Los Guardianes de Chávez:no es parte del remedio sino de la enfermedad

29
163


Si antes celebramos “FANtasmo” y condenamos “Al Sur de la Frontera”, ahora procedemos a criticar a “Los Guardianes de Chávez”,un reportaje español carente del más mínimo rigor y aun así, amado y odiado a partes iguales por casi las mismas razones, después de su transmisión por CNN.

Acto seguido tuvieron lugar dos debates de sordos por televisión, a cual menos productivo, inteligente y abierto, entre los irrefutables directores del documental y los incuestionables representantes del gobierno.Ambos grupos emparentados,aunque ellos no lo crean, por su incapacidad de reconocer la opinión del otro y aceptar la diversidad en el pensamiento.Puro determinismo.

Si la película pretende estudiar la polarización para superarla, únicamente consigue y logra perpetuarla como discurso político en Venezuela, al reafirmar una serie de lugares comunes del periodismo de denuncia, supuestamente moderno, comprometido, progresista o de avanzada.

Cinco serían los peores defectos del trabajo: su visión maniquea del conflicto, su aparente irreverencia frente al poder cuando en realidad el film consolida el culto a la personalidad y coquetea con ideas conservadoras, su anquilosado enfoque neoloconial y etnocéntrico, su completa falta de profundidad e investigación en el manejo de datos y su forma de manipular a la puesta en escena a través de una exagerada carga de melodramatismo, rayano en el ridículo y la sobreactuación de programas desfasados como “Archivo Criminal”, cuyos pobres contenidos hacen de Michael Moore un realizador sutil.

De hecho, los conductores del espacio buscan imitar el modelo narcisista y escandaloso del rollizo director de “F-9/11”, pero apenas si pueden remedar sus contradictorios argumentos formales y conceptuales, desde una óptica superflua de antropólogo inocente, dispuesto a corroborar una tesis a cualquier precio,a costa del equilibrio, el sosiego y hasta la verdad.

Tanto esfuerzo por desnudar “A Los Guardianes de Chávez” se desploma a las primeras de cambio, al volver a repetir imágenes, titulares y noticias de periódico de ayer. En efecto, no hay nada nuevo bajo el sol del cacareado proyecto audiovisual.
Por enésima vez, regresamos a 23 de Enero a escuchar las aburridas anécdotas de los colectivos de la zona, como “testimonios de la omnipresencia de una revolución armada”, asociada a grupos irregulares y terroristas, de la talla del movimiento separatista Vasco(ETA), la resistencia Palestina y pare usted de contar.
Incluso, se sugieren afinidades con Al Quaeda, por el encuentro fortuito de una evidencia irrebatible: una franela con la cara de Bin Laden, única en su estilo. Así es imposible tomarse en serio la labor del colega, mientras quiere exponer también murales y estatuas de Marulanda como pruebas del delito. Es decir,una absoluta impostura.
Acusaciones tan serias merecen ser confirmadas y corroboradas al pelo, para evitar confusiones. En lugar de ello, el reportaje se conforma con tocar la punta del iceberg y extraer conclusiones temerarias, sobre la base de informaciones y asuntos banales.
Es como irse a Barcelona con una cámara y grabar las manifestaciones de los movimientos profranquistas en el cerro de Montjuic, para tachar a toda la sociedad española de derechista, reaccionaria y fascista, amén de las cientos de estatuas dedicadas a Colón y personajes de similar origen.
En el país Vasco, tampoco alcanzarían dos horas para registrar entrevistas con partidos clandestinos y proscritos del juego democrático,sindicados de cometer asesinatos, robos y masacres en pos de sus siniestros objetivos.
Verbigracia, para contener el problema y encontrarle una respuesta en el cine, Juilio Meden realizó un documental memorable sobre el tema,”La Pelota Vasca”, muy por encima del resultado tramposo, superficial e hipócrita de “Los Guardianes de Chávez”.
Con todo, su lanzamiento es positivo porque mueve a la discusión y permite darle visibilidad a un tópico censurado por la agenda oficial: el peligroso incremento de la violencia en la Quinta República. Un fenómeno preocupante y sintomático de las fallas estructurales del sistema.
Por ende, se le tiende a silenciar en las altas esferas, a frivolizar, a utilizar como esquema morboso de propaganda para ganar votos, a sacar de contexto y a naturalizar a la luz del sensacionalismo mediático, como el pan nuestro de cada día.

