El rol de la izquierda en Venezuela

16
100

Ciertamente, una de las cosas que da más tristeza de este “proceso” ó “revolución” es que haya sido la misma vaina de los adecos. Es decir, los adecos incluyeron a un montononón de gente, llegaron a pueblos inhóspitos con un plan político y social en el que muchos creyeron al verse incluídos, pero algo ocurrió en su irrupción con la izquierda venezolana.

Los adecos le dan un golpe al dictador (ahora, ensalzado de demócrata, como tantos otros militares) Isaías Medina Angarita. El suceso fue conocido como “la Revolución de Octubre” (1945). Lo cierto es que Acción Democrática, que entonces aglutinaba a sectores de izquierda poderosos, tales como los sindicatos petroleros y alguna prensa venezolana; dieron un golpe al régimen dictatorial para instalar una “democracia”.

Tras la Junta Militar, Acción Democrática se erigió como único partido civil, capaz de aglutinar a sectores populares predominantemente de izquierda, que exigían la instauración de la democracia: Paz, elecciones libres y civiles.

Resultado de la transición: ganó, en 1948, el primer presidente electo de Vzla, Don Rómulo Gallegos. Un escritor, un intelectual. Resultado: Otro golpe de Estado. Otro militar al poder. La barbarie de “Doña Bárbara”. Más violencia.

Tras los años de dictadura de Marcos Pérez Jiménez, Acción Democrática y el Partido Comunista de Venezuela, vuelven a conspirar. El resultado: un nuevo golpe en 1958, que vale mucho la pena revisar, pues allí se da una fractura que quizá pueda explicar la situación de nuestros días.

Tras el golpe se crean nuevas alianzas. Rómulo Betancourt, presidente electo, ya no es amigo de Fidel Castro. La izquierda, por su parte, ante la derrota de la candidatura de Jóvito Villalba, decide emprender el sendero de la violencia, de la guerrilla, forma de lucha que hoy es considerada como “terrorista”. Forma de lucha de la cual la gente común estaba cansada. Tras un siglo de guerras intestinas y medio siglo de dictadores, Venezuela creía en una sociedad de paz, no violenta, sino democrática.

Lo cierto es que, mientras crecían las obras sociales, se torturaba, desaparecía, mataba ó estigmatizaba a todo aquel acusado de “conspirador comunista”.

Chávez capitaliza ese resentimiento incrustado en la izquierda venezolana.

En 1998 Chávez es un justiciero frente a masas de víctimas: Durante su campaña electoral, hubo la promesa de hacer justicia a los autores intelectuales y materiales de la masacre “El Caracazo”. Esto sólo se ha solucionado a punta de “realazos” (indemnizaciones). Ni un solo autor material está preso. ¿Será porque los militares de antaño, hoy son gobierno???

Lamento hoy, leer cosas como estas: “En Venezuela, con la llamada revolución bolivariana, no ha habido dialéctica porque no se le ha opuesto verdaderamente ninguna antítesis a tesis alguna, sólo se le han cambiado los nombres a las cosas (leyes, instituciones u organismos). Las escuelas primarias son ahora “bolivarianas” pero siguen siendo las mismas escuelitas de siempre, con las mismas insuficiencias. Se creó una universidad “bolivariana” en un santiamén como si el saber fuera cuestión de magia, pero la formación que allí se imparte sufre de miles de entuertos (ausentismo de profesores, deficiencias en los programas, bibliotecas incompletas) y tendría que ser revisada por ética hacia esos desdichados estudiantes que creen en su universidad. Se decretó “ahora Pedevesa es de todos los venezolanos” pero nadie puede decirnos por qué. Aparte de que los empleados son rojo, rojitos pero eso es para que no los boten”.

¿Por qué? ¿Por qué este sentir refleja la esperanza perdida de un pueblo que creyó (y aún cree) en su desarrollo más allá de su ilusión rentista petrolera, conducida por un caudillo que se cree dueño de la hacienda?

Mi reproche más grande a la izquierda en este momento (no estoy del lado de la derecha simpatizante-aupadora del Carmonazo o paro petrolero) es: ¿por qué la fachada? Coño, ¿por qué el rancho? ¿Por qué se abandonó la idea de un país con EQUIDAD en pro de mantener en el poder a una casta de militares? Nada más lejos de la izquierda progresista, distanciada de ese monstruo llamado Stalin y de la guerra fría. De esa izquierda religiosa, mesiánica y primitiva. De esa izquierda monárquica y nepotista, encarnada en el régimen castrista, que hoy arriba a 50 años de hegemonía.

No tenemos nada en contra de las revoluciones, creemos que logran cambiar irreversiblemente sociedades injustas…. pero, a la larga, se generan parásitos del poder. Ejemplos sobran en la Unión Soviética, Cuba, México o Venezuela.

