De capitoste a tartufo, o viceversa

7
34

Tirania 

“Hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes, eso sí es estar loco.” Albert Einstein.

No me llamen pesimista pero ya casi puedo escuchar a Tibisay Lucena en cadena de radio y TV cerca de la medianoche del 14-A: “…con una tendencia irreversible: el candidato Nicolás Maduro Moros 8.401.031 votos para un 54,28% de los votos válidos, Henrique Capriles Radonsky, 6.892.939 votos para 44,54% de los votos válidos, Reina Sequera… el nuevo presidente electo de la República Bolivariana de Venezuela para completar el período constitucional 2012-2018 es el ciudadano Nicolás Maduro Moros”. Pocos minutos después escucharemos al candidato de la oposición con algo así: “esta vez tampoco se pudo pero seguiremos en la lucha” o quizás podría emular al líder eterno “los objetivos que nos planteamos no fueron alcanzados por ahora” para darle una sensación más mística a la derrota y mitigar ese sinsabor al cual nos han acostumbrado estos políticos de oposición.

Salvo que algo realmente importante ocurra en Venezuela en los próximos 30 días Maduro ganará (con la ayuda de todos los poderes públicos, el CNE, la FANB, la chequera de PDVSA y el espíritu del fallecido líder) las elecciones presidenciales, eso es casi un hecho, pero no gobernará, y no lo hará por una razón muy sencilla, no está capacitado para hacerlo, y no nos referimos acá a instrucción académica o experiencia para el cargo cuando hablamos de capacidad, hablamos del carácter para controlar el nido de alacranes famélicos de poder y dinero que es el gobierno del chavismo sin Chávez. Si Maduro hubiera estudiado no habría llegado ni a delegado de curso; es un segundón, un pusilánime, una marioneta, justamente lo que necesitaban los Castro en Venezuela, por eso lo eligieron pasando por encima de Cabello y Jaua, el primero con algún liderazgo propio dentro del chavismo, el segundo fungía como vicepresidente a finales de 2012 y fue sustituido por el sindicalista, reposero del Metro cuando Cuba conocía el desenlace fatal que se aproximaba inexorablemente. La realidad es que Maduro no es el heredero (candidato) de Chávez, sino de los hermanos Castro en el país.

Dicho lo anterior, y aunque parezca contradictorio, puede que Maduro incluso culmine su período (por allá hacia inicios del 2019) gracias al aparato de inteligencia que controla todo lo relevante que ocurre en este país: la oposición quedará absolutamente desmoralizada después del 14-A, el reto será contener el descontento dentro de las propias filas del chavismo de base.

Creo que la estrategia de Capriles de no exigir unas condiciones mínimas de parte del CNE por miedo a generar abstención opositora es errónea. El ventajismo que le da el CNE rojo al candidato del gobierno es cada vez mayor. Esto va a empeorar al punto que Maduro hará varias cadenas todos los días mientras ni siquiera exigimos depuración del REP, conteo manual de todos los votos, eliminación de la maquina del SAI con la cual se chantajearán a miles de venezolanos (pues el gobierno podrá saber perfectamente por quién vota cada elector) y observación internacional independiente. Volveremos a ver los toldos rojos con propaganda chavista el 14-A, veremos que una vez más la tinta indeleble en los centros chavistas se cae fácilmente al aplicar cloro, apreciaremos operación tortuga en los centros donde tradicionalmente gana la oposición, etc.

Para desgracia de esta oposición, dividida, atomizada, mal informada y muy propensa a actuar como tonta útil de bolas y rumores que la desacreditan a mediano plazo, el fraude electoral no está en la totalización de los votos, ni en un supuesto cable que manda la información a Cuba o a Fuerte Tiuna. Pura paja. Ni Fuerte Tiuna maquilla cifras ni Cuba tiene fibra óptica. La única forma de defraudar la intención popular (votos) durante el escrutinio es conociendo de antemano qué urnas serán auditadas y escrutadas, esto requiere cuando menos complicidad (o mucha estupidez) de parte de los testigos de oposición que saben que el sorteo de las urnas a escrutar se realiza luego de concluido el proceso electoral, impreso el llamado “chorizo de resultados” y enviados los datos al CNE. Si existe complicidad (o esa estupidez en grado superlativo) es poco probable que un conteo del 100% de los votos haga alguna diferencia en el resultado.

