Soundtrack para una debacle (esta semana en el iPod)

0
28

Rook – Shearwater

Ciertos ecos de Sixteen Horsepower y Radiohead en modo acústico, la voz de Jonathan Meiburg, piano, cuerdas, idiófonos (¿un xilófono? ¿un carrillón?), componen un álbum hipnótico en el que Shearwater mantiene una tensión dramática muy bien administrada. Un corto melodrama de 30 minutos que, en múltiples repeticiones, fácilmente puede consumirse una lenta tarde de sábado.

Rooks:

Stay Positive – The Hold Steady

Disco de himnos inmediatos, sin vergüenza por los coros onomatopéyicos, sembrado de referencias (Iggy Pop, Joe Strummer, Led Zeppelin) y auto-referencias. Tiene por ahí un aire a algo de E Street Band en los 70s, pero con otro vocalista.

Una de las características (y hándicaps) de The Hold Steady es que Craig Finn suena como un tipo del público al que acaban de nombrar cabeza de una banda bien ensayada. Afortunadamente, en Stay Positive, un ligero ajuste, un truco de estudio quizás, hace que la música, las letras y la voz engranen por primera vez.

Como prueba, el track homónimo (que trata sobre hacer las paces con su modesto éxito) y One Of The Cutters (una pieza de narrativa, una historia excelente acompañada por un clavicordio) son perfectas para esa incomodidad que proyecta Finn.

Stay Positive:

One of the Cutters:

Con este disco, The Hold Steady amplia las fronteras del nicho que construyó con Boys and Girls in America y fortalece su posición como una de las pocas bandas que en la actualidad pueden hacer rock clásico sin dejar de sonar frescos.

Dear Science – TV On The Radio

Return to Cookie Mountain fue para mi el mejor disco de 2006. Probablemente este año reserve el mismo lugar para Dear Science.

TV On The Radio no escatima para atormentarse (después de todo es una banda compuesta por geeks). Sin embargo, el primer tema, Halfway Home, es interpretado por un Joy Division en modo surf y anuncia que las verdades más amargas de Dear Science serán entregadas con entusiasmo.

Así ocurre en Dancing Choose, un rap-punk sobre como el colapso social alimenta el amarillismo mercenario de la prensa, o en Red Dress, un funk que trata el secuestro de la sociedad norteamericana por parte de la derecha cristiana. Si hay algo que propone Dear Science es que la mejor forma de lidiar con una vida atormentada es bailar tus problemas.

Dancing Choose:

Pero no todo es denuncia. Dos baladas destacan: Family Tree es un tema que Coldpussy podría hacer si se sentaran cinco minutos a escribir letras, y Lover’s Day es una larga seducción cuyo arreglo pop contrasta con un mensaje descarnado:

I wanna love you all the way off
I wanna break your back

Al final, el sentimiento que deja la propuesta de Dear Science no es rabia, ni angustia, sino confusión. Este es el soundtrack para el colapso de la Presidencia Imperial y la debacle financiera. Los integrantes de TVOTR tratan de señalar, bailar, amar, sobrevivir en un país que se cae a pedazos y afortunadamente, durante el proceso, siguen sonando como ninguna otra banda.

GD Star Rating
loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here