De nada sirvió pretender que no existían

34
81

Bolívar Fuerte - Caricatura de Roberto Weil

Aún tengo fresca la imagen de la Señora en el baño del Centro Comercial atestado en navidad. Usando el típico atuendo muy ajustado con el cual parece que no puede respirar, exhibiendo una fisionomía que no escatima en dejar ver la mala alimentación con su hinchazón característica. Se alzó la camisa frente al lavamanos e introdujo entre la liga del pantalón y su cintura una paca gorda de billetes de cien. Tomó de los brazos a su hija y la sentó sobre el lavamanos para enjuagarle las manos empalagadas de dulce. Yo sólo las observaba mientras esperaba mi turno, como no puedo evitar hacer cuando estoy sola por ahí cazando historias.

Recuerdo ese momento porque aún está presente en mi cabeza:

“Van a eliminar tres ceros porque ya no caben las cifras en las computadoras, ni en los cheques, telecajeros, ni bolsillos”

Pero de nada sirvió pretender que no existían. Ya regresaron los enormes fardos de billetes de cien y cincuenta ajustados con ligas. A las colas de los bancos llegan a depositar los dueños de los negocios,  con sus bolsas de papel discretas disimulando la grosera cantidad de efectivo que producen,  y desfilan miles de billetes sin parar que no valen nada y sólo están por cumplir cinco años circulando como la gran novedad. Decretada en gaceta oficial en marzo de 2007, la llegada del “Bolívar Fuerte”, para una economía fuerte y un país fuerte, era la solución para la inflación y para facilitar el sistema de pagos nacionales, tomando como referencia los estándares internacionales respecto a las cifras y al número de billetes que debe portar cada persona[1].

Ya se acabó la sorpresa al verlos y la timidez para usarlos. Ahora necesitas tener siempre encima al menos cinco de esos billetes de cien con la cara de “Bolívar Fuerte” para no sentirte desnudo, “limpio”, indefenso. Nuestro país nos da la bienvenida a esta nueva era de todo a 1000, esa misma de la que nos despedimos hace pocos años. No ha dado tiempo de olvidarse de esos ceros escondidos. Sin pudor ni dolor todo vale aproximadamente lo mismo y las cifras son cada vez más grandes.

La economía se la llevó el mismo cáncer que tiene secuestrado al presidente en Cuba. Gobernados por una silla presidencial vacía, que recibe cada día un trasero nuevo, y que cuando está llena sólo se sienta en ella un representante irresponsable, caprichoso y malcriado que por cuestiones de “lealtad” y conveniencia no se busca unos buenos asesores porque quizás lo “maten”. Sólo gente de confianza, no importa que no esté capacitada, y manejan la banca del país como si estuviesen aprendiendo a jugar monopolio los amiguitos de la cuadra. No intento hacer de la desgracia un chiste, realmente quisiera ser sólo un espectador, pero no es así. Estamos hundidos con el barro hasta las rodillas. Todo cuesta tanto que en las mesas de los restaurantes la gente come pan y mantequilla desesperadamente.

Las imágenes son claras, y no necesito irme a sentar en Caricuao o en La Baralt para observar la miseria. La miseria está aquí en las casas de todos. En las tarjetas de crédito, en los carros viejos, en la ropa gastada, en la nevera casi vacía y en las viejas fotografías de los años de abundancia. La miseria está en esos padres primerizos que se asustan al ver el eco de una criatura que se acerca a este territorio sin posibilidades de planificación, a la “tierra de lo posible”. La miseria está en lo difícil que es imaginar el futuro.

Atrás quedó el “bolívar fuerte”, nunca tuvo tiempo de hacerle honor a su nombre. En su quinto aniversario ya se vienen de regalo todos esos ceros reclamando el lugar que les quitaron.


