De como se juega con el miedo…

50
147

I Love You. Thanks For The Petroleum
(c) Foto extraída de Internet.

O.K. ¿Qué está pasando aquí?, ¿por qué luego de ignorarlo a lo largo de los casi ocho años que lleva en la presidencia de su país, luego de soportarle toda clase de insultos, incluido una invitación para que su secretaria de estado recibiera “un favorcito” cortesía de Juan Barreto, a George Bush le ha dado por meterse con Chávez?

Esto no tiene lógica, Bush no dijo nada cuando Chávez lo llamo “pendejo”, cuando Hugo soltó en la ONU aquello de “El diablo estuvo aquí ayer, huele a azufre todavía”. Bush ni siquiera respondió a Chávez cuando éste lo llamo “acomplejado alcohólico enfermo” en una universidad Norteamericana. Sin embargo, en estas últimas dos semanas, y sin que Chávez haya hecho mayor cosa para provocarlo, George Walker Bush le ha dedicado dos rondas de duras palabras. La última de ella fue ayer.

Le dijo lo mismo de siempre, lo que ya sabemos; si hay algo claro de la actual situación es que los discursos se hacen predecibles, cuando no mediocres. Ya podemos predecir los insultos y vulgaridades de Chávez, se ha vuelto una especie de comediante de baja categoría, recuerda un poco al Conde Del Guácharo y su repetitivo repertorio. Bush igual, además es bruto como él solo, es un imbécil y un mentecato, es tan tarado que sus insultos a Chávez los tiene que leer y luego de leerlos mira directo a la cámara y hace un silencio de unos segundos, igualito a Julio Borges. Que si hay escasez, que si Chávez desperdicia los recursos petroleros, que si Chávez tiene nexos con “los terroristas de las FARC”.

En fin, el discursito típico de un gringo ignorante que no sabe ver el mundo más allá de sus narices, el típico gringuismo de lobby, los mismos argumentos manidos sobre democracia, DD.HH. y demás perugrolladas que vemos todos los días a través de las pantallas de Globovision dichas con más talento y sin tener que leer por opinadores de oficio como Virginia Urdaneta o Carlos Raúl Hernández. Estos son los insultos perfectos porque pueden devolverse con argumentos tan obvios como: ¿Tiene Bush la moral para hablar de Derechos Humanos cuando es el autor intelectual de esa infamia llamada Guantánamo? ¿Puede George Bush soltar aquella mierda de que Chávez desperdicia los recursos del petróleo mientras su pueblo pasa hambre, cuando todos recordamos la insensible actitud de su gobierno ante la tragedia del huracán Katrina, cuando miles de ciudadanos norteamericanos no tuvieron ayuda del gobierno, evidentemente, por ser negros y pobres? ¿Puede George Bush hablar de nexos con el terrorismo, cuando las invasión a Irak (de la que hoy se cumple, tristemente, un quinto aniversario) le ha costado la vida a miles de personas, civiles inocentes en su gran mayoría, incluyendo miles de niños muertos o afectados para siempre por el uso de armas como las bombas de Fósforo que destruyen a una persona por dentro dejándola intacta por fuera? En fin…

No deja sin embargo de ser curioso y hasta preocupante que justo cuando Bush se va, cuando su popularidad está por el suelo, igual que la de nuestro Presidente, empiece esta cruzada contra Venezuela. ¿Qué se está buscando aquí? Es bueno no olvidar lo que acaba de ocurrir en nuestro continente, luego de que estuvimos, supuestamente, al borde de una guerra, todo terminó en abrazos y disculpas, como si nada, o muy poco, hubiera pasado. ¿Es esto más de lo mismo? ¿Otro Show, o esto es en serio?

A veces, y disculpen que personalice esto, siento que estamos viviendo en una obra de Ionesco, que todos es una farsa, ya me cuesta demasiado tomarme en serio este mierdero, un día nos vamos a matar y estamos en la onda del nacionalismo, del patria o muerte, del no te me pongas popy porque te meto unos Sukhoit por el culo y al día siguiente sale Chávez con un discursito a lo Paulo Coelho y anuncia que desea reunirse con Uribe “en cualquier punto de esta hermosa patria” para resolver diferencias y evitar una conflagración entre hermanos. Un día Chávez nos dice que Uribe es un narco, un lacayo, que tiene un plan para “isrealizar” a Colombia, Uribe es una rata, tráiganme a mi embajador y a todo el personal diplomático para acá no queremos relaciones con ese país mientras ese mamagüevo esté en la Casa de Nariño (¿alguien recuerda algo parecido relacionado con México y con España y con Perú?) no hay condiciones para asistir a una cumbre a Colombia, vamos a darle el Ayacucho del siglo XXI a Uribe y mosca que Lina Ron ya tiene a 5.000 hombres listos para entrarle a plomo a cualquier maricón que tenga un acordeón y que cruce la frontera…

Y 48 horas después Lina Ron es una loca exaltada, Colombia un país hermano, Uribe un enano simpático que usa lentes y que se parece a Milkhouse, ya no es un narco, ya no lo odiamos, everybody is happy, más fiiiiino chamo.

Un día se aparece Uribe y acusa a Chávez y a Piedad Córdoba de tener un “plan expansionista” en América Latina, de haber adelantado conversaciones con las FARC para instalar un gobierno de transición en Colombia, que Chávez protege terroristas, que los terroristas de las FARC andan por Venezuela como Pedro por su casa, que Chávez le dio nada menos que 300 millones de dólares a las FARC…

Y luego sale Uribe, cual cincuentón pasando por la crisis de la mediana edad, dice con tono reflexivo que el no nació para la política (vamos, admitan que solo le faltó el cigarro y el traguito de Whisky para acompañar su lamento de “nunca quise ser político porque la política es una vaina muy sucia”), luego reconoce que pasaron y se metieron a Ecuador, que sí Correa, que cruzamos la rayita, pero perdónanos esa ahí guón, tu sabes que fue sin querer queriendo y luego, todos se paran de dan la mano y fresco hermano, mientras nosotros nos quedamos viendo la tele, preguntándonos si lo que acabamos de ver no fue una broma de Que Locura.

Ahora, y en otro kafkiano giro del destino político de nuestra nación, hemos vivido lo mismo. Antes Bush era: A Donkey, Mister Danger, Alcohólico, Acomplejado, Cobarde, Asesino, El Mayor Terrorista de la Tierra, El Anticristo, Lucifer (bueno eso no lo dijo Chávez sino Paul Gillman), El Diablo, El que Huele a Azufre, Un Pendejo, An Asshole (así titulo El Nuevo Herald) y en fin, todos los insultos habidos y por haber. Ahora, cuando por fin Bush le ha dado la oportunidad de fajarse cuerpo a cuerpo a ver quien es el que orina más lejos, entonces Chávez se pone conciliador, recoge sus palabras (con una pala mecánica) y dice que no, poco le falta a Hugo para confesar su gusto por los Big Mac y por la música de Keith Urban.

¿Ahora que pasará?, ¿Bush iniciará una ronda de insultos contra nuestro Presidente y pasará en el congreso la propuesta hecha por los más conservadores diputados gringos de declarar a Venezuela como un Estado Terrorista? ¿O esto quedará como siempre, como otro showcito massmediático para consumo de los extremistas que se masturban creyendo que un intercambio de insultos es similar a una guerra? ¿Qué es esto, pan y circo político o algo serio? ¿Nos preocupamos, o lo vemos por televisión? ¿Nos ponemos serios y empezamos a considerar la posibilidad de que los marines vengan y se enfrenten a nuestras viejitas reservistas, o vemos todo a través de La Hojilla y esperamos que Mario Silva nos enseñe, usando como material de apoyo alguna película hollywoodense, como es que Usa ahora sí, ahora si de verdaita, nos va a invadir? ¿Chávez responderá y declarará la alerta roja, invasión inminente y los Tupamaros, Carapaicas, FBL, y demás saldrán a ponerse a disposición para defender a la Patria y volveremos a mandar a soldados a la frontera para que nos defiendan mientras sus familias caen en pánico tomándose todo en serio, o Chávez saldrá a darle la mano al narco-lacayo-pitiyanqui y todo quedará como un sustico, como un capítulo más en este Circo Beat en el que se ha transformado la política venezolana desde hace mucho?

“La guerra es la salud del estado” dijo Randolph Bourne. La guerra, real o imaginaria, permite que los ciudadanos vivan con miedo, acechados, nada mejor que tener a alguien al acecho, así criamos a nuestros hijos les enseñamos a tener miedo para que nos obedezcan, así actúa el marido maltratador con su mujer, la amenaza, que te voy a quitar al niño, que si me denuncias me suicido y, al igual que en la película española Te Doy Mis Ojos, cuando la tipa se arma de valor y se va, el tipo ni se suicida ni le quita al niño. El miedo es un arma poderosa porque desmoviliza a las personas, las hace sedentarias y por tanto engordamos, nos llenamos de la grasa de la mediocridad, nuestras arterias se repletan de pavor.

Lo explico mejor: ¿Ustedes saben por qué los Bomberos no temen meterse en las llamas? ¿Por qué una madre desesperada no tiene miedo alguno si debe arriesgarse para salvar a su hijo(a)? ¿Qué mueve a algunas personas, habitualmente cobardes y temerosas, a arriesgarse en situaciones límites? ¡Simple! Cuando estás en peligro, pero sientes que puedes hacer algo para salir del peligro lo haces, la actividad, el hacer algo para resolver nuestros problemas nos llena de valor, el miedo viene si te paralizas, si te quedas de pie en medio de un incendio de bolas que te vas a asustar, pero si apenas ves las llamas empiezas a moverte buscando una salida, la actividad no te deja detenerte a pensar en el daño que te puede hacer la candela. Igual es en la política, cuando las sociedades le entregan a sus políticos (de derecha, de izquierda o del coño de su madre) la capacidad de hacer todo y las personas, dejan de sentirse útiles, pues se llenan de miedo y se vuelven sociedades manipulables, temerosas, nada peor que el temor como forma de vida de una ciudadanía.

