La Reforma Constitucional

0
520

Hola amigos de Panfleto Negro. He elaborado este ensayo de casi 16 páginas tamaño carta en letra Times New Roman de 12 puntos; en él, describo mis pareceres sobre la reforma analizando los artículos más importantes y su efecto sobre los venezolanos.

Tú no puedes permanecer indiferente; así que tómate el tiempo de leer el ensayo y utiliza la sección comentarios para descargar lo que sientas sobre este mierdero en que se nos está convirtiendo Venezuela. No habrá censura a los comentarios (como siempre), pero les pido que se expresen con respeto y demos una discusión de altura.

El presente texto es LIBRE y por tanto puedes copiarlo, enviarlo a tus contactos de mail, ponerlo en tu blog, página Web, spaces, lo único que te agradezco es que no lo descontextualices quitándole su significado (que no es otro que ir a votar y hacerlo por el NO), de resto, el ensayo es tuyo, lo escribí para que todos lo conozcan así que hagan lo que crean conveniente para hacérselo llegar a muchas personas.

Espero entonces sus comentarios, yo me mantendré al margen de la discusión a menos que crea que debo responder a algo.

De antemano. Muchísimas Gracias.

John Manuel Silva.
——————————————————————————————-


“Es que yo no me meto en política…”

Coloca una canción folklórica de Venezuela y lo primero que escucharás, después del solo de cuatro o de la introducción del arpa, será una referencia a lo bello que es ser venezolano, oirás elaboradas metáforas que comparan un atardecer llanero con la muerte de nuestro Libertador, un amanecer en Apure con el despertar del país, y una vaca, siempre aparecerá una vaca cuando escuche alguna canción en joropo o en cualquiera de sus derivados.

Busca cualquier video que hable de Venezuela y hallarás la imagen del Salto Ángel , de un Turpial, de una Orquídea y del Ávila.

¿Qué tiene que ver esto con la Venezuela que conoces y que ves a diario? Probablemente nada. Nunca he entendido esa gama de tontos estereotipos, yo creo que Venezuela es más que eso.

Mi país no existe en vacas o en un pájaro multicolor; mi país vive en las deliciosas contradicciones de su gente, en esa imagen de los obreros saliendo con el sobre en la mano todos los viernes, la señora con sus bolsas caminando desde el mercado hasta su casa los sábados en la mañana. Yo me siento venezolano cuando voy a La Matica y veo a los tipos arreglando los carros, a los muchachitos lanzándose en sus patinetas, a los brothers que trabajan pintando casas saliendo con sus pantalones derruidos a ganarse el pan del día; cuando bajo en las mañanas a Los Teques y veo esa extraña poesía caótica de personas yendo a trabajar, atrapadas en colas gigantescas mientras suspiran sabiendo que todo apenas comienza.

Mi vena nacionalista se despierta cuando veo a las señoras que limpian, en los restaurantes, centros comerciales, escuelas; cuando me voy a tomar el marroncito claro en la panadería y están, desde los ejecutivos de corbata hasta los taxista, arrimados al mismo mostrador esperando sus cafés y sus cachitos. Mi orgullo por haber nacido en esta tierra no se me exalta al oír la hipocresía musical de Reinaldo Armas o la mediocridad de Luís Silva, pero cuando camino por la Perimetral de San Antonio y veo a las quinceañeras con el cabello húmedo yendo al liceo, o a los carajitos medio somnolientos tomados de la mano de su papá caminando a la escuela, o cuando siento, a eso de las 8:00am, que abren los locales, que las oficinas empiezan a trabajar, que la cola se aligera y el día realmente comienza, ahí sí, ahí si me siento venezolano y feliz de haber nacido aquí. Es en ese maldito país donde me gusta vivir, un país jodido y sobreviviente, un país donde a pesar de todo sigue amaneciendo y seguimos viéndonos las caras, todas las caras, las negras, las blancas, las pardas, el catirito con su ipod con Tiesto a todo volumen o el pana que usa un discman del que sale una salsita o un reggaetón; ambos en el mismo autobús y con ganas de echarle bolas a esta tierra llamada Venezuela.

Es de ese país del que me interesa hablar, un país al que a veces detesto pero al que por lo general amo y del casi siempre me siento parte. Un país hundido en la pobreza, viviendo de promesa demagógica y de liderazgos mesiánicos desde hace mucho. Una Nación que hace 20 años “caminó” con un gocho corrupto que paseaba por los barrios con blue jean y chaqueta blanca, saltando charcos y regalando potes de leche. El mismo que eligió a una momia como Presidente y luego estuvo, durante todo el periodo que gobernó, regando y celebrando rumores de su muerte. Sí, el mismo país que quería a un carajo arrecho, y si era militar mejor, en la presidencia que le pusiera reparo al mierdero que nos dejaron, ese país cuyos habitantes llevan 9 años portándose como conversos, negando su pasado y renegando de cualquiera que no piense igual a ellos. Ese país es la Venezuela sobre la que decidiremos el próximo 2 de diciembre…

¿Qué es la reforma?

Lo más difícil de la actual situación es hacerle entender a alguien que debe tomarse en serio lo que ocurre, pero no es sencillo. Todos niegan, todos se ríen, todos se lo toman como parte de una rutina. Quizás, el mayor logro de Hugo Chávez sea haber convertido en rutina el conflicto. El conflicto, la crisis, la tensión, dejaron de ser palabras aisladas o extraordinarias, Chávez ha logrado que veamos el conflicto como algo normal, como algo con lo que se puede vivir y cuando eso pasa es muy difícil convencer a alguien de que estamos en peligro. Es, por usar una metáfora terrible, como esas generaciones que vivieron en plena guerra de Vietnam y que pasaron décadas viviendo así. En medio de la guerra se casaban, celebraban cumpleaños, vivían, se enamoraban, etc. No había nada de extraño en eso ya que el hombre es un animal de costumbre y lo trágico es que los venezolanos nos hemos acostumbrado a vivir así, hoy es esto, mañana es aquello, pero hay que seguir viviendo. Ya ves, el Alcalde de Chacao se casó y Julio Borges tuvo trillizos, si ellos pueden seguir viviendo, ¿por qué nosotros no?

Este terrible raciocinio viene a confirmar algo que ya había leído y escuchado, pero nunca vivido en carne propia: Las dictaduras no son extraordinarias.

