¿11 años de no hacer nada?

8
31

Días después del 11 de septiembre de 2001, cuando Estados Unidos fue objeto del mayor ataque terrorista de su historia, la escritora Susan Sontag, publicó un increíble artículo, en el que cuestionaba la retórica belicista y alejada de la realidad, del gobierno de su país.

Luego de publicado aquel texto, primero en The New Yorker, y luego reproducido en otros medios, Sontag fue objeto de múltiples repudios por sus palabras. La escritora ejercía una de las libertades que supuestamente envidiaban los terroristas que organizaron aquellos lamentables atentados: la libertad de expresión.

Un año después, Sontag publicó un artículo, aún más duro, en el que señalaba: “Todo ello inscrito en la tradición solemne del antiintelectualismo estadounidense: la suspicacia ante el pensamiento, ante las palabras. Y sirve muy bien a los propósitos del gobierno actual. Ocultos tras las patrañas de que los atentados del 11 de septiembre pasado fueron demasiado horribles, demasiado devastadores, demasiado dolorosos, demasiado trágicos para las palabras, que las palabras no podrían de ningún modo hacer justicia a nuestra pena e indignación. Nuestros dirigentes cuentan con la excusa perfecta para envolverse con palabras prestadas despojadas de contenido. Decir algo podría resultar controvertido. De hecho, quizá podría derivar en una suerte de declaración y por lo tanto invitar a la refutación. Lo mejor será no decir nada.” (pagina 132 de Al mismo tiempo. Susan Sontag. Ramdon House Mondadori)

Susan Sontag se enfrentó, durante los últimos años de su vida, a uno de los grandes prejuicios que ha acompañado cierto discurso antiintelectual y antiperiodismo: la idea de que la crítica y el disenso es un acto de violencia.

Algunos, parece que no entienden la diferencia entre crítica y psicoanálisis. Cuando uno va al psicoanalista, lo hace para sentirse bien, y es válido. Cuando uno lee un periódico, no. El periodismo (asumiendo que el ejercicio de la opinión es, de alguna forma, parte o producto del mismo) no debe hacer sentir bien a nadie, su función es la de describir lo que pasa, procurando no añadir ni quitar nada, aún cuando sabemos que la objetividad es una utopía.

Sin embargo, de un tiempo para acá, parece que está mal, que el periodismo diga que algo está mal. Se supone que quienes muestran las cosas tal como son, no deberían limitarse a ello, sino que además, deben aportar soluciones. Si no lo hacen, entonces son bocones, critican por criticar, y sólo los mueve la envidia, el resentimiento, o el wannabismo, porque en el fondo, sólo quieren ser como aquello que critican.

¿Cuál es el problema?, ¿desde cuando se supone que la función de un periodista cultural (y estoy asumiendo que panfletonegro es, en esencia, una página de crítica-periodismo cultural) es la de hacer sentir bien a sus lectores? ¿Por qué quienes no gustan de panfletonegro no se van a un psicoanalista si lo que quieren en “sentirse bien”?

No quiero teorizar pendejadas, pero es un hecho que en Venezuela la crítica ha desaparecido, y que los periodistas del área no entienden que su función no es, de ninguna forma, hacer sentir bien a quienes siguen su trabajo. Ese es el sueño del poder, convencer a la gente de que está mal tener una opinión, y de que es mejor reservársela, porque revelarla implica una agresión. Y nadie quiere ser agresivo, es decir, violento.

Panfletonegro es una página llena de fallas y contradicciones, sin duda, pero es también una plataforma que ha permitido la existencia de voces críticas y disidentes, normalmente acalladas desde los medios tradicionales, que prefieren ampliar el espectro de quienes desean aplaudir, antes que cuestionar, o señalar.

El fucking rey está desnudo, ok? El disco de Mairé Martínez, apesta. Los escritores que nos venden como las nuevas promesas de la narrativa venezolana, no son tan buenos. Los bodrios de La Villa del Cine, dan verguenza. Urbe es, cada día más, un semanario de mierda que traicionó sus principios y terminó convertido en aquello que juraban nunca serían. Luis Chataing no es gracioso. Carlos Sicilia, menos. El nuevo libro de Tititna Penzini es una vergüenza. Y Por el Medio de la Calle, admítelo pana, no fue lo que esperabas.