Evidentemente somos una sociedad que vive en el miedo, a lo que sea, todos nos meten miedo, mosca con el comunismo, mosca con el capitalismo, los capitalistas son unos monstruos que solo piensan en el dinero, los comunistas se comen a los bebés, Chávez es Fidel, Bush es Hitler, Usa apesta, Cuba apesta, ahí vienen las hordas a asaltar nuestras casas, la burguesía está armada y vienen a cazar tierrúos, Cuba nos invade, Usa nos invade, preparémonos pues todos debemos aprender a usar un fusil, alerta roja los terroristas atacarán la serie mundial, alerta pueblo la conspiración comenzó y amenaza con acabar con la revolución, ciudadanos los terroristas planean atacar la ceremonia de los Premios Oscar y le van a meter una bomba en las tetas a Halle Berry, ¿Qué pasa CONATEL, por qué no cierras Globovision si acaban de mandar un mensaje subliminal para asesinar al Presidente?, hemos decidido aumentar los recursos para que una radio clandestina envíe mensajes a Venezuela para que esos desadaptados sepan lo que son Derechos Humanos Libre Mercado y demás cosas en las que los gringos somos expertísimos, Huntington dice que los Mexicanos están invadiendo a Estados Unidos, Galeano se queja de que los muchachos sepan quien es Jessica Simpson pero no sepan nada del Che, hay que censurar a Janeth porque mostró una tetica en Tv y eso afecta a los niños, La Ley Resorte protege a nuestros niños de cualquier seno venezolano que ose mostrarse en Televisión, en Estados Unidos es más fácil tener un arma que un crédito para vivienda, aquí cualquier carajito de trece años ya anda con una 38 en el cinto pero conseguir leche es casi una misión imposible, ellos-nosotros, nosotros-ellos, El caracazo de Roman Chalbaud y The Punisher de la Marvel, la venganza justificada por allá en base al once de septiembre, la venganza justificada por acá en nombre de la exclusión y del pasado injusto…

¿Qué nos queda? ¿Unirnos a alguno de estos extremismos o conservar la cordura y darnos cuenta de que están jugando con nosotros?

John Manuel Silva.

GD Star Rating
loading...

50 Comentarios

  1. Yesssss, you are the best Jhon Manuel!!!! Eres la merma…. “mas fiiiiino chamo” jejeje…

    ResponderResponder
  2. jugando con nosotros? Juegan con quien se creen todas esas patranas…que para ser honesto ahy que ser bien ingenuo – aqui todo el mundo tiene su agenda – como bien dices ya predecibles y mediocres. Lastimosamenete vi como gente decia que contal que maten a Chavez ir a guerra con Colombia valia la pena y que los E.E.U.U se metiera para resolver “esto” de una vez. Que gran Cagada solo como pueblo no joda, Que mierda de sociedad esa la Caraquena.

    ResponderResponder
  3. Mejor es esperar hasta 2013, de repente Chavez deja el pais menos destruido lo que lo dejaria una guerrita.

    ResponderResponder
  4. Andreína, Andreína, Andreína :)

    Simón Boccanegra: Ciertamente hay que ser bien ingenuo, pero no te creas, no son pocos los que viven comiéndose las uñas pensando en términos apocalípticos (incluso yo lo hice en algún momento) De resto, esto parece más un circo que otra cosa.

    Manu: Quien debe convencerse de que debe esperar al 2013 es el propio Presidente, es él el que no ha entendido que su gobierno tiene fecha de caducidad.

    ResponderResponder
  5. John Manuel: eres gordo, zambo y feo, como Hugo. No me gustas. Por tu show… 1 chocolate.

    ResponderResponder
  6. son las elecciones, Bush va a meter a Venezuela en la lista de paises que financian terroristas para ahorcarnos e intentar sacar a Chavez del poder antes de Noviembre y darle el voto Latino a McCain. No le habia dicho nada antes porque a Bush le conviene Chavez porque desestabiliza la region y eso sube el precio del Petroleo (el negocio de su familia). Pero los republicanos no quieren perder la casa blanca, y Florida casi siempre decide.

    ResponderResponder
  7. JJ Bush tiene mas que suficiente con Irak y la crisis financiera, ni de vaina abriria una frente en latinoamerica , Chavez lo sabe y por eso es tan ruidoso, deja de teener esteranzas en Bush como solucion, solo tu las tienes.

    ResponderResponder
  8. al contrario, Bush no es la solucion, Bush es el problema. Chavez sin Bush no hubiese llegado tan lejos.

    ResponderResponder
  9. Bravo, hermano, cada articulo te sale mejor. Ya es un verdadero placer leerte. Por ahí alguien dijo que la Guerra es la extensión de la dictadura empresarial y del mercado por otros medios, valga la prueba de Irak.
    De verdad que lo que subrayas es patético, qué triste que en nuestros tiempos Chavez y Bush te la pongan tan fácil, no hay que esforzarse mucho en la era del Doublespeak orwelliano chavista: Hoy estamos en guerra con Eurasia, manana somos panas del alma. Lo increíble es el esfuerzo psicótico que se le plantea a la población “rodilla en tierra”, corriendo apresuradamente a la frontera con sus Fal y sus tobos de aceite hirviendo un día, para correr al maquis el día siguiente a esperar la invasión gringa u organizar quemas de discos de “artistas” de envergadura como Sanz.
    La verdad que en esta era postmoderna ya no hay héroes: Stalin obliga a Kandinsky a ir al exilio, los nazis matan a Walter Benjamin; en Venezuela, los ersatz patéticos de la cultura y la libertad son Angela Zago, Alejandro Sanz y uno que otro analfabeta funcional que se las da de perseguido porque lo miran feo en el mercado de Capitolio.
    De pana y todo que uno no tiene para donde correr. Chavez no, de acuerdo, pero en el otro bando están Claudio Nazoa (brr!) y Ricardo Koesling (re-brr!). Quién puede militar en esa oposición, digo yo.
    Saludos, bro.

    ResponderResponder
  10. Pata Blanca deja al Jaku con sus desvarios y soñando la invasion de los marines! Algunos solo viven de eso, de sueños….
    Krisis échame el chisme que quiero saber quien es el analfabeta funcional que miran feo en capitolio!!! jejeje
    Lo cierto es que vivimos en el mundo al reves, en el mundo bizarro de Superman (imperialista tenia que ser!) Bush lo que da es risa y lo unico que hace es darle cuerda a Chavez, son tal para cual!
    Por cierto, nadie tiene nada que decir con respecto al concierto de la Paz de Juanes? Los intringulis de ese concierto son muy interesantes! Lástima que Juanes se prestara para semejante farsa, que el Sanz se la agarró como reivindicación de su concierto fallido, solo le faltó decirle a Chavez cual Kiko: chusma, chusma prrrrr….

    ResponderResponder
  11. Yo no sé qué paja habla Andreína y compañía de invasión Yankee. Los yankees mantienen a Chávez, no tienen más que dejar de pagarle para que se acabe su fiesta continental. Es petróleo Venezolano vendido por Chávez el que llena los tanques de los aviones que bombardean Iraq. No debemos olvidarlo, buena parte de esa sangre es también nuestra.

    Pero la invasión a Venezuela no está planteada, no es necesaria, con meternos en la lista de paises terroristas (y hoy está tan fácil que hasta el inepto de Bush puede lograrlo) nos tiran una ahorcada económica que este país, en las condiciones en las que ya está, no aguanta sin un estallido social.

    Llegué hoy de Acarigua donde vi cómo se perderán este año más de un millón de toneladas de caña de azúcar, todo porque el dinero que el gobierno destinó a crear una central azucarera se lo robaron, no hay central procesadora. Esto en un país sin azúcar. Con la leche pasa lo mismo, el gobierno compró decenas de miles de hectarias con ganado que producía toda nuestra leche, ahora no producen un coño. Y lo que quedaba, lácteos los Andes, ya lo compraron y ya lo van a destruir, a robarse todo y no dejar nada sino desempleo y escaces. Ese es el glorioso gobierno revolucionario. Compra lo que funciona y lo destruye. Esto sin bloqueo económico y sin un carajo. No imagino lo que será cuando nos congelen las cuentas en el exterior y obliguen a las empresas extranjeras a irse del país (todas consecuencias inmediatas de entrar en la maldita lista).

    Aquí los únicos que sueñan con una invasión yankee son los chavistas, para morir como Allende y no tener que aguantar el juicio de la historia, para poder decir que fueron mártires y no tener que admitir que lo que son es pésimos gobernantes con doble moral y niveles de corrupción nunca vistos en la historia del mundo.

    Chávez le da a EEUU lo que quiere, y su discurso encendido no hace más que subir el petróleo, que es el negocio de los Bush. Ahora Bush le cae a gritos para ganar el voto Latino, pero ese voto lo gana sin invasión y sin mucho esfuerzo… con sólo ponernos en la lista de países que apoyan el terrorismo gana McCain en Florida. Y eso viene en los próximos meses y eso lo vamos a pagar todos, nos guste Chávez o no.

    ResponderResponder
  12. Angela Zago le daba todo a Chavez antes. ¿Que mas se podria decir de la irresponsabilidad de varios intelectuales y personajes de los media que apoyaron bastante al mounstro al inicio?

    ResponderResponder
  13. El cuentico de la invasión es pichísimo, basta con ver cómo suceden las cosas hoy día para darnos cuenta que a los USA no les hace falta invadir directamente nada. La estrategia actual es algo tipo Plan Colombia, donde los USA ponen las armas y el entrenamiento (a través de sub-contratistas no aprobadas por el congreso gringo, como Dyn Corp) y son los colombianos los que ponen los muertos. Pero esa huevonada de creer que vamos a vivir un Playa Girón bis, solo que en Maiquetía, es ser ingenuo. Seguirán esperando, mientras las tácticas a lo Syriana desestabilizan al país (de ser esa la opción).
    Angela Zago es la peor calaña. Una cosa es haber apoyado a Chávez y haberle hecho entrevistas (“La revolución de los ángeles”, pa cursi, Angela Zago) para luego arrepentirse, errare humanum est. Otra vaina, muy distinta, es dárselas de guerrillera de izquierda (“aquí no ha pasado nada”) y luego ir de lo más psicótico a implorar que los militares tumben al gobierno, o que los americanos nos ayuden. Carajo. Esos 180 grados ideológicos no me los trago. Directo de la Sierra Maestra a pedirle a los militares de derecha que instalen una dictadura. Bien bello, pues.
    P.D.: Ya había escuchado sobre las anécdotas azucareras. Es la misma cayapa ideológica: Basta con que digas que la toma no funcionó, para que te llamen oligarca que denigra a los obreros y cree que no pueden echar a andar una azucarera, que la meritocracia no existe, y todas esas huevonadas. Más de lo mismo en este desierto intelectual.