Por tanto, es fundamental desligarlo del escenario polarizado de tirios y troyanos, para conseguirle remedio. De lo contrario, seguiremos atascados en el dilema estéril de Globovisión versus VTV.

En suma, no se trata de reír falsamente como Andrés Izarra, para intentar minimizar el horror de 140 muertos por semana(300 según los datos aportados por “Lenguaeniple”). Pero menos de cruzarnos de brazos y esperar por la llegada del próximo héroe mesiánico, salvador de la patria o llanero solitario encargado de encerrar a los malos, para velar por nuestra seguridad.
En fin, es un asunto complejo.Todo lo inverso a “Los Guardianes de Chávez”, un reducto y un resumen de la crisis de credibilidad del ejercicio de la comunicación social.

De ahí el vínculo, involuntario, con la fallida “Where in the World Is Osama Bin Laden?”, lleno de palabrería hueca y redundante incapaz de esconder el fracaso de la operación.
Mutatis mutandis,”Los Guardianes de Chávez” incurre en un error análogo al arribar a la frontera con Colombia para regodearse en el vacío, la esterilidad, la especulación, la verborrea y el afán de protagonismo, de cara a la ausencia de huellas concretas y contundentes de la guerrilla.Se mueren de hambre como detectives en Guasdualito.

Atrás queda el caso de Watergate. La moda es viajar, correr,echar un vistazo,sentenciar lapidariamente, tomar el dinero y huir por la derecha.Olvídate del empeño de Flaherty en “Nanook”. Aquí es sencillo, rápido y fácil, cual reportaje “prêt-à-porter” satirizado por la obra maestra, “REC”. Lástimosamente, acá extrañamos la autoconciencia, la distancia y la ironía con respecto al género.
Sólo restan los escombros de un oficio degradado y oportunista de vampiros y chacales de la primicia.
Son los Paparazzi de la pornomiseria del tercer mundo. Son los descendientes posmodernos de los infames directores de la serie “Canibal Holocausto”.Su negocio es el tráfico de la mercancía amarillista.
Nuestra misión: refutarlos con sentido humanista, como George Romero en “El Diario de los Muertos”, según el cual, los zombies nos acosan delante y detrás del lente.

¿Ustedes qué piensan?

GD Star Rating
loading...
Los Guardianes de Chávez:no es parte del remedio sino de la enfermedad, 3.2 out of 5 based on 11 ratings

29 Comentarios

  1. Sí bueno, yo diría que es un problema de audiencias. El documental no está hecho para quien vive en Caracas, ni en Vz. Está hecho para una audiencia masiva en España. Amarillista? Claro. Aquí nadie anda buscando Palme d’Or. La idea es introducir un poquito de una realidad radicalmente extraña a un contexto donde la gente tiene muy pero muy escasos referentes. Es decir, el refrito del 23 que ya tú has visto 1000 veces es radicalmente desconocido para la audiencia target.

    Por otra parte, tu crítica se salta el único dato realmente noticioso del documental: el oficial del ejército diciendo con toda naturalidad que ellos claro que saben dónde está la guerrilla en la frontera. Esa escena vale por el documental entero.

    ResponderResponder
  2. En realidad, la cosa es mucho más sencilla: Los Guardianes de Chávez es tan sólo un refrito, light y sensacionalista de la investigación, mucho más seria y documentada, del periodista español e investigador, conocido como “Antonio Salas“.

    Haciéndose pasar por palestino-venezolano, el español se infiltró durante seis años la “movida” subversiva árabe y latinoamericana. Publicó el libro en mayo pasado. Se titula ‘El Palestino‘.

    Y aunque ahora mismo es una sensación editorial en España, nadie habla del asunto por estos lados. Supongo que porque se trata de un libro, y no de un medio dado al sensacionalismo como la televisión. Además, hay un detalle muy revelador e inconveniente en su libro:

    Las respuestas: a lo largo de esta infiltración, Antonio Salas ha visto tambalearse muchas de las informaciones que daba por ciertas. De Isla Margarita a Caracas y la frontera colombo-venezolana, siguió la pista de los supuestos lazos entre Hugo Chávez y el terrorismo de ETA, las FARC y Al Qaida… Y comprobó que no todos eran ciertos

    .

