Lo que yo veía en clases de religión

Este agosto el libro que me ha acompañado y sacado del aburrimiento por buena cantidad de tiempo es Corsarios de Levante de Arturo Pérez-Reverte. El tipo me produjo bastante curiosidad luego de que leyera algunos de sus textos cortos y columnas publicados en Internet, y decidí adquirir este libro, pues aparte de todo estaba bastante barato. No es una de las mejores lecturas que he tenido en la vida, pero de por sí me entretiene bastante, y complementa las cosas que he estado viendo en la cátedra Historia de la Música Latinoamericana y Venezolana, dentro de cuyas clases la profesora ha sido muy insistente en que conozcamos así sea de superficie la historia de España de por aquellos siglos, cuya cultura, bastante mestiza, acabó por teñir la nuestra de múltiples matices.

 

Casualmente en estos días que ha andado de furor el tema de la religión y del laicismo, y mi blog no es la excepción a ello, un usuario en un foro publicó un texto de Pérez-Reverte alusivo a las clases de religión en la escuela. Copio textualmente:

 

Sobre guillotinas y catedrales

Acabo de enterarme de que entre siete y ocho de cada diez alumnos de los colegios españoles cursan la asignatura optativa de Religión: en Primaria por decisión de sus padres, y en Secundaria por iniciativa propia. Y no saben ustedes cómo me alegro. Pero ojo. Mi gozo no estriba en el aspecto espiritual del asunto. Cualquiera que se haya asomado a esta página pecadora en los últimos diecisiete años, sabe que no es con un cardenal o un obispo con quien yo me iría de copas. Y que, los días que se me va la pinza y me levanto jacobino y cabreado, lamento que una cuchilla afilada y oportuna no aligerase un poco el paisaje de sotanas a finales del siglo XVIII, cuando el ingenioso invento del doctor Guillotín no tenía la mala prensa que tiene ahora. Sé de qué hablo. Tengo uso de razón, he viajado y leído libros. Soy, además, natural de una tierra históricamente enferma, con un alto porcentaje de hijos de puta por metro cuadrado. Sé que aquí, en los últimos diecisiete o dieciocho siglos, siempre hubo un confesor diciéndole a una señora lo que podía hacer con su marido, y a un rey lo que debía hacer con sus súbditos. Señalando a quién premiar y a quién dar garrote. Eso no descarta, naturalmente, a infinidad de hombres y mujeres justos: sacerdotes y monjas empeñados en dignísimas obras sociales, misioneros que se dejan la piel. Pero la existencia de esa fiel infantería, tan alejada de palacios arzobispales y despachos vaticanos, no borra el estrago secular, la manipulación de conciencias, la resistencia a la modernidad alentada desde los púlpitos, el sabotaje –sangriento, en ocasiones– de cuantos intentos hubo por airear la oscura sacristía en la que, durante tanto tiempo, estuvimos recluidos. Sigo creyendo que en el concilio de Trento España se equivocó de camino: mientras la Europa moderna apostaba por un Dios práctico, emprendedor, aquí fuimos rehenes de otro Dios reaccionario y siniestro, que nos hizo caminar en dirección opuesta al futuro mientras sus ministros proponían quemar, fusilar, prohibir, desterrar costumbres, libros, ideas y hombres. Mientras saboteaban constituciones, bendecían a generales carlistas o levantaban el brazo junto a caudillos paseados bajo palio. Y ahí siguen. Mezclando a Dios con las cosas de comer. Disputando arrogantes y pertinaces, a estas alturas de España, cualquier conquista del sentido común, la libertad y la vida. Sin embargo, todo eso también nos hizo. Para bien y para mal, la Europa que aún responde a ese nombre no puede explicarse sin la historia del Cristianismo y la Iglesia Católica. Para comprendernos, para concluir que somos lo que somos porque fuimos lo que fuimos, es preciso conocer la historia de tanto daño causado; pero también la historia de lo grande y lo luminoso, la base intelectual de una civilización largamente construida sobre Grecia y Roma, la Biblia y los Evangelios, el Islam mediterráneo, San Isidoro, la latinidad medieval, los monjes copistas y los monasterios, las bibliotecas, el Renacimiento, el apasionante camino recorrido y el papel fundamental, sólo discutible por los sectarios y los imbéciles, que la Iglesia tuvo en todo ello. Independientes de las creencias de quien camine bajo sus bóvedas, las catedrales europeas son museos vivos, libros de piedra con la memoria genética de lo que –algunos, todavía– llamamos Occidente. Sobre todo, en esta España que se cuajó a sí misma, imperfecta y violenta, precisamente en una guerra civil de ocho centurias contra el Islam, con una cruz como bandera, y que se arruinó en los siglos XVI y XVII a causa, entre otras muchas, de esa misma cruz. Por eso el símbolo que corona nuestras iglesias y tumbas nos explica y justifica. Sobre todo en tiempos revueltos, confusos como éstos, de estupidez política y orfandad cultural. Conocerlo todo, familiarizarse desde niños con la memoria de esa vieja y rezurcida Europa a la que, pese a la globalización, la barbarie y el olvido, seguimos perteneciendo, y a la que nuevas generaciones llegan en busca de una nueva y mejor vida, es bueno para todos. Permite que un chico se eduque sabiendo quién es, de dónde viene y a dónde llega. Amuebla y explica el mundo a su alrededor. Así que llámenla como quieran: Religión, Historia de la Religión, Historia religiosa de España, o de Europa. No sólo me alegro de que la estudien en los colegios, sino que, en mi opinión, debería ser obligatoria en todo plan escolar. Pero no como asignatura relacionada con la moral católica, ni la espiritualidad. El pecado, la salvación del alma y otros territorios adyacentes son cosa de cada familia, o del chico mismo, si tiene edad para elegir. Del interesado en el asunto. Allá cada cual con sus dioses y sus cíclopes. Yo hablo de equipaje lúcido. De cultura.