    ResponderResponder
  14. Me pasó una vaina loquisima una vez. Estando en el Tolon voy pa’ Esperanto y me compro una de las revisticas musicales de Napoleon Bravo que parecen tan viajas como los temas de los que habla, y como que nadie la compra. La ojeo y encuentro una foto de la consorte Zago en plan de Guerrillera con fusil y todo. Al rato pues, me la encuentro paseando muy oronda por los pasillos del Tolon Fachon Mol, con unas cuantas bolsitas de compras en esas manos que algunas vez cargaron un fal! Chico, como cambia la gente!!!!

    ResponderResponder
  15. Los más tripa de todos son los de FARC que dejan el Fal en el carro del estacionamiento del Sambil para irse de compras. Al menos Angela cambió en varias décadas de evolución. Los revolucionarios actuales van de shopping a diario. Es la frase célebre:

    Aquel que tiene menos de treinta años y no es comunista, es porque no tiene corazón. Pero el que sigue siendo comunista después de los treinta es porque no tiene cerebro.

    Los nuestros no tienen ni corazón ni cerebro.

    ResponderResponder
  16. Andreina, Andreina que haces en el Tolon, te gastaste la quicena en el pasaje otra vez, en Guatire esta en JJ-Oasis Center q te queda mas a la mano y venden arepas de chicharron. Si te veo en el Tolo otra vez te deporto.

    ResponderResponder
  17. jejeje qué bueno, se me pasó esa, andreína en el tolón criticando a Angela Zago…. un gran encuentro de revolucionarias de generaciones distintas, cortesía del ultra capitalismo bolivariano. Aquí un artículo interesante, relacionado con el post:

    “La renuncia a la crítica, en varios tiene el nombre de un sueldo gobiernero. Intelectuales de 15 y último que renunciaron a todo, salvo a lanzar loas insistentes a su jefe; disfrazan su carencia de independencia intelectual con sus descalificaciones a la disidencia”. Carlos Blanco cuestiona hoy, en su análisis de “El Universal” a los intelectuales del chavismo.

    Esta es su análisis:

    Los Intelectuales Chavistas
    Hay intelectuales que han acompañado la aventura chavista sobre la base de que ésta prometía un cambio por el cual habían luchado y pensado desde sus respectivas historias. Tomaron diversos caminos; unos, los del entusiasmo y el apoyo, otros los de la burocracia, algunos los de la crítica tenue, pocos los de la ruptura. Han sido trayectorias heterogéneas, cuyos discursos suelen revelar más de lo quieren decir y muchísimo más de lo que desearían admitir. Hoy la intelectualidad chavista posiblemente sea lo más desolador que hay, a medio camino entre la derrota y la expulsión, ayuna de propuestas y, sobre todo, de sentido.

    Las Falsas Premisas
    Una porción de la izquierda se anotó con Chávez en su peregrinaje de los años 90. Lo concibió del mismo modo en el cual había concebido a Caldera en 1993: un instrumento para derrotar a AD y Copei. Lo logró con Caldera, sólo que éste terminó aliado y sostenido por AD, el símbolo del sistema que había prometido liquidar. El desencanto –y la crisis de finales de la década- abrieron el camino para quien parecía mejor dispuesto a cumplir la promesa redentora. La izquierda, en segmentos importantes, se anotó en la volada. Llegó al gobierno, junto al Comandante y a su grupo militar. Se cumplía así el viejo sueño de llegar al poder por el atajo que ofrecía un antiguo golpista, redimido en las aguas de una retórica agresiva contra el viejo sistema político.

    En este ferrocarril, que se deslizaba por los rieles que había instalado el antiguo orden, incapaz de reformarse a fondo cuando era factible y urgente, se encaramaron muchos personajes, partidos, movimientos. Como suele ocurrir en procesos tumultuarios, unos iban en primera clase y otros en “la cocina”, incluidos los que, jadeantes, seguían a pie el pesado tranvía antes de que tomara velocidad de crucero. Naturalmente, allí se instalaron unos cuantos intelectuales, algunos de mérito y obra.

    El primer problema surge con el discurso que varios adoptaron desde el inicio. En vez de ser los autores y promotores de una visión; generadores de una historia por contar, se convierten en sus divulgadores acríticos. Asumen los dichos de Chávez como un discurso teórica y políticamente válido, al cual hasta aristas filosóficas le intentan descubrir. Para estos intelectuales existe, entonces, sin ninguna base conceptual, una IV República sustituida por la V República; la rebelión del 27 de febrero de 1989 y sus muertes se rodean de un significado diferente al que, efectivamente, tuvieron; la democracia de 1958 a 1998 fue una indeseable excrecencia, de acuerdo a las tesis de Chávez; entre otras postulaciones a las cuales los interfectos se suman.

    Lo más significativo es que algunos de éstos adoptan sin discusión las ocurrencias de Chávez, muchas de las cuales son mezclas de los dichos de Ceresole, las ingeniosidades de Marta Harnecker, las novedades de Dieterich, las iluminaciones de Giordani, las citas de Mao, siempre con el aderezo de una frase de Bolívar que un general desocupado y fastidioso se ocupa de encontrar en su covacha de Miraflores. Este batiburrillo es elevado a la dignidad de una teoría y la intelectualidad chavista anda deslumbrada con el socialismo del siglo XXI. La que no se deslumbra, no se atreve a desmontar tal bobería.

    La Renuncia a la Crítica
    La mayor parte de esa intelectualidad renunció a la crítica. Suele adoptar un truco de baja ralea que consiste en que ante las evidentes manifestaciones de autoritarismo y militarismo fascistoide, responde con la idea de que los vicios, errores, descomposiciones se hallaban en el pasado. Si hay crimen, antes hubo; si hay represión, antes hubo; si hay malestar social, antes hubo; si hay desastre económico, que duda cabe, también el viejo sistema lo vivió.

    La última línea de retirada de esa argumentación falaz es que lo existente no es peor a lo que existió, por lo tanto, en vez de defender la superioridad del régimen bolivariano, se dedican a sostener que no es inferior al pasado y, a lo sumo, igual de malo. Alguno ha confesado que, al final, lo que importa es que los que mandan son ellos, los chavistas.

    Cuando desde adentro se hacen críticas, suelen aceptar, como justificación de su silencio, que no pueden dársele armas “al enemigo” o a “la derecha”.

    La renuncia a la crítica, en varios tiene el nombre de un sueldo gobiernero. Intelectuales de 15 y último que renunciaron a todo, salvo a lanzar loas insistentes a su jefe; disfrazan su carencia de independencia intelectual con sus descalificaciones a la disidencia. Su voz es potente sólo cuando se trata de berrear contra los opositores; pero, fuera de estas estridencias, su silencio le hace coro a los desafueros bolivarianos. Es que estas pobres almas no quieren darle armas al enemigo: prefieren suicidarse.

    Los Guantes de Seda
    Una estratagema que usa con frecuencia esta intelectualidad desértica es la de colocarse en una curiosa dimensión filosófica. Se asume, por definición, como si constituyese la izquierda; tal condición no requiere ser probada, deriva del hecho místico de apoyar al líder. De tal manera que su legitimidad política no deviene de sus convicciones sino de la adherencia a lo que, sin pudor, definen como la revolución bolivariana y, sobre todo, a la jefatura de Chávez.

    Desde esa posición de izquierda de la cual se adueñan, no tienen recato en confundir socialismo con la acción del grupo militar que define la acción oficial. Un régimen que por su lenguaje, relaciones, estructura, mandos y visiones, está emparentado con el militarismo latinoamericano, es asumido sin vergüenza alguna como representación del ideario socialista.

    Algunos de los intelectuales que discuten el asunto saben que este proyecto carece de sentido revolucionario real; entonces, se colocan en una perspectiva “ingenua”, como si el régimen estuviera en sus titubeantes orígenes. Cuando se refieren al gobierno es como si estuvieran en el día cero, piensan lo que debería hacer o dejar de hacer hacia adelante, mediante la indelicada abstracción de que ya lleva casi diez años. Una década de una experiencia que apunta exactamente en la dirección contraria a la pregonada. Callan sobre el militarismo, sobre el autoritarismo, sobre el centralismo y sobre el fascismo; sólo se ocupan de cómo, idealmente, debiera estructurarse una revolución para un gobierno que estuviese, apenas, gateando. Se colocan en enero de 1999 y no en marzo de 2008, para no dar cuenta del desastre que han prohijado y compartido.

    El drama de la intelectualidad chavista es que estuvo durante décadas en la búsqueda de un camino para la transformación del país, y cuando vio a un personaje altanero y respondón, no supo distinguir entre Pedro Camejo y Pedro Carujo, entre Perón y Allende, entre Sandino y Daniel Ortega, entre Mariátegui y Ceresole. Una intelectualidad que se refugia en la retórica para escapar de la ética.

    ResponderResponder
  18. Lo que mueve a los “intelectuales” afines al gobierno es el dinero. Alli estan los ejemplos Fernando Baez, Hector Bujanda, Roberto H. Montoya, Carlos Noguera que desde que estan en la pomada cambiaron completamente su discurso. Es muy comico notar como cuando no estaban cobrando eran muy criticos del gobierno (o de todos los gobiernos) y desde que cobran ya no critican al gobierno y escriben pendejadas para justificar los malabarismos (ideologicos y de otro tipo) del regimen.

