Cuentos Políticos 2

 

 La Ira- http://blogdejosecarlo.files

 

ODIO, MATA

 

Luisa se salva de milagro y del quirófano la suben a recuperación. En el fondo le da pena que su hijo Antenorio, haya gastado todo el monto del seguro en ella. Pero en Caracas una clínica puede ser una garantía de salvación, porque los hospitales no sirven ni para prestar el baño. La ponen sobre esas camas inteligentes que hacen de todo, le gustaría tener una en su casa para que la ayude a limpiar, planchar y cocinar, aunque no sabe si sea tan inteligente. Afortunadamente, lo único que le machucó la rueda del moto-taxista, fue su pierna izquierda. La tiene toda morada por dentro del yeso. Por supuesto que no la puede mover, la tiene en alto insertada dentro de un cabestrillo. No se puede quejar, su hijo le salió bueno, se le convirtió en policía de esos de traje y, a pesar de eso, nunca le ha dado dolores de cabeza. Pero sus nervios han ido afectándose con los años, sobre todo en los últimos. Con la situación del país, el dinero no vale ni para un caramelo. La impunidad, la corrupción, la delincuencia de las calles. Un desastre. Pero no quiere pensar en eso. La pone de mal genio. Y ella es una mujer de carácter. Sabe quién es el único culpable de todo, y por ese sinvergüenza, le han dado severos ataques de ira que no quiere repetir. Antenorio la estuvo llevando a la iglesia y a terapias para que se sacara ese diablo de su mente. Le prohibieron ver la televisión y oír la radio, porque al escuchar la voz de ese personaje, detonaba su ira al punto de destrozar lo que se le pusiera al alcance. Y salía corriendo desesperada, maldiciendo mil veces, para saciar su venganza. Pero ahora no, ahora Luisa se encuentra tranquila. Despejada. Su mente se deleita en un hermoso poemario que ha elevado sus emociones, al extremo de sublimar el amor por el mundo que hace sesenta y un años, la cobijó. Está tan ensimismada con la entonación del poeta, el mensaje que encierra cada frase que la traspone a una dimensión etérea, inasible, capaz hacerla ver el mundo de forma distinta, que no se da cuenta que una enfermera ha prendido el televisor. Desde el ensueño de los versos y el doping del calmante intravenoso, doña Luisa escucha la voz, aquella voz incansable del comandante en cadena nacional de radio y televisión. La voz que impulsa ese hervidero de sangre que la recorre hasta llenarle las sienes y se apodera de ella hasta hacerla no sabe cómo, levantarse de la cama, desinsertar su poderosa pierna enyesada del cabestrillo, para tratar de llegar al televisor y destruir aquella voz. Maldice, sí, lo hace muchas veces antes de resbalar el pie sano con una humedad de orines que debieron limpiar, y emulando una chilena, golpea su parietal derecho con la escalera móvil que le sirvió de apoyo para bajar de la cama. MALDICIÓN, fue lo último que se escuchó decir.

GD Star Rating
loading...
Cuentos Políticos 2, 4.0 out of 5 based on 1 rating
Axel Blanco Castillo

Axel Blanco Castillo

Escritor venezolano nacido en 1973. Egresado del Instituto Pedagógico de Caracas. Profesor de Ciencias Sociales. Algunos de sus cuentos han sido publicados en diversos portales literarios y la revista impresa Yelmo y Espada. Ganador del Turpial de Oro en el concurso Cuentos de Amor 2015 por la Sociedad Venezolana de Arte Internacional. Es autor del libro de cuentos Al borde del caos, por la Fundación “El Perro y la Rana” y Más de 48 horas secuestrada en (CreateSpace Independent Publishing Platform, 2014). Administra el blog personal historietasyotrasveleidadeswordpress.com

Más posts - Website

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo
Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top