    Anteriormente, “Salas” se infiltró en el movimiento neonazi europeo y en organizaciones de trata de blancas. De allí salieron Diario de un Skin y El año que trafiqué con mujeres, sus dos anteriores trabajos.

    Aquí, un trailer del libro y una entrevista.

    Saludos…

    ResponderResponder
  3. Conchale, acabo de poner un resumen de la segunda discusion sobre ese video. como que es el tema del momento, no queria decir nada sobre el video los guardianes, ya que es polemico y se presta a conclusiones como las tuyas. La cual es valida y tambien para las contrarias.
    a pesar de ello tengo mi propia opinion, ciertamente creo que el video es muy simplista en tratar el tema, es apenas un razguño de nuestra realidad.
    Puede ser que no nos guste ver el mundo en blanco y negro, el problema es que la gran mayoria de los chavistas (no digo todos) lo ven de esa manera y para ellos no somos simple rivales ideologicos, si no el enemigo. Te lo digo con conocimiento, ya que tengo que tratar a muchos de ellos, que han realizado cursos o los imparte en los campos de entranamiento.
    Eso no lo podemos negar, para ellos somos el bandop contrario, puede que no nos agrade la polarizacion, pero es un hecho, en un caso como ese no tomar un bando es algo mas que temerario, es suicida, aun cuando mantengamos nuestras reservas y seamos criticos con nuestra postura.
    Este documental tiene el merito(para mi) de tratar de muchos topicos, y por lo tanto tiene que ser superficial, por la gran cantidad de topicos tocados en muy poco tiempo. Pero en general da una vision de nuestra sociedad y sus conflictos.
    algunos de los documentales que nombras estan circunscrito a un tema particular. Este es diferente, digamos que es una vision holistica superficial de la sociedad venezolana. de hecho en el caso de la violencia criminal se quedaron corto, pero de nuevo digo que debido a la gran cantidad de topicos tocados y la limitacion del tiempo,. que pusieran el ejemplo de una franela de bin landen se puede entender como como el fanatismo los ha llevado a que cualquier tipo, por loco que sea que este contra USA debe ser deidificado, y so se encuadra con la logica de los chavistas, para mi, no tuvieron el tiempo para profundizar en un tema en especifico.
    Quizas ese sea su defecto… o su virtud, ya que muestra a una audiencia internacional una vision rapida de los principales problemas que tenemos, sin profundizar mucho en ninguno de ellos.
    quizas tu lo ves de esa manera desde tu vision de documentalista, y eso es acertado, no estas equivocado. Yo lo veo desde la vision del simple espectador, sin conocimiento sobre el campo. y desde esa vision del lego, me parecio espectacular

    ResponderResponder
  4. Aunque a grandes rasgos suscribo parte de tu crítica, estimo que la misma es demasiado severa en algunos aspectos, tanto así que inclusive llegas a afirmar que “En efecto, no hay nada nuevo bajo el sol del cacareado proyecto audiovisual.”

    Develar la presencia de las FARC y FBL en La Gabarra ¿no es nada nuevo? Es decir, no estamos hablando ya de la denuncia genérica de “las FARC están en Venezuela” o “mira la foto que se tomaron en la playa tal o cual”. Estamos hablando de denuncias específicas como que ciertos colectivos y grupos armados manejan barrios enteros donde la policía simplemente no entra, pero no solamente eso sino que estos mismos grupos presuntamente mantienen la delincuencia a raya y luchan contra el narcotráfico, es decir, hay un Estado dentro del Estado, y todo eso apenas a unos minutos del Palacio de Gobierno. ¿Será que estamos tan acostumbrados ya a que lo anormal es la regla que esto no nos asombra? ¿O será que quienes vivimos en el interior, un poco más alejados de la histeria y paranoia colectiva que arrastra a quienes viven en la capital, si vemos una noticia en esto?

    ¿Se sugieren afinidades con Al Qaeda por señalar una foto de Bin Laden? Veamos, el hecho de que una imagen de Bin Laden sea un bien que se vende en Venezuela como souvenir propagandístico es definitivamente algo reseñable (¿o no lo es?), la pregunta entonces es ¿cómo hacerlo sin que resulte una sugerencia de afinidad por el movimiento Al Qaeda? Sucede que aun pretendiendo salir del discurso polarizado, asumes posiciones polarizantes.