    ResponderResponder
  19. Jajaja qué cómicos son los escuálidos vale! Como les repugna un chavista en los shoping mall. Lo que pasa es que yo trabajaba cerca del Tolon y por eso estaba allí. Pero tranquilos, la próxima vez les pido permiso antes de acercarme a 30 de metros de uno de ‘sus’ centros comerciales, o mejor me saco mi pasaporte y visa especial de chavista negra y marginal para entrar a esos sitios, no vaya a ser que la Chica Pilsen cumpla con su muy democrática y tolerante amenaza!

    ResponderResponder
  20. eres bienvenida, Andre, en el Sambil, en el San Ignacio, en el Tolón, nadie te dice que no… lo que preocupa es que te la pases de shopping, y después vengas aquí a dártelas de revolucionaria, a decir que no te queremos por negra y demás ridículecez de acomplejada lorita que repite todo lo que dice el idiota que gobierna tu cerebro.

    ResponderResponder
  21. Andreina hazme el favor chica, si vuelves a al Tolon o al San Ignacio te quiero uniformada y con tu mopa, no te confundas ok! y otra cosa no me hables en ingles que te queda de lo peor ! Te vuelvo a decir quedate en tu centro comercial JJ-Oasis y no me salgas de Guatire. Que sera que tengamos que poner un muro ? conchale!

    ResponderResponder
  22. Sí es arrecho el Carlos Blanco ese, vale. Ahora resulta que toda la mierda está en la inteligentsia chavista; como que él cree que denunciando la mierda de los otros se salva de su hedor. Ese bicho es un espantapájaros, un mercenario informativo, ¿neutralidad? ¿Cordura? ¿Análisis?
    Que yo recuerde, él no era precisamente el ombudsmán de la cuarta república, tampoco. Basta que le quiten la chupeta pa’ que chille. Que los “intelectuales chavistas” sean una mierda, de acuerdo, ¿no mencionas a los otros, papá? Debe ser que de su lado de asalariado, lacayo de la cultura enchufado con la “alcurnia” de siempre, no hay arrimados irresponsables. Ahí no hay runrunes, y si los hay, son periodismo del carajo. Ahí no hay alarmistas diciendo que los indios nos van a quitar el país si pasamos la reforma en el ’99, o inventores cuentistas que escriben que las “pruebas del fraude” estaban en las torres de Parque Central ardiendo, montan videos con “guerrilleros cubanos” falsos o escriben burradas dicotómicas tipo, “si Chávez está en contra de la invasión de Irak, yo estoy a favor”.
    No me jodan. El problema no son los “intelectuales” del lado tal o cual, el problema es que son todos, toditos, desde Uslar hasta Britto García (por hablar de los recientes), una cuerda de lambucios resentidos que creen que son mejores que los demás porque pueden citar a Thomas Mann en alemán y que por eso merecen una embajada o una agregaduría cultural en Viena.
    No tenemos intelectuales. Tenemos nutrias, langostas, parásitos y sanguijuelas de ideas que sólo quieren entrar en el circulito tal pa’ que me jalen bola cuando publique mi librito o dirija mi obrita y yo jalar bola a la vez cuando el pana estrene su pieza wilsoniana que verán cuatro gatos y se masturbarán creyendo que inventan algo. A los 50, suficiente sufridera y peladera: Ahora merezco vivir bien, vengan los cocteles de camarones y los tintos diplomáticos mientras discutimos la trascendencia de Juan Rulfo.
    Son unos vendidos, todos, y que Carlos Blanco se ponga en un pedestal moral para juzgar a los demás es asqueroso e irresponsable, producto de (a) una estupidez inconmensurable que limita su análisis o (2) un rolo de bosal de arepa, ni mejor ni peor que el de aquellos que él “denuncia”, que lo tiene sodomizado repitiendo boberías que todos sabemos sin aportar nada y llamando a ese bodrio “análisis”.

    ResponderResponder
  23. Con especial cariño para la Chica Pilsen!

    EL IMPERIO DEL CONSUMO

    Eduardo Galeano

    El derecho al derroche, privilegio de pocos, dice ser la libertad de todos.
    Esta civilización no deja dormir a las flores, ni a las gallinas, ni a la
    gente. En los invernaderos, las flores están sometidas a luz continua, para
    que crezcan más rápido. En las fábricas de huevos, las gallinas también
    tienen prohibida la noche. Y la gente está condenada al insomnio, por la
    ansiedad de comprar y la angustia de pagar.
    La explosión del consumo en el mundo actual mete más ruido que todas las
    guerras y arma más alboroto que todos los carnavales. Como dice un viejo
    proverbio turco, quien bebe a cuenta, se emborracha el doble.
    La parranda aturde y nubla la mirada; esta gran borrachera universal parece
    no tener límites en el tiempo ni en el espacio. Pero la cultura de consumo
    suena mucho, como el tambor, porque está vacía; y a la hora de la verdad,
    cuando el estrépito cesa y se acaba la fiesta, el borracho despierta, solo,
    acompañado por su sombra y por los platos rotos que debe pagar.
    La expansión de la demanda choca con las fronteras que le impone el mismo
    sistema que la genera. El sistema necesita mercados cada vez más abiertos y
    más amplios, como los pulmones necesitan el aire, y a la vez necesita que
    anden por los suelos, como andan, los precios de las materias primas y de la fuerza trabajo. El sistema habla en nombre de todos, a todos dirige sus
    imperiosas órdenes de consumo, entre todos difunde la fiebre compradora;
    pero ni modo: Para casi todos esta aventura comienza y termina en la
    pantalla del televisor. La mayoría, que se endeuda para tener cosas, termina
    teniendo nada más que deudas para pagar deudas que generan nuevas deudas, y acaba consumiendo fantasías que a veces materializa delinquiendo.
    El derecho al derroche, privilegio de pocos, dice ser la libertad de todos.
    Dime cuánto consumes y te diré cuánto vales. Esta civilización no deja
    dormir a las flores, ni a las gallinas, ni a la gente. En los invernaderos,
    las flores están sometidas a luz continua, para que crezcan más rápido. En
    las fábricas de huevos, las gallinas también tienen prohibida la noche. Y la
    gente está condenada al insomnio, por la ansiedad de comprar y la angustia
    de pagar. Este modo de vida no es muy bueno para la gente, pero es muy bueno para la industria farmacéutica.
    EEUU consume la mitad de los sedantes, ansiolíticos y demás drogas químicas que se venden legalmente en el mundo, y más de la mitad de las drogas prohibidas que se venden ilegalmente, lo que no es moco de pavo si se tiene en cuenta que EEUU apenas suma el cinco por ciento de la población mundial. «Gente infeliz, la que vive comparándose», lamenta una mujer en el barrio del Buceo, en Montevideo. El dolor de ya no ser, que otrora cantara el tango ha dejado paso a la vergüenza de no tener. Un hombre pobre es un pobre hombre. «Cuando no tenés nada, pensás que no valés nada», dice un muchacho en el barrio Villa Fiorito, de Buenos Aires. Y otro comprueba, en la ciudad dominicana de San Francisco de Macorís: «Mis hermanos trabajan para las marcas. Viven comprando etiquetas, y viven sudando la gota gorda para pagar las cuotas». Invisible violencia del mercado: la diversidad es enemiga de la rentabilidad, y la uniformidad manda. La producción en serie, en escala gigantesca, impone en todas partes sus obligatorias pautas de consumo. Esta dictadura de la uniformizació n obligatoria es más devastadora que cualquier dictadura del partido único: impone, en el mundo entero, un modo de vida que
    reproduce a los seres humanos como fotocopias del consumidor ejemplar.
    El consumidor ejemplar es el hombre quieto. Esta civilización, que confunde
    la cantidad con la calidad, confunde la gordura con la buena alimentación.
    Según la revista científica The Lancet, en la última década la «obesidad
    severa» ha crecido casi un 30 % entre la población joven de los países más
    desarrollados. Entre los niños norteamericanos, la obesidad aumentó en un
    40% en los últimos dieciséis años, según la investigación reciente del
    Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Colorado. El país que
    inventó las comidas y bebidas light, los diet food y los alimentos fat free,
    tiene la mayor cantidad de gordos del mundo. El consumidor ejemplar sólo se baja del automóvil para trabajar y para mirar televisión. Sentado ante la
    pantalla chica, pasa cuatro horas diarias devorando comida de plástico.
    Triunfa la basura disfrazada de comida: Esta industria está conquistando
    los paladares del mundo y está haciendo trizas las tradiciones de la cocina
    local. Las costumbres del buen comer, que vienen de lejos, tienen, en
    algunos países, miles de años de refinamiento y diversidad, y son un
    patrimonio colectivo que de alguna manera está en los fogones de todos y no sólo en la mesa de los ricos. Esas tradiciones, esas señas de identidad
    cultural, esas fiestas de la vida, están siendo apabulladas, de manera
    fulminante, por la imposición del saber químico y único: la globalización de
    la hamburguesa, la dictadura de la fast food. La plastificació n de la comida
    en escala mundial, obra de McDonald’s, Burger King y otras fábricas, viola
    exitosamente el derecho a la autodeterminació n de la cocina: sagrado derecho porque en la boca tiene el alma una de sus puertas.
    El campeonato mundial de fútbol del 98 nos confirmó, entre otras cosas, que
    la tarjeta MasterCard tonifica los músculos, que la Coca-Cola brinda eterna
    juventud y que el menú de McDonald’s no puede faltar en la barriga de un
    buen atleta. El inmenso ejército de McDonald’s dispara hamburguesas a las
    bocas de los niños y de los adultos en el planeta entero. El doble arco de
    esa M sirvió de estandarte, durante la reciente conquista de los países del
    Este de Europa. Las colas ante el McDonald’s de Moscú, inaugurado en 1990
    con bombos y platillos, simbolizaron la victoria de Occidente con tanta
    elocuencia como el desmoronamiento del Muro de Berlín.
    Un signo de los tiempos: Esta empresa, que encarna las virtudes del mundo
    libre, niega a sus empleados la libertad de afiliarse a ningún sindicato.
    McDonald’s viola, así, un derecho legalmente consagrado en los muchos países donde opera. En 1997, algunos trabajadores, miembros de eso que la empresa llama la Macfamilia, intentaron sindicalizarse en un restorán de Montreal en Canadá: el restorán cerró. Pero en el 98, otros empleados de McDonald’s, en una pequeña ciudad cercana a Vancouver, lograron esa conquista, digna de la Guía Guinness.
    Las masas consumidoras reciben órdenes en un idioma universal: la
    publicidad ha logrado lo que el esperanto quiso y no pudo. Cualquiera
    entiende, en cualquier lugar, los mensajes que el televisor transmite. En el
    último cuarto de siglo, los gastos de publicidad se han duplicado en el
    mundo. Gracias a ellos, los niños pobres toman cada vez más Coca-Cola y cada vez menos leche, y el tiempo de ocio se va haciendo tiempo de consumo obligatorio. Tiempo libre, tiempo prisionero: las casas muy pobres no tienen cama, pero tienen televisor, y el televisor tiene la palabra… Comprado a plazos, ese animalito prueba la vocación democrática del progreso: a nadie escucha, pero habla para todos. Pobres y ricos conocen, así, las virtudes de los automóviles último modelo, y pobres y ricos se enteran de las ventajosas tasas de interés que tal o cual banco ofrece.
    Los expertos saben convertir a las mercancías en mágicos conjuntos contra
    la soledad. Las cosas tienen atributos humanos: acarician, acompañan,
    comprenden, ayudan, el perfume te besa y el auto es el amigo que nunca falla

