Drama Siloso

19
88

Dramatis Personae

Hugo Yavez, El Presidente
Sr. Cabronaza, Edecán del Presidente
Ofelia, Maestra de la escuela Calicanto de El Bostero, Guárico
Angelina, estudiante de la escuela Calicanto
JMSaliva, un baboso de poca importancia

Acto 1

Ofelia- (Sollozando) Ay, vana esperanza la nuestra, maestras de El Bostero. No hay agua, no hay luz, no hay trabajo, no hay con qué carajos enseñar a estos niños que son la esperanza del pueblo. Condenados estamos los adultos a esperar inutilmente que mejoren las cosas. Y condenados están nustros hijos a continuar en la misma espera. Solo hay problemas por todas partes. Yo lo quiero es que no aiga peos.

Angelina- (Saliendo a la escuela mientras piensa). Hoy tampoco voy a comer. Ya van dos meses sin almuerzo en la escuela. La maestra dice que recortaron el presupuesto y lo poquito que hay se lo embolsilla el director de la escuela.

Entra Hugo Yavez con bata roja rojita.
Hugo Yavez- Juro ante Dios, ante la Patria y ante el Pueblo que, sobre esta moribunda Constitución, impulsaré las reformas necesarias para elaborar una Carta Magna adecuada a los nuevos tiempos

Sr. Cabronanza, al lado del Comandante- Es un fósil histórico, una pieza de museo.Debe ser derogada, ridiculizada, humillada y puesta contra el paredón.

Ofelia y Angelina, al unísono- Sagrado corazón de Jesús, oiste nuestras oraciones. Por fin alguien si se va a encargar de resolver los problemas. Ese Hugo se parece al santo de Isnotú, el presidente del pueblo. Y el Sr. Cabronanza lo apoya. Esos dos van a traer las soluciones.

Sr. Cabronanza- Es la encarnación de la deriva, de la profunda perdición  luego del fracaso de los grandes relatos freudianos. Las tesis de Freud desembocaron en un enorme fiasco internacional, denunciado por los promotores de la deconstrucción antiedípica, mientras el piscoanálisis alcanzó el status de chiste y de farsa, para imbéciles ilustrados, hasta en las películas de Woody Allen.

Ofelia- ¿Y cuando van a resolver los problemas de la luz y del agua? Voy a escribirle una carta a Hugo para que se deje de pistoladas y arregle los problemas porque esta vaina ya no la aguanta ni Mandrake.

Hugo Yavez— (Al recibir la carta de Ofelia) Nadando en las profundidades de su carta solidaria pude auscultar un poco los pensamientos y los sentimientos, es que todo tiene su tiempo: de amontonar las piedras, o de lanzarlas… de dar calor a la revolucion o de ignorarla; de avanzar dialecticamente uniendo lo que deba unirse entre las clases en pugna o propiciando el enfrentamiento entre las mismas, segun la tesis de Ivan Ilich Ulianov. Tiempo de poder luchar por ideales y tiempo de no poder sino valorar la propia lucha… Tiempo de oportunidad, del fino olfato y del instinto al acecho para alcanzar el momento sicologico propicio en que Ariadna, investida de leyes, teja el hilo que permita salir del laberinto…

Sr. Cabronanza — Surgió la autoyuda como discurso populista de redención para las masas, en un país hundido en la miseria, el caos y el desconcierto colectivo, a la luz del descalabro del sistema democrático y la perdida de fe en el resto de las instituciones. Nada quedó en pie, nada sobrevivió a la catástrofe posmoderna. Ni la iglesia, ni el estado, ni la empresa privada. Únicamente, pudo persistir, a medias, la ilusión de la caja boba y los simulacros de la esperanza electrónica. Y es allí cuando el pare de sufrir entra en acción, cuando Hermes se convierte en un ícono criollo, cuando irrumpe el mito audiovisual del héroe mesiánico de la mano de Chavez, y cuando finalmente resucitan los peores fantasmas del pasado, con un rostro diferente, para intentar recuperar el terreno perdido, como el caso del proyecto reaccionario de Ratzinger y como el caso del renacimiento conservador de la derecha industrial del primer mundo.

