¡Mensaje enviado con éxito!

5
36

mensaje enviado

El recontranombrado pero poco aplicado Manual de Carreño (una especie de Corán venezolano donde se explica como comportarse ante los demás mortales) debería ser actualizado ya que con la popularización de la tecnología se han creado por inercia un nuevo caudal de malas mañas e inmundas costumbres.

Una de la más populares y detestables es la manía compulsiva de estar mandando mensajes de texto cuando se está compartiendo en grupo. Esta es sin lugar a dudas la más nociva de las tecnopatologías y que de pasapalo atenta contra el normal desenvolvimiento social.

No es de extrañar ver en estos días a un grupo de 6 personas sentadas alrededor de una mesa, libando unas birras y cada una de ellas fajadas escribiendo misteriosos mensajes en sus respectivos teléfonos celulares, es lo que los expertos de la Universidad de Bajos Estudios de la Idiotez han denominado el Síndrome de la Preferencia por los Ausentes (SPA).

Es realmente patético observar como siempre, léase bien, siempre son más importantes, interesantes, divertidos y entretenidos los que no están en la reunión. Muestra de esto es que no le paran ni siquiera a la música que intenta animar a los mensadetextoadictos, ni hablar del catálogo de expresiones faciales que se dejan ver en sus rostros cuando ven en las pantallas de sus teléfonos móviles, un mensaje de texto que les envía ese ser misterioso que en algún lugar del planeta también ignora a los que están alrededor de el para responder vía SMS.

Definitivamente hemos tocado fondo, no es solo el compartir socialmente lo que se está viendo afectado ya que el SPA ataca sin piedad los más inverosímiles aspectos de la vida humana. Ya es conocido por todos el caso del médico cirujano que le puso a una paciente dos bolas criollas (de las verdes) en vez de silicona, porque estaba entretenido enviando recetas de cocina a través de su Black Berry , o el de la operadora de máquinas de hacer salchicha de lapa que aportó su meñique y su pulgar a la industria de los embutidos cuando descuidó su rutina por estar viendo las últimas fotos de Shakira depilándose las axilas, que le mandó a su celular en un mensaje multimedia su comadre Gladys.

Lo más terrible de todo esto es que la gente ya no habla entre sí, es común ver como dos compadres se encuentran en una esquina y uno le dice a otro: Supiste lo que le pasó a mi papá? el compadre solo se limita a contestar: No sé nada vale, mándamelo en un mensajito. Así transcurre la nueva manera de convivencia, entre mensajes alfa numéricos, PIN, sonidos, videos extraños y gifs animados que van y vienen en la invisible y enmarañada red de telefonía inalámbrica.

Me gustaría saber cual será el próximo invento humano que alargue las distancias entre los humanos, bueno creo que ese es un tema mucho más interesante que este, pero no puedo ahondar mucho en el porque ahorita mismo tengo que contestar 967 mensajes de texto que me llegaron mientras escribía estas líneas.

GD Star Rating
loading...
¡Mensaje enviado con éxito!, 5.0 out of 5 based on 7 ratings

5 Comentarios

  1. Hace un par de años leí por primera vez el manual de Carreño, la verdad lo disfruté mucho y me aburrió mucho menos de lo que esperaba. Y sí, me parece que debe ser actualizado, aunque yo no me corto para decirle a nadie que deje la ladilla con el teléfono. Leí en Facebook de un tipo que proponía un juego en el que todos los de la mesa ponen los teléfonos boca abajo durante la comida y si alguien lo revisa, paga la cuenta.

    ResponderResponder
  2. Es totalmente cierto, a veces les tengo que decir a las personas que me paren bolas, y dejen el telefono, l hacen y lo revisan como si fuesen corredores de bolsa que tienen millones invertido y solo el proximo que le llegue puede saber si perdio o gano millones

    ResponderResponder
  3. De verdad miguel tienes toda la razón. Siempre importan mas los que no estan. Que ladilla. Porque no salen con ellos?

    ResponderResponder
  4. No suelo escribir aquí (pensándolo bien no escribo en ninguna pagina) pero la forma del texto me recordó mucho a los escritos de Ottova Gomas, de verdad esa costumbre es muy desagradable y peor inclusive es verla en personas que antes de tener un smartphone (sea la marca que sea) despotricaran salvajemente contra esa misma costumbre.

    ResponderResponder
  5. Hola… Me gustó tu artículo, es sencillo y TODOS hemos pasado por eso.. En especial en este país donde el fulano “blackberry” cambió las mentes y modo de ser de Medio país, y para BIEN mal… todos pendientes del bendito mensajito, la cadena, el chistecito…

    La peor parte me ha pasado cuando ves a [email protected] [email protected] que tienes tiempo sin ver y cuando por fin se ven pegada al hermoso aparato, sino lo tienes no existes… o eres poco menos que un alien…

    Veo que njo estoy solo en el mundo, o que hay viejos como yo que nos gusta nos miren a la cara y nos paren cuando estamos con alguien..

    saludos…

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here