    La cultura del consumo ha hecho de la soledad el más lucrativo de los
    mercados. Los agujeros del pecho se llenan atiborrándolos de cosas, o
    soñando con hacerlo. Y las cosas no solamente pueden abrazar: ellas también pueden ser símbolos de ascenso social, salvoconductos para atravesar las aduanas de la sociedad de clases, llaves que abren las puertas prohibidas. Cuanto más exclusivas, mejor: Las cosas te eligen y te salvan del anonimato multitudinario. La publicidad no informa sobre el producto que vende, o rara vez lo hace. Eso es lo de menos. Su función primordial consiste en compensar frustraciones y alimentar fantasías: ¿En quién quiere usted convertirse comprando esta loción de afeitar?
    El criminólogo Anthony Platt ha observado que los delitos de la calle no
    son solamente fruto de la pobreza extrema. También son fruto de la ética
    individualista. La obsesión social del éxito, dice Platt, incide
    decisivamente sobre la apropiación ilegal de las cosas. Yo siempre he
    escuchado decir que el dinero no produce la felicidad; pero cualquier
    televidente pobre tiene motivos de sobra para creer que el dinero produce
    algo tan parecido, que la diferencia es asunto de especialistas.
    Según el historiador Eric Hobsbawm, el siglo XX puso fin a siete mil años
    de vida humana centrada en la agricultura desde que aparecieron los primeros cultivos, a fines del paleolítico. La población mundial se urbaniza, los campesinos se hacen ciudadanos. En América Latina tenemos campos sin nadie y enormes hormigueros urbanos: las mayores ciudades del mundo, y las más injustas. Expulsados por la agricultura moderna de exportación, y por la erosión de sus tierras, los campesinos invaden los suburbios. Ellos creen que Dios está en todas partes, pero por experiencia saben que atiende en las grandes urbes. Las ciudades prometen trabajo, prosperidad, un porvenir para los hijos. En los campos, los esperadores miran pasar la vida, y mueren bostezando; en las ciudades, la vida ocurre, y llama. Hacinados en tugurios, lo primero que descubren los recién llegados es que el trabajo falta y los brazos sobran, que nada es gratis y que los más caros artículos de lujo son el aire y el silencio.
    Mientras nacía el siglo XIV, fray Giordano da Rivalto pronunció en
    Florencia un elogio de las ciudades. Dijo que las ciudades crecían «porque
    la gente tiene el gusto de juntarse». Juntarse, encontrarse. Ahora, ¿quién
    se encuentra con quién? ¿Se encuentra la esperanza con la realidad? El deseo ¿se encuentra con el mundo? Y la gente, ¿se encuentra con la gente? Si las relaciones humanas han sido reducidas a relaciones entre cosas, ¿cuánta gente se encuentra con las cosas?
    El mundo entero tiende a convertirse en una gran pantalla de televisión,
    donde las cosas se miran pero no se tocan. Las mercancías en oferta invaden y privatizan los espacios públicos. Las estaciones de autobuses y de trenes, que hasta hace poco eran espacios de encuentro entre personas, se están convirtiendo ahora en espacios de exhibición comercial.
    El shopping center, o shopping mall, vidriera de todas las vidrieras,
    impone su presencia avasallante. Las multitudes acuden, en peregrinación, a
    este templo mayor de las misas del consumo. La mayoría de los devotos
    contempla, en éxtasis, las cosas que sus bolsillos no pueden pagar, mientras la minoría compradora se somete al bombardeo de la oferta incesante y extenuante. El gentío, que sube y baja por las escaleras mecánicas, viaja por el mundo: los maniquíes visten como en Milán o París y las máquinas suenan como en Chicago, y para ver y oír no es preciso pagar pasaje. Los turistas venidos de los pueblos del interior, o de las ciudades que aún no han merecido estas bendiciones de la felicidad moderna, posan para la foto, al pie de las marcas internacionales más famosas, como antes posaban al pie de la estatua del prócer en la plaza. Beatriz Solano ha observado que los habitantes de los barrios suburbanos acuden al center, al shopping center, como antes acudían al centro. El tradicional paseo del fin de semana al centro de la ciudad, tiende a ser sustituido por la excursión a estos centros urbanos. Lavados y planchados y peinados, vestidos con sus mejores galas, los visitantes vienen a una fiesta donde no son convidados, pero pueden ser mirones. Familias enteras emprenden el viaje en la cápsula espacial que recorre el universo del consumo, donde la estética del mercado
    ha diseñado un paisaje alucinante de modelos, marcas y etiquetas.
    La cultura del consumo, cultura de lo efímero, condena todo al desuso
    mediático. Todo cambia al ritmo vertiginoso de la moda, puesta al servicio
    de la necesidad de vender. Las cosas envejecen en un parpadeo, para ser
    reemplazadas por otras cosas de vida fugaz. Hoy que lo único que permanece es la inseguridad, las mercancías, fabricadas para no durar, resultan tan volátiles como el capital que las financia y el trabajo que las genera. El dinero vuela a la velocidad de la luz: ayer estaba allá, hoy está aquí, mañana quién sabe, y todo trabajador es un desempleado en potencia.
    Paradójicamente, los shoppings centers, reinos de la fugacidad, ofrecen la
    más exitosa ilusión de seguridad. Ellos resisten fuera del tiempo, sin edad
    y sin raíz, sin noche y sin día y sin memoria, y existen fuera del espacio,
    más allá de las turbulencias de la peligrosa realidad del mundo.
    Los dueños del mundo usan al mundo como si fuera descartable: una mercancía de vida efímera, que se agota como se agotan, a poco de nacer, las imágenes que dispara la ametralladora de la televisión y las modas y los ídolos que la publicidad lanza, sin tregua, al mercado. Pero, ¿a qué otro mundo vamos a mudarnos? ¿Estamos todos obligados a creernos el cuento de que Dios ha vendido el planeta a unas cuantas empresas, porque estando de mal humor decidió privatizar el universo? La sociedad de consumo es una trampa cazabobos. Los que tienen la manija simulan ignorarlo, pero cualquiera que tenga ojos en la cara puede ver que la gran mayoría de la gente consume poco poquito y nada necesariamente, para garantizar la existencia de la poca naturaleza que nos queda. La injusticia social no es un error a corregir, ni un defecto a superar: Es una necesidad esencial. No hay naturaleza capaz de alimentar a un shopping center del tamaño del planeta.

    ResponderResponder
  24. El asunto es simple. Yo creo que estamos en una era política en la que todos los venezolanos creemos estar contemplando un partido en el cual hay dos equipos y por tanto debemos cuadrarnos con alguno, porque se supone que nadie va al estadium si no es hincha de una de las oncenas. Por consiguiente, tú, eres solo un espectador y tu objetivo es joder al contrario. Es tonto, pero todo el mundo cree que lo están representando, bien sean las viejas histéricas que hacen bailoterapias en las marchas de la oposición o los revolucionarios que chocan sus audis®. Es estúpido. En Venezuela dejamos de ser iconoclastas, dejamos la irreverencia y la independencia y pasamos a ser un montón de huérfanas políticas que solo necesitamos de un padrote apropiado para ir a oler su entrepierna: ES PATÉTICO. Cuando no se aparece algún idiota a rogarle a los marines que vengan a matar “al mono Chávez” entonces surge un(a) imbécil a citar nada menos que a Galeano y luego viene Cantinflas y nos entrega un peazo de artículo de Carlos Blanco. No joda chico.

    Señores, tengan un poco de adolescencia, tengan un pelo de ese inconformismo que todos tenemos a los 13 años cuando todo nos huele mal, sean un poco independientes, piensen por ustedes mismos y dejen de colocarse en la posición de decir “Galeano es más arrecho que Vargas Llosa” o “Marta Colomina es más de pinga que Vanessa Davies”, no sean brutos, ¿qué no se dan cuenta que son la misma mierda? ¿Que no entienden que el mundo tiene más de dos dimensiones?, que a la mayoría de izquierda, de derecha o del coño de su madre, lo que lo mueven son sus propios intereses y que bien pendejos somos si creemos que esos tipos nos representan y que hacen lo que hacen porque están muy preocupados por nosotros.

    Jonathan Jackubowicz tiene razón: la relación Bush-Chávez es una relación simbiótica, se retroalimentan. Bush mata gente en Irak y eso sube el precio del petróleo lo que le permite hacer crecer sus arcas familiares, y al mismo tiempo le permite a nuestro gobernante mantenerse en el poder con este sistema caciquil y paternalista que ha impuesto en Venezuela. Todo es clientelismo y quien se arrime a uno de los dos, será un grandísimo pendejo.