    Dicho lo anterior, no creo que el documental “únicamente consigue y logra perpetuarla (la polarización) como discurso político en Venezuela”, pero es que de hecho ni tú mismo lo crees pues más adelante te contradices al afirmar que “Con todo, su lanzamiento es positivo porque mueve a la discusión y permite darle visibilidad a un tópico censurado por la agenda oficial: el peligroso incremento de la violencia en la Quinta República”. De lo cual se desprenden dos cosas:
    1.- En el peor de los casos, se logra algo más que simplemente perpetuar la polarización, y
    2.- Si es un tópico censurado por la agenda oficial es casi una perogrullada afirmar que contiene información fresca y nueva “bajo el sol del cacareado proyecto audiovisual”.

    Insisto, tu crítica desde el punto de vista académico-audiovisual es válida en buena medida, pero abandonas eventualmente pareces abandonar esas posiciones racionales por algunas más pasionales lo cual te coloca “dispuesto a corroborar una tesis a cualquier precio,a costa del equilibrio, el sosiego y hasta la verdad”.

    Saludos.

    ResponderResponder
  5. Quico,si quieres cifrar allí la esperanza de la defensa del documental, pues adelante.Pero te auguro poca fortuna y futuro. EL testimonio no demuestra nada y tampoco comprueba la tesis del reportaje: las supuestas relaciones de la guerilla con Chávez.Si es por ello, debemos entonces acusar al gobierno colombiano de lo mismo, por albergar en su territorio a las FARC y demás grupos irregulares.
    Un alegato así no es suficiente para sostener una denuncia.

    ResponderResponder
  6. Respeto tu punto, Lenguadeniple,pero no lo comparto. Ahora no tengo tiempo de argumentarlo porque estoy en el trabajo. Más tarde intentaré responderte como se debe. Por lo pronto,gracias por comentar.

    ResponderResponder
  7. Por cierto, un dato adicional, poco relevante dentro del contexto de tu escrito pero importante dentro del contexto de violencia institucional que se vive en Venezuela, no son 140 los muertos por semana, son más de 300, lo que equivale a aproximadamente 2 homicidios por hora.

    Disculpa pues se me quedó en el tintero en el comentario anterior.

    Saludos.

    ResponderResponder
  8. Según quién?Yo estoy haciendo una investigación del tema y las informaciones son contradictorias. La menos precisa ronda tu cifra. La más correcta, habla de 140 a 150 por semana. En cualquier caso, son datos alarmantes. Pero no es bueno cerrar el debate alrededor de tu sola referencia.

    ResponderResponder
  9. http://www.venetubo.com/noticias/16-mil-homicidios-se-reportaron-en-009-R16411.html

    http://www.diariocritico.com/venezuela/2010/Marzo/noticias/197768/homicidios-en-venezuela-supero-16000-durante-el-2009.html

    Si la Dirección de Estadística de la Policía Científica (CICPC) y el Observatorio Venezolano de Violencia no te parecen suficientemente serios yo te agradecería si me puedes señalar tus fuentes. Si mi fuente es la “menos precisa”, te pregunto ¿cuál es la “más precisa” según tú?

    Los números del 2009 están allí, la matemática es sumamente sencilla. El debate no está cerrado alrededor de mi sola referencia, con gusto espero que me señales tus fuentes para poder discutir el asunto.

    Saludos.

    ResponderResponder
  10. ay Sergio como te explico…

    yo tengo una conocida que se dice revolucionaria y que esta por esos lares, es de pinga oirla hablar de como los integrantes de esos colectivos del 23 estan armados hasta las bolas para ique defenderse del ataque de imperio, aunque se nos olvida que desde hace años tienen la cultura de del hierro, esa misma que se hace religion en todos los barrios de Caracas y ya del interior, donde el policia no sube porque policia no quiere pelear, porque policia no quiere morir (cita del cap Nascimento de la pelicula Tropa de Elite)… por cierto la muchacha esta asustada porque ese reportaje para ella sencillamente fue el mega pajazo…

    además, desde la supuesat disolucion de los circulos bolivarianos mucha gente se pregunta que paso con esa gente, bueno desperdigados por alli en todos lados por ahi, pues, a diferencia de paises como estados unidos y otros paises arabes, aqui se hace para proteger al presidente pues, segun ellos…

