La puerta en el piso. Página 4.

0
78

Como un fantasma vagué por las calles. En todas partes flotaban esferas blancas, globos del deseo, lunas surrealistas o gotas de leche que ayudaban en la iluminación de aquella larga noche.
Ányer apareció de la nada, caminaba por la acera, absorto, tal vez buscando algo, sin poder encontrarlo. Me uní a él con la intención de avanzar al mismo tiempo que retrocedíamos. Y fuimos a donde teníamos que ir.

-Vamos a ver a Maga.-

-A ver a quién?- pregunté.

-A Maga.-

-Ah.-

Y entonces ocurrió. Los dos fuimos a casa de Maga. Así, sin pensarlo dos veces; íbamos a toda velocidad como un león tras la presa. Botando baba y aullando en la noche de la luna roja. Nos desplazábamos volando sin alas.

-Esta noche… sucederá…- dije.

Y Anyer reía como una hiena. Minutos después llegamos a una casa cuyas ventanas traspasamos imaginando un cuchillo que atraviesa la mantequilla. Un perro intentó ladrar, de inmediato le causé sueño extendiendo mi mano derecha, el animal cayó al piso con los ojos cerrados y totalmente desmayado.

El olor a vagina me guiaba.

En una fracción de segundos pasamos también la puerta del cuarto señalado. Descendí en modo avión, lentamente, apagando las turbinas de mi razonamiento y sacando el tren de aterrizaje. Encendí una antorcha imaginaria pare verla mejor. La acción no me dejaba respirar, al mismo tiempo que jadeaba de placer. Acto seguido di un grito de mil decibeles. Anyer se limitó a mirar. Antes de eso, ya se había quitado la escafandra.

Entonces…

De pronto, oímos un ruido. Y… pum, aparecí frente a la misma calle. Cuando abrí los ojos, la luna se mostraba partida a la mitad, los oídos tenían el sonido de las turbinas de un avión. El reloj Casio en mi muñeca izquierda marcaba las nueve y treinta y seis minutos. Desorientado y tambaleándome detuve la marcha frente a un supermercado. Anyer y yo entramos al local y compramos cervezas. Bebimos las birras parados en un balcón. Mientras mirábamos la lluvia caer, caer la lluvia, caer…

-Creo que loco estoy.- susurré.

-Falling down.- respondió Anyer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here