La puerta en el piso. Página 1.

0
44

Autor: Xxxxxx Xxxxxxx.

Ayer durante la ola de frio casi muero congelado. Yo estaba en Buenos Aires Argentina. No recordaba ni como ni cuando llegué aquí. Un taxista paraguayo me dejó frente al hotel y le pregunté al recepcionista si había prostitutas. Entré en la habitación pensando en sexo, pero me sorprendió el descubrimiento que hice, en mi maleta, apartados en un bolsillo secreto, encontré un pasaporte con mi foto, más el documento de identidad tenía otro nombre, también dinero en efectivo, pesos argentinos y dólares americanos, un mapa, una dirección, una serie de números. Y una nota que decía: busca el celular.

Sentí un dolor de cabeza, algo somnoliento como si estuviera despertando de un sueño. Mi cuerpo olía a cervezas, cigarros y narguile. Luego de unos minutos lloré y reí al mismo tiempo. Pasaban las horas y me vi temblando de frio y los dientes haciendo el sonido de la ametralladora cuando dispara en ráfagas.

Al mismo tiempo que derretía mis pensamientos, deslicé la mano derecha por la puerta, intentando buscar la cerradura y dije:

-Estaba pensando en ti.-

Anyer detuvo la marcha y soltó una bocanada de humo. Su presencia se mostraba oscura cual sombra en la noche.

-Acompáñame.- dijo mientras mostraba la sonrisa del gato de Cheshire.

-A dónde?-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here