 

XLSemanal, 20 de Junio de 2010

Diré de entrada que estoy de acuerdo y a la vez no con el autor ¿Por qué? Está muy bien, es verdad que la religión y todas sus instituciones han sido parte fundamental de la cultura y por lo tanto de la historia, no sólo Europea, de la historia humana en general. Su estudio y la comprensión de sus influencias es indispensable para comprender muchísimos procesos históricos, si no es que todos, y por supuesto que tenemos que tenerla en cuenta. Es verdad que en nombre de la religión se han hecho obras artísticas inimaginables, maestras: arquitectura, pintura, escultura, música, etc. No por ser atea, yo voy a refutar o a pretender olvidar que los grandes compositores universales escribieron increíbles obras de carácter sacro, cuando formé parte de agrupaciones corales, hasta interpreté muchas de ellas sin el menor orgullo ¿cuál es el problema? A la final, no creo en dioses, pero creo en la humanidad y en sus grandes obras, sin importar qué las haya inspirado.

 

Pero pienso que el señor Pérez-Reverte está deformando un poco el contenido de lo que se ve en las cátedras de religión en las escuelas. Yo estudié en tres y puedo hablar desde mi experiencia personal, obviamente, y desde la realidad de mi país en particular, no sé cómo serán las cosas en el suyo.

