¿En búsqueda de inspiración? Libros - Música - Videos. Visita la primera librería virtual de Venezuela:
Amnesty International on-line



   

Compilación: Beatriz Alicia García
<[email protected]>

(clic en cada sección para ver los textos)





Hanni Ossott nació en Caracas el 14 de febrero, día de San Valentín, en el año 1946, de padres alemanes. Cuando tenía tres años murió su madre, quien será una figura importante en algunos de sus libros de poesía, especialmente en Casa de aguas y de sombra, su libro sobre la infancia. La orfandad, que en un principio le fue ocultada, creó en ella una gran sensibilidad y una apertura espiritual que podemos vincular con lo religioso, con la devoción hacia lo existente; y que así mismo se relaciona en sus textos, como veremos más adelante, con el cuerpo, lo corporal. Según me contó una tarde escribió su primer poema cuando tenía ocho años, se asustó un poco y no lo enseñó a nadie. No volvió a escribir poemas hasta entrada la adolescencia, pero una vez que empezó a escribir, no dejó de hacerlo hasta que se enfermó.

Junto a la poesía cultivó el ensayo poético y filosófico. Siempre le interesaron las corrientes del pensamiento. Tras los filósofos griegos de la antigüedad se fue a Grecia en 1979. Asimismo se interesó particularmente en la obra de Fredrich Nietzsche. Por otra parte realizó destacadas traducciones de las Elegías del Duino de Rainer M. Rilke, de la obra poética de D.H. Lawrence y algunos de sus ensayos, y de la obra poética de Emily Dickinson.

Se desempeñó durante más de veinte años como docente en la Escuela de Letras en la Universidad Central de Venezuela, dictando cursos especialmente en el área de la Poesía y la reflexión poética y filosófica.

Falleció en Caracas el 1 de enero de 2003.