¿Cómo se pierde la virginidad en Caracas?

Jean Paul Gaultier32 200x300 ¿Cómo se pierde la virginidad en Caracas?

Si en Venezuela existió una fórmula capaz de llevar a una niña a tomar el camino del glande o el de los hábitos, esa sin duda fue tener una madre comunista adicta al cristal de Bohemia, católica en casos de emergencias (accidentes, enfermedades, ascensos) y un padrastro ex adeco y ateo. ¿Cuántas Natalias, Veruschkas, Alexandras, Karinas, Ludmilas, Katiushkas no calmaron las señales de ese Cristo con hoz que llevaban dentro poniendo a malabar en sus tobillos pantaletas de finos encajes? ¿Cuántas de ellas no le echaron afrentadas kerosene a la antorcha blanca cuando les pidieron dar o recibir el beso de la primera cita? Probablemente todas ellas resolvieron ponerle a las figuras de sus Marx made in China una corona de espinas para sobrevivir sin cuestionarse; todas menos una.
Esta es la historia de una pequeña Romanov sudamericaribeña que no sabía que toda narrativa rusa siempre comienza con una desgracia; del cómo se atrevió a impugnar ese revoltijo dogmático, recibiendo como castigo lo impensable: la saña y alianza de la Santísima Trinidad, del Manifiest der Kommunistischen Partei y del Big Bang, quienes la sentenciaron a llegar virgen a los 22 años en una ciudad como Caracas.

Producto de una copulación en la Unión Soviética, nuestra Romanov sudamericaribeña vino a este mundo un 25 de marzo de 1976 con cara de zorra y hormonas mongólicas. Introvertida como casi todos en su familia, era la única que provocaba la indiscreción de la gente, quienes haciendo caso omiso a la expresión de Rasputín de su madre, se le acercaban para advertirle: “Las calladitas son las peores”. Sorpresivamente para ellos y para la misma “calladita”, en el mundo de ésta sólo eran ciudadanos los saltamontes, la cata de tréboles, las Barbies, el pisé, la astronomía, las jirafas de cuello largo de Darwin, las muñecas de Reverón, el vestido de la primera comunión y los libros inofensivos que la madre no supervisaba, porque tan inteligente su hija, estaba leyendo “El Principito”, “De cómo Panchito Mandenfuá fue a cenar con el Niño Jesús” y “El amante de Lady Chatterley”.

En esa nación imaginaria no tenía visado ningún niñito, al punto que cuando comenzó a crecer, todos los vecinos presenciaron los métodos de medición de popularidad de las púberes del edificio; la galería de paredes que exhibían: “La Beba puta”, “Nita puta”, “Adriana puta”. ¿De la “calladita”? Ni un “Mini perra”. Ella no era punto de enfoque de las primeras miradas lascivas, bocas obscenas abrigadas con cuatro o cinco vellitos de sus contemporáneos del sexo opuesto. “¿Pero y esa cara de saltona? ¿Qué de los consejos de mosquita muerta que me da la gente?”, se habrá preguntado la madre sujetando los cimientos de su instinto materno, concluyendo con la saliva espesa que buscaba su camino por la traquea, que estaba claro, que ella, la ex militante del PCV había parido una lesbiana. Quizás por eso ese día amaneció en las escaleras del piso 2 el único “puta” que le escribieron en la Residencia “San Isidro”. Trabajo de mercadotecnia de una madre desesperada que no quería que el público sacara las mismas conclusiones que ella.

Con el transcurrir de los años y con esas inclinaciones al vicio del pensar de sobra al que siempre fue débil, no resultaba extraño que la gente la viera pasarle unos ramazos a su cuerpo para despojarlo de ese congrí marxista-leninista-adeco-católico-ateo que le dieron de comer de 1º a 6º grado. En casa y en la calle se apreciaban los frijoles de caraotas y arroz que dejaba a su paso. Todos brincaban moribundos de su sistema, alzando con un último esfuerzo una cruz, un martillo, una pipa humeante, una cabeza de ajo. Ella los observaba perecer con cierta gracia, sin siquiera sospechar que un territorio de su anatomía seguía ocupado.

Jean Paul Gaultier2 200x300 ¿Cómo se pierde la virginidad en Caracas?

Cuando cumplió los 22 años, cursaba el 8º semestre de Comunicación Social en una universidad con más de 50 mil estudiantes. Era extrovertida, portadora de la misma cara de zorra, amante de la noche, independiente económica y emocionalmente en una ciudad con más de 7 millones de habitantes, y a pesar de eso la pobre seguía siendo virgen. Las únicas criaturas desafortunadas en el área metropolitana eran ella y los Tiburones de La Guaira.