Angelina—Maestra Ofelia, yo creo que esos señores no van a hacer un carajo por nosotros. Están cundidos de SILA. Tan solo oyen sus palabras huecas y se quedan perdidos en el eco de sus galimatías.

Ofelia—No digas eso niña, que se va a formar otro peo y yo no quiero que aiga peos.

JMSaliva—Un momentico, maestra Ofelia. Tú te la das de maestra pero cometes errorsitos ortográficos. No se dice “aiga”, se dice “haiga”, con ache, perdón, con hache. (Ay coño, si me pilla Carlos Elio me va a dejar en ridículo otra vez. Mejor me voy con mis errorsitos pa’l carajo).

Exeunt…metiéndose el rabo entre las piernas.

Hugo Yavez– El Libertador Simon Bolivar, cuyas teoria y praxis informan la doctrina que fundamenta nuestra revolucion, en esfingica invocacion a Dios dejo caer esta frase preludial de su desaparicion fisica: Como podre salir yo de este laberinto…! Y al edecán Cabronanza, ya me cansé de sus cabronerías y lo coy a mandar a la mierda. Le voy a tocar el pito cuando lo despida.

Sr. Cabronanza—Ja, ja, ja, me das risa Hugo. Me das mucha risa Ofelia, maestra del mierdero de este pais.  Qué cómica eres Angelina, nunca me había reído tanto. Ja ja ja ja ja ja ja ja ja. Que risa me dan todas las vainas que no están de acuerdo conmigo.

GD Star Rating
loading...

19 Comentarios

  1. Gracias, Carlos Elio, tanto afecto siloso me abruma. Desperdiciar tres o cuatro horas de tu vida en mí, entre la escritura, la corrección y el montaje de tu artículo, es un gesto difícil de olvidar, viejo, sin contar el proceso de meditación previa de la idea. ¿Cuanto tiempo habrás pasado meditando el asunto?Me alegra poder quitarte el sueño, estimado colega de Chirinos. Ni el día de mi cumpleaños me dedican semejante atención y cariño. Un gran abrazo desde el fondo de mi sila.

    Ahora entiendo porque lo tuyo es puro teatro. Un melodrama muy sencillo, en donde todo consiste en compararme con Hugo.

    ResponderResponder
  2. Sr. Cobranza, quisiera creer que sus palabras de aprecio son sinceras. Ahora no lo son, pero podrían llegar a serlo algun dia cercano.

    ¿Que tal si yo tengo razón y el SILA no es solo una aberración de la estética del lenguaje sino un virus que disminuye la capacidad de razonar usando relaciones causa-efecto? No es un virus biológico; eso es claro. Los virus que atacan las computadoras tampoco son biológicos, pero sabemos que son muy perjudiciales.

    El SILA debilita la capacidad de razonar al aumentar el valor subjetivo de nuestras opiniones previas. No sé si ha leído sobre metodos Bayesianos en teorías de decisión. El teorema de Bayes sostiene que el buen razonamiento resulta de la combinación de opiniones previas (prior probabilities) y datos empíricos (likelihood ratio). Si las opiniones previas se mantienen con absoluta certidumbre (i.e., dogmatismo), entonces ninguna cantidad de datos va a lograr que usted cambie de opinión. Matemáticamente, es equivalente a multiplicar el valor de los datos por cero. El título del libro de Teodoro Petkoff “Solo los estúpidos no cambian de opinión” se refiere al problema de la preponderancia de las opiniones previas.

