Literatura, arte y poder a propósito de “Historia de un Encargo: La Catira de Camilo José Cela”

10
602

a379_g.jpg 

La “Historia de Un Encargo” de Gustavo Guerrero acaba de llegar a Caracas en el momento y la hora indicada, cuando las relaciones carnales entre arte y poder rozan el límite de la impunidad, al evocar el tristemente célebre y patético caso de Camilo José Cela durante su pasantía por tierras venezolanas con el objetivo ominoso de escribir una novela al servicio de Marcos Pérez Jiménez, para contrarrestar la influencia de “Doña Bárbara” en la región y estrechar lazos de sangre con Francisco Franco,el oscuro patroncito del reconocido narrador gallego.

franco.jpg

En tal sentido, el ensayo guerrero de Gustavo no sólo merece la rendición incondicional de la crítica por su oportuna valentía, sino también debe leerse en el mismo marco contextual de las obras maestras del género, tanto en el plano audiovisual como ensayístico.

Así pues, el virulento desmontaje de “Historia de un Encargo” logra inscribirse en la tradición de títulos emblemáticos de la talla de “Mephisto” de Klaus Mann, posteriormente adaptado por el genio húngaro István Szabó.

mephisto.jpg

Por ende, y según el trabajo del autor criollo, Camilo José Cela vendría a ser como un “Mephisto” sobrevalorado por las políticas culturales de su tiempo, como producto y consecuencia de su pacto con el demonio de El Caudillo ibérico, aliado, no por casualidad, al eje del mal de Adolfo Hitler.

1940-hendaya-franco-hitler.jpg

De forma natural, ello permite comprender el origen de la actual epidemia fáustica sufrida por la intelectualidad vernácula, bajo el impulso económico de los líderes carismáticos y los gorilas de por ahora.

Ayer fue Camilo José Cela con su jugoso contrato de 30 mil dólares para producir un escandaloso folletín de aliento nacional.

camilo_jose_cela.jpg

Hoy la lista pica y se extiende desde la Villa del Cine hasta los bolsillos henchidos de Danny Glover, para desarrollar encargos abominables, estériles y corruptos como “La Clase”, “Miranda Regresa” y pare usted de contar bancarrotas estéticas anunciadas con antelación.Es contigo, Luis Alberto. No te hagas el loco, José Antonio Varela. Sus “Catiras” vayan por delante como testimonio de la claudicación del gremio y la necesidad de reeditar episodios nefastos de nuestra historia.

Al respecto, conversamos con Guerrero sobre el tema en cuestión, a fin de intentar comprenderlo y asirlo dentro del panorama contemporáneo a la luz de la publicación de su texto galardonado, de manera justa, con el premio Anagrama.

Para el autor, existen dos tipos de intelectuales funcionales al poder.Número uno, quienes lo hacen por convencimiento, quienes lo hacen porque creen y comparten la ideología del proyecto planteado por el gobierno de turno, como el caso de Albert Speer, el arquitecto del Fhurer.

Número dos, quienes lo hacen por mero interés personal y especulativo, en busca de fama y prestigio a toda costa, como el caso de la generación de relevo a las órdenes de Farruco Sesto.

800px-camilo_jose_cela.jpg

Por extensión, Camilo José Cela encarna la fusión de ambos arquetipos,  al representar en vida lo mejor y lo peor de ellos a lo largo y ancho del proceso de gestación de “La Catira”, un monumento a la desfiguración de la identidad llanera, desde el enfoque etnocéntrico y neocolonizador defendido por la pluma del ganador del Nóbel, tras la huella del siniestro ideal hispánico enarbolado por Franco en sintonía con Marcos Pérez Jiménez,cuyo fascismo eugenésico lo conduce a alentar la inmigración española en la época de la dictadura para  mejorar la raza y el espíritu del gentilicio criollo,condenado supuestamente al infierno de la flojera y el subdesarrollo por su origen étnico. Semejante proyecto del tirano supondrá uno de los múltiples correlatos de la historia del encargo de “La Catira” de Cela.

b8301be702.jpg

Al parecer de Alberto Barrera Tyska, el también ganador del premio Anagrama pero en materia de narrativa, el libro de Guerrero tiene la gran virtud de poner en orden un secreto a voces, de organizar un chisme para dotarlo de significación teórica en la era de la Quinta República.

gustavo_guerrerojpg.jpg

Para el autor de “La Enfermedad”, el artefacto estético de “Historia de un Encargo” representa el canon literario de la posmodernidad, al fusionar los códigos de la crónica y la no ficción, para clavarle la estocada final al cadáver insepulto del vampírico Camilo José Cela, acogido y albergado en Venezuela en calidad de turista de lujo, por el séquito ministerial de Pérez Jiménez y la embajada de Franco.

