a Atkinson para reseñarla.Pero la soltaron demasiado temprano y yo llegué tarde por el trabajo.Saludos.

    ResponderResponder
  8. Una Tarde pero Segura:Steve Tyler es el Mimí Lazo de la escuela del Rock Fashion. Algo así como Sharon Osbourne con diez kilos menos y en esteroides.

    ResponderResponder
  9. Hola, t escribo de Lima.
    Me encantó el post.
    Los tíos malos de Boston se presentarán este sábado acá. A esperar qué tal resultará eso pero la organización ya huele a nefasta. Desde la súper disgregada repartición de las zonas (5 ó 6 en cancha) y los exorbitantes precios (inéditos incluso para Lima que siempre tiene q soportar precios altos debido a la falta de ley de Mecenazgo cultural – en proyecto- y de auspiciadores) pasando por publicidad engañosa como que en Venezuela tocarían 3 horas para “reivindicarse” con el público y esto se reflejaría en el resto del tour (incluyendo Perú por supuesto) y demás cosas.
    Aerosmith no es un grupo que me guste, tan sólo por un par de baladas (Angel y What it takes) , sin embargo pensaba darme una vuelta por ahí ya que al suponerse un mega espectáculo me causó interés y curiosidad, teniendo en cuenta queLima recién es plaza en Sudamérica hace un año aproximadamente.
    En fin, esperemos que los fans salgan satisfechos, sobre todo aquellos que juntaron billete a billete para pagar tan altas entradas.
    Felicitaciones nuevamente, me re gustó tu estilo.
    Saludos,

    Erika

    ResponderResponder
  10. Gracias por comentar,Erika.Mucha suerte en el concierto, y cuando puedas,pasa por acá para hacernos el reporte de tu experiencia.Un placer y saludos desde Caracas!!!!!Nos honra contar con el respaldo de una lectora de una ciudad tan hermosa no sólo del Perú, sino del mundo!!!Arriba Lima!!!

    ResponderResponder
  11. Lo que nos cuesta creer es que nadie se haya quejado formalmente por la denigrante entrada. Caminamos casi desde las Mayas en medio de la oscuridad, los malandros, el fango maloliente y la sensación de que el vivismo explotador florece cuando la fatal organización dá cabida a toda clase de abusos y anarquía. Luego nos enteramos que la cola por la cual no pudimos ver a los Atkinsons ni a las primeras canciones de Aerosmith, (a pesar de haber llegado temprano) fue porque los comerciantes improvisados, amparados por los “organizadores”, vendían la posibilidad de colearte y salvarte de la colita del terror.Salir era bajo tu propio riesgo, con una antena menos, un rayón en el carro, etc. Pero lo lamentable de todo, es que en Venezuela nos estamos acostumbrando a ser pasajeros de tercera del Titanic, parafraseando al amigo que lo señaló en su comentario.
    Más allá de las arrugas de Tyler, cómo nos podemos organizar para que se sancione a Solid Show?

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here