    De resto, y agradeciendo todas las opiniones aquí vertidas (disculpen si no respondí, tenía problemas con la computadora y los cybers estaban cerrados por el asueto), rescato la opinión de Krisis que revela con más lucidez lo que trato de decirles: “El problema no son los “intelectuales” del lado tal o cual, el problema es que son todos, toditos, desde Uslar hasta Britto García (por hablar de los recientes), una cuerda de lambucios resentidos que creen que son mejores que los demás porque pueden citar a Thomas Mann en alemán y que por eso merecen una embajada o una agregaduría cultural en Viena.
    No tenemos intelectuales. Tenemos nutrias, langostas, parásitos y sanguijuelas de ideas que sólo quieren entrar en el circulito tal pa’ que me jalen bola cuando publique mi librito o dirija mi obrita y yo jalar bola a la vez cuando el pana estrene su pieza wilsoniana que verán cuatro gatos y se masturbarán creyendo que inventan algo. A los 50, suficiente sufridera y peladera: Ahora merezco vivir bien, vengan los cocteles de camarones y los tintos diplomáticos mientras discutimos la trascendencia de Juan Rulfo.
    Son unos vendidos, todos, y que Carlos Blanco se ponga en un pedestal moral para juzgar a los demás es asqueroso e irresponsable, producto de (a) una estupidez inconmensurable que limita su análisis o (2) un rolo de bosal de arepa, ni mejor ni peor que el de aquellos que él “denuncia”, que lo tiene sodomizado repitiendo boberías que todos sabemos sin aportar nada y llamando a ese bodrio “análisis”.”

    Por lo demás Andreina, cada día me sorprendes más: así que lees a Galeano y andas en el Tolón, claro porque te queda cerquita, :) fino chama, cada día eres más coherente. Patria, Consumismo o Muérete que chao. Osea, Jelou,

    ResponderResponder
  25. Bueno, ahora resulta Jhon Manuel que tu tambien te vas a meter en el combo de los que creen que pueden dictarme a donde ir o a quien leer? Resulta que por ser chavista tu me etiquetas y juras que yo tengo que andar todos los dias en la esquina caliente porque leo a Galeano. Y cual es el problema de yo ande en cualquier centro comercial? Cual es el rollo existencial con eso? Y si entro porque me dan ganas de ir al baño? O porque prefiero sacar plata de un cajero que no este en plena calle para que no me lo quiten enseguida? O porque me da hambre y no tengo estomago para aguantar un asquerosito por mas barato que sea? (Si como el asquerosito definitivamente voy a necesitar el baño de un centro comercial despues!) Y que si se me antoja simplemente entrar a mirar tiendas? Y digo ‘mirar’ porque solo eso puedo hacer y muchas veces me ladilla, aunque tuviera dinero probablemente no comparia gran cosa, la mayoria de las tiendas no venden nada que a mi realmente me interese! Fuera de lo estrictamente necesario no gaste en estupideces: no tengo un ipod, ni un blackberry, tengo un celular viejito pero que hace llamadas y manda mensajes qe es lo unico que me interesa, no necesito las huevonadas esas que traen los celulares ahora, no me hace falta. Y por eso puse el articulo de Galeano, y no porque yo ‘lea’ a Galeano, leo lo que se me pega la gana, lo que me interesa, lo que encuentro atractivo, si me diera por leer a Corin Tellado, me vas a criticar tambien? Yo creo en la libertad y por eso hablo de lo que quiero y hago lo que quiero, y me importa un pepino las estupidas etiquetas chavistoides que me endilgan los demas. que por que no me inscribi en el Psuv? Porque no se me dio mi reverendisima y soberana gana chico! Me sabe a diablo el Psuv y sus elecciones! Yo no hago lo que los demas me dicen que tengo que hacer! Yo no le hago caso ni a mi papa, menos a Chavez! Pienso lo que pienso y apoyo lo que apoyo pero no me visto de rojo ni voy a marchas, voto cuando me da la gana y detesto a Ali Primera. Y cual es el peo? Me van meter presa por eso? Jajaja Precisamente el apatheid cultural se trata de eso: te etiquetan, te dicen como debes comportarte, como debes pensar, como debes pensar, cuales deben ser tus gustos. Debes entrar por el aro de lo que dicte el AMO, sino seras excecrado de la sociedad. Tu mismo lo dijiste Jhon Manuel: o eres de una oncena o eres de la otra, y que pasa si yo no quiero ir a ese juego? Puede ser que tenga preferencia por un bando mas que otro, pero no estoy obligada asistir al partido (con lo que detesto el futbol, pero es muy pertinente la metáfora) El incoherente resultas tu cuando tratas de dar un discuros en el que nos invitas a ser rebeldes pero eres incapaz de aceptar que una chavista se salga del molde que le han impuesto. Y entonces en que quedamos? Si no soy version de Lina Ron no puedo ser chavista? Y de cual inconformismo y rebeldía adolescente me hablas? Me depcionas, hablas de viejas histéricas pero tu pareces una! Tengo mis opiniones, que son mias y si entran en conflicto con las opiniones de los demas, lo lamento pero no voy a cambiar para complacer a nadie, llamese Chavez o como se llame. Aun sigo creyendo en la libertad de expresión, pero cada día hay menos gente que cree en ella…

    ResponderResponder
  26. Conocí a alguien como tú, Andreína, cuando estaba en la Universidad. Se la pasaba con el walkman martillándose los tímpanos con Playa Girón, Yo me quedo, Creo en ti, José Leonardo y cualquier otra pavada bi-polar de pobres descalzos y lamentables versus explotadores rialúos.
    Se la pasaba explicándote cómo asaltar comandos militares, porque cuando su mamá la llevaba a la facultad en el carro importado japonés, leía “La guerra de guerrillas” en el asiento del copiloto. Cuando se le bajaba la intensidad, ya no arrastraba “Imperialismo: Estado final del capitalismo” sino que se tiraba su Sidartha o sus Emily Brönte (traducido, ojo, jamás leer en inglés).
    Hoy en día trabaja en un banco. “Qué vas a hacer, hay que comer”, me dijo.
    Si volteas cuando caminas por el Tolón la vas a ver, al lado tuyo, ahora con los libros de autoayuda de Carlos Fraga.

    ResponderResponder
  27. ojo yo no puse el artículo de Blanco allí como una gran vaina, simplemente me pareció relevante al tema del post, antes de que el tema fuese Andreína.. últimamente todos los post terminan hablando de Andreína y su enfermedad incurable… el shopping.

    Andreína mientras más habla menos ganas le quedan a uno de discutir con ella. Deberíamos hacer un video clip de Window Shopping de 50 cent, con Andreína llendo de vitrina en vitrina,

    ResponderResponder
  28. eso ingullengo una arepa de chicharrom y que cuando ponga la mano en le vitrina la deje engrasada…

    ResponderResponder
  29. Es cierto, todas las discuciones terminan siendo sobre mi, y no es que me hagan tener orgasmos por eso! Cada día compruebo más la inmensa intolerancia que sigue creciendo en nuestro país. Bastace que uno diga un ‘pero’ para que salgan las huestes con sus antorchas a cazar los monstruos que sólo estan en sus pequeñas cabecitas. Es triste, muy triste…

    ResponderResponder
  30. Orgasmos tu ?? si el peo es que eres friji frigi frihi daaaaaaaaa. Pero tranquila, duro con ese dedo

    ResponderResponder
  31. Déjame ver si entiendes Andreína: “El shopping center, o shopping mall, vidriera de todas las vidrieras,
    impone su presencia avasallante. Las multitudes acuden, en peregrinación, a
    este templo mayor de las misas del consumo. La mayoría de los devotos
    contempla, en éxtasis, las cosas que sus bolsillos no pueden pagar, mientras la minoría compradora se somete al bombardeo de la oferta incesante y extenuante.” ¿Que coño haces tú en un lugar así? Mirando mierdas que no te gustan, porque no te gustan los ipods ni los blackberrys. Si te diera por leer a Corin Tellado, todo sería más coherente, tú tienes más de personaje de novelucha barata que de persona coherente.

    ¿Ahora si entiendes? De resto, ya me estoy cansando de tu melodrama barato, de tus cursilerías sin lugar, de tu posturita de víctima. Pobrecita de tí chica, que fastidio vale…

    ResponderResponder
  32. Vale cantinflas. El artículo de Carlos Blanco tiene sus puntos, pero lamentablemente es un artículo manipulador y mediocre. Creo que Blanco acierta al calificar a algunos como intelectuales de 15 y último, pero se le olvida que en la oposición también abundan personajes así…

    ResponderResponder
  33. Bueno, ahora resulta Jhon Manuel que tu tambien te vas a meter en el combo de los que creen que pueden dictarme a donde ir o a quien leer? Resulta que por ser chavista tu me etiquetas y juras que yo tengo que andar todos los dias en la esquina caliente porque leo a Galeano. Y cual es el problema de yo ande en cualquier centro comercial? Cual es el rollo existencial con eso? Y si entro porque me dan ganas de ir al baño? O porque prefiero sacar plata de un cajero que no este en plena calle para que no me lo quiten enseguida? O porque me da hambre y no tengo estomago para aguantar un asquerosito por mas barato que sea? (Si como el asquerosito definitivamente voy a necesitar el baño de un centro comercial despues!) Y que si se me antoja simplemente entrar a mirar tiendas? Y digo ‘mirar’ porque solo eso puedo hacer y muchas veces me ladilla, aunque tuviera dinero probablemente no comparia gran cosa, la mayoria de las tiendas no venden nada que a mi realmente me interese! Fuera de lo estrictamente necesario no gaste en estupideces: no tengo un ipod, ni un blackberry, tengo un celular viejito pero que hace llamadas y manda mensajes qe es lo unico que me interesa, no necesito las huevonadas esas que traen los celulares ahora, no me hace falta. Y por eso puse el articulo de Galeano, y no porque yo ‘lea’ a Galeano, leo lo que se me pega la gana, lo que me interesa, lo que encuentro atractivo, si me diera por leer a Corin Tellado, me vas a criticar tambien? Yo creo en la libertad y por eso hablo de lo que quiero y hago lo que quiero, y me importa un pepino las estupidas etiquetas chavistoides que me endilgan los demas. que por que no me inscribi en el Psuv? Porque no se me dio mi reverendisima y soberana gana chico! Me sabe a diablo el Psuv y sus elecciones! Yo no hago lo que los demas me dicen que tengo que hacer! Yo no le hago caso ni a mi papa, menos a Chavez! Pienso lo que pienso y apoyo lo que apoyo pero no me visto de rojo ni voy a marchas, voto cuando me da la gana y detesto a Ali Primera. Y cual es el peo? Me van meter presa por eso? Jajaja Precisamente el apatheid cultural se trata de eso: te etiquetan, te dicen como debes comportarte, como debes pensar, como debes pensar, cuales deben ser tus gustos. Debes entrar por el aro de lo que dicte el AMO, sino seras excecrado de la sociedad. Tu mismo lo dijiste Jhon Manuel: o eres de una oncena o eres de la otra, y que pasa si yo no quiero ir a ese juego? Puede ser que tenga preferencia por un bando mas que otro, pero no estoy obligada asistir al partido (con lo que detesto el futbol, pero es muy pertinente la metáfora) El incoherente resultas tu cuando tratas de dar un discuros en el que nos invitas a ser rebeldes pero eres incapaz de aceptar que una chavista se salga del molde que le han impuesto. Y entonces en que quedamos? Si no soy version de Lina Ron no puedo ser chavista? Y de cual inconformismo y rebeldía adolescente me hablas? Me depcionas, hablas de viejas histéricas pero tu pareces una! Tengo mis opiniones, que son mias y si entran en conflicto con las opiniones de los demas, lo lamento pero no voy a cambiar para complacer a nadie, llamese Chavez o como se llame. Aun sigo creyendo en la libertad de expresión, pero cada día hay menos gente que cree en ella…