600px-camilo_jose_cela-2.jpg

Por ejemplo, Guerrero da cuenta de la estrecha amistad entre el escritor  y Vallenilla Lanz, Ministro del Interior de Pérez Jiménez e hijo del reaccionario redactor de la tesis de “El Cesarismo Democrático”, piedra filosofal y estructural de la obra de gobierno de la junta militar de 1953, donde surgió el nuevo ideal nacionalista de la mano de la construcción y elevación de nuestra infame mitología urbana.

Aquí es bueno traer a colación el rosario de mamotretos y expresiones artísticas del barroco perezjimenista, destacadas por Guerrero como subtextos de “La Catira”.

Para empezar, no podemos olvidar las torres del Silencio y la Ciudad Universitaria, frutos de la colaboración del intocable Villanueva.Otro referente más curioso, simplón y cuestionable es el del pintor ingenuo Pedro Centeno Vallenilla, el Miguel Ángel cursi y épico de Pérez Jiménez.

centeno.gif

Por cierto, su visión kistch además de recordar algunos pasajes de “La Catira”, parece resucitar en el tercer milenio gracias al cine de encargo de La Villa. Verbigracia, el patrioterismo ridículo y afectado de “Miranda Regresa”. Ni hablar del lenguaje del costumbrismo rocambolesco de “La Catira”.

miranda1.jpg

Camilo José Cela vuelve a fallar al momento de pretender reconstruir al detalle la jerga coloquial del Llano. El resultado es completamente deslucido, porque nubla la comprensión del lector y lo invita a despertar suspicacias sobre la verdadera intención del escritor.

camilo_jose_cela_padron_galicia_2006.jpg

Por eso, algunos mal interpretaron “La Catira” como una ofensa a la cultura de los llanos, mientras la academia de la lengua liquidó la discusión al pronunciarse de la siguiente manera: La Catira adolece del defecto de presentar como habla típica popular de la región llanera venezolana, algo que es mera combinación según el gusto personal del autor, quien ha reunido y usado a capricho y en acumulación exagerada, voces y locuciones tanto de diversas regiones de Venezuela, como de alguna otra república americana y aún de España.De esta manera se ha querido presentar como real y típica del llano venezolano una jeringoza que nada tiene que ver con la realidad de nuestra habla popular.Por todo lo cual, esta Academia cumple con el deber de declarar que la citada obra del escritor Cela ostenta abusivamente el calificativo de venezolana, puesto que ni su manifiesta deformación del habla popular llanera ni, con ello, su equivocada interpretación del alma y el ambiente venezolanos pueden justificar aquel título.

g_vigoenfotos_9495.jpg

En paralelo, la recepción de “La Catira” en Venezuela fue de mal en peor, al punto de convertirse en un fiasco internacional, provocando la huida sin retorno del propio autor en su última visita a Venezuela, después de creerse con el suficiente conocimiento de lo autóctono como para escribir la definitiva novela del tema llanero. Típico de la mentalidad arrogante del creador megalómano poseído por el demonio de sus antepasados imperiales. Imagínense si hubiese sucedido al contrario. Una total falta de respeto a la usanza de los westerns xenofóbicos.

cheyenne1_080515115926832_wideweb__300x375.jpg

Paradójicamente, él obtendría, años más tarde, el cacareado premio Nóbel por su carrera literaria.Frente a ello, “Historia de Un Encargo” de Gustavo Guerrero demuestra la auténtica dimensión humana del escritor gallego, al poner en tela de juicio su legado para reconfirmar así el valor de la crítica en los oscuros tiempos de hoy en día, cuando las doctrinas y las verdades absolutas retornan con fuerza.

