Una de terror: La isla de la gente feliz. Por @zuherubinetti

8
423
1175505_10200283482761021_2029947788_n
SAMOA es un local sinónimo de comida, bebidas y entretenimiento. Un oasis, donde te venden la maravillosa oportunidad de sentirte como en algún rincón de las Islas Polinesias, con el sabor de la mejor comida. Además de una exquisita coctelería más exótica que sus precios y por supuesto, el calor de la gente de Venezuela en un ambiente único en su estilo. Perfecto para el adulto que busca almorzar o cenar para luego extender el rato con un buen vino y desahogarse con la mujer de otro hombre o con el hombre de otra mujer; en fin es el lugar indicado para ir con “la otra”. Como sea, este es un establecimiento divino, donde cada quien se concentra en las piernas y/o la cartera de su acompañante.
Poseo cierta fascinación por la conducta humana. Me gusta detenerme en la observación de sus movimientos, tantear hallazgos, buscar algún gesto que me diga algo de quienes son. Realmente, disfruto especulando la historia de algún personaje desconocido. SAMOA “La isla de la gente feliz” es un festín para personas como yo –con ojos que burlan la seguridad-. Todos están tan pendientes de criticar a la chica que se niega a cumplir los patrones establecidos por la moda, que se olvidan de cuidar su propia actuación. Entonces, están allí como una prenda exótica: Dispuestos a ser observados, con sus despechos e ideas fracasadas saliendo a toneladas por los poros.
Voy con la historia, no me hago responsable de las pesadillas que esto les pueda causar, ni de mentes débiles atrofiadas por lo que leerán a continuación. Así sucedió: El pasado viernes,  por un repentino ataque de aburrimiento, me encontré sentada con un grupo de amigos en una mesa de cuatro puestos, en ese maravilloso lugar (SAMOA), frente a mí otra de las tantas mesas, pero esta era mucho más grande, ocupada por siete hombres de edades comprendidas entre 40 y 50 años, todos trabajadores de la Compañía líder mundial en productos y servicios automotrices (Ford), por si el logotipo azul y blanco estampado en sus franelas no era suficiente para alardear de su muy cómodo estilo de vida, en sus muñecas relojes y prendas de valor o fantasía muy engañosa.
Tan transparentes y descifrables como unos libros abiertos. Estos hombres estaban acompañados por 4 chicas, unas jóvenes preciosas, claro, solo si te gustan las mujeres plásticas y rubias de cerebro. Capaces de besar a cuanta cana le ponga el ojo.
Ser observadora puede representar una bendición y una maldición, dependiendo del contexto. Durante ese infame momento de tortura visual, fue un verdadero fastidio. Centré la mirada en aquel grupo de seres aparentemente pertenecientes a una sexta donde, juzgando por el cóctel de babas que hacían al compartir la misma mujer, se evidencia que las relaciones sexuales deben ser un acto grupal.  Cuando me di cuenta estaba diciéndole a mi acompañante “ve al hombre alto. Le está montando cuernos a su esposa”.
Por si fuera poco,  “la otra” del hombre alto, vendió a una de sus amigas por medio de una fotografía (en traje de baño) a otro sujeto un poco mayor de 50. Las señales estaban ahí, ellas buscaban un cajero automático y ellos unas jóvenes para pasar la noche fuera de casa.
 Imagino la escena: En un buen hotel de la zona el señor que ya es abuelo, olvidó la pastilla azul en su Explorer nueva. Mientras el sujeto baja al estacionamiento rápidamente en busca de sus erecciones encapsuladas, en la habitación permanece  “la otra”  arreglando su cabello postizo y tomando cualquier tipo de antieméticos para calmar las nauseas que le produce el simple hecho de imaginar el cuerpo desnudo de su patrocinante.
 -Ve y descubre la experiencia de SAMOA.
Zuheidy Rubinetti

8 Comentarios

  1. No sé si terror, pero sí algo así como lástima, todos personajes víctimas de las circunstancias, maniquíes de sociedad.

  2. Siempre me han dado risa esas personas tan profundas que son capaces de analizar a los demás a partir de un analisis visual superficial.

    “Todos están tan pendientes de criticar a la chica que se niega a cumplir los patrones establecidos por la moda, que se olvidan de cuidar su propia actuación. ”

    Freud lo llamaba Proyección.

  3. @Cualquiera:
    Esto ya se ha convertido en una cadena de proyecciones, para continuarla (y no terminar con el juego) agregaré que siempre me han dado risa esas personas tan “profundas” que no son lo suficientemente “Valientes” para comentar mostrando su propia identidad. De verdad (Cualquiera) es muy entretenido que utilices el anonimato como escudo, eso muestra lo débil que eres.

    Uno más del montón. Pero me agradas, has animado mi día.
    Besos @zuherubinetti

  4. @zuherubinetti: cualquiera puede criticar lo que escribes, no creo que una crítica tenga que venir acompañada por un número de cédula para hacerla profunda y valiente.

    “Cualquiera que se tome demasiado en serio corre el riesgo de parecer ridículo. No ocurre lo mismo con quien siempre es capaz de reírse de sí mismo.” Václav Havel

    PD: lamento no poder que animaste mi dia. Besos, Cualquiera.

  5. Hubo una vez un señor llamado Neftalí Reyes Basoalto que nunca fue lo suficientemente “valiente” para firmar un poemario con su propia identidad.

    Seguramente sus poemas no valdrán nada, así como la crítica de Cualquiera.

  6. @Cualquiera:
    Sé que cualquiera puede criticar lo que escribo, es lo más natural.

    Me produce mucha curiosidad el anonimato, en cierto sentido no me agrada cuando alguien me escribe valiéndose de el. Pero debo entender que eso pasa.

    Besos, @zuherubinetti

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here