Hay un mito extendido y asumido entre nosotros y ese es, que todos odian las dictaduras, que todos somos demócratas por naturaleza y que “nadie aceptará una dictadura porque nadie se la cala” eso no es verdad. Las dictaduras tienen a su favor el factor tiempo. El tiempo pasa y si la dictadura no se acaba la gente se adapta y aprende a vivir en ellas. Durante una dictadura puede experimentarse progreso económico como en el Chile de Pinochet, cierto bienestar social como la Cuba de Castro, reconocimiento internacional como la República Dominicana de Trujillo, desarrollo arquitectónico como la Venezuela de Pérez Jiménez, paz social (impuesta a coñazos y plomazos) como la Argentina de Videla, apoyo de intelectuales de gran valía como Neruda cantándole a Stalin o la brillante cineasta Leny Riefenstahl haciendo triunfar la voluntad de Hitler.

Así son las dictaduras, creo que ya es hora de que nos demos cuenta que muchos logran vivir cómodamente en regímenes de este tipo y que estos regímenes no son tan extraordinarios como nos han inculcado; no hay nada raro en una dictadura, ni hay nada raro en que le gente sienta que “si no se mete en peos” nada pasará y se podrá vivir cómodamente en un régimen de este tipo. Otra cosa, hay quienes piensan que existe una alarma, una especie de anuncio, que lo altavoces de la conciencia colectiva sonarán una sirena que nos hará saber: “¡Alerta! Estamos cruzando la línea que divide la democracia de la tiranía”. ¡Eso tampoco va a pasar! Lo que pasa es que muchos niegan, se entregan a la razón débil de lo asumido, eso de “no te preocupes, aquí no va a pasar como en Cuba, ya tu vas a ver que la gente va a reaccionar cuando llegue el momento, yo no creo que sea posible eso en Venezuela” El momento ha llegado, es este, lo estás viviendo ahora, no hay mañana, no es si tu quieres que yo te cuente el cuento de la dictadura que Chávez quiere implantar, es si quieres darte cuenta que Chávez avaza a paso de petrodólares rumbo a la tiranía del sigo XXI. Es que mires a tu alrededor y te des cuenta de que aquí no hay espacio para la diversidad, para el pensamiento distinto, y que tú, si apoyas a Chávez, deberías verte en el espejo de Ismael García o Baduel para que sepas lo que se te vendrá encima apenas te atrevas a pensar un poquito diferente al gobierno ¿Si lo entiendes?, ¿si te das cuenta? Te voy a poner un ejemplo personal, y me disculpas la inmodestia, cuando se estrenó la película Miranda Regresa, yo salí, como el propio guevón a decir cosas amables sobre el film, dije que me había gustado la actuación de Jorge Reyes, que apreciaba la agilidad del guión y que en general, esperaba mucho menos. Pues yo no había terminado de escribir el mencionado artículo, cuando ya estaba el lamentable Farruco Sesto recordándome que no hay especio alguno para el diálogo o la reconciliación, que la revolución es plomo y sectarismo al que se atraviese como orgullosamente lo dicen José Roberto Duque, Mari Pili Hernández o tantos otros, quienes siempre están allí para decirnos en nuestra cara que o nos la calamos o nos vamos del país como siempre lo sugiere Diosdado Cabello y otros voceros de la intolerancia gubernamental. El ejemplo del Ministro de Cultura te parecerá banal, pero creo que encierra la ideología del gobierno que no es el marxismo sino el fascismo puro y duro, el Ministro llega al punto de insultar a todo el equipo de la película que el propio ministerio había financiado y producido, dice la esquela de Farruco: “¿es un error haber permitido que este personaje menor del fascismo criollo [se refiere a Fabiola Colmenares] hubiese trabajado en una película de La Villa del Cine? ¿A partir de ahora tendremos que cuidarnos en la selección de actores a fin de no brindarles gratuitamente espacios de comunicación a los pequeños soldados oposicionistas de la guerra mediática? Y luego, como para rematar esta oda a Mussolini que es la carta del Ministro, cierra diciendo: “Lo que, sí, debemos dejar claro (sic) de una vez por todas es que nuestros espacios, los espacios del pueblo no van a ser utilizados para atacar el proceso revolucionario”. ¿Tú quieres vivir en un país así? ¿de verdad? Así de simple el país que Chávez nos ofrece es ese, un país ROJO, sin opciones a otros colores, sin siquiera tolerancia a un rojo claro, esto es, como honestamente Chávez lo dice: Patria Socialismo o Muerte. Muerte como las de los miles de disidentes cubanos que han sido asesinados por Castro, muerte como la que propinó Pinochet a miles de chilenos que no pensaban como él; muerte, muerte, ¿crees que vale la pena matar en nombre de tus ideas? Quiero creer que no lo crees así, pero Chávez sí, Farruco también y toda la nomenclatura del régimen le ha impuesto al país un dilema sencillo, o se lo calan o se joden. Es así, la apertura no existe y, obviamente, las buenas intenciones tampoco. A estas alturas me cuesta creer que algunos sigan pensando que Chávez es un loco, un tipo que exagera mucho, o un ser inofensivo cuyo mayor defecto es su tendencia a la verborrea. Se equivocan, aquí todo está planteado desde un esquema totalitario, llego la hora de terminar de abrir los ojos y darnos cuenta que el 2 de diciembre es, sin duda, la última oportunidad que tenemos de frenar el avance de este gobierno cuyas costuras hitlerianas ya no pueden ocultarse o disimularse. En palabras de Chávez “El voto contra la reforma, es un voto contra Chávez y una traición” o en palabras del Che Guevara:“No hace falta hacer muchas averiguaciones para fusilar a uno. Lo que hay que saber es si es necesario fusilarlo. Nada más. Debe dársele al reo la posibilidad de hacer sus descargos antes de fusilarlo. Y esto quiere decir, entiéndeme bien, que siempre debe fusilarse al reo, sin importar cuáles hayan sido sus descargos. No hay que equivocarse en esto. Nuestra misión no consiste en dar garantías procesales a nadie, sino en hacer la revolución, y debemos empezar por las garantías procesales mismas”. Así está planteado el futuro de Venezuela si te quieres dar cuenta bien y si no, sigue en tu mundo de evasión esperando que todo ocurra o entregándote a las ironías baratas y al supuesto nivel de decir “Es que yo no me meto en política, a mi eso no me afecta”. Y por favor, sepan disculparme por lo binario y absolutista de mi planteamiento, no es mi estilo, pero así veo todo esto en este momento y no de otra manera.