 

This image has been inserted linking directly from the site www.gutenberg.org All rights reserved

Lo que yo vi en la asignatura “religión” nada tenía que ver con el cómo la religión influyó en la historia universal, o con las grandes obras arquitectónicas que edificó la Iglesia Católica. Nada que ver. Mis clases de religión consistían en conocer la Biblia como libro sagrado, no como libro de la literatura universal. Estudiábamos los relatos, los leíamos y sacábamos conclusiones de ellos. Aprendíamos la lectura de su nomenclatura y las abreviaturas de los libros. Estudiábamos la vida de Jesús, con todos sus detalles históricamente poco probados, y veíamos múltiples filmes relacionados con ella. Aprendíamos canciones para alabar a Dios (debo decir que esto era lo que más me divertía, siempre me ha gustado cantar). Aprendíamos las virtudes cristianas y los pecados capitales, y componíamos historias basadas en ellos, hacíamos dibujitos, etc. A veces preparábamos pequeñas dramatizaciones que se hacían en fechas especiales como Navidad o Semana Santa. Hacíamos carteleras alusivas a las fiestas católicas. Y pare usted de contar. Además de esto, la cátedra en muchos casos era impartida por monjas no licenciadas en educación. Que yo sepa, no es nada parecido a lo que usted plantea. Dicho sea de paso, siempre que tuve una cátedra de “Música” en un plantel católico, lo que hacíamos en ella era aprender canciones con un profesor que manejara el piano o la guitarra, muchísimas de ellas a Jesús, a la Virgen o a Dios. Además, en uno de los institutos, teníamos una Eucaristía semanal obligatoria que ocupaba una hora de nuestro pénsum de estudio, y de paso nos preguntaban todos los lunes sin falta si habíamos ido a misa, y después que hicimos la primera Comunión, si habíamos comulgado y cuándo había sido la última vez que nos habíamos confesado.

 

Yo admito que gracias a esto, y gracias a ciertas personas influyentes en mí dentro de mi círculo familiar (no el inmediato, menos mal), yo tuve una etapa de fanatismo religioso alrededor de los 10 años. Me frustraba cuando no podía ir a misa ¡Imagínese! Hasta tenía un libro de esos ilustrados, tipo “la Biblia para niños” y adoraba leerlo. Me sabía hasta las 7 palabras que dijo Jesús en la cruz antes de morir. Pero yo era una infante, y afortunadamente salí inteligente. No más hice alejarme de ese entorno y de ciertas personas de mi entorno familiar, y llegar un libro de Carl Sagan a mis manos, y cuestioné absolutamente todo lo relacionado con Dios. A los 13 años decía abiertamente que era atea.

 

La cátedra de religión a mi parecer no es necesaria ¿Por qué? Voy a poner un par de ejemplos sencillos. En el programa educativo venezolano (que no es que se acerque a lo ideal en lo absoluto), en el cuarto año de bachillerato vemos Literatura, y leemos unas pocas obras de la Literatura Universal, sobre todo de la Latinoamericana, también leemos unos cuantos fragmentos. Una de las obras obligatorias que todos hemos visto en ese año es el Popol Vuh (texto religioso de los Mayas). Pero lo vemos como literatura, muy diferente a verlo como dogma ¿Por qué no podemos estudiar la Biblia de la misma manera? No, tenemos que estudiarla 11 años de nuestra vida, y creyéndonos los cuentos que allí están escritos ¡No me parece! Igualmente, por ahí por el segundo año de bachillerato vemos Historia del Arte, y vemos los períodos del arte (sobre todo occidental) y estudiamos la arquitectura, la escultura y la pintura, sea sacra o sea lo que sea. Vemos catedrales y palacios. Vemos Cristos, vemos Vírgenes y también vemos héroes de Guerra pintados en los cuadros de los grandes. Nunca nos pasamos por alto nada porque fuera religioso. Así es como debe ser.

 

La cátedra de religión es una cátedra de dogma católico y nada más. Por lo menos como hasta ahora existe. Si queremos conocer la arquitectura católica, pues que se vea dentro de la arquitectura general. Si queremos ver música sacra, pues que se aprenda dentro de la historia de la música universal. Si queremos ver cómo la religión afectó la política, la economía, las relaciones, las guerras, etc, pues lo vemos dentro de la Historia Universal, y cuál es el problema. Nadie va a obviar a la Iglesia Católica en la historia de Europa o de América, sencillamente porque sus instituciones eran y son de muchísimo poder e influencia y porque la religión siempre ha sido parte fundamental de la cultura humana. Pero lo que se quiere con la educación realmente laica, es que su estudio sea objetivo, y que en la medida posible, no se impartan dogmas en estas instituciones.