    ResponderResponder
  34. ¿Que coño hago? Hago lo que me da la gana Jhonmanuel, igual que tu y que todos en este país!!! No puedo creer que de pronto te hayas vuelto una monjita! ¿De donde te salió esa personalidad de vejuca histérica de El Cafetal? ¿A que viene la descarga? ¿No te gustó que te dijera la verdad? ¿No soportas que descubran los descocidos discursivos que tienes? Resulta que ahora también eres infalible e intocable! ¿O es que te dio celos que la discusión se centrara en mi? Yo soy la que se hace la victima pero parece que te hierve la sangre cuando no estan de acuerdo contigo. Como ya no te dije que eres la merma entonces enfilas tus ofensas hacia aca! ¿Y sigues con el tema de la coherencia? Mas que coherencia te falta honestidad chamo y madurez, aprender de tus errores. Yo solo digo lo que pienso y me parece que eso es exactamente lo que hacen todos aqui! Y entonces, pregunto de nuevo, cual es el peo? La unica diferencia es que yo digo que soy chavista. ¿Eso es tan terrible para ustedes? ¿De verdad es tan insoportablemente terrible para alguno de ustedes dialogar con una chavista? Todavia no me entra en la cabeza cual es el rollo que tienen con el tema de los centros comerciales. ¿O es que ya estamos en el nivel de la segregación y esta prohibido que los chavistas vayan a un centro comecial? Que yo sepa todavia existe la libertad de ir a donde uno quiera. A menos, claro que ese sea justo el problema, QUE YO CHAVISTA HAGO USO DE MI LIBERTAD PLENA Y ESO LES RETUERCE LAS TRIPAS PORQUE CREEN QUE LA LIBERTAD ES SOLO DE USTEDES!!! Yo seguire yendo a cuanto centro comercial se me antoje cunado quiera y por la razon que quiera, ni tu ni nadie me lo puede impedir, mucho menos con tus retruecanos discursivos y tus rabietas de niñito bien. Si no te gusta lo que digo, bloqueame, y dame la razon para seguir pensando que detestas que yo tenga tanta libertad como tu!

    ResponderResponder
  35. y a estos marginales quien les dio vela ? Andreina y Jhonmanuel son un par de macacos coleados aqui, saltaron de aporrea

    ResponderResponder
  36. Verás Andreina, hay algo que se llama sentido común, y hay algo que se llama coherencia. Si yo promuevo pastillas para rebajar, no puedo ser gordo. Si yo digo que me parece cruel que los niños sean esclavizados para confeccionar bluyines, no puedo andar con unos pantalones Levi´s. ¿Entiendes adónde voy?

    Eso se llama verguenza, eso se llama lógica.

    El punto es simple. Yo tengo una ética personal, por eso no compro bluyines Levi´s, porque se que utilizan niños para fabricarlos. Yo tengo una ética personal, por eso no voy a los locales racistas del San Ignacio ( de hecho, yo ni piso ese pedazo de centro comercial). Yo no ando con discursito estúpidos contra las hamburguesas, pero detesto a Mc Donalds, prefiero meterme una full equipo en la calle el hambre de los Teques por solo 12.000 bolos, con la seguridad de que esa si me va a llenar y no como las hamburguesitas de Mc donalds. ¿Entiendees?

    Ahora déjame ponerte en perspectiva, en la perspectiva de tus incoherencias. Comienzas a meterte en una discusión insultando al Jaku. Repitiendo como bolsas el mismo discursito que si los que estamos contra el gobierno somos imperialistas que tenemos sueños húmedos con Bush y toda esa jodienda repetitiva y ladillísima. Tienes una incapacidad crónica para construir un discurso propio, solo te queda ser el altavoz de resonancia de las idioteces que te dicen que debes pensar.

    Luego te apareces con un escrito formado por Galeano, en ese escrito andreína, el señor Galeano, califica a los mall de mierda y recurre al desgastado repertorio de los izquierdistas de caviar que hablan paja de los mall, que denigran del que tiene real, que odian el libre mercado; pero usan el libre mercado para vender sus libros, viajan en primera clase y reciben tres millones de dólares por la adaptación al cine hollywoodense de sus libros, ¿alguien dijo “El Amor en los tiempos del cólera”?

    Y minutos después, nos echas el cuento de tus viajes al Tolón, de tu sufrimiento porque debes comer perros calientes y la gastritis no te deja y cierras con tu habitual melodrama.

    ¿Quién te crees tu que eres chiquita? A cada ratico te apareces aquí con una sufridera, con una postura de damisela en peligro, con un do de pecho sobre lo horroroso que es ser tú. Mira Andreina, este país tiene muchos defectos, pero tiene una gran virtud, y es que es un país donde la gente sobrevive y tu no ves a la gente con esa piquita ridícula que tienes tu de creer que porque te compraste una barquilla en Arturo´s y se te chorreo en el pantalón ya eres una mujer digna ser fichada por la “asociación de personas que se les chorrea un helado y creen que ese es el fin del mundo.” Para ti, todo es una tragedia y eso es fastidioso, ¿sabes?

    Lo que más me choca de ti es tu pretendida superioridad moral, tu postura de: soy mejor que ustedes, ustedes tienen rabo de paja, ustedes son inferiores a mi. Según tu reaccionario punto de vista, nadie debe opinar sobre nada porque todos estamos marcados y todos te debemos algo a ti. Súmale a eso que eres incapaz de pensar sin estereotipos, según tu todos son oligarcas o todos son pobres, o estás en el country echándote whisky o estás en una taguara bebiendo cerveza en un vaso con una cucaracha adentro. Luego hablas de blaxckberry, de celulares con cámara e inmediatamente te montas en tu pedestal moral para decir que tu celular es chimbo: yo tengo un celular de última generación al que si le aprietas un botón te aparece un holograma que te da servicios sexuales, ¿entendiste la ironía?

    Ah se me olvidaba, tienes un humor de perro, todo chiste te parece ofensivo, y toda vaina te parece inmoral y a todos los artículos que aparecen en este Panfletro Negro le sales con un AVE MARÍA PURÍSIMA. En fin chama, no sé si te has dado cuenta de que eres una persona profundamente reaccionaria y conservadora.

    Finalmente, cuando alguien te jode, cuando alguien te da un argumento contundente, como el que te dio Jackubowicz cuando te explico el final completo de Secuestro Express haces lo de Eric Cartman, pateas la mesa y dices: “Jódanse, yo me voy” Bravo Andreina, eres genial.

    Sin embargo, respondo a tu comentario parte por parte:

    Bueno, ahora resulta Jhon Manuel que tu tambien te vas a meter en el combo de los que creen que pueden dictarme a donde ir o a quien leer? Resulta que por ser chavista tu me etiquetas y juras que yo tengo que andar todos los dias en la esquina caliente porque leo a Galeano. Y cual es el problema de yo ande en cualquier centro comercial? Cual es el rollo existencial con eso? Y si entro porque me dan ganas de ir al baño? O porque prefiero sacar plata de un cajero que no este en plena calle para que no me lo quiten enseguida? O porque me da hambre y no tengo estomago para aguantar un asquerosito por mas barato que sea? (Si como el asquerosito definitivamente voy a necesitar el baño de un centro comercial despues!) Y que si se me antoja simplemente entrar a mirar tiendas? Y digo ‘mirar’ porque solo eso puedo hacer y muchas veces me ladilla, aunque tuviera dinero probablemente no comparia gran cosa, la mayoria de las tiendas no venden nada que a mi realmente me interese! Fuera de lo estrictamente necesario no gaste en estupideces: no tengo un ipod, ni un blackberry, tengo un celular viejito pero que hace llamadas y manda mensajes qe es lo unico que me interesa, no necesito las huevonadas esas que traen los celulares ahora, no me hace falta.

    ¿El problema? NINGUNO. Puedes ir a donde te plazca, la pregunta es para ti, ¿si no hay problema en ir a un centro comercial, a cagar, o a comer sushi porque los hot dog te dan diarrea, entonces, ¿Qué haces citando un ratico después a un tipo que dice que: ““El shopping center, o shopping mall, vidriera de todas las vidrieras,
    impone su presencia avasallante. Las multitudes acuden, en peregrinación, a
    este templo mayor de las misas del consumo” ¿Sufres de esquizofrenia o que?

