443 Aniversario de Caracas según Papel Literario

10
147


Ayer,como siempre, me abandoné a la lectura de Papel Literario, para saber cuán lejos y desconectada sigue de mí realidad, de mí contexto, de mí red social, de mí presente. Y como era de esperarse, le dedicaron un homenaje “choronga” al 443 aniversario de la fundación de Caracas, entre solemne, reaccionario, clasista, maniqueo y pasado de moda.

Nada se habló del barrio, de la mal llamada “ciudad informal” y sólo la mencionaron, por defecto, desde el plano del “mea culpa” o el problema a resolver. Para ellos, Petare y la Charneca no existen sino como “testimonio del fracaso de la modernidad” en la metrópoli, cuya responsabilidad parece obedecer a la gracia divina. Según el encartado, la distopía llegó para quedarse, aunque jamás explican cómo, cuándo y por qué. La pobreza es un resultado abstracto y ambiguo carente de origen.

En el esquema binario de la separata, todo pasado fue mejor, y en algún momento de la historia cayó en desgracia por la pésima gestión de nuestra clase gobernante, típico chivo expiatorio de la sociedad civil, para lavarse las manos,en la construcción de sus relatos “autoindulgentes” y ombliguistas.

En el mismo sentido, publicaron una galería de fotos y postalistas anodinas, donde nos podíamos deleitar con una imagen higiénica y políticamente correcta de la capital, exenta de peligro, caos y miseria. Los excluidos de costumbre tampoco gozaron del privilegio de la identidad y el reconocimiento urbano, por parte del Consejo Editorial, al brillar por su ausencia.

También faltó equilibrio en la balanza de las firmas y diversidad en el contenido de los artículos.Por momentos, redundaban en tópicos, razones, argumentos, clasificaciones y estilos. Los únicos en salvarse del largo río de la uniformidad, terminaron siendo Tomás Straka, Henry Vicente,Lorena González y María Isabel Peña, de quien me permito extrapolar un par de citas:

“Hoy, más que nunca, Caracas pide un plan que integre la diversidad de sus actores, que multiplique los beneficios del potencial paisajístico del lugar y que rompa las barreras de la exclusión urbana y humana que se ponen de relieve al observarla detenidamente.”

“Cada día se hace manifiesta la necesidad de orquestar las partes y derrumbar las fronteras políticas”.

Estoy de acuerdo. De resto se impuso el clima de la superficialidad, la censura, el anacronismo, la cursilería nostálgica y el sermón politiquero de tendencia parcializada de la mano de gente identificada con la mesa de la unidad. Por tanto, volvía a reinar la tiranía comunicacional del conflicto de interés, pero impulsado por la oposición. Espejo del derechismo divisionista y clientelista del PSUV. Una segregación intelectual absurda y desfasada, hecha a la medida de los incondicionales del director,Nelson Rivera.

En consecuencia, nos aburrió la predica de Federico Vegas, con su título seudopoético de “ciudades presentidas”; el tono egocéntrico de Arturo Almandoz; y los descubrimientos del agua tibia de Enrque Larrañaga y Frank Marcano. No se los pierdan:

“Caracas es una ciudad marcada por su montaña”.

“La Ciudad es una estructura lenta y compleja”.

En lo personal, considero de lo peor las contribuciones de Marco Negrón y Nelson Rivera. El primero se lanzó una nota de ciencia ficción y estudio comparativo, para vislumbrar un futuro para Caracas, viéndose en el espejo de supuestos modelos de éxito: Medellín, Bogotá,Quito, Lima y Curitiba. Meros castillos de naipes sostenidos con palitos de helado.Proyectos devenidos en testimonios de la desigualdad y el derrumbe de la mitología neoliberal, hoy de capa caída como el socialismo del siglo XXI. Espacios de la contradicción en América Latina.

El segundo se incluyó en la lista del top ten, para estirar una idea sencilla, la necropolítica, hasta diluirla en un mar de analogías, metáforas y teorías jaladas por los cabellos. Sin duda, una arbitrariedad apenas comprensible por el personalismo tiránico del autor. Y después se llena la boca al condenar al “cíclope totalitario”. Por favor. Mírese en el reflejo del narciso de Miraflores y luego conversamos.

En resumen, extrañamos mayor pluralidad, apertura y conciencia del tiempo vigente. No por casualidad, la escritura de los textos, su estructura y la manera de presentarlos, alude a un formato anticuado, preservado por el miedo de los ortodoxos a perder su status de notables incontestables e irrefutables. Mientras tanto, por aquí los esperamos en la Caracas 2.0, para ejercer la ciudadana como se debe: en igualdad de condiciones, de tú a tú y apostando por el diálogo constructivo, por medio de las ágoras concretas y virtuales.