[1]http://venciclopedia.com/index.php?title=Bol%C3%ADvar_Fuerte

GD Star Rating
loading...
De nada sirvió pretender que no existían, 4.6 out of 5 based on 17 ratings

34 Comentarios

  1. A la inflación absurda se suma que el cono monetario es ridículo. Por mero efecto psicológico no han querido sacar el billete de 200Bs y el de 500Bsf, y además eliminar los de 2 y 5Bs para convertirlos en monedas.
    El cono monetario es pobre porque su billete más grande, el de 100Bs que la señora se guarda en pacas, es apenas un mísero papel que no llega a 25$ en el cambio oficial y menos de 6$ en el paralelo. Esa es nuestra moneda más grande, lo que es insuficiente para cualquier cosa, salvo la compra de productos subvencionados. A ese coctel de alucinógenos petroleros y falso bienestar, súmale que buena parte de nuestra ciudadanía (y por lo tanto sus transacciones económicas) están desbancarizadas, así que paca en mano y reserva en el otro sostén es la norma.
    Fuerte nunca fue.

    ResponderResponder
  2. Ya no es un secreto. Todo el mundo sabe, que en Caracas, un café grande vale 14.000 bolívares

    Buen post

    Saludos

    ResponderResponder
  3. Excelente post. Yo sigo esperando que se cumpla el sueño de los psicópatas que decían que el Bolívar se iba a revalorizar.

    Llámenme lo que quieran, pero uno de los problemas es poner en el banco central a gente que nunca ha sabido manejar dinero. Es absolutamente imposible que una política monetaria subsista si es diseñada por gente que nunca ha sabido de dónde viene ni como funciona el dinero.

    ResponderResponder
  4. Excelente artículo. Precisamente mi papá me dio de regalo de navidad un sobre con cinco billetes de cien. Estuvieron con vida menos de cinco días. Comes un sushi con tu pareja y ya se van cuatro y algo de esos billetes. Toman dos Nescafé en Farmatodo para bajar la cosa y se van 32 Bs. Pagas pasaje y compras dos canillas para el desayuno del día siguiente. Eso es todo. Se han ido cinco billetes de cien. Chao al regalo de tu papá. Lo cagas esa misma noche. Directo al Guaire sin lloriqueos.

    Bolívar fuerte. Economía fuerte. Miseria fuerte.

    ResponderResponder
  5. Simplemente, hay que ver un gráfico que represente el aumento de la circulación de dinero y, al mismo tiempo, un gráfico que represente la inflación (y, por lo tanto, la pérdida de valor del bolívar fuerte).

    Hasta que no se rompa este relación causa-efecto (a mayor dinero inorgánico mayor inflación -y menor valor del “fuerte”), no va a pasar nada diferente. Y, la mejor parte: nadie tiene interés en romper ese ciclo. Ni los de antes, ni los de ahora, ni los que vendrán; porque toda oferta política en Venezuela aspira a financiarse de esa manera, imprimiendo dinero desaforadamente.

    ResponderResponder
  6. @Daniel Pratt: Merentes no es precisamente bruto ni ignorante. Así que todo este despelote o bien es a propósito o bien es algo que el BCV no puede controlar porque se trata de una bola de nieve que viene de más arriba y con mucha inercia..

    ResponderResponder
  7. @Troll de quinta: por supuesto, está más que claro que Merentes es toda una luminaria de la economía, que digo de la economía, también de la matemática con su gran descubrimiento de que 7 x 7 es igual a 36…

    Ya en serio, y como decimos en Maracaibo, no jodáis más de la cuenta, carajo. Al BCV le iba mucho mejor en tiempos de Maza Zavala…

    ResponderResponder
  8. @Pablo Ortega:

    No, Merentes no sabe nada de matemáticas:

    “Licenciado en Matemáticas (Universidad Central de Venezuela, 1978). Ph D. en Matemáticas, mención summa cum laude (Universidad de Budapest, Hungría, 1991). Realizó cursos electivos sobre Economía y Finanzas, así como en Técnicas de Multifunciones para el Estudio de Problemas Económicos.”

    http://www.bcv.org.ve/blanksite/c3/directorio.asp

    La internet no es solamente para ver porno. La información del CV de Merentes la tenías a dos o tres clics de distancia.

    ResponderResponder
  9. El recurso de achacar los errores ajenos a la ignorancia es muy socorrido. Viste mucho, lo hace quedar a uno como un tipo docto, tú sabes.

    Acá en Panfleto Negro está en el ranking de los “argumentos” más frecuentes.

    ResponderResponder
  10. @Troll de quinta: Bruto? Ignorante? No escribí eso. Lee otra vez.