ceebandera.jpg

“Historia de un Encargo” es un riguroso y demoledor testimonio de los dilemas éticos del artista en su relación con el poder. “Historia de un Encargo” es un grito de resistencia contra el trasfondo de la visión colonialista, paternalista y etnocéntrica del tercer mundo. Es, en pocas palabras, una repuesta a los demagogos del siglo XXI y a una larga historia de censura venezolana de cincuenta años, donde nadie quiso hablar del asunto con seriedad.

guerra_irak.jpg

Es un marco de referencia para analizar la lamentable ley de retorno. Es un espejo de la soberbia populista y la clásica subestimación del viejo continente hacia América Latina. Pero al mismo tiempo, es una invitación a reconciliarnos pero sin dejar de reconocer primero nuestras abismales diferencias. Esperemos que, algún día, quienes fomentan iniciativas hegemonizadoras como la comunidad europea, el nafta y la globalización aprendan de esto.

euro.gif

Ya para concluir, cerramos con las sabias palabras del propio Guerrero: el affaire de La Catira es como un símbolo o metáfora de esta parte de nuestra memoria conjunta desde las dos orillas, ya que, de lo contrario, ni se entiende del todo ni nos deja entendernos a nosotros mismos, pues sigue formando parte de la historia que somos.Por ello, si algo habría que retener del fiasco de Cela, sin olvidar las responsabilidades del escritor gallego, es justamente lo que , en última instancia, el análisis pone al descubierto: la falacia comunitaria de la Hispanidad Franquista. Nadie puede pretender hoy remplazarla con otro metarrelato intercultural, pero ello no debe ser obstáculo para comprobar que su desaparición ha dejado un espacio en ruinas donde acaso ya esté tomando forma ante nuestros ojos-y generándose esta vez desde abajo-otro modelo relacional que aún no dice su nombre.Lejos de estar asegurado,pienso que su futuro dependerá en buena medida de nuestra capacidad para dejar atrás definitivamente el siglo XX e inaugurar un tiempo en que la lengua común no esté ya al servicio del poder sino del saber. Sólo así se podrá situar al fin la mutua exploración y reconocimiento de las diferencias por encima de la tópica exaltación de la unidad.

blair_in_irak.jpg  

10 Comentarios

  1. Si tuvieramos que nombrar a la cantidad de intelectuales y artistas que se han vendido al poder al mismo tiempo que se las dan de rebelde e irreverentes en este pais tendriamos que escribir varios tomos.

    El ejemplo de Fernando Baez, que hace un par de años denunciaba con mucha razon el saqueo gringo de los tesoros culturales de Irak y se oponia al que te conte y que hoy vemos vestido de rojo cuidando un cambur en la Biblioteca Nacional y haciendose el loco con el saqueo cultural «bolivariano» en Venezuela, con el desvalijamiento del MAC y la Galeria Nacional, con la destruccion del patrimonio arqueologico de la nacion, etc, etc.

    El ejemplo de Hector Bujanda, anterior vasallo del antichavismo a la Miguel Otero de 2002, despues «NINI» (luego de un viaje heideggeriano a la Madre patria) y luego furibundo chavista a partir de 2006 a partir de agarrar un cambur en el IDEA de Sartenejas dependiente del MinpopoCT.

    Podria nombrar otros mas, pero seria un ejercicio inutil.

  2. Bien bueno tu texto, Cobra, y también el libro de Guerrero, que se lee de un tiron. En Madrid lo esta leyendo y comentando mucha gente. Es una lastima que solo salga ahora. Si hubiera salido antes del 89, al cabron de Cela no le hubieran dado el Nobel. Aqui ya los fascistas de La Razon y de la Fundacion Cela (Sotelo) se le echaron encima a Guerrero. Pero no tienen de donde agarrar porque el libro es solido y va con documentos adelante. En Venezuela parece que el que la ha cogido con el libro es el loco de Gil Otaiza en El Universal. Pero los articulos son malisimos. Quién le habra encargado esa mierda ? Y cuanto le habran pagado ? Otra «Historia de un encargo» ?
    pedrito

  3. Qbolas, men, bájale dos a la lista tascón, pana. Héctor es de la casa, es un tremendo tipo y no se le puede acusar de nada malo. Deberías conocerlo. Lo que haga con su vida para ganarse el pan, es asunto suyo. Además ni que estuviera robando en IDEA. Como él, conozco mucha gente honorable que trabaja para instituciones del gobierno.Así que mosca.No todo es blanco y negro.

