Venezuela es como La Planta


Cuando llegamos a Cuba en diciembre de 1998, nadie sabía del paradero de Fidel. Cada quien se inventaba una historia diferente para explicar la ausencia del gran timonel. Durante diez días de estadía en la isla, el panorama no cambió. Era el Festival de Cine de La Habana y Castro no portaba por allí.
Según los panas del malecón, andaba de viaje de negocios. Al parecer de los mozos del hotel, guardaba reposo en una de sus múltiples propiedades. ¿Dónde vive en la actualidad?, preguntamos. Siempre nos respondían por inercia: “es un misterio, ni si quiera nosotros lo sabemos”.
Catorce años después, siento lo mismo en Venezuela. Por primera vez, desconozco del paradero real del Jefe del Estado. El hermetismo alrededor de su figura, alcanzó los límites de la falta de transparencia de las dictaduras de China, la Unión Soviética, Rumania, Cuba, Corea del Norte, Chile y Uganda.
Mientras tanto, se van cerrando los canales naturales de información, por medio de la operación tenaza aplicada por el gobierno. Así, el caso de “La Planta” sirve como globo de ensayo para poner en práctica dos estrategias de censura, heredadas y copiadas de los hermanos de la internacional comunista: el apagón mediático de las televisoras privadas y el bloqueo directo, unidireccional de páginas de internet, bajo la coartada de la defensa de la ley.
En consecuencia, mostrar imágenes del suceso, deviene en un acto de terrorismo y de incitación a la guerra por parte de los periodistas. De igual modo, denunciarlo constituye un grito desesperado de la oposición apátrida, imperialista, pitiyanqui, majunche y oligarca. Es un deber moral alimentar la satanización de la disidencia.
En dicho contexto, la desaparición del “Rey Desnudo” funge de jugada maestra, de jaque mate en el tablero de ajedrez de la opinión pública. El fuego de la prisión aviva la llama del pote de humo, permitiéndole al fantasma descansar en paz, delegar responsabilidades, darse tiempo y buscarse un chivo expiatorio en la humanidad maltrecha de Iris Valera, abandonada como la niña fea, apestada y pobre de la familia roja rojita, del PSUV. Es decir, le toca llenar el vacío de Lina Ron, pegando gritos y amenazando a la resistencia por Twitter.
Para apoyarla en el trabajo sucio, Pérez Pirela descifra los crucigramas de la contrarrevolución y hace un llamado a las autoridades competentes, para obviar el expediente de los narco militares y dedicarse a perseguir a los artífices de la conspiración de las franjas verticales y horizontales.
En paralelo, Mario Silva también viaja de incógnito para entrevistar, en plan de Walter Martínez, a los Presidentes amigos del Alba y el Mercosur. Formula interrogantes sentidas, enarbola banderas solemnes, alardea de una intelectualidad cursi y ridícula, ajena a su esquema habitual de gritar “hijo de puta” al aire, en horario supervisado. La doble identidad y la hipocresía marcan la agenda de etiqueta de la feria de carnaval, del show de las máscaras intercambiables.
Afuera son mansas palomas, hermanitos de la caridad, soldados de la paz mundial. Adentro, sacan los colmillos y ofrecen plomo limpio a los “reclusos alborotados”, presos del lenguaje del odio y de la impunidad imperante.
Los “internos” aprendieron rápido el discurso paternalista y demagógico, institucionalizado en el país. Fundaron su castillo eterno y medieval, su círculo bolivariano, su fortaleza endógena, blindada con armamento pesado de cuarta generación. Síntesis grotesca y perfecta del paradigma de organización social de la nación.
Guste o no, Venezuela no es un república, sino una cárcel dominada por los peores, por los azotes, por los malos, por los Pranes, quienes dictan las pautas del comportamiento general.
Es el territorio comanche de los toques de queda, los tiroteos trancados, los coliseos a cielo abierto, las rumbas con Whisky, la trata de blancas, la corrupción de los cuerpos, la reducción de los alternativos, de los sanos, de los buenos, declarados enemigos por el dueño, amo y señor del templo del infierno.
No te quejes, porque te quiebro.
De ahí el desenlace de la historia del mes. Unos matones uniformados sacaron a otros matones sin uniforme de su guarida, de su retén, no para redimirlos sino para hundirlos hasta el foso. Condenarlos a una suerte más terrible, a un ostracismo más infame. Forma clara y diseñada en laboratorio para evitar la primavera árabe, para desalentar a la resistencia.
Anticipo y trailer del cierre de la película de la Quinta República.
No se meten con nosotros porque le vamos a echar a la Guardia, a la Piedrita. Luego los trasladaremos al recinto de máxima seguridad, al campo de concentración, al próximo “Carandirú”.
¿Se entiende, mi pana?
En nuestras narices, se desarrolla lentamente un golpe de facto, caracterizado por no dejar huellas y rastros, por exhibir un rostro de situación normal.
En realidad, somos controlados por fuerzas invisibles, por juntas de gobierno, por comandos de campaña, por simulacros de televisión.
El Gran Hermano es un solo una fachada, un holograma. No existe.
Venezuela es un país de ciencia ficción, una distopía de Orwell, como para salir corriendo.
Justificado, por demás, quien quiera irse y despedirse.
Yo muero aquí con las botas puestas.
Soy un blanco móvil del polígono de tiro de la capital.
Bienvenidos a la batalla virtual, a la versión criolla de “Call of Duty” en el año 2012.
Dios nos agarre confesados.