    Yo conozco mucha gente muy inteligente que no tiene ni puta idea de cómo manejar el dinero. También conozco gente brillante que sostiene que la inflación no es un problema monetario.

    ResponderResponder
  11. @Daniel Pratt:

    Tú afirmas:

    “Es absolutamente imposible que una política monetaria subsista si es diseñada por gente que nunca ha sabido de dónde viene ni como funciona el dinero.”

    “No saber” es ignorar. A menos que nos estemos refiriendo a idiomas diferentes, claro.

    Si la gente malinterpreta lo que dices, tal vez deberías preocuparte entonces por comunicar mejor tus ideas. Vamos, no me vayas a achacar ahora tus carencias a la hora de escribir como si fueran carencias mías a la hora de leer. Está muy visto ya. Too mainstream.

    ResponderResponder
  12. Cada día me doy más cuenta: aquí a todo el mundo le encanta que haya “crítica”… para los demás. Cuando alguien viene y les tapa la jeta (vos sabéis, @Pablo Ortega, como dicen por allá de donde sois vos) con hechos y documentos se pican.

    ResponderResponder
  13. @Troll de quinta: hasta donde yo se, ser Ph D. en matemáticas no te califica en lo más mínimo para diseñar/administrar/comunicar políticas monetarias. Para todos los efectos, Merentes puede ser un puto ignorante en esa materia, con todo y sus cursos electivos (triple-LOL) en economía y finanzas.

    (¿qué pedazo de chapucero pone “cursos electivos” en su currículum? Que falta de todo)

    Y si, yo no escribo bien y lo se. Por eso no vivo ni viviré nunca de eso, ni trabajo en una editorial (con todo y que tengo cursitos electivos). Justo mi punto.

    Sostengo que no dije que Merentes era bruto. Vuelve a leer, porque la octava vez no te sirvió.

    :D

    ResponderResponder
  14. @Troll de quinta: verdad es que es muy habitual que la gente achaque los errores ajenos a la ignorancia. Pero un “argumento” también muy habitual y visto por muchos lados, es creer que un título universitario hace automáticamente inteligente a la gente.

    Pedro Carmona también tenía por ahí guardados unos títulos universitarios e igualmente resultó ser un soberano bruto. Y mejor ni hablemos de Enrique Peña Nieto, ese tipo con un magister en Administración de Empresas que no supo decir ni siquiera cuáles fueron los 3 libros más importantes para él en su vida.

    Y de paso, sería interesante saber también, ya que estamos con esta doctrina de que un título confiere automáticamente inteligencia, porque se coloca a un Doctor en Matemáticas en un puesto como lo es la Presidencia del Banco Central que se supone requiere más bien de un buen economista y no un matemático. Y no, un simple curso de Economía no te convierte automáticamente en economista, y para más inri, bueno.

    Que a fin de cuentas, el ser experto en una cosa no te hace automáticamente experto en todo, ¿o es que vivo en un universo paralelo donde un título de Doctor en Matemáticas te hace un experto en Biología? Me imagino que a eso se refiere Pratt, de que una persona bien puede conocer bien un área del infinito mar del conocimiento, y en otra área, ser tan ignorante como la gente común y corriente.

    Por cierto, ya que estamos hablando de lugares comunes, lo del porno fue muy cliché :P.

    ResponderResponder
  15. @Daniel Pratt:

    Tu tolerancia a las críticas es más o menos la misma de los Burgueses y Bohemios, Pratt, Pandilla, Frapilla, Tamparmbapita o como te llames.

    No es mi culpa no entender tus rebuznos, chico. Tal vez si fuera un burro como tú…

    ResponderResponder
  16. @Pablo Ortega: “Y de paso, sería interesante saber también, ya que estamos con esta doctrina de que un título confiere automáticamente inteligencia, porque se coloca a un Doctor en Matemáticas en un puesto como lo es la Presidencia del Banco Central que se supone requiere más bien de un buen economista y no un matemático. Y no, un simple curso de Economía no te convierte automáticamente en economista, y para más inri, bueno.”