Entonces, ¿Qué es la reforma?

Pues antes de contestar a esa pregunta quería contextualizar los hechos, porque la reforma no puede verse aislada de la realidad, creer que se trata de una discusión donde puedes estar o no de acuerdo con algunos puntos, pero puedes estar tranquilo porque es solo la discusión del cambio de un texto legal en el marco de la democracia, es una torpeza demasiado grande. Te equivocas. La reforma no está aislada del proyecto y las actitudes del actual gobierno. La reforma es parte intrínseca de la realidad que vivimos, forma parte del plan de Hugo Chávez de apoderarse del sistema democrático con la excusa de combatir el pasado, y ahora supuestamente, de combatir al capitalismo salvaje para implementar un sistema socialista. Sin embargo, hago un esfuerzo para desglosarla.

En términos generales la reforma, tanto la propuesta por el Presidente, como el agregado de Cilia y sus amigos, puede separarse en dos grandes grupos de artículos.

El primero: Surge como una necesidad de convencer a los electores de que el proyecto de reforma no es personalista y no está hecha a la medida del gobierno para perpetuarse en el poder. En este grupo se mezclan legítimas aspiraciones de los venezolanos, con leguleyerismos y tecnicismo baratos diseñados para quien no domina algo de leyes y derecho; aquí se hace creer a los ciudadanos que en esta reforma existen avances sociales y que la razón por la que nos oponemos a ella, quienes lo hacemos, es porque somos unos oligarcas defendiendo nuestros privilegios. Estos, esencialmente son dos, a saber:

De los que propuso el Presidente:

El 87 que dice: “A los fines de garantizar el ejercicio de los derechos laborales de los trabajadores y trabajadoras no dependientes, como taxistas, transportistas, motorizados y motorizadas, comerciantes, artesanos y artesanas, pequeños mineros y pequeñas mineras artesanales, barberos y barberas, peluqueros y peluqueras, pescadores y pescadoras, agricultores y agricultoras, trabajadores y trabajadoras temporales, amas de casa, empleados y empleadas domésticos, cultores y cultoras populares, profesionales y todo aquel que ejerza por cuenta propia cualquier actividad productiva para el sustento de sí mismo y de su familia, la ley creará y desarrollará todo lo concerniente a un Fondo de Estabilidad Social para Trabajadores y Trabajadoras por Cuenta Propia”

El 90 que dice “A objeto de que los trabajadores y trabajadoras dispongan de tiempo suficiente para su desarrollo integral, la jornada de trabajo diurna no excederá de seis horas diarias… …El Estado promoverá los mecanismos para la mejor utilización del tiempo libre en beneficio de la educación, formación integral, desarrollo humano, físico, espiritual, moral, cultural y técnico de los trabajadores y trabajadoras, de acuerdo con la ley respectiva.”

Caben algunas consideraciones, la primera es la obvia farsa de la reducción de la jornada laboral, que queda exactamente a la actual constitución que dice textualmente: “Se propenderá a la progresiva disminución de la jornada de trabajo dentro del interés social y del ámbito que se determine y se dispondrá de lo conveniente para la mejor utilización del tiempo libre” Es decir, no era necesario reformar la constitución para reducir la jornada laboral, bastaba con una reforma a La Ley del trabajo. Igual caso puede decirse de los artículo que establecen el reconocimiento del derecho a Seguridad Social de los cuentapropistas y trabajadores no dependientes; eso también pudo hacerse mediante ley.

Pero más allá de estas críticas puntuales, tanto al texto como a las intenciones ulteriores de estos artículos, he de decir, que no me opongo de lleno a ellos, mi oposición viene dada por el más elemental sentido común: ¿Si al gobierno le interesan estos “avances sociales” ¿Por qué no los propuso en un bloque separado para permitirnos así decidir sobre ellos?, ¿por qué se mezclan estos “avances” con medidas como la reelección indefinida o la “nueva geometría del poder”?, ¿por qué estamos obligados a decidir junto con ellos los aspectos que no nos gustan de la reforma? Estoy seguro que de habérsenos permitido votar estos artículos por separado se hubieran aprobado de manera absoluta, ya que son pocos los que se oponen a darle seguridad social a los taxistas o a reducir la jornada laboral. Pero la razón es simple: Chávez no propuso estos artículos porque le interese aumentar el bienestar social de los venezolanos, los propuso como una descarada carnada electoral, para colocar a las personas en el dilema de tener que votar sí a un bloque de artículos que contienen beneficios para ellos pero que también consolidan el poder personalista del Presidente; ah y por cierto, noten que digo poder del Presidente, porque ni siquiera es el gobierno el que crece, es él, es el Presidente Chávez el único beneficiario de todo esto.

El segundo bloque de artículos está conformado por todos los demás, poniendo especial énfasis en los siguientes:

De los propuestos por el Presidente:

El 16 que dice: “En las regiones marítimas, territorios federales, Distrito Federal, municipios federales, distritos insulares, provincias federales, ciudades federales, y distritos funcionales, así como cualquier otra entidad que establezca esta Constitución y la ley, el Presidente o Presidenta de la República designará y removerá las autoridades respectivas, por un lapso máximo que establecerá la ley.”

El 70 que dice: “Son medios de participación y protagonismo del pueblo, en ejercicio directo de su soberanía y para la construcción del socialismo: la elección de cargos públicos, el referendo, la consulta popular, la revocación del mandato, las iniciativas legislativas, constitucional y constituyente, el cabildo abierto, la Asamblea de Ciudadanos y Ciudadanas… …Una ley nacional establecerá las condiciones para la organización y el efectivo funcionamiento de los medios de participación previstos en este artículo”

El 98 que dice: “El estado reconocerá los derechos de todos y todas a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico, tecnológico y en los beneficios que de él resulten”

El 103 que dice: “Toda persona tiene derecho a una educación integral, de calidad, permanente, en igualdad de condiciones y oportunidades, a quien se le respetará sus aptitudes, vocación y aspiraciones. La educación es obligatoria en todos sus niveles, desde el maternal hasta el nivel medio diversificado. La impartida en instituciones del Estado es gratuita hasta el pregrado universitario. A tal fin, el Estado realizará una inversión prioritaria de acuerdo a los principios humanísticos del socialismo bolivariano…”