    obvio que despues viene la Cnn y saca eso con obvias intenciones alarmistas, casi que solo falto poner unas fotos de unas bombas para hacernos hacer ver como si fueramos terroristas y Chavez fuera el demonio,por supuesto el amarillismo sale a borbotones y los defensores de chavez muestran mas las ganas de echar plomo que las supuestas ideas de la revolucion…

    y bueno las supuestas doñas del cafetal estan asustadas por creen quee sa gente los va a invadir y les va a quitar todo, y los antiyankees estan que brincan en una pata por los verdaderos heores que moriran como martires defendiendo la revolucion, total ellos mismos lo dicen, aunque es muy facul llenarse la boca…

    pero nada al final es lo mismo, un colectivo que como los medios oficiales no le paran bolas, o lo hacen a media buscan los caminos verdes, total que los defensores de chavez salgan por cnn es algo que mas contrariante no puede ser…
    saludos men estuvo entretenido

    ResponderResponder
  11. Lenguadeniple, la semana pasada estuve en el observatorio venezolano de violencia y hablé personalmente con su director, quien maneja diferentes cifras.Él mismo reconoce las diferentes versiones del hecho. Por ello, es temerario asumir una posición definitiva sobre el tema.

    ResponderResponder
  12. Cuando dices que maneja diferentes cifras te refieres a que:
    1.- ¿Esas cifras del 2009 no coinciden con lo publicado en internet por ellos mismos según la web diariocritico.com? O
    2.- Que en el 2010 hay “diferentes versiones del hecho” sobre la cantidad de homicidios.

    Dígamos que simplemente afirmar que “Él mismo (director del OVV) reconoce las diferentes versiones del hecho” no aclara mucho el asunto. ¿Exactamente a que “hecho” te refieres te refieres? ¿Los homicidios del 2009? ¿Los que van del 2010? ¿Las cifras oficiales? Tal afirmación es sumamente genérica y no aporta luces al respecto, si queremos discutir seria y abiertamente sobre el tema al menos dinos que fue específicamente lo que te dijo el Director del OVV.

    En todo caso reitero mi pregunta aun no respondida ¿cuáles son tus fuentes “más correctas” que hablan de 140/150 muertos por semana? Porque cualquiera podría pensar -sin ánimo de molestar ni ofender- que esa cifra te la sacaste de un sombrero, al menos las que yo he ofrecido tienen fuentes citables, y nosotros aun no hemos visto las tuyas.

    ¿Te merece alguna observación las cifras de la Dirección de Estadística del CICPC? ¿Tienes algún comentario sobre la credibilidad de las mismas? ¿Está el CICPC conspirando contra el gobierno para inflar las números de homicidios y causar una “sensación de inseguridad” más grande de la que realmente debería haber?

    Yo no he asumido una posición definitiva respecto al tema, ya lo dije en mi comentario anterior. En todo caso si alguien ha sido definitivo en su afirmación has sido tú cuando categóricamente en tu escrito hablas de 140 muertos por semana sin aportar una fuente citable. Insisto, ¿la paja en el ojo ajeno?

    Saludos.

    ResponderResponder
  13. No, Lenguadeniple, te equivocas.Estás sacando una cifra fuera de contexto y me la quieres restregar en la cara, como si yo fuera un mentiroso.No voy a caer en tu juego. Si quieres discutir temas de fondo, adelante. Pero por un tema de cifras, no me voy a molestar en dedicarle mayor tiempo. Allá tu si consideras la de 300, un número estable, óptimo y único.

    ResponderResponder
  14. Nadie está hablando de conspiración de cifras contra el gobierno.Para empezar, yo no defiendo al gobierno. De verdad, es una necedad insistir en el punto.

    ResponderResponder
  15. Por cierto, Lengua, ya agregué tus datos en el artículo.¿Podemos progresar en la discusión o seguimos estancados con el tema?

    ResponderResponder
  16. Sergio,

    Yo sé que no defiendes al gobierno, créeme, tengo tiempo leyendo tus artículos, algunos de ellos los he disfrutado mucho. Me parece que te lo has tomado demasiado a pecho, pues tampoco te he llamado mentiroso. Pero que si tú abogas por un periodismo serio y responsable deberías ser el primero en dar el ejemplo sobre las cifras que manejas, que, ojo, repito, no he dicho que sean falsas, simplemente he dicho que las que yo conozco son otras. Puedo estar equivocado.