Sus amigas, las freudianas, siempre la sentaban en un semicírculo para indagar en el motivo por el cual su Tanatos había descuartizado a su Eros. “¡¿Qué no entienden?! Está más allá de mi control. Tengo genes portugueses, maracayeros, ¡y encima me hicieron en la Unión Soviética!”, respondía angustiada. Y no era para menos, si no cómo se explicaba que en 22 años no le haya gustado un tipo lo suficiente como para irse a la cama con él. Al tiempo que la madre se expiaba a kilómetros de distancia con el rezo del salmo de la consanguinidad: “Yo estoy preparada psicológicamente para recibir a mi hija cuando abra las puertas del clóset”. Pero todas fallaban en sus juicios; el problema de la Romanov sudamericaribeña no era hereditario-lusitano-aragüeño o de orientación sexual; era la maldición de la Santísima Trinidad, del Manifiest der Kommunistischen Partei y del Big Bang que le dieron hormonas comunistas y por vulva una Plaza Roja. La porción de congrí que todavía tenía dentro. Menos mal sus amigos eran más simples y razonables: “O comes cochino o no vuelves a tomar con nosotros”. Pero perder la virginidad en una ciudad como Caracas y bajo esas condiciones, contrario a lo que se piensa, es más difícil que jugar un limón, dos limones, medio limón después de beber Pampero. Ningún hombre de más de 20 años quiere acostarse con una virgen por el temor a que esta se encariñe con él. Con decir que ni siquiera el amigo con derechos que tenía quería tocarla, pero ni con un palo. No importaba cuánto se esforzara nuestra Romanov, cuánta charla sobre el cabaret literario de Cornelia Arnhold con hombros pecosos y semidesnudos se lanzara, cuán aventurera, cuánto escalado de montaña, boxeo tailandés hiciera, cuán femenina, cuán nada fuera; ninguna especie de la familia del homo sapiens varonis pensantus caraqueñis quería algo con ella.

La Romanov sabía disimular muy bien su preocupación, pues adondequiera que iba siempre llegaba a sus oídos el rumor de que era una puta. Ella sonreída, muy divina, desestimaba esas acusaciones, buscando secretamente cualquier objeto de madera para tocarlos tres veces y desear que así fuera. Sin embargo, el desasosiego estaba allí, escondido en ella. Una angustia que latía, que ella sentía y que nada tenía que ver con una Blanca Nieves que no veía a su príncipe azul llegar, sólo a siete enanos hambrientos y hediondos a mina. En ella palpitaba con arritmia el miedo de las matemáticas del placer; saber que era capaz de dividir el placer del sentimiento, porque el sentimiento, ese tarde o temprano iba a llegar, pero la resta de los años de placer que estaba perdiendo, esos no iban a regresar jamás.

Afortunadamente, y gracias a ese Dios al que su madre le rezaba tapándole los ojos al gallo rojo, un día apareció en Caracas un carnívoro de la noche. Un depredador guapo, pícaro y varonil que no perdía tiempo en hacer preguntas, únicamente en buscar una buena pared para servir a su presa, comerla, no dejarla pensar. Fue así como por primera vez pudo escuchar a los deditos de sus pies, a sus piernas, muslos, ombligo, caderas, manos, brazos, hombros, espalda, cuello, boca y hormonas gritar que sí. Esa, que no era ella, o quizás era la nueva ella, estaba desterrando de su sexo y progesterona los últimos frijoles marxistas-leninistas-adecos-católicos-ateos que tenía, haciendo lo impensable: acostarse con un clonador de tarjetas.

Esa mañana la urbe amaneció con una virgen menos, y puede que con otro ahorrista desfalcado. Traumatizada por el tamaño monumental que pueden alcanzar los miembros de ciertos varones de su especie, le escuchaba a su sexy clonador de tarjetas pedirle que fuera su novia, mientras ella buscaba el botón de la cama pirañera. “¿Dónde lo escondiste Oliverio Girondo?”, se preguntaba inhalando humo de cigarro. Advirtiendo entre cenizas de Marlboro Rojo que dos hechos grandiosos le habían pasado: en la noche había perdido la virginidad y en la mañana, al no mirar a su costado izquierdo, había tomado su primera decisión sentimental adulta. En menos de 24 horas se había hecho mujer.

Con cara de no tener himen –al menos así lo creía ella–, la “mujer” salió del hotel revisando que su dinero condensado a plástico todavía estuviera en su cartera, porque sino vaya papelón, noticia la que iba a dar: “Me quitaron la virginidad, también la tarjeta de débito”. Con la Banesco en su santo sitio paró un taxi rumbo a casa, consciente con el soplar de la brisa de que olía a jabón chiquito.

Al llegar introdujo la llave en la cerradura, la giró despacito para no despertar a la abuela, que a esa hora debería seguir durmiendo, con la mala suerte de que al abrir la puerta lo primero que vio fue la cara de újum de la doña parada, chequeando su reloj. Le dio los buenos días y pasó cabizbaja por su lado, evitando a toda costa hacer contacto visual con esa mirada de más de 70 años que la escaneaba de arriba a abajo, al tiempo que la anciana exhalaba con cada uno de sus pasos sus juicios onomatopéyicos: “mmm”, “já”, “hmmm”.