Este post en mi blog: http://reflexiones-apresuradas.blogspot.com/2011/09/lo-que-yo-veia-en-clases-de-religion.html

GD Star Rating
loading...
Lo que yo veía en clases de religión, 5.0 out of 5 based on 2 ratings

paiku

Pianista, cantante. 26. Atea. Humanista. Astroaficionada. Sufro de promiscuidad intelectual. http://about.me/vanesaperezc

Más posts - Website


Twitter

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo
Autores

Publicaciones relacionadas

16 Comentarios

  1. xluis dijo:

    Cuando estaba en tercer grado me declare ateo en la clase de religion. Y estudiaba en un colegio catolico. El peo q

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  2. xluis dijo:

    Cuando estaba en tercer grado me declare ateo en la clase de religion. Y estudiaba en un colegio catolico. El peo con mi familia fue apoteosico.
    Y mas en el colegio, me tuve que leer toda la biblia para poder refutarla ante los curas, tuve la suerte que tenia una memoria del carajo y les refutaba la biblia con frases de la misma biblia. No era muy popular que digamos y despues aproveche las clases de religion para hacer proselitismo ateo, hasta que los curas amenazaron con expulsarme y mis padres, tan compresivos ellos, dijeron que si me expulsaban me iban a matar y pòr sus caras les crei.
    Pero despues de eso no recuerdo que decian en esas clases, seguramente esta pensando en cosas mas interesante

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  3. paiku dijo:

    Jajajaja, está bueno eso. Creo que eres el ateo más precoz del que he escuchado hablar ¿tercer grado? jeje. Había una monja en bachillerato que siempre me agarraba y me aconsejaba que no anduviera diciendo esas cosas de que yo era atea y tal, pero ya “el daño” estaba hecho. Aunque nunca hice propaganda de mis creencias, nunca me empeñé en convencer a nadie.

    Yo sí recuerdo mucho lo que veía y hacía en LOS colegios en los que estudié. Nunca me expulsaron, imagínate, por lo demás, siempre fui la número 1 en promedio en todas las secciones en las que estudié.

    Gracias por tu comentario, y por cierto, todavía te debo una respuesta. Saludos.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  4. El Zato dijo:

    Como todos los que comentan aquí, contaré mi experiencia personal: También vi clases de religión en primaria (tal y como las cuentas) y como nunca me he tomado las cosas a media tinta (cualidad relativamente deseable en un adulto pero fastidiosa en un niño) me hice fanático religioso; enseñé a mis hermanos a rezar en la mañana y en la noche (oraciones largas, que salían en el libro de catecismo, y me las aprendí de memoria) quiso la… ¿casualidad? que el librito terminara en el bolsillo de un pantalón en la lavadora, y el que cayó en mis manos más tarde fue el seudocientífico Erich von Däniken (puedes decirme todo lo malo que quieras de él, y lo creeré) pero en su libro contaba la historia “negra” de la iglesia, la que no conocía, y aún así me contaminé la mente con creencias creacionistas de los testigos de jehová cuyo panfleto “atalaya” me llegaba por diversas vías y la nefasta “Reader’s Digest” que incluso entonces ya me repugnaba por decir que sólo la Gran Democracia de EE. UU. podía salvar a su patio trasero latinoamericano del comunismo. Quien me salvó del creacionismo fue el señor Paul Lutus: http://www.arachnoid.com

    Ya en la universidad vi una materia de Principios, Historia y Crítica de (todas) Las Religiones, que se aproxima bastante a lo que deberían realmente enseñar, como lo sugieres tú, Paiku. Quien dictaba la materia era una señora católica que ocultaba su preferencia para dar la clase, y creo que esa sola cátedra convirtió en ateos al menos al 50% de quienes la vieron :) Hoy en día no soy ateo, pero tampoco practico ninguna religión, y creo que la labor de todo pueblo y gobierno que se respete es ayudar a los líderes religiosos a buscar una vocación auténtica y dedicarse a otra cosa.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  5. frank dijo:

    Bueno, yo también fui ateo a los 13.