    No sé… ¿alguna vez te sonó la frase “matemáticas aplicadas”? ¿sabías en qué obtuvo su PhD John Nash? Además te recuerdo:

    “Realizó cursos electivos sobre Economía y Finanzas, así como en Técnicas de Multifunciones para el Estudio de Problemas Económicos.”

    “Pero un “argumento” también muy habitual y visto por muchos lados, es creer que un título universitario hace automáticamente inteligente a la gente.”

    Pues supongo que no, que debe ser al contrario, Pablo… Está bien, tienes razón. Mientras más estudie la persona, más bruta se pone.

    Ese es el típico “razonamiento” del mediocre. Si tú te lo crees y te hace feliz, déjalo así…

    Parece que ni Pratt ni tú tienen mucha idea de lo que están diciendo. Es la impresión que me da.

    ResponderResponder
  17. @Daniel Pratt:

    Supongo que escribir “LOL” a diestra y siniestra hace que un comentario sea super relevante.

    La verdad, Pratt, es que no tengo NINGÚN respeto por alguien que se “expresa” en spanglish. Eso incluye el uso de LOL’s y otros acrónimos igual de snobs.

    Panfleto Burgués y Bohemio, quedaría perfecto.

    ResponderResponder
  18. @Daniel Pratt:

    Es más, chico, les voy a contar un secreto: soy Merentes y les voy a mandar a cerrar esta taguara por estarse riendo de mí.

    Muaajajajajajajaja…

    ResponderResponder
  19. Además, Pablito: vos fuiste el que trajo las matemáticas a colación, no te piquéis… Palabras textuales TUYAS:

    “Merentes es toda una luminaria de la economía, que digo de la economía, también de la matemática”

    ¿te tapé la jeta o no te la tapé?

    ResponderResponder
  20. Se nota claramente que empieza a desesperarse como siempre el troll barato, y a recurrir a técnicas baratas como simplificar exagerada y estúpidamente la postura de una persona con el fin de ridiculizarlo. Eso creo que es una falacia, pero no recuerdo su nombre.

    Ahí te desafío, coñito, a que busques donde carajo he dicho yo que “cuánto más estudia la gente, más bruta se pone”. Yo que soy un orgulloso estudiante universitario. Te iba a tener algo de piedad, pero no, voy con todo. Váis a saber lo que es bueno, nojoda…

    Yo lo único que digo es que tener un título universitario no es garantía de ser inteligente, o si no, Pedro Carmona y Enrique Peña Nieto, además por supuesto del propio Merentes, serían tremendas luminarias del conocimiento.

    Y si supieras leer bien, verías claramente que dije que “si” aceptamos tu curiosa teoría de que un título universitario implica automáticamente que el titulado es inteligente (por supuesto, para vos parece que no importa que el “doctor” cometa errores dignos de un niño de kinder en TV pública para considerar que tal vez no es el tipo brillante que creías que era), es que entra el otro factor de la ecuación, ya que tanto te gusta la matemática, hablaremos matemáticamente, pues.

    Y sí, sé lo que son las matemáticas aplicadas. Ya otra cosa es que, como dije, ahora venga a resultar que un matemático especializado en números reales automáticamente sea un genio de la economía solo por ser matemático.

    ¿O es que acaso resultará que 7 x 7 sí es 36 y yo viví en un universo paralelo todo este tiempo creyendo que 7 x 7 era 49?

    Y ya mejor ni hablemos de cómo caíste tan fácilmente en los insultos y descalificaciones, a tildarme de mediocre y referirte a mí con diminutivos cuando no te he dado el permiso para hacerlo, como cualquier niñito llorando porque no le han comprado lo que él quería. Que troll tan chimbo, chico, yo creía que tú no ibas a caer tan rápido, coño, me decepcionaste…

    En fin, coñito, espero tengáis claro que eso de cantar victoria tan rápidamente no es precisamente la mejor idea del mundo… pues está claro que al que le han cerrado la jeta sois vos, no yo.

    Pero bueno, dale tú con tu mito de que un título universitario automáticamente confiere inteligencia, sin importar si el carajo tuvo o no “ayudaítas” de los profesores durante sus estudios… coño chico, antes eras genial :P.