    Por mi lado, yo estoy más interesado en meterme con los peces gordos, con los golosos, con los corruptos,con los Farrucos de este mundo,amigo Qbolas.

    Gracias por comentar desde Madrid, estimado Pedro. No sabía lo de El Universal. Es tal cual un espejo del libro. Guerrero debe andar muerto de la risa.

    Un abrazo, brother.

  4. Saludo la nota Qbolas, aunque no la comparta, pero se percibe s capaz de asumir una posición. Aunque en este caso personalice en dos escritores, Baez y Hector Bujanda, Los trabajos de Baez, no hace falta que se les defienda su calidad y manejos fuentes y estilo les otorgan sustento. Sobre Bujanda, debo decir que leí su ultima novela y me parece un trabajo que se compromete a contar sobre temas de mucha actualidad y fijar posición sobre asuntos y espacios que otros esconden o evaden. Tengo muy poco que decir sobre los temas personales o sus decisiones para lograr un digamos decente estipendio haciendo un trabajo para el cual está bien calificado sin duda alguna. Buscar trabajo y conseguirlo y realizarlo profesionalmente no debe sorprender a nadie menos motivar acusaciones, sobre todo de alguien que parece conocer aspectos intimos de la vida del enjuiciado y hacerlo publicos. Dejar esos vicios pasados de moda de utilizar esto espacios no para discutir sino para infamar. Lean la Novela de Bujanda: La ultima vez., ayuda en la comprensión del pais y del autor.

  5. Qbolas, tu que apareces muy apto para investigar, sería bueno que indagaras como sugiere Cobranzas, por ejemplo como es que se tiene dirigiendo la Plastaformal del Libro a una damisela Guevara, cuya ignorancia es tan notable como escaza o inexistente su producción, que se sepa no ha escrito ni una minuta. Y mas dramatico que sea JEFE, entiendase JEFE en esa plata forma de Carlos Noguera (premio nacional) , Mata (premio nacional), William Osuna (premio nacional), Miguel Marquez (premio nacional) Roberto Hernandez Montoya (premio nacional).
    Claro sus cargos se los ganó haciendo intrigas junto con Marquez,Padilla y Carmen Bohorquez, para colocar el sustituto de Farruco. El mismo combo anda hoy en lo mismo para ver como descalabran al Pequeño Veterinario Ilustrado, quien ya se le ve bastante ido de la perola.
    Qbolas, averigua ese asuntico de la compra de una segunda COLOSAL imprenta de ochenta metros de largo que no puede hacer tirajes sino de mas de cien mil ejemplares, cometiendo el mismo error que con al compra de la anterior maquinaria. Saber que el millon de libros: Don Quijote y Los Miserables, no se hicieron en sus millonarias impresas sino bajo contrato con una empresa Española asociada a PRISA y que tan mal hablan del Presidente. Averigua averiguador que algo consigues

  6. Lo que deberiais hacer es organizaros para pedirle a la Fundacion Cela de Iria Flavia que le devuelva el dinero del encargo de La Catira a los venezolanos. Esa seria una accion interesante y pondria contra las cuerdas a la Fundacion y a los amiguetes del innombrable Cela aqui en España.
    Bravo por tu articulo, Cobranza.

    Ana

  7. Que pateticos suelen ser estos anarco-liberaluchos. que creen que son los mas letrados del mundo cuando en realidad no han tocado ni los cordones de sus zapatos con sus dedos…si insultar a Franco te hace feliz, excelente hazlo era solo un pobre titere de dictaduras decadentes, pero insultar a Marcos Pérez Jiménez es patetico, realmente se nota que no sabes nada de él, ni de villanueva y por supuesto que nada sobre vallenilla lanz, realmente me encantaria (humildemente) ilustrarte en historia de Venezuela (verdadera historia ¡Claro!, no la construida por los partidos ganadores durante 50 años)…pero siento que no lo vale, es como querer enseñar a un comunista a ser gente :)! asi que prefiero ver que logras con tus escrituchos y sonrreir en silencio mientras lo decadente del comunismo y el liberalismo se van al pozo del olvido con el renacimiento de lo que algunos llamamos «los ideales que se creían muertos». Saludos puede que hasta nos veamos en el futuro, pero creeme que a diferencia de ustedes los de su «ideal» por decirlo así porque realmente no tienen nada, reiré y sonrreiré mucho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here