El 115 que dice: “La propiedad pública es aquella que pertenece al pueblo en su conjunto y las futuras generaciones, y podrá ser de dos tipos: la propiedad social indirecta cuando es ejercida por el Estado a nombre de la comunidad y la propiedad social directa cuando el Estado la asigna bajo distintas formas y en ámbitos territoriales demarcados, a una o varias comunidades, a una o varias comunas, constituyéndose así en propiedad comunal, a una o varias ciudades, constituyéndose así en propiedad ciudadana; la propiedad colectiva es la perteneciente a grupos sociales o personas, para su aprovechamiento, uso o goce común, pudiendo ser de origen social o de origen privado; la propiedad mixta es la conformada entre el sector público, el sector social, el sector colectivo y el sector privado, en distintas combinaciones. ”

El 136 que dice: “El pueblo es depositario de la soberanía y la ejerce directamente a través del Poder Popular. Éste no nace del sufragio ni de elección alguna, sino de la condición de los grupos humanos organizados como base de la población”

El 141 que dice: “Las Administraciones Públicas son las estructuras organizativas destinadas a servir de instrumentos a los poderes públicos.”

El 153 que dice: “La República promoverá la integración, la Confederación y la unión de América Latina y del Caribe a objeto de configurar un gran bloque regional de poder político, económico y social. Para el logro de este objetivo el Estado privilegiará la estructuración de nuevos modelos de integración y unión en nuestro continente , que permitan la creación de un espacio geopolítico, dentro del cual los pueblos y gobiernos de nuestra América vayan construyendo un solo proyecto Grannacional al que Simón Bolívar llamó “Una Nación de Repúblicas” . La República podrá suscribir tratados y convenios internacionales basados en la más amplia cooperación política, social, económica, cultural, la complementariedad productiva Grannacional, la solidaridad y el comercio justo.”

El 158 que dice: “El Estado promoverá como política nacional, la participación protagónica del pueblo, restituyéndole el poder y creando las mejores condiciones para la construcción de una Democracia Socialista”

El 168 que dice: “En sus actuaciones el municipio estará obligado a incorporar, dentro del ámbito de sus competencias, la participación ciudadana, a través de los Consejos del Poder Popular y de los medios de producción socialista.”

El 230 que dice: “El periodo presidencial es de siete años. El Presidente o Presidenta de la República puede ser reelegido o reelegida.”

El 305 que dice: “Si ello fuere necesario para garantizar la seguridad y la soberanía alimentarias, la República podrá asumir sectores de la producción agrícola, pecuaria, acuícola, indispensables a tal efecto y podrá transferir su ejercicio a entes autónomos, empresas públicas y organizaciones sociales, cooperativas o comunitarias, así como, utilizar a plenitud las potestades de expropiación, afectación y ocupación en los términos establecidos en esta Constitución y la ley.”

El 318 que dice: “El Banco Central de Venezuela es persona de derecho público sin autonomía para la formulación y el ejercicio de las políticas correspondientes, y sus funciones estarán supeditas a la política económica en general”

El 328 que dice: “La Fuerza Armada Bolivariana constituye un cuerpo esencialmente patriótico, popular y antiimperialista. Sus profesionales activos no tendrán militancia partidista. La Fuerza Armada Bolivariana será organizada por el Estado para garantizar la independencia y soberanía de la Nación, defenderla de cualquier ataque externo o interno y asegurar la integridad del espacio geográfico mediante el estudio, planificación y ejecución de la doctrina militar bolivariana, la aplicación de los principios de la defensa integral y la guerra popular de resistencia, la cooperación e tareas de mantenimiento de la seguridad ciudadana y del orden interno, así como la participación activa en los planes para el desarrollo económico, social, científico y tecnológico de la Nación de acuerdo con esta constitución y la ley. En el cumplimiento de su función, estará siempre al servicio del pueblo venezolano en defensa de sus sagrados intereses y en ningún caso al de oligarquía alguna o poder imperial extranjero”

El 329 que dice: “La Fuerza Armada Bolivariana está integrada por los distintos cuerpos de tierra, mar y aire, organizados de acuerdo a la ley orgánica correspondiente en los siguiente componentes militares: El Ejército Nacional Bolivariano, La Armada Nacional Bolivariana, La Aviación Nacional Bolivariana, La Guardia Nacional Bolivariana y La Milicia Nacional Bolivariana, con un régimen especial de carrera, educación y disciplina; amparadas por un sistema de Seguridad Social propio, según lo establezca su respectiva ley orgánica. La Fuerza Armada Bolivariana podrá ejercer actividades de policía que le atribuya la ley. ”

Y de los propuestos por la Asamblea Nacional:

Podríamos Establecer una cadena de artículos que son: 71, 72, 73, 74, 341,342,343,que, en esencia, aumentan casi hasta el doble la cantidad de firmas requeridas para los referéndum consultivos, revocatorios, aprobatorios, para la iniciativa ciudadana de reforma constitucional y de constituyente.

El 82 que dice: “ Toda persona tiene derecho a una vivienda adecuada, segura, cómoda, higiénica, con servicios básicos esenciales… …Toda persona tiene derecho a la protección de su hogar o el de su familia declarándolo como vivienda principal ante los órganos del Poder Popular y por tanto, contra él no podrán acordarse ni ejecutarse medidas preventivas o ejecutivas de carácter judicial, sin más limitaciones que las previstas en la ley o convenio de contrato.”

El 109 que dice: “La ley garantizará el voto paritario de los y las estudiantes, los profesores y profesoras, trabajadores y trabajadoras para elegir las autoridades universitarias; consagrará el derecho al sufragio a todos los y las docentes que hayan ingresado por concurso de oposición, desde la categoría de instructor o instructora hasta titular y establecerá las normas para que las elecciones universitarias se decidan en una sola vuelta”

El 265 que dice: “Los magistrados o magistradas del Tribunal Supremo de Justicia podrán ser removidos o removidas, en caso de faltas graves, por el voto de la mayoría de los y las integrantes de la Asamblea Nacional, previa audiencia concedida al interesado o interesada.”

El 337 que dice: “El Presidente o Presidenta de la República, en Consejos de Ministros, podrá decretar los estados de excepción. Se califican expresamente como tales las circunstancias de orden social, económico, político, natural o ecológico, que afecten gravemente la seguridad de la Nación, de las instituciones y de los ciudadanos y ciudadanas , a cuyo respecto resultan (sic) insuficientes las facultades de las cuales se disponen para hacer frente a tales hechos. En tal caso, podrán ser restringidas o suspendidas temporalmente las garantías consagradas en esta Constitución, salvo las referidas al derecho a la vida, la prohibición de tortura, la incomunicación, la desaparición forzada, el derecho a la defensa, a la integridad personal, a ser juzgado o juzgada por sus jueces naturales y a no ser condenado o condenadas a penique excedan los treinta años.”