    PD. Por cierto, si para ti decir “LOL” es un acto snob, me imagino que habrá que consumir pura cultura venezolana aunque sea una mierda, total, ver y decir que una serie gringa es buena y que las series venezolanas deberían imitarla no es más snob porque no puede según vos…

    ResponderResponder
  21. Y así fue como la discusión se alejó del artículo para centrarse en “yo dije/yo no dije”.

    Volviendo al tema, entonces, sí; estamos agarrados por la garganta. Le debemos un realero a los chinos, la economía no mejora y lo que era normal para alguien de 20 años en los 60/70 (casa, independizarse, muchachos, viajar) es un lujo que no todos pueden darse.

    ResponderResponder
  22. @Pablo Ortega:

    “Te iba a tener algo de piedad, pero no, voy con todo”

    No, no, Pablo, no… era jodiendo… mierda, ya me cagué los pantalones…

    “por supuesto, para vos parece que no importa que el “doctor” cometa errores dignos de un niño de kinder en TV pública para considerar que tal vez no es el tipo brillante que creías que era”

    Sí, Pablito… la firma de unos cuántos jurados, todos matemáticos de renombre seguramente en una tesis doctoral y la del propio tutor, los artículos científicos que se derivaron de esa tesis… todo eso no cuenta porque al tipo se le fue un gazapo en la televisión… Ponte serio, chico, no parecen vergas tuyas.

    “Y ya mejor ni hablemos de cómo caíste tan fácilmente en los insultos y descalificaciones, a tildarme de mediocre y referirte a mí con diminutivos cuando no te he dado el permiso para hacerlo, como cualquier niñito llorando porque no le han comprado lo que él quería. Que troll tan chimbo, chico, yo creía que tú no ibas a caer tan rápido, coño, me decepcionaste…”

    Hoy no duermo. Decepcioné a Pablito Ortega (¿viste? suena casi como Palito Ortega, ya te inventé nombre artístico y todo)

    “En fin, coñito, espero tengáis claro que eso de cantar victoria tan rápidamente no es precisamente la mejor idea del mundo… pues está claro que al que le han cerrado la jeta sois vos, no yo.”

    No, loco, yo canto muy feo. Pero no sé… yo no fui el que dijo que Merentes era un burro para las matemáticas.

    “Pero bueno, dale tú con tu mito de que un título universitario automáticamente confiere inteligencia, sin importar si el carajo tuvo o no “ayudaítas” de los profesores durante sus estudios… coño chico, antes eras genial :P.”

    Sí, sí… es que la UCV y la Universidad de Budapest son el CUNIBE. Es más… el tipo pasó pagando. Compró el Summa Cum Laude.

    “PD. Por cierto, si para ti decir “LOL” es un acto snob, me imagino que habrá que consumir pura cultura venezolana aunque sea una mierda, total, ver y decir que una serie gringa es buena y que las series venezolanas deberían imitarla no es más snob porque no puede según vos…”

    El Rey del non sequitur, pues…

    Está jodido este país con “eeeestudiantes” como Pablito Ortega. Un nivel de inferencia, una vaina…

    Tengo la impresión que de hecho ustedes caen en lo mismo que me critican: supuestamente yo digo que Nelson Merentes es un genio de la economía porque tiene un PhD en Matemáticas (de paso: no han aportado ni una cita textual donde diga eso, aunque a mí SÍ me las exigen para todo ¿doble moral? noooo, quién dijo). Eso también es malentender y sobresimplificar las opiniones ajenas. Lo que pasa es que acá son todos unos pisapasito que tiran la piedra y esconden la mano. Ahora sí en serio, Pablito: ¿eres matemático? ¿eres epistemólogo? ¿sabes sin googlear qué es un PhD y para qué sirve? Presiento que la respuesta a las tres es NO. No creas que te insulto: cuando yo estaba estudiando en la universidad TAMPOCO sabía qué era un PhD. Tranquilo, con el tiempo uno aprende. Lo que te quiero decir es que si no sabes los alcances de las cosas no la embarres opinando tan alegremente.