El fraude, entonces, no está en las urnas, más bien se encuentra en un REP sin auditar lleno de electores sin dirección física verificable, en la tinta indeleble que se cae con cloro, en el chantaje y la compra de voluntades, en el uso y abuso de recursos públicos para la campaña del gobierno, en la operación tortuga en los centros donde no gana el gobierno, en los puntos de propaganda roja el día de la elección, en unos observadores internacionales escogidos a dedo por el gobierno y, según algunas denuncias que se recibieron el 7-O en la compra y amedrentamiento de testigos de la oposición en centros de votación rurales para que se fueran para su casa antes del cierre de los centros.

¿Está la oposición y en especial Henrique Capriles preparado para todo esto? ¿Seguiremos jugando a mecanismos democráticos con un gobierno que no es demócrata? El 15-A lo sabremos.

GD Star Rating
loading...
De capitoste a tartufo, o viceversa, 4.0 out of 5 based on 8 ratings
Artículo anteriorSurrealismo del siglo XXI
Artículo siguienteMi respuesta a María Gabriela Chávez…
Cuarto hombre en pisar la Luna, promotor de un concurso estudiantil para primaria y secundaria llamado "La Craneoteca", único estudiante en obtener 20,5 puntos en un examen de Cálculo Diferencial e Integral, empleado de la CIA (aun en espera del primer cheque), ex-delegado de curso por votación y luego por desierto de candidatos, ex-columnista del Diario "El Carabobeño", aprendiz de escritor de poesía, amante de la música de Silvio Rodríguez pero no de su filiación político-ideológica, uno de los que leyó "La Generación de Relevo vs. El Estado Omnipotente". Ah, y también abogado de la república, creyente del concepto de justicia de Ulpiano como la constante y perpetua voluntad de darle a cada quien lo que le corresponde.

7 Comentarios

  1. Yo iré a votar, pero estoy claro que Capriles perderá… Es imposible que en la situación actual, con el ventajismo grosero del gobierno, con el uso de los Ministerios y dependencias públicas como centros de proselitismo, con la compra de voluntades y chantaje a los que se niegan a torcer el brazo… En fin, creo que los tejanos tenían más chance de derrotar al ejército de Santa Anna en El Alamo, que Capriles de derrotar a Maduro, con todo y lo monigote…

    Y este es el pequeño gran detalle con el super-candidato del chavismo: Maduro fue el escogido, porque Maduro, simple y llanamente es un PELELE, un títere que será manejado a voluntad por los Castro y su entorno, para garantizar su tetero de petróleo.

    (francamente hablando, si al menos hubiera sido chofer, realmente, tendría algo de dignidad y mística por el trabajo, pero este señor fue un simple y vulgar REPOSERO)

    Pero, PEEEERO, las circunstancias los están alcanzando, porque “¡es la economía estúpido!”. Ya las cuentas no dan, ni con el petróleo a 300 dolares el barril podrán seguir manteniendo esta farsa de titiriteros. Cuando llegue la hora de hacer más “ajustes” (todavía más) a quien le echarán la culpa, ¿Todavía a la cuarta? ¿Y cuando los chinos no les quieran prestar más?

    ¿O sacarán el “gas del bueno”?

    Como dijo alguna vez Groucho Marx: Estabamos al borde del precipicio… ¡Pero hemos dado un paso al frente!

    ResponderResponder
  2. Lengua…: pero que nos propones, primavera arabe o revolucion de colores estilo monsalve? Actos terroristas, asesinatos selectivos? Paramilitarismo? Invasion?

