Joker: ¿Un guiño al socialismo?

1
628

Joker, el inicio del guasón es una ensalada de emociones. Un loco por el cual el público se debe condoler cuando le hacen algo malo, pero que merece aplausos en el momento de pagar mal por mal.

Los espectadores quedan obligados a rechazar la violencia que el Joker recibe, pero son invitados a alabar la violencia que el guasón da y administra a diestra y siniestra. Tengan cuidado con la doble moral y el doble rasero, dijo un borracho al salir de la sala de cine y que fue entrevistado por el que redactó este articulo. Porque no hay violencia buena y violencia mala. Sería muy diferente si el Guasón hubiera actuado como Mahatma Gandhi ante la paliza en el tren subterráneo, por el contrario, prácticamente los mata a sangre fría, a tres borrachos desarmados. De manera absurda este triple asesinato da comienzo a una “revolución” revuelta o desorden callejero porque los pobres *entienden* que asesinando a los ricos, resolverán sus problemas económicos. Una cosa así como los fusilamientos Bolcheviques, los fusilamientos en Cuba, bajo el mandato Castrista, ídem: Vietnam, y Corea del Norte, etc.

Según los socialistas:

Entrevista realizada a un médico cubano:

Las medicinas en capitalismo se convierten en mercancía, y por esto a Arthur le niegan su medicamento, como ley del capitalismo salvaje. No como en Cuba, donde las medicinas son gratis y para todo el pueblo. Por eso la sociedad Cubana no necesita a eso de DC comics, Marvel, ni siquiera a Hollywood. Siempre los censores del gobierno cubano están alerta y en los medios de comunicación de la isla, está prohibido este tipo de propaganda. Solo la dictadura del proletariado distribuye las riquezas igualitariamente, producidas por los obreros, por ende capitalismo es igual a caos y socialismo es igual a orden.

Cuando la ficción es superada por la realidad, tenemos a los Joker de la política: Bill Clinton, Kadafi, Boris Yeltsin, Abdalá Bucarám, Zhirinovski, Donald Trump, Maduro, Chávez, Berlusconi, y Tiririca, no pudiendo este ultimo superar a los antes mencionados.

Joker manipula para que te arrodilles ante un asesino, para que le hagas acto de adoración por matar a tres hombres en el metro, a un compañero de trabajo, a un presentador de televisión y su mamá. Si eso te parece adorable, admirable y rebelde, creo que tienes un problema.

El Joker no rompe ningún molde, es un filme fatídico que refleja a otro psicótico del montón, disparándole a la gente (desarmada) como se les dispara a los patos en un videojuego.

Ya muchos celebran al gatillo alegre.

Que una persona ande por ahí, disparando y asesinando a los demás no es motivo de alabanza ni en la vida real ni en una película.

Menos mal que existe Batman para poner al Guasón en su lugar.

Joker es una apología al delito, apología al asesinato a sangre fría, apología al terrorismo.

En fin, cine que no es cine, cine decadente, cine basura, intento de cine o anti cine; al más bajo nivel del club de la pelea o asesinos por naturaleza, dos desechos que nunca volvería a ver y que devienen en enlatados y chatarras para personas que no pueden asesinar en la vida real y entonces se excitan en la masturbación mental de estos chorizos fílmicos.

El Joker es un terrorista. A menos de que haya terroristas buenos y terroristas malos; eso se lo pueden preguntar a Carlos el Chacal.

Tal vez, piensen que Cibell Naime es la Harley Quinn criolla.

Un consejo: antes de opinar acerca del cine, procura no consumir drogas.

GD Star Rating
loading...

1 Comentario

  1. Otro que le va a dar un hijo a Lorenzo Mendoza. Haz tu cola BB.

    Que mezcla tan loca de conceptos completamente equivocados.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here