    Sin embargo maduré y cambié de opinión.

    Ahora bien: si los padres de un niño lo meten en un colegio *católico* sin que nadie los obligue a ello, es natural esperar que en ese colegio lo formen en la religión *católica*. No creo que haya que sorprenderse ni alarmarse por ese hecho tan obvio.

    Cierto que a veces el niño no quisiera estar ahí, pero ya ese es otro problema. Eso ya sería discutir el derecho de un niño o adolescente a decidir por su cuenta el tipo de educación que quiera recibir.

    En nombre de la libertad, opino que a todas las confesiones religiosas se les debería permitir abrir colegios (lo cual tengo entendido que es así en Venezuela), así como debería haber colegios completamente laicos. En especial, los colegios públicos deberían ser laicos porque son sostenidos con el dinero de todos los contribuyentes (dice uno). Cualquier otra cosa sería tender a reprimir y a coartar derechos ajenos. Eso nunca termina bien, la historia lo ha demostrado con creces.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  6. paiku dijo:

    El Zato: Gracias por tu comentario. No conozco a tu seudocientífico, por lo que averigué es uno de esos que cree en extraterrestres. Descuida, yo tuve una época de esas esotéricas, pero no me duró mucho jajaja

    frank: Espero que con eso de “Sin embargo maduré y cambié de opinión.” no quieras decir que por ser atea soy inmadura. Corrígeme si entendí mal. Lo que pretendí en este escrito fue refutar la versión de las “clases de religión” según Pérez-Reverte, que están muy alejadas de la realidad. Yo no estoy en desacuerdo con que las instituciones religiosas tengan sus centros educativos, sin embargo las clases de religión considero que deberían ser complementarias o extra cátedra al programa de estudio general, que por supuesto, quien lo regula es el Estado. La materia Religión o Catequesis, aunque la veas, no debiera afectar tu promedio académico, por ejemplo. Yo esbocé mi opinión al respecto acá: http://bit.ly/pa56mD si gustas puedes leerla y comentarla.

    Otra cosa, el “derecho” a elegir la educación no es en realidad de los niños, es de los padres. En tal caso, en edad de bachillerato, a lo mejor la decisión podría ser del alumno. Saludos.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  7. Frank dijo:

    En principio, lo único que digo es que *yo* era ateo por ser inmaduro, pero en todo caso tu presunción invierte la flecha de la causalidad: lo único que podría estar insinuando no es que eres inmadura por ser atea, sino que eres atea por ser inmadura. Sin embargo repito que no estoy queriendo decir ninguna de esas dos cosas.

    No sé si la nota de la catequesis influye en el promedio. Tenía entendido que no.

    Lo que entendí de tu nota es que *deseabas* que las clases de religión fueran clases de historia de la religión, o de sociología de la religión, o algo así. Aparentemente entendí mal.

    A bièntôt!

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  8. Rubén Rojas Gratz dijo:

    Adoctrinamiento es adoctrinamiento, independientemente del tipo. El hecho de que hayan colegios católicos, colegios islámicos y colegios laicos es equiparable a que haya colegios capitalistas, colegios comunistas y colegios sin doctrina política. La mente infantil es absolutamente maleable, e inyectar dogmas en ella hace que una vez adulto haya una gran probabilidad de que los tome como reales. Creo que la historia lo ha demostrado sobradamente.

    Por fortuna, siempre hay a quien no le interesa lo que le hayan dicho de niño, y que está dispuesto a navegar al borde a ver si es verdad que hay monstruos marinos allí.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  9. paiku dijo:

    Así es Rubén. En tal caso ¿no crees que “ausencia de doctrina” o digamos “presentación de todas ellas” sería lo más sano en el sentido de que se pueda fomentar el debate y la libre elección?