    El SILA aumenta injustificadamente el valor de las opiniones previas porque el siloso cree sinceramente que es mas arrecho que la verga de Triana. En colonias de la corona, el rey mandaba edictos llenos de SILA los cuales eran leídos por el jalabolas de turno. Nadie entendía un carajo, pero lo decía el rey y eso era suficiente para intimidar a los plebeyos. Después que se mandaron al rey al mismisimo carajo, los que asumieron el mando imitaron las conductas de la vieja estructura de poder y siguieron con la pendejada del SILA como el formato con el cual comunicaban al pueblo sus designios divinos. ¿Cree usted que esas son vainas de Chávez solamente? No, lo hacen todos. Ya he puesto en PanfletoNegro frases de AD, de Copei, del MAS. Cualquier pendejo que aspira al poder o ejerce el poder, siente la obligación de hablar con SILA.

    Y no se trata solo del poder político. ¿No siente usted la presencia del SILA cuando lee un artículo de Ibsen Martínez, o de cualquier personaje de la opinión pública de Venezuela? Tal vez no se ha dado cuenta que su lenguaje es similar al del Comandante. Hablan de la misma manera, creyendo que las frases les quedan bonitas, y no se dan cuenta que no dicen un carajo. Puras galimatías como decía Angelina.

    ResponderResponder
  3. Por lo visto, tu eres el único libre del síndrome del sila, Carlos Elio. Por lo demás, evito leer manifestaciones pragmáticas de esquizofrenia senil como las de Teodoro. Un beso.

    ResponderResponder
  4. “Esto apesta a viejo meao”

    JAJJAJAJAJAA la frase del año. Debería ser el slogan de la Villa del Cine

    ResponderResponder
  5. “si me pilla Carlos Elio me va a dejar en ridículo otra vez. Mejor me voy con mis errorsitos pa’l carajo”

    ¿Qué te puedo decir? SILA ves, dile que, qué me han visto derrotado y que lo nuestro está olvidado. Qué los días se han pasado y ni cuenta yo me he dado…

    ResponderResponder
  6. Me cuesta aceptar que Chávez sea el mejor líder para Venezuela, pero ciertos datos indican que sí lo es. Un buen líder se identifica con el pueblo que lideriza, refleja sus valores, les da un lugar central a esos valores reforzando la permanencia de la cultura.

    Cháves es siloso y los lídres de opinión, grandes y pequeños, en la oposición o en el gobierno también son silosos. Incluso los fantasmitas minúsculos que deambulan en PanfletoNegro han hecho del SILA la señal característica de su “branding image.”

    Y ahora los insultos como respuesta preferida. “Mr. Danger, tú eres un burro, tú eres un cobarde, Mr. Danger. Eres de lo peorcito que ha existido” decía el comandante en uno de sus más profundos analices del peligro que para todos representa el inmenso poderío militar estadounidense. “Alan García eres un perro, eres un arrastrado” decía el comandante tratando de influenciar los resultados electorales de Perú.

    Yo creo que el SILA disminuye la calidad del proceso de inferencias al elevar injustificadamente el valor de las opiniones previas. Para el siloso los datos no tienen valor, si ellos tienen todas las respuestas de antemano. Eso podríamos discutirlo. Una bpusqueda en Wilkipedia de tería de decision o de probabilidad subjetiva, o de heurísticas de razonamiento produce el material para el debate. Pero no hay debate. Hay un baño de miados. El estilo del comandante campea victorioso en las mentes de muchos venezolanos.

    Es posble que esté equivocado y que el SILA no tenga ninguna importancia en la toma de decisiones. Pero no creo que lleguemos a discusiones fructíferas a punta de insultos. A lo que sí llegamos es a la reafirmación del liderazgo de Chávez. Eres un burro Alquimio, eres de lo peorcito que hay.

    ResponderResponder
  7. Carlos Elio = un obseso con Chavez. Por casualidad eres un ex-votante, ex-militante suyo??? Porque ese fanatismo tuyo contra el carajo solo lo muestran los recien conversos, sobretodo los que fueron muy fanaticos de el. Ves a Hugo en gente que ni en mil reencarnaciones se pareceran a èl.