Feliz aniversario le desea panfletonegro a CCS, aunque mal pague. No obstante, la preferimos mil veces por encima de sus supuestos dolientes de la academia. Puros arquitectos mesiánicos, con complejo de grandeza, refugiados en sus torres de marfil. Algún día saldrán de su apartheid cultural, de fantasía burguesa-bohemia de prosperidad, comodidad y calidad de vida. Triste su destino: fungir de cabecillas de la agresiva “gentrificación” de las ciudades, para limpiarlas de su abyección, de su hiperviolencia, de su natural locura y de su irremediable enfermedad darwinista.

Bienvenidos a nuestro Apocalipsis Now, ilustrado por Nelson Garrido en “Caracas Sangrante”. Por cierto,arriba encabeza el post.
Dios nos agarre confesados.
Dulces sueños, amigos de FAU y viudas del Plan Rotival.

GD Star Rating
loading...
443 Aniversario de Caracas según Papel Literario, 3.8 out of 5 based on 13 ratings

10 Comentarios

  1. Como siempre me conecto con tu punto de vista. Muy buen análisis. Sin embargo, noto que los lectores de castigan con puntajes de valoración muy bajos, que entiendo como parte del mecanismo de silencio: no es sólo que debes ser autoindulgete, sino que tienes que eliminar a todos lo que digan que el rey está desnudo. “Acá estamos mal, pero que no pase nada”.

    A propósito, de todas las conferencias a las que he asistido, una me marcó profundamente. Era un arquitecto-urbanista comparando Caracas con Ciudad de México, planteando a ésta última como “post-apocalíptica”, en el sentido de haber asumido la tragedia y reconstruir y reinterpretar la ciudad en función de esto. Caracas, por supuesto, era la muestra apocalíptica, el caos en pleno desarrollo. Ah, era una conferencia de un ciclo de la Fundación para la Cultura Urbana. Otra víctima del circuito de silencio y mistificación.

    Lo curioso es que ya tenemos décadas en este caos y, como bien dices, lo pensamos como una peste kafkiana; “eso” llegó “hace un tiempo” desde “quien sabe dónde” traída por “quien sabe quién” (sólo sabemos que son los políticos quienes no le han sabido hacer frente). A nadie se le ocurre pensar que somos la consecuencia de todo lo que hemos hecho o dejado de hacer, nosotros, no “el imperio”.

    Mientras no valoremos la complejidad y la diversidad, seguiremos en este caos. Es el nombre del nivel de desarrollo comunitario que tienen los que no se ponen de acuerdo para dar espacio a todos los miembros.

    ¡Saludos!

    ResponderResponder
  2. Gracias por el feed back, estimado Chamán.
    Muy interesante el punto del “postapocalipsis”, también manejado como tesis por Monsiváis en su momento.
    Lo suscribo.
    Saludos!!!

    ResponderResponder
  3. Por cierto, Chamán, tampoco hicieron mención a la ciudad transgenérica presente en libros como “Sabanagay”. Hasta ahí llegó la ceguera del número en cuestión.
    Saludos!

    ResponderResponder
  4. Ejele Sergio,

    Esta muy bueno tu articulo sobre el aniversario de Caracas, ciudad en que naci y vivi la mayor parte de mi vida y con que guardo una relacion de amor/odio. Al igual que Chaman, felicito el hecho de que mantengas la consistencia en tus juicios al criticar la exclusion que tambien se practica en el bando no-rojito (azulito?). Sin embargo, no te doy maxima nota por este parrafo:

    “En lo personal, considero de lo peor las contribuciones de Marco Negrón y Nelson Rivera. El primero se lanzó una nota de ciencia ficción y estudio comparativo, para vislumbrar un futuro para Caracas, viéndose en el espejo de supuestos modelos de éxito: Medellín, Bogotá,Quito, Lima y Curitiba. Meros castillos de naipes sostenidos con palitos de helado.Proyectos devenidos en testimonios de la desigualdad y el derrumbe de la mitología neoliberal, hoy de capa caída como el socialismo del siglo XXI. Espacios de la contradicción en América Latina.”

    Me parece que haces un juicio equivocado de esas ciudades, por lo menos en los que se refiere Bogota y Curitiba, que son sobre las que he estudiado algo. Independientemente de los problemas que aun puedan existir en ellas (que escapan de las manos de un gobierno local, en su mayoria), la logica que ha habido detras de la planificacion urbana y las distintas mejoras que se han ejecutado ha sido precisamente la de promover la inclusion y darle prioridad a la calidad de vida de quienes menos tienen. Curitiba especialmente ha tenido un enfoque bastante integral en cuanto a la integracion de los temas de inclusion social, vivienda, transporte y medio ambiente. Yo no las llamaria castillos de naipes, y me parecen iniciativas en la direccion correcta.