    ¿Sabías que actualmente hay matemáticos trabajando en problemas sociales con herramientas parecidas a las que se usan en I.A.? Creo que no lo sabías, no tenías por qué. Hoy en día físicos puros, acá mismo en Venezuela, lideran parte de la investigación en economía y otras ciencias sociales con ideas tomadas justamente de la física ¿ellos tampoco pueden? A ver, ilumínanos con tus vanguardistas ideas epistemológicas…

    Ya, se acabó, el post estaba muy bueno hasta que empezaron con el “yo no dije lo que dices que dije sino lo que yo digo que yo dije”. La muchacha tiene toda la razón del mundo: el Bolívar no sirve para media mierda. Creo que en eso hay consenso. Las razones: que se emiten billetes de monopolio y nos los pasan como billetes de verdad.

    La solución: volver al patrón oro, abolir el banco central como ente regulador, dolarizar la economía… no sé, se han planteado todas ellas con más o menos razones.

    Lo que yo creo: que lo mejor a estas alturas es que compremos morocotas y las enterremos en el patio (el que tenga patio, claro) porque lo que viene es candanga con burrundanga (sí, lo sé, soy el rey de los lugares comunes, esto es lo que hay)

    ResponderResponder
  23. Y dale que dale con la inventadera. Ahora se saca de la manga un recurso retórico más chimbo que Rosales contando refranes. No me jodáis…

    Y por supuesto, me imagino que por lo que dices, esos matemáticos “de renombre” eran y son totalmente infalibles e incorruptibles. Qué va, para esa gente el amiguismo o el palanqueo es una abominación, que malo soy por atreverme a cuestionar la pureza de los honorables profesores de la UCV y la Universidad de Budapest… ¿será que tendré que hacer penitencia por mi gran culpa?

    Ya en serio, si le vamos a dar carta moral a Merentes para cagarla en TV nacional, ¿por qué coño no bajamos del pedestal de infalibilidad también a los carajos de la UCV y de la U. de Budapest, pues?

    Y lo lamento, pero yo no sirvo para artista. Canto peor que Chávez cuándo se le da por echárselas de el Loco Bucaram, y al vecindario entero le da una vaina cada vez que me pongo a cantar en la ducha, así que a mí no me metáis en mierdas que no me interesan. Ya si tú te quieres meter a cantante por más mal que dices cantar (aunque no me sorprendería que fuera verdad. Ese desafino que acabáis de cometer es para tirarse del techo) es brollo tuyo, y si quieres, quédate con tu nombre artístico, que para alguien como yo, es tan falto de originalidad como la novela de las dos de Venevisión.

    Y ya que pides citas, tú fuiste quién dijo esta perla de conocimiento:

    “Merentes no es precisamente bruto ni ignorante. Así que todo este despelote o bien es a propósito o bien es algo que el BCV no puede controlar porque se trata de una bola de nieve que viene de más arriba y con mucha inercia.. ”

    Y coño, para estarlo defendiendo con tanto ánimo, sería una lástima para el show que resulte que ni siquiera medio aprecias al tipo.

    Y aún espero por una argumentación medianamente razonable del cómo ahora va a resultar que la futura crisis no es para nada culpa del Presidente del Banco Central, no qué va, seguro saldrás a decir que es culpa de la “cuarta”, el “Imperio”, o no sé que otro disparate de los que acostumbras decir, como para venir con semejante pachotada.

    Sí, ahora va a resultar que el carajo que se fundió las reservas del país en garantizarle a Chávez la reelección es una luminaria de la economía, o en su defecto, un saboteador que no ganará mayor cosa escoñetando nuestra economía. Merentes será, en el mejor de los casos, un incompetente, pero hasta el chavista más ignorante sabe bien que es una pieza prescindible en manos del comediante en jefe que puede ser tirada mañana a la basura…

    Y yo no veo falacia alguna en decir que, según tus parámetros, alabar series gringas es tan esnobista como hablar jerga cibernética (que solo el más ignorante confundiría con “spanglish”). Y ya te dije que te dejes del diminutivo, que yo no te he dado confianza alguna para hacerlo, y de paso, solo quedas aún más en ridículo. Este como que es un saboteador también y me quiere matar de risa…

    Por cierto, yo si sé lo que es un PhD, y sin googlear. Seguramente te sorprenda, pero se supone que los PhD originalmente no es más quie una abreviatura inglesa para “Doctor en Filosofía”, que honestamente, yo no sé quien se le ocurrió la pistolada de convertirlo en una especie de título para todas las carreras de investigación, como Matemáticas o Ingeniería.