    ¿Sera que debemos pagarte una visita a Miraflores para que descarges toda tu frustacion de fan decepcionada?

    Coño, aqui no somos chavista y por tanto no queremos cargar con muertos que no son nuestros.

    ResponderResponder
  8. Corroncho, ofreces una buena sugerencia; sin embargo es falsa. Mi problema no es Chávez, es el SILA. He puesto muestras de SILA que he encontrado en documentos de la UCV, en la página de AD, en declaraciones de jerarcas copeyanos, en gente de la V república y en el discurso del comandante. Tengo cientos de recortes de El Nacional con muestras de un SILA verdaderamente escandaloso. Hay un tal Rubén Monasterios con un lenguaje tan enrevesado que apabulla. Muchos de sus escritos son indescifrables.

    Yo vivo en una ciudad estudiantil del medio oeste americano desde hace años y no he tenido la fortuna (o el infortunio) de experimentar directamente los descalabros que las locuras del comandante le ocasionan a la gente, aunque mis familiares sí tienen que calarsela.

    Mi peo es con el SILA. Tengo un artículo donde propongo un modelo matemático para medir el SILA y voy a editarlo para publicarlo en PanfletoNegro. Tal como está es muy tecnico y no veo la necesidad de aburrir a la gente con estructuras de fondo y de superficie en gramática transformacional.

    Yo creo que sí es un virus. La gente está contamindad y no se da cuenta. ¿Tú has leído las vainas que publica el Sr. Cobranza? No vengas a decirme que esa vaina no es silosa. El peo no es con Chávez, sino con el SILA, venga de donde venga.

    Piensa en la Alemania de los años 1930. Alguna gente tendría un peo con Hitler, tal como los judíos o los gitanos o los comunistas. Pero otros tenían el peo con la mentalidad de la supremacía aria. Hitler se encaramó en la ideología Nazi, pero cualqier otro cabrón lo hubiera hecho. El peo era con la ideología, no con la persona. Chávez se encaramó gracias al SILA: habló guebonadas hasta por los codos y la mayoría de la gente dijo: carajo, ese tipo si es arrecho. Pero su mensaje no decía nada específico, no analizaba los problemas o proponía soluciones.

    Si la sociedad le hubiese dicho: “querido Huguito, dices un montón de bolserías pero no propones nada guiado por relaciones causa-efecto” seguramente el país andaría por otros rumbos y por este derrumbe.

    Si el Sr. Cobranza se dijera a sí mismo: “Coño, Carlos Elio tiene razón. Estoy hablando tanta guebonada como el comandante y no hay nada que yo deteste más que parecerme a él. Voy a escribir sin SILA” entonces, yo hasta podría disfrutar sus escritos. Así como son las vainas, él no llega ni a fantasmita minúsculo sino parece mango verde: da ganas de cagar.

    ResponderResponder
  9. Veo, Carlos Elio, una como aptitud satírica en tu parodia, debido a la fusión del Comandante y el furibundo Yahvé en el símbolo parlante de Hugo Yavez; a la mala parla de la maestra y la buena y elocuente de la alumna; el diabólico Cabronaza, especie de Polonio o Rasputín de la escena; y el pueblo personificado en Saliva. Algo débil se ve el vínculo de Yavez y Cabronaza, pues en realidad no dialogan. Son como personajes líricos, recitando cada uno por su lado. El vínculo o costurón entre ambos existe nomás por el dramatis personae. No lo muestra el diálogo ni la escasa acción dramática.

    Lo deslumbrador de tu parodia, que lo tiene, se opaca poéticamente con la tesis del sila.

    Por eso te prefiero, Carlos Elio, dramaturgo y no científico social. No abandones la poesía, que es más elevada que cualquier conversación dialéctica. Aún así, espero ansioso el artículo con mediciones de neuronas y leucocitos destruidos por el sila. Puedes enviarme la versión íntegra por correo. En tratándose de expresión, no tengo prejuicios y me gusta todo. La obsesión con un tema y el logro de un estilo a contacorriente de toda objeción son cosas propias de poetas.