    Hice una referencia a un dato muy particular, y si te fijas bien en ese mismo primer comentario dije claramente, para que no quedara lugar a esta confusión alguna, que es “poco relevante dentro del contexto de tu escrito”, a eso contestaste que mis cifras eran las “menos precisas” e hiciste mención a unas “más correctas”, posteriormente coloqué las fuentes que usé para mi comentario y me quedé esperando por las tuyas.

    Discúlpame sino soy simpático con lo que voy a decir pero si sientes que te estoy restregando en la cara unos números para los cuales no has ofrecido ninguna fuente, pues allí sí que no te puedo ayudar. Supongo que lo lógico, de tu parte, sería no dejar que te los “restriegue” ofreciendo las fuentes o simplemente hacer caso omiso a mis comentarios. Fin de este punto.

    Comparto la posición (insisto) sobre que esto no debería ser un tema central en este debate, que debería referirse al análisis del documental “Los Guardianes de Chávez”.

    Con respecto a la pregunta de tu último comentario. Por supuesto que podemos progresar con la discusión, y con gusto lo haremos tan pronto puedas tomarte unos minutos para contestar mi critica inicial a tu escrito, lo cual aun no has hecho por dedicarle tiempo a esta discusión secundaria. The ball is in your court.

    Saludos y no te molestes, no tengo nada en contra tuyo, en serio.

    ResponderResponder
  17. No, pienso igual,tienes razón. Ahora estoy ocupado, viejo. Más tarde le dedico más tiempo. Gracias por tu respuesta, y al margen de la discusión banal,aprecio tu sentido crítico. Saludos.

    ResponderResponder
  18. Hola Sergio, estaba un poco alejada del foro de discusión de panfleto negro, causas? …diversas, lo cierto es que al ver el título de este post, pues no pude resistirme a la idea de aportar algo al tema.

    Una de las cosas que celebro de tus intervenciones dentro de este espacio virtual es la consideración que siempre demuestras al ofrecer tu opinión particular a todos aquellos que pasamos a opinar sobre tus ideas y pensamientos.

    El documental en cuestión puede tener todas las lagunas y defectos de producción que muy buen argumentas dentro del artículo, realmente la polarización extrema nos lleva en hombros y de alguna forma nos impide ser objetivos, pero está claro que al menos se pudo palpar una realidad que el gobierno no quiere asumir de una manera responsable. Los panelistas que representaron al oficialismo dentro del programa no pudieron representar más triste papel y aún cuando no ví el del día Martes, soy de la opinión que Diego Arria tampoco tiene la suficiente credencial como para estar allí incólume.

    No sé cuál será la vía, (si tienes una idea, por fa, compártela) pero debemos superar ese paradigma extremo que reza: “o estás conmigo o estás contra mi”, es absurdo que si no estoy de acuerdo con el oficialismo, eso me impida reconocer las carencias que desde la oposición se vienen sucediendo y que podamos ventilarlas libremente sin ser tachados de traidores de forma muy peyorativa.

    Es lamentable la posición del gobierno e insisto Chávez no es Venezuela, Lina Ron no es Venezuela, las guerrillas urbanas planteadas dentro del documental tampoco son Venezuela, o al menos no representan la Venezuela que aspiro y que nos permita vislumbrar un camino alejado a todo este desorden concepcional de sociedad que estamos viviendo.

    Gracias mil por la oportunidad. Saludos

    ResponderResponder
  19. A tí, Sol. No puede estar más de acuerdo con tu punto de vista.
    Muy buen aporte, agudo y sentido.
    Diste en el clavo. Se trata de un falso dilema. Los dos bandos comparten posiciones equivocadas. Su poder reside allí, en mantenernos atados a su esquema binario de la política. Por eso, celebro intervenciones como las tuyas.
    Gracias por comentar. Saludos!

    ResponderResponder
  20. En mi opinión ambos “bandos” tienen la misma posición, de hecho tienen el mismo fin, lo único que varía son los medios. Ambos, gobierno y oposición, pontifican la “justicia social” y la “igualdad de oportunidades” (para entender porque las comillas leer mi artículo Reflexiones de un “derechista”), ambos pertenecen a esa izquierda desgastada y anacrónica, esa misma que llevó a un reputado y convencido militante del comunismo como José Saramago a decir: “Antes nos gustaba decir que la derecha era estúpida, pero hoy día no conozco nada más estúpido que la izquierda”, pocos años antes de morir.

