La otra verruga que llevará Chávez hasta el infierno.

Hace unos meses escribí un poema para Franklin Brito y contra quienes se reian de su huelga de hambre. Hos han vuelto a demostrar que la vida de los...

¿Cómo la reconoceré?

La reconoceré por Su ser, Por su aura Aunque fuera solo Una mirada fugaz Un destello, Mi ojo sabrá. La reconoceré. Aun cuando llegara En la negrura De la noche más oscura Su fragancia............ Me cantara. Aun sí su sonido Fuese un susurro Mi...

Los penes de mi padre

  Íbamos a hacer el amor, él lo sabía. Apenas entramos al cuarto, apagamos la luz. Yo lo tomé del pene y comencé a besarle el pene, le apartaba las...

Ley para la Prohibición de Video Juegos y Juguetes Bélicos

Dedicado a todos los diputados que no saben ni hablar, ¿saben? Esos que ayer decían: “en cuanto a que lo que estamos diciendo, digamos no, porque hay que decirlo...

Montejo

(…) ahora soy esta luz que duerme, que no duerme, atisbo por el hueco de los muros; los caballos se atascan en fango y prosiguen, miro la tinta que anota los nombres, la caligrafía...

Poemas Distópicos #3: Nuestro Coliseo Literario

Festival de Escritores, Caracas, Venezuela Reunidos en son paz y amor en el Aula Magna De la izquierda, el centro y la derecha Sin distinción de razas, credos y condiciones políticas Todos hermanados...

Mujer y Rosas

Río carmesí, brota de tus manos exhaustas y heridas. Esperas con impaciencia la flor indicada; Pero dudas de su existencia… Comienza a marchitar la vida, El deshojar lento de los pétalos, el viento...

La verdadera historia de Cristo José López Aguirre

La verdadera historia de Cristo José López Aguirre Estoy viendo en la pantalla el informe de la defunción, abajo lo copio: Hasta yo, que soy su padre, -terrenal, me acotaría él-,...

último viaje, última instancia (Réquiem a Elizabeth Schön)

El pasado miércoles 16 de Mayo del 2007, Latinoamérica experimentó un estruendoso vértigo (muy silente, quizá) ante la partida de una de las voces femeninas más agudas de la...

20 Microcuentos

La sirenita quería ser puta, pero cuando los hombres se lo pedían, no podía abrir las piernas. El funcionario público pegó en la puerta de su oficina una carpeta manila...

Montejo conoce a Facebook

La cursilería Montejiana se pierde de vistaChicos y chicas Facebook lamentan su partida, como si fuese un pana de toda la vida de su lista de Friends al que...

LAS CALLES

Bulevares, viandantes, dovelas en medio de las aceras; negros esputos, opacas luces ante las moradas en que yacen sin franquearlas, sin dejarlas, adosadas, en sus propias aguas.

Brincos

destrózame como las raíces de los árboles destrozan las aceras de Caracas.

Me gusta cuando hablas

Como siempre me cayó mal el poemita ese de Neruda, aquí ván mis correcciones y mi versión (me disculpan los versos libres, pero es que así es que es...