Fat, Sick and Nearly Dead : Dieta Alarmista a base de Jugo Amarillista

4
377


La antítesis documental de “Super Size Me”, aunque es igual desde la forma hasta el fondo moralista.
En su película, Morgan Spurlock decidía someterse a un régimen dietético durante 30 días. A lo largo del mes solo comería en McDonalds, para demostrar el efecto dañino sobre el organismo de la comida rápida.
A partir de ahí, el film imponía una lectura binaria y maniquea, alrededor del caso. El resultado era la enfermedad, la obesidad y la perdida de salud por parte del protagonista, quien acaparaba la pantalla con sus trucos y salidas de humor populista a la usanza de Michael Moore.
La realidad fungía de vitrina para el ejercicio de la manipulación audiovisual, según el enfoque de una visión ingenua y determinista.
Ciertamente, es válido cuestionar la hegemonía alimentaria de la cadena de las emes doradas.
Sin embargo, carece de sentido hacerlo por medio de un trabajo de corte taquillero, destinado a convertirse en una franquicia para su creador. De allí nace una serie de televisión.
En paralelo y a la inversa de su antecesor, Joe Cross emprende la aventura personal de ayunar por 60 jornadas, apenas ingiriendo vasos de jugos de frutas y vegetales como desayuno, almuerzo y cena.
Entonces no engorda sino adelgaza de manera milagrosa, casi como en un “informercial” del pirata de Jorge Hane para el producto, Reduce Fat-Fast.
De hecho, el gurú se busca a un conejillo de indias o un voluntario pasado de kilos, para someterse al experimento. De forma harto predecible, el hombre consigue recuperar sus tallas de antes y devenir en un ejemplo para la sociedad, reforzando la falsa asociación entre cuerpo y mente sana, cuando muchas veces sucede al contrario.
Verbigracia, el testimonio de cientos y miles de niñas anoréxicas y de jóvenes bulímicos condenados a llevar la cruz de una vida miserable, solo con el objetivo de adaptarse a los patrones estéticos y genéticos de la época, bajo la sombra de los paradigmas de la eugenesia.
Mutatis mutandis, la publicidad y el espectáculo contribuyen a sembrar y a esparcir la promesa incumplida del éxito asegurado, siempre a la mano de una existencia conducida con recato, reserva y prudencia.
Así, nos hemos vuelto una civilización confundida e intolerante con la alteridad, con la otredad encarnada por las personas gruesas y rollizas.
Producto en masa del diseño de un rebaño dócil, uniforme, esterilizado y deslumbrado por el paraíso artificial de la conquista de la fama y el reconocimiento, a costa de la imagen perfecta.
En consecuencia, regresamos a la concepción greco latina del entendimiento de la diversidad humana , al calor de las terapias de la superación de la adversidad.
Satanizamos a los herederos de Dionisio y Baco, felices de consumar una existencia llena de excesos y abusos hedonistas.
Bendecimos la corrección política de los sucesores de Apolo, sacrificados por exhibir sus estampas de Miss y Mister Venezuela. Toda una calumnia, una trampa. “Fat, Sick and Nearly Dead” le brinda legitimidad con la alegría posmoderna del animador de un programa de concursos, de un circo demagógico para los fanáticos del pan de piquito.
Olvídese de la experimentación con la cámara y los aditivos de la puesta en escena. El rodaje es tan básico como el mensaje aleccionador, subrayado con la subestimación de una locución conductista.
Echo en falta una óptica perversa ajena al programa del narrador. A propósito, recuerdo las demoledoras reflexiones de Jean Baudrillard y Estrella De Diego, cuyas lecturas demuestran el engaño del culto al físico y la debilidad intelectual de la filosofía frugal.
Según ellos, nada garantiza la estabilidad del amor propio y la subida de la autoestima.
Al respecto, valoran y comprenden el derecho a resistir o a defender los principios de la flojera, el sedentarismo, la inactividad y el afecto por la cocina.
En cambio, “Fat, Sick and Nearly Dead” considera a la gula un pecado capital, cual remake de “Seven”.
Ello niega la posibilidad de reencontrar el equilibrio más allá de los prejuicios extremistas.
Me gusta pensar en varias alternativas.
El profesor Alberto Soria es un caballero rellenito, como Nelson Garrido, y ambos son célebres, estimados y respetados por el país.
Los libros del grueso Zizek se venden como hielo en temporada de verano. El moderador de “Man versus Food” combina el placer por las proporciones inmensas con el ejercicio y la buena vibra.
También hay flacos y deportistas realizados.
En mi documental utópico, hay lugar para todos. Por desgracia, el planeta tierra se sintoniza con la poética de la discriminación banal y mainstream de “Fat, Sick and Nearly Dead”.
De ahí la moda caraqueña de correr e inscribirse en caminatas de 5K, participar en sesiones de baile al aire libre y asumir una dogmática devoción por lo ligero, lo descafeinado, lo vegetariano, lo orgánico.
El esnobismo light en boga.
Prefiero la consistencia ante la levedad del cine con fecha de caducidad y recetas empaquetadas, de usar y tirar.
Imagínense el absurdo de aplicar en África, el método de “Gordo, Enfermo y Casi Muerto”.
Acabarían por extinguir a la población.
Allá requieren de verdaderos nutrientes.

