Amor a Distancia: el Cementerio de la Nueva Comedia Americana

4
203


De lejitos no pintaba mal. De cerca es un pequeño desastre. La química entre ellos brilla por su ausencia, el guión resulta forzado y la puesta en escena resuma inconsistencia. Si la tesis de la nueva comedia americana es cierta, “Amor a Distancia” debe quedar fuera del grupo o en el polo opuesto.Por desgracia, es el emblema ideal de sus contradicciones y despropósitos.

Por un lado, se nos vende como algo fresco, juvenil,rompedor y espontáneo, desde el guión hasta el empaque de comedia romántica sofisticada, amén de diálogos, situaciones,códigos y temas aparentemente modernos. Él trabaja para un compañía de discos, en la representación de bandas comerciales, pero quisiera dedicarse a promover la música indie. Su dilema es una extensión del conflicto del personaje protagónico de “(500) days of Summer”.

Ella encarna a una pasante(poco creíble) de un periódico en horas bajas, donde la ignoran y la despachan por la crisis del sector. Los dos se conocen por casualidad y ambos serían los arquetipos de su generación acosada por los fantasmas de la depresión económica, la “precarización” laboral, la reducción de personal y el cambio de rutina por necesidad.

En tal sentido, la película despierta cierto interés, sobre todo al principio, por atreverse a leer un problema de plena vigencia en el mundo, bajo el paraguas de un género cuestionado por su tendencia al escapismo.

De hecho, según la teoría, la fórmula de chico encuentra chica piso fondo después de la caída de las dos torres gemelas, al abrigar las peores tesis de la agenda conservadora, como una cuestión de simple supervivencia en un mercado dirigido a satisfacer las demandas de entretenimiento de una audiencia angustiada y aterrorizada, cuya apuesta inmediata fue abrazar los valores tradicionales del sueño americano, para compensar sus fobias y miedos ante el vacío dominante.

Así renace la filosofía reaccionaria de Hollywood como caballo de Troya de la cruzada moral en boga, a favor de instituciones como el matrimonio, la familia y el sexo monogámico. La epidemia de apologías casamenteras se consolida en adelante, al extremo de afectar a ídolos de la resistencia cultural y de la rebeldía sin causa, quienes terminan cediendo al chantaje del final feliz en el altar por pura demagogia. Es el sintomático caso de la Carrey de “Sex and The City”, de “Shrek” en la tercera parte y del propio Ben Stiller en “Meet the Fockers”.

Sospechosamente, todos se encargarán de justificar el mismo evangelio de redención y salvación, frente a la debacle del orden social. La guerra y el paro acaban por restablecer una estética del conformismo y la resignación de la clase media.

Por fortuna, la hegemonía comienza a resquebrajarse y a desmoronarse gracias a la impronta de los niños terribles de la escuela de Jud Apatow y del empecinamiento de viejos defensores de la incorrección política como los creadores de “South Park”, “Los Simpson”,”Saturday Night Live” , “Algo pasa con Mary”, “Austin Powers”,”Legalmente Rubia”,”Little Nicky”,”Ni Idea” y “The Royal Tenenbaums”. La subversión, la desazón existencial,la escatología, la anarquía y el canto a la diferencia, se mantienen como estandartes de una cultura emergente y alternativa, cansada de las recetas anticuadas,previsibles y descafeinadas.

Por desgracia, la nueva comedia americana también inicia un proceso de refinamiento y decantación industrial, al punto de ser cooptada por el enemigo común, tergiversada en su esencia,traicionada por sus apóstoles y atomizada en una serie de subproductos inofensivos como “Date Night” y “Funny People” ,la posible tumba de Jud Apatow y compañía, incapaz de conciliar su idea de matar al bufón con el compromiso de abrigar la esperanza de resucitarlo para calmar a los inversionistas.

Allí entraría entonces “Amor a Distancia” a ponerle la corona de flores al velorio y al funeral de sus compañeros de ruta. No en balde, luego del drama y de la tragedia de los primeros minutos, el desarrollo y el desenlace nos abandonarán a la suerte de una historia trillada, mil veces contada, aunque carente de gracia, de chispa y de naturalidad. Los chistes son monocordes e impostados, como los decorados, los planos y las referencias a la realidad actual, a través de citas populistas y oportunistas al uso de tecnología celular.

El director pretende ubicarse a la vanguardia del HD, de las cámaras temblorosas y las pantallas multimedia. Sin embargo, tampoco se intenta llevar la propuesta o el acabado planteado hasta las últimas consecuencias.

Por ende, el trámite se saldará como un trabajo de mercenario, como un piloto, como un telefilme barato para una cadena de cable, por medio de escenografías y locaciones de tarjeta postal, fotocopiadas de un set de “Friends”.

En descargo de la pieza, hay un par de escenas logradas y una crítica al estancamiento de los treintotes y cuarentones fracasados. Lamentablemente, se les utiliza como coartada para confrontarlos a la imagen de éxito de los antihéroes de “Amor a Distancia”, llamados a tranquilizarnos y apaciguarnos hacia la despedida, tras un coqueteo con la soledad, la separación y la nausea. Un simple intervalo para culminar como siempre: en la promesa de un futuro mejor. Los dos consiguen trabajo donde querían. Ella en un periódico mainstream y él en el negocio de los “American Idols”.

Tamaña hipocresía es apenas verosímil en la ficción, porque la dura realidad la desmonta en tres segundos.
Por consiguiente, el señor Presidente puede dormir tranquilo. En la meca le siguen haciendo propaganda de gratis a su discurso de pare de sufrir.
Algo de ello ocurre con nuestro glorioso cine nacional.
Son las reglas de la autocensura en el siglo XXI.
Y la prensa aplaude y celebra.

4 Comentarios

  1. Buena Sergio, la comedia americana hace rato que no da pie con bola. Estas películas hacen ver films estilo “Disaster Movie” como contendientes del Oscar.
    ¿En qué punto se perdió la irreverencia de las comedias absurdas tipo Animal House, Revenge of the Nerds o Porky’s? ¿Será que ya no hay cómicos natos tipo Richard Pryor?
    En fin. Un día de estos deberías escribir sobre qué haces para soportar ver tantas películas malas chamo. Debes tener algún ritual o hacer yoga.
    Un saludo.

  2. jejejejeje…es tortuoso pero vale pena cuando haces el exorcismo y te sacas el demonio al escribir…saludos y gracias por el feed back…

  3. Saturday Night Live y Los Simpsons han perdido su esencia hace bastantes años. En la actualidad teníamos, en reemplazo del primero, a MADtv (puro humor ácido) que fue cancelado por la FOX el año pasado. Sólo nos queda South Park como única resistencia del humor políticamente incorrecto de llegada masiva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here