    En Venezuela hasta los partidos de centro-derecha (Primero Justicia y Proyecto Venezuela) en la práctica son de izquierda o centro-izquierda.

    En este país ser de “derecha” es casi un delito. Si antes de Chávez a la gente no le gustaba identificarse con el capitalismo, ahora si es verdad que nadie quiere que le pongan esa etiqueta encima: es un estigma, la madre de todos los males. Por eso cuando a los trabajadores de la Polar el gobierno les preguntó en una reunión recientemente si apoyaban el capitalismo respondieron que no, cuando tuvieron que haber dicho a todo pulmón, por supuesto que sí, ¿y sino que carajo defienden? Sino defendieran el capitalismo no podrían objetar los permanentes ataques y eventual estatización de la empresa. El capitalismo es lo que les permite siendo obreros ganar más que un médico o maestro (profesionales universitarios) que trabaja para el Estado. Claro que defienden el capitalismo, solo que no lo saben o, peor aun, les da terror admitirlo públicamente por la pésima publicidad que tiene el capitalismo en Venezuela.

    Jodidos es que estamos mientras la mayoría no entienda porque es de mal gusto usar una prenda de vestir con una esvástica y no lo es usar una con una hoz y un martillo. Y siguen creyendo pendejamente que hay dos izquierdas.

    ResponderResponder
  21. Creo que identificar las luchas pandilleras venezolanas (me niego a calificar de politico el conflicto actual) como una diatriba izquierda-derecha es un absurdo. En primer lugar, porque no se trata de una lucha ideologica, mas bién el asunto cada vez mas toma el caracter de una pelea de adictos por tres rayas de coca (“la plata del el petroleo”).

    Uno puede estar en la oposición, pero NO por las mismas razones ni fines que la voceria de oposición que sale en TV todos los días.

    ResponderResponder
  22. Respecto al documental, me parece que presenta cosas que ya muchos sabiamos o hemos vivido (inseguridad, intolerancia-violencia politica, etc), hay información veridica como que otra que no, hay cosas jaladas de los pelos (como la conexión con Bin Landen o que en Petare se han reducido los homicidios desde la llegada de Ocariz), como otras que son verificables (presencia de guerrillas colombianas y venezolanas en la Frontera, secuestros, cobro de vacuna, reclutamiento forzoso, Paramilitares, delicuencia común aliada con estos factores, militares y policias corruptos, etc).

    Sin embargo, a pesar de los peros que pueda haber, el documental tiene un punto: el gobierno se ha hecho la vista gorda con los choros, hasta el punto que podria decirse que son sus aliados por debajo de cuerda. Que- y esto lo digo yo – este abandono de la lucha contra la inseguridad es deliberado y responde a una estrategia bien planeada de expulsar a un sector de la población que Chávez ve como su enemigo mortal: la clase media. Aunque sin importar que en su ejecución se lleve a cientos de miles de pobres que sufren mucho mas que esta clase de la violencia.

    ResponderResponder
  23. Manu, ¿de qué derecha hablas si en Venezuela no hay derecha? Y por favor no me vengas a hablar de Cisneros, Mendoza o alguna otra familia adinerada en Venezuela, una cosa es la derecha liberal y otra muy distinta el neoliberalismo y el mercantilismo que han tenido preeminencia en Venezuela de la mano del clientelismo, nepotismo y amiguismo desde hace medio siglo y ahora acentuada desde el politburó. ¿Tú has visto un político venezolano defender el capitalismo alguna vez, aunque sea uno? ¿Tú has visto a alguno de esos políticos defender los postulados del liberalismo clásico?

    En Venezuela la única derecha que existe es CEDICE y un grupito de liberales que discutimos en facebook como desenmascar esta farsa de oposición que tenemos en Venezuela.

    Saludos.

    ResponderResponder
  24. Creo que Manu lo dice en sentido figurado, Lenguaeniple.No hay por qué ser tan extremista y determinista. El buen Manu dice cosas muy ciertas:

    “Uno puede estar en la oposición, pero NO por las mismas razones ni fines que la voceria de oposición que sale en TV todos los días.”

