Algunos apuntes sobre el Festival de cine venezolano de Mérida 2011

3
61

Hay cierta subjetividad en cada hecho que encaramos. Incluso los eventos que pretendemos abordar desde la perspectiva mas alejada, terminan convirtiéndose en una extensión limitada de nuestros juicios. No quiero justificar mi postura escudandome en la temporalidad de los hechos, pero si quiero dejar  claro, que todo puede ser lanzado de una esquina a la otra en pro de la libertad de pensamiento, esto es, que  puedo cambiar mi posición cuando me plazca.

El Festival de cine venezolano de Mérida (2011) está caracterizado por dos importantes particularidades que parecen marcarlo con cierta diferencia de otros eventos artísticos en el país, a saber:

  1. La elucubración  casi absurda del Star system criollo.
  2. La cruel delación sobre la escasez de espacios para la proyección del trabajo nacional.

 

Ninguna de las dos características son buenas  y eso deja mal parada a la industria. A pesar de la atmósfera proteccionista; casi panfletaria; que  ha creado el Estado venezolano para fomentar el cine nacional a través de sus plataformas de creación (un ejemplo que se me viene a la mente es La Villa del Cine)  esta no parece ser suficiente para garantizar la calidad de las obras que produce, aún si son cuantiosas en presupuesto y en personal tecnico – artistico. ¿Que esta pasando con el cine que sale de la Villa?.

Seguramente no me tocará dar esa respuesta, pero sin duda podemos acercarnos bastante. Digamos, que lo visto en el Festival de Cine M. no es la enfermedad, sino el síntoma de una política para la protección de la herencia cultural, mal aplicada y sin duda mal gerenciada.  Dos películas: “Dias de Poder” y “Una Mirada al mar” fueron, personalmente, una decepción, pero poco importa mi opinión personal sobre ellas, los que nos atañe es lo que ronda en su trasfondo.

Pero empecemos con el titulo de este post.

Llegué a Mérida con el culo congelado. Mi colega JMS me esperaba en el taxi a la salida del terminal con la siguiente premisa:

Se atrasaron las funciones media hora. Y no pude rescatar tu credencial.

Con la cabeza llena de miseria, nos pusimos a hacer la cola para retirar las entradas y rescatar mi credencial de las malvadas manos de la burocracia del festival. Not really, la verdad es que la gente del staff fue muy respetuosa y atenta, por lo menos ese día.

Teníamos cuatro películas para nuestra elección, estaríamos ocupados hasta final de la tarde. Mi mochila apestaba, tenia el cabello como un erizo y parte de mi se arrepentia tiernamente. Sin duda esta sería una experiencia interesante.

Pero las películas son lo de menos, a mi gustaba era la fauna.

1. Mérida Iconoclasta.

Mientras JMS conversaba animado conmigo, mi mente divagaba por otros escenarios. A decir verdad, eran los mismos, pero mas pintorescos. Pra Maduro firmaba autógrafos, mientras varios directores hacían campañas para sus películas: estrechaban manos, hablaban con prensa, se tomaban fotos. En ese sentido, un puede comprender que es parte de su trabajo, que no solo incluye rodar y escribir sino también hacer campañas políticas sobre sus obras. Siempre se esta en merced de idealizar lo que se ama y lo que se admira, los premios RONDA no es algo que yo haya idealizado alguna vez, y algo me recorrió la espalda con resquemor ante el panorama mas televisivo que he visto: el telecinema.

Personalmente dudo que haya otros espacios donde los actores de cine se sientan mas como estrellas de televisión. Algunos como Wildpret no lo han hecho, han forjado su fama desde el teatro y el cine, y la gente (el público) se acercaban a ellos y se fotografiaban.  Algo que me ronda en la cabeza desde el momento en que una mujer rubia abrazo a Wildpret para una foto, es que el cine (sea nacional o no) le otorga  al actor la grandeza que el mercado cultural  nunca le obsequió a la televisión, majestad que sin duda es alimentada por los mitos que giran alrededor del séptimo  arte, porque la televisión, no esta catalogada como un tipo de arte (es solo un medio, mediatiza los elementos que la nutren) . El actor de cine, genera un tipo de respeto ajeno. Generado por la distancia entre el público y el medio donde el actor hace su trabajo, nada mas alejado de la telenovela, donde todo el trabajo actoral es (al parecer) accesible y tangible.