Compatriotas: La lucha dejó de ser ideológica para convertirse en el mantenimiento de un militar-mesías al poder. Si no fuera así, Cisneros estaría preso y Venevisión cerrada. Fueron ellos los que dieron el golpe, pero bastó con que Venevisión no hablara mal de “hiperlíder”.

Señores, pregúntense ¿por qué esta nueva ley de medios no es aplicable a Mario Silva o a Eduardo Nolia?Pregúntense ¿por qué asesinaron a Anderson y no hay asomo, ni viso de autores intelectuales?; pregúntense ¿por qué si se actúa con diligencia hacia Manuel Rosales o Baduel; no se actúa con el mismo fervor contra los asesinos de más de setenta campesinos, defensores de la ley de tierras, y al menos, cuatro dirigentes sindicales asesinados en Guayana?.

Lo que está a la vista no necesita anteojos. ¿Por qué la máxima autoridad de la Asamblea nacional, a saber Cilia Flores, no es capaz de aprobar una ley a favor de la despenalización del aborto y de la unión libre de personas del mismo sexo?

¿Por qué? ¿por qué en el fondo a nadie le importa el país sino su cuota-miope personal?

No quiero que Chávez entregue mi ilusión a tipos como Capriles Radonsky, Ledezma, El Frente de Mujeres por la Libertad ó el pericómano fascista de Leopoldo López. Creo que “el chavismo” ha aportado debates y caminos nuevos, pero ya es tiempo de cumplir expectativas. ¿Reaccionaremos?

Por favor, rescatemos el país antes de que sea demasiado tarde.

GD Star Rating
loading...
El rol de la izquierda en Venezuela, 1.8 out of 5 based on 5 ratings

16 Comentarios

  1. Leopoldo tendrá 70 años cuando Chavez entregue el poder. No te preocupes por eso.

    ResponderResponder
  2. Para que esa reacción ocurra, lo primero que tienen que hacer es sacar la cabeza del culo del que te conté.

    ResponderResponder
  3. Lupe, el primer paso es entender que el gobierno venezolano no es de izquierda. El gobierno venezolano es una cofradía de militares conservadores de derecha, con ciertas simpatías por el fascismo. Cualquier cosa que te parezca a ti de izquierda… digamos, las misiones, es en realidad populismo de derechas.

    Para ayudar a esta tesis, te paso “Memoria de mi izquierda, puta y triste“, de Vicente Ulive-Schnell.

    La alternativa es… proponer alternativas. Luego de diez años de queja continua, deberíamos tener eso más o menos claro. No basta decir “no me da la gana”, hay que ofrecer una contrapropuesta.

    ResponderResponder
  4. Gracias por citarme Lupe aunque lamentes leer cosas como esas.
    No se entiende bien cuál es el propósito de este artículo.
    La Lupe quiere entender cómo llegamos a la democracia para analizar nuestro presente político y constata la imperfeccion y la ineficacia en los administradores del país, el ventajismo de éstos con respecto al resto de la población. Teme que la tomen por más derechista de lo que pudiera parecer y al final queda exhausta y dice “ya es tiempo de cumplir expectativas” . Cuáles? Algún día lo sabremos.
    No se pierda el próximo capítulo!!! 

    ResponderResponder
  5. Con todo lo que yo he leido en el internet y en la prensa no estoy convencida de que Gustavo Cisneros estuvo envuelto en el golpe.

    ResponderResponder
  6. Tus preguntas son legítimas y tus dudas también. Más o menos por la misma vía, estamos tratando de montar una crítica al gobierno desde la verdadera izquierda. Como bien dice Pratt, lo primero es entender dónde estamos y contra quién se pelea: Este gobierno, véase desde el punto de vista que sea, dista mucho de la palabra “izquierda”.
    Saludos, te paso un artículo que puede ser esclarecedor:
    http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=969190

    ResponderResponder
  7. La revisión histórica era para tratar de demostrar que lo actual es “teatro, puro teatro”.  También para hacer ver que la izquierda en Vzla tuvo entre sus desaciertos esa relación con lo militar: primero con la de la lucha armada y ahora, con ese apoyo incondicional al autocratismo de Chávez.Entre sus aciertos, la lucha por los DDHH, y el rechazo al Ché; algo que ocurre actualmente en Bolivia donde la gente no quiere a “colonizadores occidentales” sino indigenismo puro y duro.Buen artículo el reseñado por Pratt, gracias.  Respecto al reseñado por Krisis, el de Lévy, me caga un poco porque este tipo, cuando se bombardeó Palestina, tuvo una posición nada equilibrada.  Es decir, apoyó al sionismo todo el tiempo sin ver el conflicto en su globalidad y sin condenar la violencia.  De modo que me parece ahora que se le hace “cómodo” hablar mal de la izquierda.  Es urgente y necesario que haya una izquierda que se deslinde del proyecto militarista de Chávez; pero no para arrimarse a los fascios que ahora se las dan de progress, sólo para conseguir sus fines:  acabar con el enemigo.  Hay diferencias y hay que tener cuidado de no resultar uno, una vez más, utilizado por un bando.Por último, comentarles que el nivel del país es francamente deplorable.  Aprecio mucho a Vladimir Villegas, pero con “entrevistas” como esta no llegaremos muy lejos: http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/73734/eso-no-es-el-socialismo-ni-del-siglo-xxi-ni-de-otro-siglo/Saludos.