    “Respecto al documental, me parece que presenta cosas que ya muchos sabiamos o hemos vivido (inseguridad, intolerancia-violencia politica, etc), hay información veridica como que otra que no, hay cosas jaladas de los pelos (como la conexión con Bin Landen o que en Petare se han reducido los homicidios desde la llegada de Ocariz), como otras que son verificables (presencia de guerrillas colombianas y venezolanas en la Frontera, secuestros, cobro de vacuna, reclutamiento forzoso, Paramilitares, delicuencia común aliada con estos factores, militares y policias corruptos, etc).

    Sin embargo, a pesar de los peros que pueda haber, el documental tiene un punto: el gobierno se ha hecho la vista gorda con los choros, hasta el punto que podria decirse que son sus aliados por debajo de cuerda. Que- y esto lo digo yo – este abandono de la lucha contra la inseguridad es deliberado y responde a una estrategia bien planeada de expulsar a un sector de la población que Chávez ve como su enemigo mortal: la clase media. Aunque sin importar que en su ejecución se lleve a cientos de miles de pobres que sufren mucho mas que esta clase de la violencia.”

    Supongo que él mismo te responderá. Pero creo que quieres pelear y discutir por discutir. El término de derecha es amplio y sujeto a la discusión. No vale la pena encajarlo en tu estrecha visión del tema en Venezuela. Como hay izquierda light, también existe una derecha suave y dura en nuestro país. Incluso, hay quien es de derecha sin saberlo. En Venezuela el fascismo involuntario cunde.

    Saludos y gracias a los dos por comentar.

    ResponderResponder
  25. Sergio, cuando escribí mi comentario que se publicó a las 10:35 no estaba el comentario de Manu de las 10:29, el cual suscribo en buena medida.

    Lo que sucede es que en Venezuela no hay conflicto político izquierda vs. derecha porque en este país no hay, repito, NO HAY ni un solo partido político que represente a la derecha. En este país la izquierda (que estimo en al menos un 80% de la población, entendiendo que a los que se llaman de centro, su discurso Pro-Estado Benefactor los delata zurdos, y así como hay “quien es de derecha sin saberlo” hay muchísimos que son zurdos sin saberlo) cuando se quiere ser fuertemente peyorativo en política se le coloca “de derecha” al final de la frase, verbigracia: “militar autocrático de derecha” (refiriéndose a Chávez) cuando su primer aliado político-electoral es el PCV (deben estar bien desorientados los del Partido Comunista para apoyar un militar de derecha), su mentor político es Fidel Castro (otro que crió a un derechista sin darse cuenta), su discurso es el socialismo marxista y en Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2007-2013 se establecen las bases de la Teoría del Valor-Trabajo de Marx. Pero para descalificarlo: ¡el tipo es de derecha!

    Y se arman unas justificaciones con las cuales bien podríamos decir que Fidel, Pol Pot, Mao y Stalin también fueron de derecha, para zanjar la discusión de una buena vez.

    Por ahí van los tiros. Y no hermano, no es discutir por discutir, en poner los puntos sobres las íes porque mientras sigamos diciendo que Chávez es de derecha, el lector poco avezado seguirá pontificando que lo políticamente correcto es ser de izquierda porque la causante de la desgracia en este país es, por supuesto, la derecha. ¿Hasta cuándo?

    ResponderResponder
  26. Por cierto, Sergio, me dejaste pendiente con una respuesta, avísame si la sigo esperando. Y, sino es mucha molestia (so pena de que me llames fastidioso), la fuente de esa, hasta ahora antojadiza, cifra de 140 muertos semanales. Digo, por aquello del periodismo serio y responsable al que haces mención.

    Saludos.

    ResponderResponder
  27. La vas a seguir esperando y puedes seguir juzgándome como quieras. En realidad, me importa poco.No voy a caer en tu juego de suma cero. Si quieres llamarme periodista irresponsable de ahora en adelante, perfecto. Para la próxima, te avisaré para confirmar cada dato publicado en panfleto.

    Saludos.

    ResponderResponder
  28. Ahh carajo…

    Hay quienes nos gustaría entender el por qué de la discrepancia entre una cifra y otra, proveniente de la misma fuente. Cifra por demás vital para entender la magnitud del problema, por más adverso que uno se sienta hacia las matemáticas.

    ¿Es mucho pedir que el autor (en mi opinión, de tremendo talento) sustente su preferencia por una u otra?

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here