No digo con esto, que la admiración pueda ser duplicada a todos los actores que hacen cine. Los actores que protagonizaron “IYAWO: la Justicia de Olafi” no eran abordados con tanta vehemencia, pero eso probablemente se deba a la poca proyección que ha tenido su trabajo. ¿Necesita el público un nuevo tipo de Star mediatico criollo? ¿no es suficiente con nuestro staff telenovelesco?- Sin duda la caída de RCTV y la menguada producción telenovelera actual ha hecho que muchos actores haya migrado a otros espacios (teatro, cine, radio) y que  también haya significado una migración del publico hacia nuevos objetos del deseo.

Aquí tenemos dos caminos: a) una nueva concepción para definir a las estrellas de CINE venezolano; aquellas que fomentan el deseo de su público desde la distancia y la recreación de personajes que manejan otros discursos narrativos b) el surgimiento de una generación del público venezolano que es capaz de hacer juicios valorativos  sobre la calidad de las actuaciones que ve en la gran pantalla, lejos de la complacencia televisiva.

La primera opción es probable, la segunda esta íntimamente ligada a la visión que el director venezolano tenga de una película, y salvo honrosas excepciones, el director venezolano tiene una forma muy telenovelera de hacer cine. De esta forma, no podemos ir demasiado lejos.

2. La pantalla delatora.

Que 20 personas hagan fila para ver una pelicula, lo entiendo. Que 50 personas hagan fila para recoger entradas para un estreno, lo entiendo y probablemente tambien me forme en la fila. Que 100 personas hagan cola para recoger entradas para un estreno que no saben cuanto tiempo estará en cartelera y que es mejor gratis que pagar, lo entiendo, pero me desconcierta.

Todas las salas del CINEX de Alto Prado con el “lomito” de lo nuevo del cine nacional, y una chamita como de mi edad preguntando donde daban “Rápido y Furioso”. Bueno, solo teníamos “Reveron” y en nada se parece a Vin Diesel. La chamita no se formó en nuestra cola numero 100 pero no tanto por desgano, sino porque Alto Prado era solo para acreditados. Esto no nos molestaba (como acreditados) demasiado, pero nos generaba cierto malestar que varias funciones estuvieran a medio llenar mientras había gente afuera esperando para entrar así sea de coleados, solo porque no tenían la acreditación de prensa o “invitados especiales” . Es una lástima, porque me pareció una discriminación injustificada, de toda esa “prensa” no he leído una sola crónica relatando el festival en sí mismo (salvo la de JMS con su consabida critica a las películas), solo la información concerniente a la premiación.

Tomemos ese hecho solo como una variable. El que solo haya 6 salas para 12 estrenos, dos cines para mas de 20 peliculas (entre largos y cortos) nos narra la falta de espacio, no solo para este evento, sino para el cine criollo en general. El panorama que describo no esta muy claro, las respuestas son difusas y muchas de ellas contradictorias, de modo que sobre este punto puedo dejar un final abierto para crear una conclusión de análisis continuo.

¿Que tan malo es el cine que hacemos? No es para nada malo, ¿ingenuo? si, por supuesto. El cine venezolano adolece de dos escenarios diferentes entre sí: “la del eterno buscador” Aquella de cineastas que siempre están tratando de reflejar de alguna manera la idiosincrasia nacional con elementos del discurso social o psicoanalíticos, aún cayendo en los graves errores de la estereotipia  y “el mito de Damocles” Aquella postura donde se trata de hacer cine de manera cómoda, financiada sin mayores riesgos y con mucha reivindicación politica de por medio, para garantizar el sustento.

Estas dos son solo vertientes, subjetivas y de creación espontanea, no todos los cineastas se ajustan a ellas y en nombre de mi mal ponderada corrección, disculpen si me equivoco a la hora de lanzar mis sospechas.

¡ARRIBA MARGARITA!

“En Margarita esta la movida ahorita” fueron las palabras de una estimada vestuarista. Eso no deja de generar cierta desazón ¿porque habría de restar calidad a un festival para alimentar al otro? Todos salimos perdiendo cuando los recursos no se reparten de manera equitativa y mas cuando se trata de proyectar las creaciones nacionales. ¿ trasfondos politicos? sin duda, pero eso no justifica el engrandecimiento de una muestra en detrimento de otra. Claro, en Mérida pueden mejorar las cosas en cuanto a logística y tratamiento al público “not press” para la dignificación del cine nacional.