    Cada vez estan mas deschavetados

    ResponderResponder
  3. yo sinceramente casi que prefiero que gane maduro, si gana capriles y aplica las medidas que tiene que aplicar(así sea lentamente)le va a caer el chavismo encima. si gana maduro así sea mas tarde que temprano, le tocará también aplicar las medidas

    ResponderResponder
  4. El problema Gibarian, es que la política a ese nivel consiste en un cálculo de marketing político en la búsqueda del votante medio (colocando la campana de Gauss donde se pueda abarcar la mayor cantidad de electores). En este país adorador de lo “gratis” no resulta nada extraño que Capriles proponga estatizar más la Economía (profundización de las misiones, aumento del salario mínimo, etc).

    Door, te pones fastidioso brother, si prestas un mínimo de atención verás que no propongo nada y que digo que el reto de Maduro será manejar el descontento dentro del propio chavismo de base y las luchas internas por el poder. Sin embargo y ya que lo mencionas podríamos partir a Venezuela en dos tal como ocurrió en la Alemania de la postguerra, dentro de 30 años veremos como el ensayo socialista liderado por el heredero de Chávez, una vez más de forma fatal e indefectible, fracasa estruendosamente como sucedió con la RDA mientras la otra mitad del país se ha logrado recomponer lentamente de la barbarie roja y a pesar de la demagogia, el clientelismo y el populismo de su izquierda light. Si te incomoda ver a alguien desCHAVEtado, te recomiendo que botes todos los espejos de tu casa.

    Sianhulo: para cuando se tengan que aplicar más medidas probablemente ya sea inútil protestar o, peor aun, quizás sea tan peligroso que esté descartado como una opción. Allí tienes como golpearon salvajemente a una reportera de RCN en la inmediaciones del Hospital Militar el día que se anunció la muerte del ex-líder de la revolución. Cuando las peinillas y los perdigones lleguen a los manifestantes rojos descontentos (que por cierto acaban de parar AgroPatria por las paupérrimas condiciones de seguridad laboral en que se encuentra) estaremos en presencia del último capítulo de las protestas de calle en Venezuela.

    ResponderResponder
  5. @lenguaeniple: esto ya lo he dicho en otras ocasiones, pero aquí lo repetiré, a propósito de lo que dices. Ya aquí tenemos tres grupos:

    1) Los que votarán por el chavismo, sin importar lo que pase.
    2) Los que votarán por la oposición, sin importar lo que pase.
    3) Los que podrían votar por alguno de los dos grupos anteriores, dependiendo de lo que pase.
    (Luz Mely Reyes dixit)

    A los que se tiene que convencer, obviamente, es a los del grupo del medio. Tus votantes duros siempre votarán por tí…

    ¿En cuanto a ofertas? Quedan algunos días de campaña, hay que ver que es lo que exactamente, ofrecerá Capriles, que sigue siendo (a mi criterio) mejor orador y político que Maduro…

    De igual modo, perderá… Porque no esta compitiendo contra Maduro, sino contra el recuerdo de un muerto…

    ResponderResponder
  6. Lo digo por esto que escribiste: “¿Está la oposición y en especial Henrique Capriles preparado para todo esto? ¿Seguiremos jugando a mecanismos democráticos con un gobierno que no es demócrata? El 15-A lo sabremos.”

    Cuando preguntas si seguiremos jugando a mecanismos democraticos con un gobierno que no es democrata, no se a que mas te puedes referir, lo contrario a mecanismos democraticos son mecanismos no democraticos. O no? me equivoco?

    ResponderResponder
  7. Según tu lógica binaria y absolutamente maniquea, sí. Desgraciadamente lamento informarte que el mundo no está compuesto de solo blancos y negros.

    Activar el art. 333 (ojo no el 350) para que se respete la Constitución (por ejemplo el art. 328 con el cual Ministro Molero se ha limpiado su culo diarreico) está fuera de tu mundo binario, y así como ese tantos otros.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here