    No intento convencerte, sólo quiero tu opinión. Saludos ;-)

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  10. Ruben Rojas dijo:

    pienso que un sistema educativo completo deberia tener a la religion completamente ausente durante los anos de primaria, y presentsrse como una asignatura en secundaria donde se mostrase un bosquejo de las principales religiones mundiales, con sus aciertos y fallas. asi mismo, una materia similar para filosofia, una para politica, etc. todo en miras de sembrar cultura, y de que el joven tome una postura, la que el desee, sin ningun tipo de adoctrinamiento previo.

    me choca sobremanera que se tome al derecho universal a la libertad de culto como un derecho inicialmente propio de los padres. insisto en que es identico a que, por ejemplo, le ensene a mi hijo a ser chavista y a que vaya a cada marcha conmigo y que hasta salga en tv diciendo patria socialista o muerte. cual es la diferencia entre lo anterior y que yo inscriba a mi hijo en la iglesia catolica a sus 2 a7os sin que el tenga idea del ritual que se le practica, para que despues sea obligado a ir a misa y decir “yo renuncio a satanas, al pecado,etc”?

    ninguna, absolutamente ninguna… aun asi, muchos padres se sentirian alarmados ante el primer caso y harian exactamente lo segundo. me perdonan los errores, escribo desde el android. saludos

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  11. paiku dijo:

    Yo pienso que la ausencia total de doctrina es un poco idealista, pero pienso que es posible acercarse a eso.

    Tu propuesta me parece bastante acertada. Concuerdo con tus puntos.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  12. Frank dijo:

    Rubén: parte del derecho de libertad de cultos es el de *educar* a *tus* hijos en la religión que *tú* quieras, o en ninguna si fuera el caso. Está claro que los ateos militantes están tan en contra de la libertad de cultos como los musulmanes radicales, pongamos por caso.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  13. Rubén Rojas Gratz dijo:

    Frank, la libertad es personal e insisto en la analogía con la política. Bastante que chillaron cuando la reforma de educación supuestamente iba a eliminar la educación religiosa.

    Los derechos humanos se caracterizan por ser individuales, intransferibles e irrenunciables. Entre estos derechos se encuentra la libertad de culto, que son inherentes a la persona. Criar a un niño en el seno de una religión es mero adoctrinamiento, que consiste en la inyección de dogmas a una mente incapaz de discernir entre varias opciones.

    Bien Frank, hasta ahora no he visto al primer ateo militante estrellar aviones contra edificios, o asesinar a balazos a casi cien individuos como ocurrió en Noruega. Me parece levemente desproporcionada tu comparación, rozando el límite de lo insultante.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  14. Rodolfo Plata dijo:

    JAQUE MATE A LA DOCTRINA JUDAIZANTE DE LA IGLESIA. La importancia de la crítica a la cristología de san Pablo, radica en que nos aporta los elementos de juicio necesarios para visualizar nítidamente __la omisión capital que cometió Pablo en sus epístolas al mutilar al cristianismo de su doctrina más importante. Desechando la prueba viviente en Cristo hombre que nos confirma que es posible alcanzar la trascendencia humana practicando las virtudes opuestas a nuestros defectos hasta adquirir el perfil de humanidad perfecta, patente en Cristo (cero defectos), que nos da acceso a las potencialidades del espíritu. Doctrina sustentada por filósofos y místicos __y la urgente necesidad de formular un cristianismo laico enmarcado en la doctrina y la teoría de la trascendencia humana, a fin de afrontar con éxito: el ateismo, el islamismo, el judaísmo, el nihilismo, la nueva Era y la modernidad, que amenazan con sofocar al cristianismo http://es.scribd.com/doc/73946749/Jaque-Mate-a-La-Doctrina-Judaizante-de-La-Iglesia

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top