4 Comentarios

  1. deberias de informarte mejor en las cosas que comes y te hacen dano,la carne es mas mala que comerte un vegetal.

  2. Me da la impresion de que te contienes de darle la razon, a pesar de que sea logico el mensaje: McDonalds NO es sano, por muchas vueltas que quieras darle, y que quieras cuestionarte los principios de estetica de la sociedad occidental, se trata de una cuestion de salud.

    Claro, siempre podemos ir por un cuarto de libra, pero entonces no nos andemos con excusas: Sabemos que no es sano, pero aun asi, lo hacemos. Pasa con muchas cosas, y no tiene nada de malo admitir la verdad.

    Y dada la naturaleza del documental pues es de esperar que no hagan demasiadas virguerias tecnicas. Opinion personal, pero a la gente (Ojo, no estoy menospreciando el espectador comun, solo es lo que pienso) no le agrada de sobremanera tanta experimentacion y barroquismo visual si luego el mensaje no es claro. Ellos te diran “Be water, my friend”.

    Aunque bueno, es de admirar tu continuo cuestionamiento a cualquier producto que se clasifique como atentado a un mercado especifico, es algo que todos debemos hacer de forma frecuente.

    P.D: ¿Has hecho alguna reseña de Baraka?

  3. Aunque respeto, como no, todo comentario y critica, tus argumentos, por llamarlos de algún modo, (no intento ser ofensivo ni despectivo), me resultan algo absurdos en cuanto a que tomas de forma incoherente y desproporcionada, símiles varios, que si la obesidad estaba bien vista antes… que si los excesos están bien vistos… etc, etc…
    Bien puestos, pero insisto, muy mal argumentado todo esto que dices. Pasas por alto, que en la piramide nutricional, digamos, la mas estudiada y tomada por buena, por la gran mayoria de la comunidad medico-cientifica y demas parafernalias de expertos en alimentación/ nutrición. Califican la ingesta de vegetales y frutas, como lo que mas deberiamos comer, sobre absolutamente cualquier otro alimento. Por ser los mas completos, y la base de la alimentación humanda, somos, antes que omnivoros, fructivoros y hervivoros, frutas y semillas han sido la base de la alimentación humana por milenios. Antes de que alguna necesidad, etc.. nos diera por cazar y esta demostrado, el ser humano es incapaz de comer carne animal cruda recien cazada sin que se le levante el estomago y esta nos siente mal. Del mismo modo pasa con pescados (aunque su carne es mas tolerante cruda) y no entro a hablar de la gigantesca mentira del consumo de leche y derivados, se presume del que el 75% de la población humana, es intolerante de algún modo a la leche de vaca. Y es causante de una gran cantidad de enfermedades si se toma durante toda la infancia, hasta la edad adulta, comprobado en países donde se consume en demasía y en donde no. Así como la mentira del calcio en la leche, una mentira tras otra. Este documental, no trata de ser una pelicula, ni un sell and run de tres al cuarto. Es un sencillo metodo, guiado por medicos, para poder romper la barrera de la vagueza y la tierra que le hemos pillado a las verduras, haciendolas pures y zumo. Y tomarlas durante tan solo 30 dias o menos, para ver lo que ocurre con el organismo, no pretende ser una dieta, no lo es. Una vez pasado este tiempo, se sigue comiendo igual mas o menos, pero esta vez ya si, solido, poco a poco, la barrera contra la fruta y