Carta abierta a los que se han ido de Venezuela

0
84

download

 

Me fui de Venezuela no solo por la inseguridad, falta de oportunidades, y la larga letanía de calamidades sino también para tener otra vida. Es decir, no solo se trató de una motivación negativa en el sentido de suprimir lo que no me gustaba sino de buscar también cosas más positivas encima de las que ya Venezuela me podía ofrecer. Lo contrario, no irse de Venezuela sino huir de Benesuela, es tener la espada del resentimiento guindando encima de la cabeza por el resto de la vida.

El punto es que la desdicha y el hedor penetrante que se respira en todas partes por allá también entra por los medios digitales. Si se va a seguir leyendo las mismas historietas de m***** a miles de kilómetros de distancia ¿para que irse? Irse implica irse; es una pequeña muerte que hay que sobrellevar esperando resucitar en otra parte con otras perspectivas de vida ligando a que estas sean mejores.

El truco está en no mirar para atrás, como la mujer de Lot, o más bien como Lot. Mirar constantemente para atrás, lo que entre otras cosas implica estar al tanto de absolutamente todo lo que pasa en Venezuela y sufrir con ello, acarrea muchos riesgos uno de los cuales es convertirse en un ser lleno de pesadez, incapaz de vivir en el presente, incapaz de caminar hacia el futuro. Mirando solo para atrás es imposible de echar raíces en ninguna parte. De hecho, es de alguna manera hacerle el juego al régimen que no solo le hace la vida imposible a los que viven allá sino que se las arruina a los que viven afuera, a pesar de estar lejos de los pormenores y las practicidades nefastas del socialismo del siglo XXI.

Un gran acto de rebeldía, yo diría que hasta de valentía, es sacudirse todo resquicio de nostalgia, cursilería y empatía por algo tan abstracto como lo es Venezuela y dejar que las cosas progresen naturalmente, para bien o para mal. Sí, seamos solidarios y empáticos con nuestros familiares y amigos que desdichadamente se tuvieron que quedar pero cortemos con todo lo que nos ata de una manera negativa con ese país. Y esto incluye el día a día de lo que pasa lo cual nos llega por blogs, noticias, comentarios, redes sociales y tantos otros medios modernos. Me duele ver a los niños de Siria pasando frio y hambre por culpa de cien razones geopolíticas incluyendo al tirano que tienen allá pero esto, tengo que decirlo, no me quita el sueño. Me motiva a contribuir con el charity asociado lo cual he hecho pero no me la paso hablando de ello, ni mi Facebook está lleno de fotos de niños sirios hambreados. Lo mismo trato de hacer con Venezuela. Mucho más preocupante para mí y que me afecta directamente son los adolescentes, del área en donde vivo aquí en este país, y sus actos de vandalismo y altanería hormonal. Trato de vivir en el aquí y en el ahora. Sobre todo en el aquí.

Samuel Huntington teorizaba en su Choque de Civilizaciones que la cercanía con el país de origen hacía que los latinos, sobre todo los mexicanos, nunca se adaptaran y se integraran completamente al American Way of Life, o lo que este termino signifique. Yo expandiera esto y diría que los medios digitales hacen que vivamos en un mismo espacio mental independientemente del sitio geográfico en donde nos encontremos. El problema de esto es que nuestras emociones, nuestros sentimientos, gran parte de lo que somos, vive es en ese espacio mental. No en el espacio geográfico. ¡A la mierda con eso! De nuevo, no me fui de Venezuela y dejé todo atrás para tener los mismos muebles mentales. ¡Pero qué difícil es mudarse y cambiar los muebles y el decorado! Somos de alguna manera adictos a ello.

Creemos en algún rincón de nuestro ego que un comentario bien escrito, una bandera bien ondeada, un lacito negro clavado en un pezón, va a hacer la más mínima diferencia. Nuestro profundo desconocimiento de cómo funciona el poder, la Historia y la enorme inercia que tiene el estatus quo, es el padre y la madre de muchos de nuestros sinsabores. Las cosas cambian sin pedirnos permiso y cuando menos nos los esperamos. En todo caso el daño ya está hecho, cuando se pudo hacer algo no se hizo. Ya llegaran otras generaciones que levanten a ese país. Estoy seguro que mis ojos no lo verán y soy todavía joven. Por el otro lado afortunadamente los países no mueren, esa es la única esperanza que vale la pena cultivar cuando uno se va. Mientras tanto vivo y trato de ser feliz. Sin duda, una gran patada de irreverencia en el culo de Maduro, Diosdado y el Fiambre Eterno.

 

 

http://patanium.wordpress.com/

GD Star Rating
loading...
Carta abierta a los que se han ido de Venezuela, 4.8 out of 5 based on 36 ratings
Artículo anteriorTeatro en Caracas: Monna Lisa
Artículo siguienteMustang 68
Clásico ejemplo de una personalidad INTJ. Escribir, para mí, me acerca a mis emociones pero sobre todo me resulta de terapia para darme cuenta de que no todo en este mundo está sujeto a interpretarse. Escribir es descubrir y una de las cosas que he descubierto es que sobre lo que no escribo, porque simplemente no puedo hacerlo, es infinitamente más importante y relevante que sobre lo que puedo escribir, es decir, sobre lo que puedo interpretar. http://patanium.wordpress.com/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here