El 338 que dice: “Podrá decretarse el estado de alerta cuando exista la posibilidad cierta e inminente que va a ocurrir una situación capaz de generar catástrofes, calamidades públicas u otros acontecimientos similares, con el fin de tomar las medidas previas necesarias para proteger la seguridad de la Nación o de sus ciudadanos y ciudadanas.
Podrá decretarse el estado de emergencia cuando se produzcan catástrofes, calamidades públicas u otros acontecimientos similares que pongan seriamente en peligro la seguridad de la Nación o de sus ciudadanos y ciudadanas.
Podrá decretarse el estado de emergencia económica cuando se susciten circunstancias económicas extraordinarias que afecten gravemente la vida económica de la Nación.
Podrá decretarse el estado de conmoción interior o exterior en caso de conflicto interno o externo que ponga en peligro la seguridad de la Nación, de sus ciudadanos y ciudadanas o de sus instituciones.
Los estados de alerta, de emergencia, de emergencia económica y de conmoción interior o exterior, durarán mientras se mantengan las causas que los motivaron”

El 339 que dice: “El decreto que declare el estado de excepción en el cual se regulará el ejercicio del derecho cuya garantía se restringe o suspende será presentado dentro de los ocho días siguientes de haberse dictado, a la Asamblea Nacional o la Comisión Delegada para su consideración y aprobación. Al cesar las causas que lo motivaron, el Presidente o Presidenta de la República dejará sin efecto la medida adoptada. La declaración del estado de excepción no interrumpe el funcionamiento de los órganos del Poder Público.”

Este segundo grupo, constituye la verdadera razón de esta reforma, el objetivo fundamental es el desmesurado aumento del poder del Presidente y la eliminación de cualquier obstáculo que impida al estado reprimir la disidencia, esta vez, dentro de los cánones legales.

Comencemos por los artículos 71, 72, 73, 74, 341,342 y 343. Lo primero que hay que considerar es que el Presidente Chávez colocó la opción del referéndum revocatorio en la constitución anterior porque quería extender el periodo presidencial a seis años y aquella propuesta, en aquel momento, no era muy popular; pero ahora, además de ampliarse el periodo constitucional a siete años, se amplía la cantidad de firmas que deben recolectarse para la ejecución del los distintos referéndum hasta hacerlos, prácticamente inviables, más aún si consideramos los mecanismo de coacción (lista Tascón Lista Maisanta) que ha generado el gobierno para chantajear a la ciudadanía si ésta, decide ejercer un derecho.

Luego viene el artículo 16 referido a la nueva geometría del poder. En él, básicamente se habla de intereses estratégicos, de zonas especiales pero lo único que se hace es garantizarle el derecho al Presidente de designar a dedo a las autoridades en esas zonas, teniendo estas autoridades mucho más poder que los Alcaldes y Gobernadores, figuras, éstas últimas, elegidas democráticamente por los ciudadanos. Un gobernador o Alcalde puede ser pésimo (y te lo digo yo que vivo en San Antonio de los altos, bajo el estigma de tener al mediocre Juan Fernández como Alcalde), pero son funcionarios elegidos por ti, que, además, puedes revocar, en cambio, los funcionarios designados a dedo por el gobierno son, valga la redundancia, designados por éste y solo éste puede removerlos. Esto es dictadura, así de simple, gobierno por decreto, un acabose del derecho a elegir nuestras autoridades, ya que si bien seguiremos eligiendo autoridades, éstas pasarán a ser meros adornos sin capacidad alguna de gobernar. Estoy seguro que ni los más lameculos del gobierno están de acuerdo con esto.

Especial atención merece el artículo 153, que podría pasar como una declaración de principio, como una más de las múltiples cursilería bolivarianas del Presidente, si no estuviera unida a aquella terrible declaración de “Cuba y Venezuela, son un solo gobierno”; o la amenaza a “la oligarquía boliviana” para que sepan qué “aquí no nos quedaremos tranquilos si le hacen algo a Evo, el pueblo venezolano y su ejército no se van a quedar de brazos cruzados” es en el contexto de esas declaración y de las intenciones del Presidente de intervenir en los países latinoamericanos, que toma especial relevancia y causa onda preocupación aquello de “La República promoverá la integración, la Confederación y la unión de América Latina y del Caribe a objeto de configurar un gran bloque regional de poder político, económico y social…” Debemos preguntarnos: ¿En los delirios megalómanos del Presidente y en sus intenciones de extender su revolución por toda América, existe la posibilidad de que este artículo esté legalizando las intervenciones de Venezuela en otros países?

Comentemos ahora el seriado de artículos que, supuestamente dan rango constitucional al Poder Popular, estos son los artículos: 70,136,141,158y 168. La pretensión del gobierno es obvia, acabar con cualquier forma autónoma de organización ciudadana, para suplantarlas por formas de organización controladas y dependientes del Estado, del gigantesco estado que se pretende constituir. Esta es una estrategia típica de los gobiernos dictatoriales, se sustituye al pueblo; diverso y variados en creencias políticas y religiosas, diverso en formas de vidas, diverso en formas de expresión cultural y tan diverso en personalidades como en cantidad de habitantes; para crear un pueblo de clones, de un solo color, con una sola visión política, con una vida social regida por la disciplina y la imposición de una identidad única que no permite diferencias, ni las diferencias de quienes no quieren y no aceptan esa identidad colectiva impuesta ni siquiera la diferencia dentro del color impuesto, ya que cualquier expresión de disidencia interna es etiquetada de traición y castigada, incluso con más fiereza que con la que se castiga al enemigo. Es la misma política implementada por Adolfo Hitler, quien solo consideraba personas a aquellos de su misma raza; ahora solo se considerará persona a quien milite con el gobierno y acepte mudamente todos sus designios, el que no lo haga, no será parte del Poder Popular, es decir, no será parte del pueblo. ¿No me crees? Entonces, ¿Por qué solo se admite la participación popular como medio para la construcción del socialismo o de la democracia socialista? ¿Y si yo quiero participar, pero no quiero construir el socialismo chavista? ,¿hay espacio para quienes no quieran ser socialistas? La respuesta obvia es NO.