verdura a desaparecido, nos hemos desintoxicado de azucares, jarabes de glucosa, carnes y demas alimentos industriales sumamente manipulados, para, oh, sorpresa, ser sabrosos y poco, o nada nutritivos, a base de hincharlos de mil vitaminas añadidas en polvo en algún momento de la cadena de fabricación. Tampoco me extendere sobre el pelogrosisimo estado de las granjas de animales por medio planeta, granjas de exterminio y maltrato animal, de forma brutal. Pollos, vacas…. precisamente el co2 producido por la industria alimentaria vacuna, es una de las causas del cambio climatico y la mayor productora de co2 a nivel mundial, por delante de vehiculos y fabricas, como lees. Informate bien, leyendo al respecto, y veras, que de las mil mierdas que se venden como adelgazantes y milagros antigrasas, esta, no es para una de ellas. Como mucho, en su web, te venden un exprimidor de alta gama, o un plan de seguimiento (muchas veces impartido por los mismos usuarios del metodo fat, sick….) pero esto es hasta hace poco, antes, nadie te pedia un centimo, es decir, nunca nació como un negocio, hasta que la demanda hizo que lo fuera. Y es un metodo de adelgazamiento, que no dieta, insisto, bien viejo y antiguo, pero nos lo tienen que vender como algo nuevo, que no solo va acompañado de verduras y frutas, si no, de ejercicio, si o si. Algo que creo, todos los médicos nos han soltado mas de una vez, fulanito coño, coma mas frutas y verduras y haga ejercicio. En cuanto a los restaurantes de comida rápida, les pueden dar bien por donde yo se, a todas esas multimillonarias franquicias, son un cáncer. En este sistema capitalista, aquello que haga dinero, esta claro, que queda por encima del mal endémico que pueda llevar suscrito en el.

  4. Hola después de ver el reportaje me pareció bueno actualmente trabajo en un hospital y creó qué la salud en México es mala ,pero creó que los extremos tambien son malos soy un simple camillero pero me gusta ver documentales y reportajes y leer de nutrición y recuerdo haber visto uno de la carne de res y por lo que entendí el problema era todo lo que se le da a las vacas ,las vacas solo debe comer pasto y se les da hasta caca ,en el reportaje decían que la carne de una vaca sin antibiótico sin clembuterol y todas las cosas que les dan y de echo la enfermdad de las vacas locas fue por que les dieron de come desechos de otras vacas ósea las hicieron canivales la carne de res sin todo eso no solo era más sabrosa sino Qué no hacia ningún daño al contrario era muy buena igual pasa con el cerdo el pollo etc.Desgraciadamente también con frutas y verduras la opción es lo orgánico pero es caro y dificil de encontrar la verdad pienso hacer el ayuno pero no dejar despues de comer de todo quizás no en la misma proporción ya que el cuerpo necesita de todo y lo que he leído y visto en reportajes las dietas que funcionan son aquellas que son 80% comida saludable y un 20% de todo por que el cuerpo necesita derrepente poner a trabajar todos sus sistemas como con el deporte debes cambiar tu rutina debes en cuando para no estancarte ya que aplicado a la comida hay nutrientes que tienen unas que no tienen otras y la calidad también varia en la asimilación de los nutrientes espero les paresca mi comentario por lo menos un poco interesante gracias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here