    Y puede que no sea ni matemático (que lo soy, aunque aficionado, pero claro, como eres tan puntilloso con los títulos) ni epistemólogo, pero al menos sé donde estoy parado, y sigo esperando saber el por qué un cursito electivo (eso sí que es calidad y no chistes, nojoda. Ya que estamos, a darle a los médicos graduados en la Bolivariana en solo 3 años los mismos privilegios que los médicos que hicieron su carrera completa en 5 años, que eso de estudiar en serio es muy burgués y sifrino, ya sabéis :P) ya te convierte en todo un experto económico y en todo un candidato capaz para presidir el Banco Central de un país…

    Pero bueno, ahí dale vos con la simplificación de argumentos, sin querer ver la viga propia en el ojo mientras se critica la ajena… típico de tu gente :P.

    Y sí, yo sí sabía que existe algo denominado estadística y otra cosita llamada psicología de masas, que suelen usarse para tratar de comprender mejor las acciones de la gente como conjunto y demás asdf que me ahorro para no hacer más largo el post. No me sorprende en lo más mínimo que usen herramientas avanzadas en dichas ciencias, realmente.

    Pero una cosa es que un matemático colabore (que no es lo mismo a asumir el liderazgo de la investigación) en un proyecto de ingeniería social, a encargarle a dicho matemático el liderazgo de una investigación que no conoce a cabalidad, y de instituciones tan vitales como el BCV mejor ni hablemos. Por cierto, se nota que nos va de maravilla con esos físicos puros metidos a sociólogos, nos va tan jodidamente bien que el año que viene vamos a devaluar por puro gusto, nojoda.

    Y cónchale, no me sorprende que creas en Merentes a una luminaria de la economía y la matemática si sales con ideas tan disparatadas y arcaicas como el abolir el Banco Central (sí, dejemos a la economía a su suerte. Derechito pal mismo barranco donde nos estrellamos en 1929 con la Gran Depresión, nojoda, cuándo la Reserva Federal no movió un dedo en contra de la crisis hasta que fue demasiado tarde), regresar al patrón oro (acá reconozco que me reí cuándo recordé mis ingenuas épocas como libertario. Coño, yo sí que era ingenuo en esa época… como se nota que este es coñito para decir esa pistolada), y de entregarle nuestra economía a los gringos dolarizando mejor ni se hable.

    La solución era que los tradicionales payasos abstencionistas que se tragaron el cuento de que Chávez no ha ganado ni una elección desde el 2000 fueran a votar por Capriles el 7-O, quien hubiera contado con una mayor confianza financiera, y su mero triunfo hubiera significado una caída en barrena de nuestra prima de riesgo, con todo lo que eso supone a la hora de recibir préstamos de alguien que no nos time en chino. Y coñe, mejor ni hablamos del estímulo que hubiera sido para la iniciativa privada su llegada al poder…

    Eso fue lo que se debió hacer en vez de andar esperando que los mayas, o el cáncer hicieran el trabajito que un pueblo cobarde y pendejo no pudo efectuar.

    ResponderResponder
  24. @Adriana Pérez Bonilla: 18000 para ser mas exacto (Fecha de ayer, 13 de junio de 2013) , en una arepera de El Rosal, muy conocida por todos nosotros, en la que terminábamos después de nuestras rumbas ochentosas.
    Bolivar fuerte no, mentira fuerte!

    ResponderResponder
  25. Seguí leyendo comentarios, y como casi siempre se salen del contexto del artículo.
    Pero le voy a echar un poco mas de aderezo a la ensalada.
    Una cosa es ser un graduado arrechísimo con una pila de materias electivas y varios posgrados, y otra cosa es ser un buen profesional, aplicar los conocimientos de una manera científicamente aceptable y actuar con ética.
    Recuerdo que en bachillerato tuve un profesor de matemáticas que era matemático y se desvivía resolviendo los problemas mas arrechos, pero como profesor era una pifia, porque nadie entendía un carrizo, todo el mundo raspado.
    Como siempre, saludos.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here