En el artículo 168 se impone, al ya reducido espacio de las alcaldías, la organización popular controlada por el estado. En el 136 se acaba con el sufragio como forma de participación. En el 70 y en el 158, se especifica que esa supuesta participación quedará condicionada al socialismo, fuera de esto nada. Y en el 141 se acaba con la vieja premisa de que la administración pública está al servicio de los ciudadanos, para ponerla al servicio del estado totalitario.

En el artículo 98 se establece que el pueblo tendrá acceso a la cultura, lo que, desde luego, no es malo, a no ser porque se elimina la protección al derecho de autor que está establecido en la actual constitución, esto, en tiempos de Farruco Sesto, solo puede significar la eliminación del derecho que tienen los artistas a ser remunerados por su obra. Claro, que saldrá cualquiera a decir que solo se defiende con ello los intereses económicos de las roscas culturales, pero no es así; la estrategia es demasiado evidente: ahogar económicamente a los sectores privados de la cultura, para que, en algún momento, los únicos espacios culturales que queden en pie, sean los del estado. Esos organismos culturales estatales están conducidos con el más absoluto sectarismo, por una camada de rastreros personajes cuyo único fin es obedecer los mandatos del estado y estos mandatos, por si no saben cuales son, son los de eliminar cualquier forma de pensamiento distinto o diversos de los entes culturales, convertidos hoy en cuna para el reaccionarismo más fascistoide que haya visto la cultura venezolana en toda su historia.

Eso es La Villa del Cine, o la reciente apertura de la Imprenta Nacional, un intento de acabar con la diversidad cultural para imponer el silencio de los artistas bajo la amenaza de que “o se callan y publican con nosotros, hacen películas con nosotros, hacen CD´S con nosotros, participan en nuestros espectáculos; o hablan y entonces se joden porque no hay mas créditos y no se te olvide que ya no hay editoriales privadas o compañías disqueras privadas, u organizadores de eventos privados, ni mucho menos empresas de producción cinematográficas privadas” El mejor ejemplo de ese amordazamiento cultural, lo vimos cuando muchos de los actores y empleados que participaron en Miranda Regresa, se negaron a hablar sobre la situación vivida por Fabiola Colmenares, ya que estaban coaccionados para no hacerlo.

Después viene el artículo 82, que, aunque casi nadie lo haya notado, es el artículo más grave de esta reforma. Allí se establece la eliminación de la propiedad individual sobre las viviendas, supeditando la protección de las mismas a su inscripción ante un Consejo Comunal que decidirá sobre ella. ¿Si notan la gravedad del asunto? Se acaba con los derechos individuales para suplantarlos por derechos pseudocolectivos. Esto consiste en que tú, como persona, no tendrás derecho a la vivienda, sino que tu derecho dependerá de unas organizaciones llamadas populares, pero que, en la práctica, estarán controladas por el estado. Deberás pedirle permiso a un grupo de personas para vender tu vivienda o ponerla en alquiler, de esta forma se controlará a los ciudadanos.

Cuando uno alega que la reforma acaba con la propiedad privada, sale algún sabio a acusarlo a uno de ser un millonario defendiendo sus grandes propiedades; pero eso no es así. En realidad quienes defendemos el derecho de las personas a ser propietarias, estamos defendiendo la autonomía para tomar decisiones y vivir plenamente; ya que si tus necesidades personales cotidianas están satisfechas y dependen de tu esfuerzo personal, puedes decidir con autonomía e independencia, pero si dependes del estado para todas tus actividades cotidianas, pasarás a ser un esclavo del estado, dejarás de ser ciudadano para ser un simple habitante con algunos derechos, pero carente de autonomía para decidir o votar. Lo que obviamente afecta tu derecho a la libertad personal, a la libertad de asociación y al libre desarrollo de tu personalidad, debiendo siempre contar con la autorización de un grupo determinado de personas para poder hacer cualquier cosa y si las haces sin su permiso, pues deberás atenerte a las consecuencias ya que ellos son los que controlan tu vivienda, es decir, la primera de tus necesidades básicas. Es simple, esto es un control total de la vida privada de las personas, tal y como lo describe George Orwell en 1984. Y que conste que nadie, puede acusarme de estar exagerando, esto es así, aunque nos duela creerlo. Cómo complemento a este artículo están los artículos 115 y 305, que establecen lo mismo en otro ámbitos (la producción de bienes y servicios y la producción de alimentos)

El artículo 103 es igualmente gravísimo, ya que establece la educación obligatoriamente socialista, es decir, el adoctrinamiento de los niños. Todos sabemos que cualquier gobierno totalitario que se respete tiene como meta el adoctrinamiento de los niños para garantizarse su permanencia en el tiempo y la enajenación de los ciudadanos, para que éstos, dejen de reconocer, y por tanto, de defender sus derechos. Eso pasó en la España de Franco, pasa en la Cuba de Castro y pasará en Venezuela si se aprueba esta reforma.

Otro seriado de artículos son aquellos dirigidos a acabar con la autonomía de las Universidades, del Tribunal Supremo y del Banco Central el 109, el 265 y el 318. En el caso de las Universidades, la necesidad es apremiante, imagínense que se repita lo de la UCV o lo que ha pasado en casi todas las universidades, donde el chavismo no da pie con bola. Se coloca un voto paritario, supuestamente justiciero ya que garantizaría la igualdad entre los sufragantes de las elecciones internas de las universidades, pero al mismo tiempo se establece una ley que regule estas elecciones; es decir, la autonomía universitaria será regulada y conociendo las tendencias totalitarias de este régimen es de esperarse que esa ley acabará con los Centro de Estudiantes, para someterlos a los fulanos Consejos Estudiantiles que no serán elegidos por nadie. ¿Hay razones para pensar que eso no ocurrirá?

Con respecto al TSJ se elimina la necesidad del voto calificado (dos terceras partes) de la Asamblea Nacional para su posible remoción y se modifica la constitución para rebajarlo a una mayoría simple, así podrán librarse de cualquier magistrado incómodo, lo que se une al control absoluto de su designación.

Y con el BCV pues, ¿qué decir? Chávez necesita el control de toda la plata para financiar su proceso, sin tener que recurrir a molestos trámites de andar pidiendo permiso para mover los reales y darle unos millarditos a Evo y otros tantos a Correa y algunos más a Kirchner.