*****************************

No debemos ver los Festivales de Cine como algo Grandioso y ajeno a nosotros, es algo tan necesario para nuestra identidad como los festivales de música, de poesía y de libros. Y mas aún cuando el público al que llega una pelicula es mucho mayor al alcance que podría tener un libro o un recital. Nos toca ser menos impresionables y mas exigentes,  solo así se fomenta la creación de una postura critica, tan necesarios en esta epoca de diablos.

 

 

 

GD Star Rating
loading...
Algunos apuntes sobre el Festival de cine venezolano de Mérida 2011, 4.0 out of 5 based on 1 rating

3 Comentarios

  1. Extraordinaria percepción y analisis. Me preocupó mucho, muchisimo diría yo, la no valoración y muestra del renombrado y promocionado con franelitas incluídas de Cine Atomo y Cine Cascarón o algo asi se llamaba. Esos muchachos son el alma del Festival, son los que le dan el espiritu creador el duende que motiva a convertirlos en futuros cineastas. Y esperaban la muestra al publico de sus trabajos. Y el intercambio de opiniones y el compartir que al fin y al cabo es la idea de todo festival. Un encuentro para compartir ideas y experiencias con esa camada grande de soñadores.Y se de muchos muchachos muchisimos que viniendo de Maracay, Valencia, Barquisimeto, Barinas, Maracaibo, Tachira no los dejaron entrar a ver la pelicula por no tener la entrada, porque solo les daban dos de paso y si son cuatro dias de festival y peliculas a dos por dias eran 8 las que podian ver y no eran 11 las que “competian”? O sea que ya la organización del Festival les negaba de plano ver 3. Y las salas tenian disponibilidad de publico y aún así no los dejaban entrar.

    ResponderResponder
  2. Me gusto mucho la cronica, pero me llamo la atencion las dos palabras con las cuales comenzaste esta cronica, ya que no las entendia en el contexto que la utilizastes, pense que leyendo el resto podia encontrarle el significado.
    Elucubracion
    y Delacion
    entiendo por elucubracion como una especulacion no fundamentada, o una imaginacion sin mucho fundamento. Creo, que al leer el contexto pudistes utilizar otra palabra para expresar con mayor precisión el contexto del cual hablas y no una palabra tan vaga para este entorno, que la final no queda claro cual es la elucubracion.
    Chama, es casi seguro que este equivocado, ya que la gramatica y el idioma no es mi fuerte, lo digo como simple lector, y como tal me llamo la atencion.
    Con respeto a la segunda “delacion” la entiendo como sinonimo de “sapear” “echar paja” o como dicen las personas significa la accion de delatar. Creo que lo que tu hiciste fue delatar la escasez de espacios para las peliculas no que una de las caracteristicas fue la “La cruel delación sobre la escasez de espacios para la proyección del trabajo nacional.” No se si explico bien las diferencias, ya que como dije, el idioma no es mi fuerte, y jamas pensaria en ser poeta, simplemente que como lector me llamo la manera como utilizastes esa dos palabras y quise hacer esta acotación. Tal vez estan bien utilizadas, pero a mi me pego, solo eso.

    . Acusación, denuncia, acción de delatar:

    ResponderResponder
  3. La próxima vez que vengan a Mérida, les sugiero cambiar de dealer, no entendí nada de la diletante crónica. En cuanto a que las salas no estuvieron llenas, se trata de una tremendura (o mala fe) imperdonable. Un par de veces tuve que sentarme en el suelo. Los que no vieron las películas que deseaban fue por falta de pilas, porque también se pasaron en el cine las Tapias. Hasta tres o cuatro películas incalables tuvieron público.
    Y lo del Star System criollo es de una candidez… Lo que vimos en Mérida fue a cineastas y actores en una sola rumba (hasta Carlos Azpùrua cantó un Rock desaforado), todos felices, menos un par de resentidos que llevaron las peores películas de la década.
    O sea, chama coliflor, elucubra, pero no te delates.

    PDT. Lo mejor de los premios: La ópera prima para SAMUEL

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here