Si al decir esto hay gente que se molesta, pues que se molesten. Y si hay quién cree que no existe un esfuerzo, y hasta un riesgo, en quienes lo dicen, pues adelante. Pero piensen que pasaría si la crítica desapareciera. Si Susan Sontag no hubiese tenido los ovarios de oponerse al exacerbado patriotismo que inundaba los medios en EE.UU., y hubiese callado, como tantos lo hicieron, ante los desmanes de la administración Bush.

Hoy, la historia le da la razón a Sontag. Todo lo que ella decía era cierto. Y de hecho, en aquellos días posteriores al 11 de septiembre, nadie imaginaba lo que pasaría poco tiempo después, la salvaje invasión a Iraq, las repugnantes torturas a que fueron sometidos prisioneros en Abu Grahib y Guantánamo. Hasta llegar a hoy, cuando Obama todavía nos debe la salida de Iraq, y el cierre de la infamia de Guantánamo.

A título personal, debo decir que empecé a escribir en panfletonegro hace tres años. Con este, ya son 166 artículos. Hoy releo la mayoría con vergüenza, algunos los veo regulares, pero también, y me perdonan la inmodestia, veo unos cuantos que me hacen sentir bien (¡ja!) por haberlos escrito. Soy, todos los saben, un aspirante a escritor. Sin sentimentalismos baratos, les diré que escribir me salvó la vida hace tiempo, y le ha dado un cierto sentido a mi existencia. Y creo firmemente que entre los coautores de esta página también hay muchos que aman la escritura, y se dejan llevar por ella. Para bien y para mal.

Estoy escribiendo esta nota aniversaria, hoy viernes, cuando son las 05:50pm. Hace unas horas, la Fundación para la Cultural Urbana fue allanada, y varios de sus trabajadores fueron interrogados. Es parte de una escalada del gobierno para acallar cualquier atisbo de diversidad cultural o disidencia. Independientemente de cualquier opinión que se tenga sobre el trabajo de dicha fundación, su cierre es una mala noticia, una reconfirmación del clima de persecusión y estigmatización en el que vivimos constantemente.

En este contexto de cacería de brujas, lo peor que se puede hacer es callar, asentir, y entregar nuestra voz crítica. Este décimo primer aniversario de panfletonegro, sólo se me ocurre invitarlos a escribir en esta página, como autores, o como comentaristas; como anónimos, o firmando con nombre y apellido; para criticar algo que otros hicieron, o para publicar una obra propia; para acordar lo que los autores digan, o para contrariarlo. Esta página es la única verdadera propiedad colectiva que existe en Venezuela, así que háganla suya.

Si no les parece, entonces, permítanme usar el clásico lugar común de todos los detractores de panfletonegro: hagan su propia página :) Pero en serio, hágan algo mejor, destruyan panfleto y háganos quedar como idiotas. Les juro que sería feliz si eso ocurre. Mientras eso pasa, sólo espero que lleguemos a los 12 años.

Technorati Tags: ,

GD Star Rating
loading...
¿11 años de no hacer nada?, 4.4 out of 5 based on 8 ratings

8 Comentarios

  1. Sublime, pana. No se me ocurre mejor tributo a Panfleto que este texto, marcado por la sinceridad, sin máscaras, desnudo frontal y completo a lo Rocco Sifriedi.
    Un abrazo, das ganas de publicar acá ;-)