Pasamos a los tres artículos referidos a los Estados de Excepción el 337, el 338 y el 339, donde se mantiene el derecho a la vida, a la no tortura, y a ser juzgados por nuestros jueces naturales; pero, se elimina la protección al Derecho a la Información, al Derecho al Debido Proceso y lo que es más grave aún, se desconocen los tratados internacionales, ya que, en la constitución anterior dice, textualmente: “El decreto [de estados de excepción] cumplirá con las exigencias, principios y garantías establecidos en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención Americana sobre derechos humanos” eso se elimina y todo queda a discreción de quien emite el decreto, es decir, de Chávez.

Y desde luego, el artículo 230 que alarga un año el periodo presidencial, y que permite la reelección perpetua del Presidente. Es aquí cuando uno oye a gente que dice que Chávez no propuso la reelección indefinida, sino la postulación indefinida, pero que los venezolanos somos los que podremos decidir si votamos o no por él. Pero debemos preguntarnos, ¿hay posibilidad de elecciones libres si los poderes públicos van a ser designados a dedo? ¿habrá independencia ciudadana si los venezolanos no tenemos propiedad sobre nuestras viviendas?, ¿si no podemos decidir sobre casi ningún aspecto de nuestra vida personal, podremos hacerlo sobre lo asuntos de gobierno? Es decir, si los ciudadanos nos convertimos en esclavos del Estado podremos decidir, podremos votar libremente, ¿no es factible pensar que muchos de los votos que Chávez obtuvo en la última elección los consiguió gracias a la maldita lista Tascón o la lista Maisanta? Si eso ocurrió en la actual situación de relativa libertad y relativa democracia, ¿cómo podemos pensar que habrá elecciones libres en una situación de control casi absoluto sobre todas las actividades públicas y privadas de los ciudadanos? ¿De verdad hay alguien tan ingenuo?

Cerramos el análisis con los artículos referidos a la nueva Fuerza Armada Bolivariana, aquí no caben mayores consideraciones que las obvias: todo el dinero, control ciudadano, aniquilación de la propiedad privada, fin de la autonomía de los poderes, fin de la autonomía universitaria, reelección indefinida, ¿qué falta? ¡Pues claro! LAS ARMAS el control armado de la revolución, a través de las Milicias se impondrá la represión institucionalizada, así se impone el esquema de Ejército-Caudillo-Pueblo. Esa es la revolución bolivariana; eso es la reforma constitucional, eso es lo que pasará si votas si o si te abstienes.

¿Votar no votar, es ese el dilema?

Realmente entiendo a quienes no quieren ir a votar, ¿cómo culparlos? ¿Qué les digo? ¿Qué confíen en Tibisay Lucena? Obviamente NO. Pero sí les digo esto, si creen que ir a votar es “legitimar la dictadura” están equivocados. En este momento no se deben imponer argumentos legalistas y jurídicos y menos, puede imponerse la opinión de la partida de guevones que conforman al CNR o los radicales de cartón que escriben bolserías en Noticiero Digital. Este, ni es momento de fanfarrones, ni es momento de aprensiones o críticas descolocadas. Yo detesto a muchos de los líderes opositores tanto como tú, yo creo que ellos se han ganado el poco respeto que les tienen con sus acciones y torpezas, pero es cuando vayamos a las urnas el 2 de diciembre no será para elegir entre Chávez y Julio Borges, o entre la verruga y las cejotas.

El asunto aquí es de estrategia, de cálculo y de no ser imbéciles. Martin Luther King dijo una vez “enfrentar fusiles con piedras, no solo es violencia, es estupidez” quienes tenga la idiota idea de que quedándose en su casa, masturbándose intelectualmente con los discursos de Oscar Pérez o creyendo que Ledezma va a comandar un movimiento insurreccional contra Chávez es, y me disculpan los que se ofendan, un reverendísimo guevón. Aquí la opción siempre ha sido votar, llenar los centro electorales con nuestra presencia, enfrentar las posibilidades de fraude en la calle, dando la cara, haciéndole saber al mundo que aquí estamos, que existimos, que en Venezuela hay un pueblo dispuesto a pararse frente a las pretensiones autoritarias del régimen y enfrentarnos a ellas.

Claro que comprendo y comparto la enorme desconfianza que le tienen al CNE. ¡No seré yo quien abogue por la transparencia de nuestro sistema electoral. Pero coño, ¿de verdad alguien piensa que la opción es quedarse en casa con un orgullo pendejo creyendo que aquí todo está perdido?

Eso no es lo peor, lo peor son esos toches que hablan de la fulana marcha de no-retorno que convocó el señor Herman Escarrá y los calabacines parlantes que llevaron a la oposición a cometer esa idiotez de retirarse de las elecciones a diputados para que el chavismo aprobara sin obstáculos, y solo con la piedrita en el zapato de Podemos, la reforma que votaremos en tres semanas. ¿Marcha de no retorno? ¿para qué? ¿para que Chávez reviente a los no retornantes a plomo y diga que todo es un invento mediático? ¿para que venga la OEA y vuelva a darle su apoyo a Chávez y quedemos nuevamente como una minoría resentida que quiere tumbar a un gobierno popular? ¡En serio alguien quiere eso! Ah y se me olvidaba, a estas alturas del juego, ¿algunos de ustedes sigue creyendo que los cagones y maricones del CNR y señoritos como Álvarez Paz se van a lanzar una de esas? ¿Tengo que recordarles que hicieron los “valientes” que asaltaron la embajada de Cuba cuando a Capriles Radonsky lo metieron preso?, ¿dónde estaban los que destrozaron los carros y tiraron bombas molotov frente a la embajada? ¿Por qué no dieron la cara y asumieron la responsabilidad que, injustamente, debió asumir el Alcalde de Baruta?

¿De verdad debo ponerme a rememorar quien es Robert Alonso o donde vive actualmente Orlando Urdaneta? ¡Por favor señores, terminen de despertar y dejen de creer en mariqueras, coño!

Es increíble que haya gente que aún esté esperando que estos bobalicones mediáticos los llamen para “la batalla final”.

Ahora recuerdo algo: Antes de que Venevisión dejara de ser el canal cuatro para ponerse en cuatro frente al gobierno; tenían la costumbre de poner a Tom y Jerry cuando algo pasaba en el país, primero fue el 13 de abril, mientras Chávez volvía al poder, el gato y el ratón jugaban su eterno juego animado. Luego, en épocas del paro, lo único que ponían cuando Carlos Fernández y Ortega no estaban leyendo sus partes diarios, era la serie animada, ese gato y ese ratón en su persecución sin fin.