    ResponderResponder
  8. Catalina,Y la reunión entre Jimmy Carter, Chávez y Cisneros… ¿dónde me la dejas?  Para inducir cambios hay que tener argumentos, y para tener argumentos hay que conocer la historia.  No te dejes meter gato por liebre, estimada.

    ResponderResponder
  9. Sí, creo que estamos de acuerdo: muchas veces la gente, por apoyar algo tildado de “izquierda”, se va de bruces avalando aproximaciones fachas. Sobre BHL, conozco sus textos y algunas de las posturas polémicas que tiene, de esa entrevista rescato el “cuando el partido socialista llega al poder, inmediatamente paso a ser parte de la oposición”. Brillante. Que él sea consecuente o no con eso es otra cosa, pero creo que es la actitud adecuada cuando se entiende las relaciones de poder de un estado y lo que pueda llamarse “pensamiento de izquierda”.
    Sobre nuestro gobierno en particular, alguien acaba de publicar “la mentira anticapitalista antiimperialista…” en Panfleto, otro trabajo más que viene a sumarse a todas las denuncias de contradicciones y falacias argumentativas que tratan de pintar a un gobierno militar, conservador y reaccionario de derecha, con la brocha de la izquierda.
    Saludos, seguiremos tratando de montar ese proyecto de izquierda anti-autoritaria…

    ResponderResponder
  10. A lo que voy es a que se debe asumir una posición antimilitarista sea uno de derechas o izquierda.  No se vale que no te guste Chávez pero sí Uribe.  En este punto creo importante la observación de Oscar Arias sobre Honduras:  Lo que pasó obedece a una creciente injerencia militar en la región.  Paradójicamente, los países que tuvieron férreas dictaduras, como Argentina o Chile, son los que más están apostando a la civilidad y manteniendo al margen a estos señores.Si uno está a favor de los derechos humanos y civiles, no se puede andar tomando partido ni por Uribes, ni por Chávez, ni por Michelettis, ni por Calderones, ni por Hezbolá, ni por el sionismo.  Se tiene o no se tiene una política anti militar.  No hay golpes o guerras buenas y otras malas.  Caer ahí es estar entrampaos.Lo anti militar empieza también por erradicar de nuestras mentes la percepción de que siempre existe un enemigo.  

    ResponderResponder
  11. Lupe, como dice el gran Alfredo Zitarrosa, no te olvides que era militar Artigas, el general traicionado.
    Más escucho a la oposición, más te quiero Chávez.

    ResponderResponder
  12. Es obvio que estoy leyendo una obra sin una pizca de filosofía o sea un anarquista extremista,
    supongamos que tu llegas al poder,y empiezas a darle coñazo a todos a todos a los oligarcas a la izquierda,a la derecha,y no te defines,.. coño te aseguro que tu gobierno va ser mas breve que el de carmona,la revolución bolivariana a tenido muchos cambios en 11 años es verdad que al principio se colaron tiburones y camaleones.algo que no se pudo evitar pero también es cierto que se a ido limpiando y se seguirá limpiando y que hay que hacerle una purga extrema ¿y quien dijo que las revoluciones son fáciles pero te aseguro que son mejores que el fascismo y mejor aun que el anarquismo¡¡

    ResponderResponder
  13. Ramon, estás apoyando a una revolución fascista de derechas. Lo más divertido de todo es que jamás podrán limpiar eso, porque para hacerlo tienen que purgar al militar conservador que dirige la revolución.

    ResponderResponder
  14. En vista de los resultados de las elecciones y ciertas diputaduras ganadas en favor de asesinos del pasado, estaré publicando próximamente. Gracias a todos por su feed back.

    Chaparro: Sí, puede ser que me veas anarquista. La verdad, a diferencia de ellos sí creo en elecciones, sí creo en el Estado y me considero profundamente liberal. Pero no desdeño las palabras de Bakunin: “Los seres humanos sólo tienen tres maneras de revertir su mal vivir: La iglesia, el bar y la revolución”. Apuesto por la opción tercera, lo que vemos hoy en nuestro país, pertenece a los dos primeras”.

    Salud!

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here