Esa semana la Romanov sudamericaribeña, que creía que el maleficio había acabado, descubrió qué era lo que venía después de la pérdida de la virginidad: el relato choro-semental de su amante de una noche describiéndole a media Caracas cómo le había quitado la virginidad, sumadas a sus llamadas nocturnas y sentimentales para preguntarle cómo estaba, la venganza del amigo con derechos que nunca quiso tocarla, pero que al enterarse de que otro sí lo hizo, y lo hizo bien, alquiló o se buscó en esa semana una novia (después dicen que las vírgenes son unas enrolladas), los faxes de los colegas que llegaban a la sala de redacción del periódico felicitándola por el incremento del consumo de carne porcina en la Gran Caracas, las amigas presentándole a los amigos de los novios, galanes de “¿qué hace una muchacha tan bonita como tú sola en un lugar como este?” y el amigo que para festejar la invitó a comer algo que estuviera a la altura de la ocasión:

“¿Pasticho?, ¿en serio? ¿Esto es lo que valía mi himen en esta ciudad?, ¿un plato de pasticho con un pedazo de pan?”

GD Star Rating
loading...
¿Cómo se pierde la virginidad en Caracas?, 4.5 out of 5 based on 14 ratings
 ¿Cómo se pierde la virginidad en Caracas?

Irina Lopez

Escritora, guionista y periodista.

Más posts - Website


twitter ¿Cómo se pierde la virginidad en Caracas?

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo
Autores

9 Comentarios

  1. xluis dijo:

    Cualquiera que te lea puede pensar que vives aqui cerquita, ser la vecina con cara de raton biblioteca y lentes de culo de botella. Estando tan lejos en un lugar tan diferente no se como puedes tener presente tan vividamente este coagulo que es caracas, como siempre me encanto tu estilo

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Irina Lopez dijo:

    La pregunta no es cómo tener presente a Caracas, sino cómo olvidarla. En la lotería de las musas ella es una de las más sádicas. Mi escritura no pudo tener mejor suerte en ese sorteo.

    Como siempre, muchas gracias.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  3. krisis dijo:

    Excelente.
    A mí siempre me ha incomodado la conversación post-coito que suele aparecer después de una noche de pasión “sin rollos”, en la cual tienes que responder una ráfaga de preguntas como preso de Guantánamo:
    -¿Entonces, papi? ¿Qué somos? ¿Amigos con derecho? ¿Amantes? ¿*novios*?
    Y tú buscando cómo cambiar el tema proponiendo una arepa de asado con guayanés…
    ¡Saludos!

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Irina López dijo:

    Ustedes son presos de Guantánamo y nosotras víctimas de esos funcionarios del Instituto Nacional de Estadística. Pobres mujeres que nos hemos tenido que calar un censo, ahí mismo, del otro lado de la almohada:

    Preguntas de selección múltiple:

    1. ¿Con cuántos tipos has estado?
    a) uno.
    b) más de dos.
    c) una docena.
    d) después del número cincuenta perdiste la cuenta.

    2. ¿Yo vengo a ser qué número?
    a) uno.
    b) dos de verdad.
    c) vigésimo dos de mentira.
    d) el cincuenta y perdí la cuenta.

    3. La primera vez que lo hiciste fue bajo un techo de:
    a) tejas.
    b) cemento.
    c) zinc.
    d) ninguna de las anteriores.

    4. ¿Y tú te acuestas con todos al mes y medio?
    a) he sido el primero.
    b) sólo cuando bebes Patrón añejo 750 ml.
    c) sólo cuando se celebra el aniversario de la muerte de Michael Jackson.
    d) no sabe / no responde.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  5. k dijo:

    Caracas = Caracas
    Comienzo diciendo que la considero una ciudad adictiva, porque magia es igual a disney, caracas es adicción, mientras vives en ellas te mantienes en un ritmo de 180/h desde que amanece hasta que recibes nuevamente sin haber dormido la luz del sol revelando las pestañas pegadas con el rimel.

    Puedes no dormir, no comer, no tener dinero pero te sientes de un vivo inexplicable. Te crea una visión de la realidad profunda pero al mismo tiempo superflua, porque dejas de ocuparte en cosas efímeras y comienzas a sentir cada minuto, cada segundo. En pocas palabras, le sacas la lengua a todas estos lineamientos y limitaciones necias de la “sociedad”

    Uno no olvida a Caracas, la llevas contigo como equipaje extra… No es belleza, no es tranquilidad, es simplemente el monóxido de carbono que respiras al abrir tus ventanas cada mañana.

    ¿Cómo se pierde la virginidad en Caracas? fue un tema de conversación en alguna resaca lo que nos hizo reír por interminables horas. El estilo de Iri, esta pasión distorsionada con la que escribe es su sello, su firma, su seudónimo. Te amo bella y te deseo lo mejor de lo mejor.

    Besos al gringo malandro de tu esposo bello.
    K

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  6. mele dijo:

    Uy, que me gusta,hay que leerlo sin pausas, y quedamos exhaustos.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!
Add Comment Register



*

Para insertar una imagen, escribe
<img src="http://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

Top