Después, al día siguiente del referéndum, cuando Chávez estaba ratificado en el poder, en el canal de la colina pusieron a Tom y Jerry. Se me antoja como metáfora mediocre hacer una comparación, ¿ustedes saben por qué Tom siempre pierde la pelea contra Jerry? ¡Fácil! Porque Jerry no tiene nada contra Tom, Jerry existe y existe feliz y tranquilo hasta que Tom viene a perseguirlo, lo que Tom no entiende es que su modus vivendi es acabar con alguien, mientras el modus vivendi de su adversario es simplemente el de vivir, Jerry no quiere destruir a nadie, solo quiere existir y por eso triunfa ya que, si no lo persiguen, él está feliz.

Así ha sido la lucha política hasta ahora, con un gobierno que solo quería existir, subsistir y mantenerse, y una oposición que no existía por si misma, que solo existía en función de Chávez, de su destrucción y su finitud. Creo, y a lo mejor me estoy pasando de conejo y bolsas, que por primera vez eso ha cambiado. Por primera vez la jugada del gobierno ha sido en función de destruirnos y por primera vez la oposición ha demostrado que puede existir más allá de Chávez. Esto lo digo, desde luego, por el movimiento estudiantil, odiado y repudiado por los fanfarrones que salieron a decir pestes de ellos, que si eran unos mariquitos sin sustancia, que si Goicoechea es un baby político, que si les bastó una semana para salir de escena (me refiero al mes de junio cuando amainaron la protesta por el cierre a RCTV), que si esos pendejos con sus manitos blancas no van a lograr mayor cosa, etc. ¡Pues bien! Estos mariquitos le han propinado una gigantesca derrota electoral al gobierno en la UCV, allí, en esa universidad que debería, por simple inercia, estar del lado del gobierno, pero no fue así. Y eso le dolerá a muchos que se la tiran de iconoclastas, pero es un logro brutal.

Yo voy a votar, ya lo he decidido, votaré NO; y lo haré a sabiendas de lo poco confiable que es el sistema electoral, de la enorme desventaja publicitaria, lo haré a conciencia, no diré la noche del 3 de diciembre que me engañaron o que no sabía lo que ocurriría, yo estoy claro en el país que vivo y en las decisiones que tomaré para enfrentarme a esta Venezuela tan extraña en la que me ha tocado vivir mi adolescencia y juventud.

¿Qué pasará el 3 de diciembre?

El día siguiente del referéndum pueden pasar varias cosas:

1-. Que haya una gigantesca abstención y el gobierno gane el referéndum con una ínfima cantidad de votos y la oposición diga “la reforma es ilegítima” y luego se dispongan a acatarla, a celebrar sus navidades y aquí no ha pasado nada; tal y como pasó con la Asamblea Nacional, donde se convocó a la abstención y salieron algunos carajos a decir “ es que esa Asamblea es ilegítima” mientras Cilia Flores se paseaba feliz en su camioneta último modelo para llegar a su trabajo todos los días.

2-. Que la gente, ya cansada de tanta mierda por parte del CNE se una a la “marcha sin retorno” el próximo 28 y que terminen, como las viejas de Altamira, atrincherados en una placita, con un par de muertos y, luego del desgaste, haciendo el ridículo mientras Chávez, feliz, disfrutando de un país que no le pone barreras a sus pretensiones y de una oposición que existe como un perro callejero domesticado, ladra mucho pero en el fondo no muerde.

3-. Que exista una presencia abrumadora en las mesas electorales, conformada dicha presencia por nosotros quienes nos oponemos a la reforma, por quienes comparten una parte de ella pero no están de acuerdo con la reelección indefinida o la extensión del mandato, y hasta por un sector del chavismo descontento, bien sea el representado por Podemos o por los chavista no militantes que entienden que esta reforma es una locura y hasta los chapistas radicales, como los de Tercer Camino, que llaman a votar No, porque dicen que Chávez es un traidor a sus ideales. Aunado a eso la abstención de un sector del chavismo, esos que están cansado de las promesas, aquellos que se hartaron de la eterna transición, de la eterna promesa de futuro y que no tienen ganas de votar contra el gobierno, pero si se abstendrán para castigarlo.

En este escenario, ¿existe la probabilidad de fraude? Yo no puedo asegurar que hay razones para confiar en el sistema electoral, pero si puedo afirmar que un fraude contra millones de votos y contra un país de pie es muchos más difícil de ejecutar que un fraude contra unos pocos miles de personas y un país que esté en la casa viendo TV o en la playita el día de las elecciones o en la plaza Altamira haciendo bailoterapia y gritando histéricamente mientras una periodista le pregunta: ¿Señora y usté que hace aquí, por cuanto tiempo estará acá? Mientras la señora menea la papada al decir: Yo estaré aquí hasta que Chávez se vaya y Chávez, en el televisor que ha de tener en la sala principal de Miraflores, con las manitos en los bolsillos rojos de la chaqueta del mismo color, diciendo: JE JE JE ESTA GENTE SI ES PENDEJA.

¿Cómo convencer a la gente?

Ayer, mi tía, una mujer común y corriente, me decía: ¿pero para que ir a votar si ya sabemos que Chávez se va a robar el voto? Yo creo que a lo mejor tiene razón, pero para mi será distinto enfrentar la reforma aprobada con un respaldo de votos grande que demuestre que existimos, que no somos golpistas, que estamos dispuestos a darle la cara al gobierno, que no nos la calamos, que no somos guevones que no vamos a aislarnos en un sector de Caracas mientras nos decimos a nosotros mismos que somos grandes y valientes, y toda esa jodienda qué, hasta ahora, solo han llevado al fracaso a la oposición…

Me gustaría culminar diciendo que la vida es un asunto de decisiones, tú tendrás la decisión de ir o no a votar el 2 de diciembre y de votar si o no, de esa decisión dependerá el futuro de nosotros. Así de simple, así de absolutista, así de radical si se quiere. Pregúntate a ti mismo que harás y actúa en consecuencia, pero después no llores, no te quejes y menos digas que te engañaron, pruébate a ti mismo que te respetas como ciudadano y que saldrás a votar y lo harás marcando NO en la pantalla de la máquina. Créeme, este país, más allá de sus lugares comunes, vale la pena.

John Manuel Silva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here