encuentro de escritoras en Caracas

0
105

ESCRITORAS AL ENCUENTRO

Un paso tras otro, con prisa, seguridad, con el colorido de las sandalias y el aire seductor de los pies desnudos, fueron llegando, unas tras otra, guiadas por el revolotear de las faldas. De otra esquina cualquiera se desdibujan en el vidrio que más tarde las separaría del ruido intenso de la calle, otras tantas, seguras como están del sonido de los tacones firmes sobre el pavimento. Desde el estacionamiento corrían tras el tiempo que les ha sido arrebatado tratando de llegar a pesar del tráfico, el sonido angustiante de las cornetas y el smog, las que tienen El Avila en los bolsillos como parte de sus vivencias diarias.
Allí, en medio de cuatro paredes ignorantes de que minutos después serían conquistadas, el ascensor subía y bajaba llevando de un piso a otro su preciada carga, en la que las miradas expectantes no veían los botones del ascensor, porque se miraban a si mismas descubriéndose en el rostro de las otras. El aire fresco que penetra las rendijas al abrirse las puertas de las salas, presagiaba tempestad. Una tempestad de ideas y emociones, una tempestad de propuestas traídas de un país a otro, de una ciudad a otra, de un lugar a otro, vueltas ovillos en la cartera, de donde se desenredarían para alcanzar su plenitud en la palabra. Hechas poesía.
Casi en la puerta misma han estado a la espera Isabel y Astrid, con la emoción de lo alcanzado y las frustraciones incontables que deja el esfuerzo titánico de todo hecho cultural. Tras la sonrisa y el gesto amable se escuda el cansancio. Somos así. Los que tienen un sueño en la mano, no lo sueltan nunca, a pesar de que no siempre se entienda, tanto desde lo privado como desde lo público, que con los sueños también se construye un país. Ese país que en las páginas de un libro, de cada uno de los libros escritos por nuestras mujeres que estaban allí, se defiende de toda agonía y que vivirá por siempre, aun cuando las páginas se hayan tornado amarillentas de tanto polvo, de tantas lunas acumuladas.
Una vez alzado el telón como decimos en el teatro, respondiendo al reto, una rubia, otra morena, como paladines que tienen por arma el hacer, corren de un lado a otro, por agua, por el libro que faltó, por la computadora necesaria, por la que no llegó, por el autobús que se va, y aunque en sus rostros se haya delineado
el cansancio de un momento a otro, saben que son las impulsoras de una ola que nos arrastra a todas, hacia la arena calma de lo compartido, sobre todo en un evento en el que el entusiasmo se ha desbocado, deslizándose por las paredes y rincones para instalarse allí por tres días, oliendo a jazmines y a pintura de labios, oliendo a inteligencia y reflexión, a trabajo y talento, a constancia y dolor, a satisfacción y a llanto.
Allí sin lujos, con la integridad que siempre acompaña a los que construyen en silencio, se enaltece la palabra. Allí, donde no ha sido tabú hablar del mantel y los platos, de la mesa de planchar y la cocina, allí donde han brillado los ojos de quienes trajeron en un gesto o en un decir a los hijos o a los compañeros, se ha bordado futuro, en puntadas que al unísono atajan las ideas.
Allí Carmen Cristina y María, Consuelo y María, Bella y María, Elizabeth, Laura, Marisa, María Elena, Belkis y María, Luisa y María, Olga, Anabella, Sonia y María, Martha y todas las Marías que entraban y salían, incluyéndome, hemos alimentado nuestro espíritu. Es allí, donde hemos hablado de la vida y de la muerte, de la pasión, del amor, del desamor, de la naturaleza, del planeta, del ser y del no ser, de las luces y las sombras, para ratificarnos enamoradas incansables de la palabra y obsesas de una hoja en blanco que nos invita a parir una y otra vez, en el acto puro de escribir.
Este encuentro ha sido el resultado de una suma de voluntades, pero también la ratificación de que la mujer ha sido, es y será la vida misma, en cada gesto, cada mirada, cada palabra. Mientras las mujeres paran, seguirán naciendo libros.

Inés Muñoz Aguirre
www.mipagina.cantv.net/ima

VIII Encuentro Internacional de Escritoras “Elizabeth Schön” 2008
Caracas 22 al 25 de abril de 2008.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here