    Saludos

    ResponderResponder
  10. Coño, algo, no sé si de esta pieza o de los comentarios, me hizo recordar a Joao de Gouveia, quien huyendo de Globovisión voló a Portugal, donde, según testimonio suyo, siguieron persiguiéndolo y secuestrándolo de noche los del canal. Dijo que lo drogaban para prostituirlo y fotografiar sus involuntarios trabajos como mamador, igual en Caracas que en Lisboa. Se hacía pruebas de laboratorio cada mes, pues temía estar contagiado con vih. Pensaba continuamente en Chávez, y regresó a Caracas con la intención de pedir ayuda al Comandante. ¿Cuándo vuelves, Carlos Elio, del gringo medio oeste?

    ResponderResponder
  11. Ok, hay gente que escribe rebuscado para al final no decir nada, eso no es nuevo, todos los políticos y cualquiera que quiera convertirse en líder sin tener las cualidades para hacerlo lo utiliza. Pero eso no justifica que las “masas” se dejen engatusar porque les hablen bonito o adornado por un tipo con aires de ser un sesudo.

    Me parece interesante su campaña y creo que tiene mucha razón en lo que escribe pero creo que al final usted termina cayendo en lo mismo, porque tratar de analizar un discurso que en el fondo no dice nada a través de un método científico, significa enredar más el asunto con tecnicismos que al final van a ser desechados con la típicas expresiones viscerales de “tu lo que eres un gafo”.

    Con esto no quiero ofender a ninguno de los que acostumbran a escribir en Panfleto, solo es una observación. Por mi que cada quien escriba como le de la gana.

    Saludos a todos

    ResponderResponder
  12. Grata sorpresa, Pescador. Confieso que creía que nadie se iba a percatar de la crítica a la educación anudada al contraste entre el lenguaje de Angelina y el de Ofelia. La debilidad del vínculo comunicacional entre Yavez y Cabronaza es intencional. Sus palabras son paralelas en el sentido euclidiano de las paralelas: son lineas que nunca se tocan aunque corren en el mismo sentido. Esa es una propiedad del SILA. Como no dicen un carajo, es imposible establecer un diálogo. El asunto es decir galimatías mientras pretenden que están diciendo cosas importantes.

    La fusión de Chavez con Yehova no fue intencional, aunque me intriga la posibilidad. Hugo Yahovez suena interesante por lo diabólico de ambos personajes. Con tu permiso, voy a usarlo en el futuro. Si el crédito es importante para ti, voy a reconocer la fuente del nombre.

    Ahora, al asunto central. Disfruto mucho la literatura y siento un gran respeto por la poesía. Una vez tomé un curso sobre los poets románticos ingleses: Wordsworth, Coleridge, Blake (mi favorito), Shelley, Keats. Quedé impresionado por la maestría de ellos y algo decepcionado al descubrir otro mundo en el cual siempre seré un forastero. Mi area son los modelos matemáticos, analisis de decisiones, y teoría de la medida. Cambiaría todos los axiomas por una cuantas estrofas si pudiera hacerlo. Me contento con disfrutarla, y estudiarla cuando puedo.

    Hagamos un trato: tú pones los sonetos y yo los teoremas. “Zapatero a tus zapatos”, decía la tiíta Catalina.