    “¿Que coño hago? Hago lo que me da la gana Jhonmanuel, igual que tu y que todos en este país!!! No puedo creer que de pronto te hayas vuelto una monjita! ¿De donde te salió esa personalidad de vejuca histérica de El Cafetal? ¿A que viene la descarga? ¿No te gustó que te dijera la verdad? ¿No soportas que descubran los descocidos discursivos que tienes? Resulta que ahora también eres infalible e intocable! ¿O es que te dio celos que la discusión se centrara en mi? Yo soy la que se hace la victima pero parece que te hierve la sangre cuando no estan de acuerdo contigo. Como ya no te dije que eres la merma entonces enfilas tus ofensas hacia aca! ¿Y sigues con el tema de la coherencia? Yo solo digo lo que pienso y me parece que eso es exactamente lo que hacen todos aqui! Y entonces, pregunto de nuevo, cual es el peo? La unica diferencia es que yo digo que soy chavista. ¿Eso es tan terrible para ustedes? ¿De verdad es tan insoportablemente terrible para alguno de ustedes dialogar con una chavista? Todavia no me entra en la cabeza cual es el rollo que tienen con el tema de los centros comerciales”

    Verás Andre… ¿te puedo decir andre?… Mira, tú no dices lo que piensas, tú descalificas lo que otros piensan: Cobra habla de Últimas Noticias y te duele. Jackubowicz te recuerda que la chica secuestrada se queda en Venezuela para provocar un cambio, y te duele. Yo hablo mal de San Antonio de los altos, y te duele. Vas al mall a comer comida saludable, alguien te recuerda que te la pasa hablando paja de los mall , y te duele. Yo hago un chistecito sobre los popolotes de Natalie Portman y te duele. Cobra critica al canal ocho y te duele. Cobra critica a Adriano González Leon y te duele. Krisis habla mal de los intelectuales venezolanos y te duele. Hablas de diálogo, pero te la pasas en una eterna descalificación moral ah y en un pseoduanálisis psiquiátrico, que si los que escribe de una forma lo hacen por acomplejado, que si los que escriben de otra lo hacen porque tienen envidia, que si todo el mundo está mal menos yo, en fin caballera, a ver si empiezas a descontaminarte del síndrome Martha Colomina, del síndrome Mario Silva, del Síndrome de Alo Ciudadano, Del síndrome de Conteragolpe y dejas de creerte la dueña de un púlpito, en fin chama, deja el festidio, deja de contarnos tus dramitas diarios, deja de decir babosadas y tochadas que aparecen en el canal 8 o en el canal 33, déjate de “ustedes sueñan con una invasión” o “ahora la libertad es para todos”, deja de repetir y de copiar, encuentra tu voz y deja de portarte como una adolescente malcriada que comenta artículos porque no tiene nada que hacer. Deja de mandar a callar a los demás, en fin chica, ponte seria vale. Esto es un foro de Internet, no el púlpito de una Iglesia Evangélica. Para de sufrir, y deja de tirártelas de víctima.

    ¿Entiendes? “¿O es que ya estamos en el nivel de la segregación y esta prohibido que los chavistas vayan a un centro comecial? Que yo sepa todavia existe la libertad de ir a donde uno quiera. A menos, claro que ese sea justo el problema, QUE YO CHAVISTA HAGO USO DE MI LIBERTAD PLENA Y ESO LES RETUERCE LAS TRIPAS PORQUE CREEN QUE LA LIBERTAD ES SOLO DE USTEDES!!!”

    Esa es la típica frasecita estúpida que solo puede salir de la boca de una chama como el pana ese que describe el Krisis algunos comentario mas arriba. Deja de hablar como Vanesa Davies. A mi me sabe a MIERDA si vas al Sambil y te gastas cincuenta millones en ropa Guchi, me sabe a CASABE. Lo que me ladilla es que luego vengas hasta aquí a decir gafedades como que eres negra y somos racista y por eso no te queremos. No seas bruta pana, si ni siquiera te hemos visto, fuiste tu la que comenzó con su melodrama de que pobrecita de ti porque andas en camionetica, que pobrecita de ti porque comes perro caliente, pobrecita de ti porque no tiene un celular de los que anuncia Juanes, que pobrecita de ti porque eres negra, aunque si tu no lo hubieras dicho nadie lo habría sabido porque ni siquiera tienes fotico al lado como yo. La única aquí que se la pasa hablado a través de sus prejuicios y de su limitadísima visión del mundo eres tu, la única aquí que se toma como un insulto personal cualquier bolsería que le dicen eres tu, la única aquí carente de la estructura intelectual para sostener una discusioncita eres tu, la única aquí que se la pasa pidiendo que le tengan lástima eres tú, la únicas aquí que siempre ve racismo y machismo detrás de cualquier palabra eres tú. Yo no hago eso, yo solo respondo a los comentarios que hacen en mis artículos, porque a veces siento que me han malinterpretado, pero jamás, JAMÁS, he borrado un comentario y menos he mandado a callar a alguien y menos he salido con una bobería. Aunque podría hacerlo, déjame mostrarte como se hace, fíjate bien andreínita:

    “oh pobrecito de mí, papá es un empresario venido a menos que debió terminar sus días como taxista, mi mamá me dejó solo cuando tenía ocho años, oh pobrecito de mi, no puedo beber refrescos negros como Coca Cola porque sufro de gastritis, lo que se agrava enormemente ya que me encanta el café. Oh pobrecito de mí, tengo deudas y tengo una libro que no he terminado y realmente no quiero buscarme un trabajo serio. Oh pobrecito de mi, tuve que trabajar cuando era chamo y por eso terminé mi bachilleratro de noche, oh, oh oh. Como sufro, auxilio.” No me jodas Andreina, todo eso es verdad y no me ves haciendo dramones y justificando mi mediocridad intelectual camuflándome en mi sufrimiento. ¿Comprendiste ahora?

    “Yo seguire yendo a cuanto centro comercial se me antoje cunado quiera y por la razon que quiera, ni tu ni nadie me lo puede impedir, mucho menos con tus retruecanos discursivos y tus rabietas de niñito bien. Si no te gusta lo que digo, bloqueame, y dame la razon para seguir pensando que detestas que yo tenga tanta libertad como tu!”

    Y así culmina esta telenovela: Marimar sufre y dice: seguiré comiendo cinarrolls, seguiré mirando vitrinas, seguiré llorando y si no te gusta pues bloquéame(insertar musiquita dramática aquí, por favor) para saber como sufres conmigo, fatal atraction y demás. No te preocupes pana, no te bloquearé y tampoco hablaré con los Cohen, (que según tu erstereotipo has de creer que son amigos míos) a través de mi supercalifragilisticoespialidoso celular con piscina y con masajeador) para que te prohiban la entrada a los sambiles. De resto, puedes seguir siendo la incoherente y melodramática señorita que eres, puedes seguir metiéndote en los artículos míos y decir lo que te de la perrísima gana, porque realmente me importa un cacahuate. Me despido pues, esperando que mañana no me vengas con que te cortaste las venas o algo así.

    ResponderResponder
  37. Ay mi Andre yo puedo ser amiga tuya, mira que las niñas tenemos nuestros secretos y nuestra dinámica y el problema tuyo es que te metes en sitios feos donde hacen metáforas de fútbol y seguro escupen. A mí me gusta panfleto por yoni porque los gordos caucásicos me excitan. Claro que mi yon me preocupa porq le jala mucho el mecate al krisis y a los otros cafres. Me preocupa que sea gay.

    Tu estás como la pobre Nora (hablando de lecturas, ojéate a Ibsen), es hora de que nos liberemos mi amor. Métele el anillo de compromiso por ese culo a yoni, ya crecimos mija; deja al gordo que por comer tantos perros está así y antes de hacerse la MaríaMñca prefiere escribirte setecientas cuartillas, el pobre ¿O es que te gusta? Se me hace que ustedes serían una pareja divina, se me parecen mucho. Vas a tener que dar tú el primer paso, eso sí.

    Yo sé que una tiene sus necesidades y te entiendo y me encantas. Es obvio que tu puedes ir a donde quieras. Si no, serías como Yon, que no sale de su San Antonio tan working class. Súper heavy eso por allá. Seguro intentó ir al ci es ai una vez y lo rebotaron… entonces se fabricó sus principios a lo Groucho.

    Podemos vernos en Vivanda que es bello porque es de un rococó y un kitsch riquísimo y tienen unos postres de muerte lenta como Elisa Lerner. Y si te gusta el pan con pan también podemos resolver algo entre chicas.

    Un beso en rose com el de Piaf y Dietrich.

    ResponderResponder
  38. Fíjate que yon tiene el pipí chiquito, a él las cosas el importan un cacahuate; a mí, por al contrario, un pepino, ya me conoces.

    ResponderResponder
  39. Jajajaja nunca me había reido tanto leyendo tamaña estupidez Jhonmanuel. ¿Conoces lo que en psicoanalisis se llama Proyección? Me temo que sufres de eso, pero no es tan grave, es curable, solo hace falta mucha, pero mucha autoconciencia, cosa que no es nada facil, lo se, me consta, pero hay que seguir buscándola, antes de que llegues a sufrir de una más grave enfermedad mental. Por lo demas, te tomo la palabra al pie de la letra: “puedes seguir siendo la incoherente y melodramática señorita que eres, puedes seguir metiéndote en los artículos míos y decir lo que te de la perrísima gana, porque realmente me importa un cacahuate.” Asi lo haré querido, con todo el placer del mundo y espero que lo disfrutes un monton!!!

    ResponderResponder
  40. Andreina quedo knot out. Ahora solo le queda recurrir al psicoanalisis chimbo.

    ResponderResponder
  41. Vale Andreina. Gracias por confirmar lo que yo ya sabía (que no eres más que una chica sin ideas que se la pasa perdiendo el tiempo jodiendo en Internet) sigue comentando boberías, ya veré si me da la gana de responderte.

    Iba a hacer una observación al respecto Manu, pero ya me fastidié de Andreina.

    ResponderResponder
  42. Que carajo es autoconciencia, que no todas las conciencias son “autos” esto debe se un cantinflismo.

    Viva Andreina con su titulo bolivariano autoconciensudo

    ResponderResponder
  43. Pilsen, esa operación si te salió rápida! Antes eras Chica y ahora eres Chico. Bueno disfrútalo… Por cierto, se dice ‘cantinflada’, los bolivarianos sabemos mucho de eso…

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here