    ResponderResponder
  2. se me habia olvidado que este es el aniversario 1011 de panfleto ( O B en hexa) y se ve dificil que llegue al 1100 (o C en hexa)o por lo menos yo lo veo dificil, y no por falta de personas que quieran expresar lo que piensan. un regimen claramente fascista como quedo demostrado anoche con la convercion de los resto de bolivar en reliquias del chavismo, no puede aceptar una voz disidente, ni siquiera en un lugar tan oscuro.
    esa propensión a criticar a la critica, por ser critica ya tiene un tiempo rondando en esta pagina, es mas evidente en las criticas cinematograficas de sergio, donde lo mandan hacer peliculas, cuando quieren ser civilizados (¿?)pero tambien en otros temas, la satira tampoco es bien vista por un publico que viene a vomitar su bilis purulenta . bajo esa premisa es muy dificil que cualquier pagina logre sobrevivir a el polgrom que se avecina, mucho menos esta.
    A menos, naturalmente que los poetas como vbueno y otros que no se meten mucho en politica y no leyeran a Neruda ni de vainas, se dediquen a escribir, solo de la muerte y la soledad. Pero nada de politica. Ok. la poesia no es para la politica dixit chavez, solo si es politicamente correcta (joder a los capitalistas)
    Me gusto mucho tu tu referencia a Sontag, yo la llegue a conocer en una reunion en new york, y no tenia ni puta de quien era, me dijeron que era una ensayista y me puse a leer lo que habia escrito, la proxima vez que la vi, no podia ni hablarle, cualquier cosa que le dijera pareceria una estupidez, aunque creo que ya lo sabia.
    uno de las mayores fallas o errores de esta pagina, es que permiten que personas como yo logre publicar algo aqui, y no lo digo yo solo hay vario(a)s que estan de acuerdo. Quizas para mejorar solo deberian de hacer algo de profilaxis narrativa. Te das cuenta? no solo critico. aporto soluciones

    ResponderResponder
  3. Increíble JM. Maravilloso. Dos artículos para el recuerdo, el día de hoy. Felicitaciones también. Un abrazo!

    ResponderResponder
  4. Gracias a los tres.

    Luis: ¿De pana conociste a Susan Sontag? Yo apenas recientemente la estoy leyendo. Sus ensayos sobre fotografía, arte, literatura y política son increíbles. Sentí lo mismo que tú: que después de leerla todo lo que uno pueda decir sonará estúpido.

    ResponderResponder
  5. cuando vivi en USA mi unico propósito era conocer a Asimov, todo lo demas era secundario. y me uni a Mensa en la ciudad de New York, en las reuniones mensuales, efectivamente iba Asimov, y fue en una de ellas donde la conoci, ella daba charlas a los miembros frecuentemente, hasta que se enfermo, eso fue a mediados de la decada de los 80. Para eso fue lo unico que me sirvio pertenercer a esa organizacion

    ResponderResponder
  6. Genial artículo. Hay gente que con la burda idea de “hay que apoyar el talento nacional” se ponen una gríngola y aplauden todo lo que sale, así sea sobrevalorado e inflado (casos Urbe, Chataing y afines).
    Hay quien se queja con “ay tu si criticas, haz algo tú a ver si puedes pues”, como si criticar no fuera hacer algo ya! O que hace un crítico de cine, de arte o, yéndome al extremo, un inspector de la LOPCYMAT? Señalar lo que hay que mejorar (y no por capricho, sino por algún tipo de autoridad, ya sea académica o legal).
    En fin, buena lectura.

    ResponderResponder
  7. como siempre digo, no te gusta lo que ves en esta pagina???? bueo hay una x en la esquina superior derecha, dele con confianza…
    no hay nada mejor que una buena discusion, y nada pero que un troll que solo hable idioteces creyendo en su pequeña cabezq que tiene razon, no me jodan…
    y es muy bueno saber que uno con sus ideas degenradas y echadas a perder no esta tan equivocado…
    saludos men muy bueno…

    ResponderResponder
  8. Pana te la comiste.
    Eso se llama medio alternativo…. mas nada… cero compromisos con nadie… si la cagamos lo reconocemos si lo hacemos bien lo aplaudimos… pa lante es pa ya mi pana… yo no escribo, pues soy un maleta, pero tratare de aportar lo mas posible en lo que a criticas respecta…
    Felicitaciones a los panas que desarman la realidad y nos ponen a pensar…SALUD!

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here