    ResponderResponder
  13. A pesar de que trataron de limpiar, sigue apestando a viejo meao / O como diríamos en SILAbrico…el ambiente se ha tornado una tanto pestilente, producto de los residuos de la incontinencia senil de nuestro grato colaborador con quien tengo el grato placer de compartir el nombre que se me ha dado al nacer

    ResponderResponder
  14. Bróder, el SILA no existe, o digamos que no es nada nuevo. Lo único que haces, en el mejor estilo SILA, es tomar algo que ya se ha descrito hasta el cansancio (la retórica y la semiótica) y le das una etiqueta pomposa para decir que tú lo inventaste. A esto le añades un delirio metafísico insostenible sobre los “virus” y luego vas por allí aplicando tu conceptico.
    ¿Cuál es tu punto, que el discurso se enreda para parecer más inteligente? ¿Que esto funciona en política? ¿Que un discurso que funciona se reproduce y se copia?
    Que yo sepa, esa vaina aparece desde la República de Platón y la Poética de Aristóteles… Por lo demás, no pareces decir nada novedoso…
    Suerte consiguiendo tutor para tu tesis SILA.

    ResponderResponder
  15. pana, carlitos ¿te vas a quedar con esa? krisis acaba de darte una buena mano. sea caballero, haga respetar su teoría. sea caballero. dé la cara, varón.

    ResponderResponder
  16. Krisis, Galileo subió a la torre de pisa y soltó piedras; así comenzó la ciencia. Para evitarnos diatribas innecesarias, quiero reconocer que hay una diferencia inmensa entre la obra colosal de Galileo y los pequeños esfuerzos de un advenedizo en un mundo de fantasmitas incoloros aunque tienen algo de inodoros.
    Imagino a tus antecesores diciendole a Galileo: “Galilei, Trucutrú sabía que si soltaban las piedreas de lo alto, iban a caer. Eso es mas viejo que el modo de cagar agachado.” Galileo le dio nombre al fenómeno (gravitas), lo midió, y propuso un modelo relacionando distancia y aceleración. Visita
    http://galileoandeinstein.physics.virginia.edu/lectures/gal_accn96.htm

    Por una parte le pongo nombre al fenómeno. Eso facilita la discusión ya que no tenemos que usar frases para describirlo. Por otra parte propongo métodos empíricos para medirlo. Además propongo un modelo para relacionar el SILA con calidad de la toma de decisiones. Explícitamente digo que el SILA aumenta el valor subjetivo de las creencias previas y disminuye el valor de los datos empíricos, lo cual degrada la combinación Bayesiana entre datos y creencias.
    Tú puedes estar en desacuerdo con el modelo, con el nombre o con la medición, en cuyo caso podrías proponer alternativas. Lo que no es aceptable es decir que el SILA, tal como lo conceptualizo yo (con medición y modelos) era algo conocido por todos, sin citar la evidencia.

    ResponderResponder
  17. Estimado carlitos:
    Lamentablemente (o afortunadamente) no tengo la formación ni los conocimientos adecuados para evaluar aquello que llamas SILA. Básicamente, el único método de medición que se utiliza hoy en día es el “acuerdo inter-subjetivo” o el “peer evaluation”, como dicen los Yankis. Como no soy -gracias a Dios-, parte de ninguna cofradía lingüística o sociológica, no tengo la competencia necesaria para darte el visto bueno.
    Extraña, dicho sea de paso, que busques justamente ese nivel acá, en Panfleto. Lo que sí te puedo decir, es que dentro de mi ignorancia, me suena a déjà vu. Sokal y Bricmont (Imposturas intelectuales) atacaron algo que, a mis ojos, es lo que tú pretendes descubrir, hace más o menos 10 años. De hecho, entre Cobranza y tú, y Sokal y Lacan, no parece haber mucha diferencia aparte de lo tropical de la discusión.
    Por lo demás, dirígete a las revistas especializadas y a gente como Adriana Bolívar de la USB si quieres seguir teniendo ínfulas de novedoso. En internet consigues millones de direcciones y de consultas posibles para disipar tu duda. Yo repito que no veo nada que gente como John Searle o Perelman no hayan discutido, analizado y medido hace más o menos 50 años, pero insisto que no soy para nada experto.
    Suerte con la tesis y espero que logres afinarla.
    Saludos cordiales.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here