GD Star Rating
loading...
Venezuela es como La Planta, 4.5 out of 5 based on 13 ratings

Sergio M.

Más posts


Twitter

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo
Autores
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

7 Comentarios

  1. Adriana Pérez Bonilla dijo:

    Así es, cada vez somos menos un país y más La Planta. Buen post para reflexionar.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Sergio M. dijo:

    Un abrazo!

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  3. David Marquez dijo:

    Buen articulo pesar de que pueda sonar alarmista.

    Los “internos” aprendieron rápido el discurso paternalista y demagógico, institucionalizado en el país.”… Y yo mismo me hacia una pregunta similar oyendo las detonaciones alrededor de la planta. Lo que sucede en la capital ES un alzamiento armado en contra del gobierno. Los presos que se hacen de armas y de drogas y de poder y de una habilidad despanpanante para negociar y organizarse. Eso es lo que algunos han soñado hacer en Venezuela, incluyendo al actual presidente.

    …Pero viene en personaje del gobierno que no le importa ensuciarse las manos, mancharselas de sangre quizás, y sudar y dar “the extra mile” por el presidente. Armado hasta los dientes a aplastar ese “motín”. Ya sabemos a quien me refiero.

    Lo peor del caso es que, y de nuevo me afinco en este punto, hay millones de personas con la realidad y la perspectiva tan torcida que dirán que esta bien 1) que los presos tengan M16 para “protegerse” y 2) que el gobierno siga usando “Fuerza mortal de las armas” contra los propios Venezolanos.

    A los que siguen hablando de “Problema Carcelario” les digo: No es bastante tarde para eufemismo?

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  4. William Zitser dijo:

    Buenisimo Sergio. De hecho ‘cagante’ es el adjetivo correcto. A propósito de Mario Silva, por ahí rueda el rumor de otro negoción de PDVSA sin pasar por la AN, ahora el señor tendrá su propio canal. Por lo menos Mario si va a poder transmitir South Park sin censura en horario vespertino.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  5. Sergio M. dijo:

    Totalmente cierto y reconfirmado lo del canal. Por ello, el extraño cambio de actitud del hombre. Ahora tiene una agenda propia, como siempre, pero con la mente puesta en su canal.
    El tema merece un post. Veremos si alguien le echa pichón.
    Un abrazo.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  6. Sergio M. dijo:

    Lo del eufemismo es parte importante del escenario, David. Toda la cobertura del gobierno sobre el caso, impone una forma de lenguaje absurdo, lleno de palabras falsas y huecas.
    Muy bueno traerlo a colación.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  7. nosé dijo:

    mira y cuánto pesa la posibilidad de que lo que suceda actualmente (La Planta, Chiabe sin notificar su futura muerte, etc., ec., etc.) sea producto del desorden y la ineficiencia de los burritos sabaneros del gobierno?, no sé eso de golpe me suena muy ordenado para ellos, tienen que orquestar muchas cosas y no podrían … son muy bruticos.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top