    Pero de resto me parece que todo muy bueno y balanceado, y buena la seleccion de la foto (Nelson Garrido?).

    Saludos

    PD. Me da demasiada ladilla ponerme a buscar los acentos en esta computadora.

    ResponderResponder
  5. Un problema grave y estructural que tiene la sociedad caraqueña es la percepción peyorativa del Arquitecto. En Venezuela, el arquitecto es visto como un tipo estrafalario, de ideas artísticas irrealizables, hippie y marihuanero. Entonces, cuando se plantea un proyecto, se trae a los seres más nefastos: los ingenieros civiles. Éstos hacen cajas de cemento de lo más ¡púaj!, horrorosas aunque algo funcionales, y el arquitecto queda por fuera porque no es imprescindible que firme o participe en la obra.
    En la *mayoría* de países con legado arquitectónico y urbanístico de envergadura, son sólo *los arquitectos* quienes firman los planos; se realizan concursos para la renovación del casco histórico y se estudia la propuesta como parte de la ciudad.
    Es por eso que, mientras tengamos imbéciles con mal gusto haciendo cajas horrorosas como el Sambil y pasándolo por “arquitectura”, jamás saldremos adelante. Sólo basta ver el caso de Brasilia para entender qué tan lejos estamos de contar con una ciudad funcional, planificada y útil.

    ResponderResponder
  6. Gracias a los dos por comentar.
    Yo en lo personal guardo una relación, amor y odio, con ambos temas:los arquitectos y las ciudades modelo de América Latina. Entiendo sus respectivas pertinencias en el desarrollo urbano, sin embargo, también me aburre cuando se cae en su sobrevaloración. No es el caso de ustedes, por supuesto. Una ciudad arquetípica de mi fuente de descontento es Barcelona, cuna de obras majestuosas, pero igualmente de fraudes espantosos, como el Pollón de Jean Nouvel. Ciertamente, el aporte de los arquitecto fue decisivo aquí. No obstante, su papel se tiende a tergiversar mediáticamente y es cuando caemos en el culto de la personalidad y el mesianismo de superestrellas como Neimeyer y Frank Ghery.
    En fin, todo un problema para darle y darle.
    Seguimos en contacto, estimados.
    Saludos y abrazos.

    ResponderResponder
  7. uhm Caracas… interesante…
    lo que siempre me ha ladillado de los que hablan de caracas de forma tan romnatica, es que parece que nunca han subido en jeep al cerro, no se han caido a coñazos en el metro, no han hechos las monumentales colas para ir a ciudades dormitorio, no han ido a quinta crespo un sabado a las 10 de la mañana entre otras… porque coño tan vaina bohemia me da ladilla, como los conductores de avila tv que quieren ser mas malandros y luego ni siquiera se atreven a ver una casa en la punta del cerro….
    yo he escrito varias veces de caracas, y tengo una relacion de amor y odio tanto con la ciudad como con sus habitantes, porque los habitantes maltratan esta ciudad y esta con gusto les devuleve el golpe, se hablan de soluciones pero solo de un lado, se necesitan los dos… pero parece que nadie se da cuenta…
    pero bueno, tengo años diciendo que me voy de esta vaina y sigo aquí, porque será????? por amor???? o por comodidad???? y se que esta pregunta no me la hago yo solo…
    y bueno, los ariquitectos siempre tienen muy buenas intenciones para esat ciudad, que se van al carajo cada vez que sale un proyecto en el quinto coño, que de seguro se vende como pan caliente porque estamos hasta el culo de gente, lo demas viene solo y sino… no importa porque ya cobré…
    saludos sergio muy bueno

    ResponderResponder
  8. A que no adivinan por qué Federico Vegas se la pasa celebrando la Caracas perezjimenista, que a él le parece una maravilla…

    ¿Será por la gran modernidad arquitectónica del período?

    Frío, frío…

    ¿Será por la nostalgia de Pérez Jiménez?

    Tibio, tibio…

    ¿Será entonces…? Coño, ¿por qué será?

    Será porque al padre de don Federico, Martín Vegas Pacheco, le fueron concedidos cientos de contratos públicos para la construcción de obras de infraestructura en ese período (incluso presidió una alta comisión en la materia, que siempre intentó reeditar durante la democracia, sin que ningún político le parara bolas). El viejo amasó entonces una fortuna que le dura hasta el día de hoy. Además, algunos edificios emblemáticos de la época fueron hechos por su firma de arquitectos, que se aseguraba el monopolio en estas cuestiones………………………..JAJAJAJAJAJJA

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here